Tras per­der el ca­li­fa­to, EI vuel­ve a las raí­ces: las tác­ti­cas de insurgencia

A pe­sar de la de­rro­ta en Irak y Si­ria, ad­vier­ten que es­te po­dría ser el co­mien­zo de una re­su­rrec­ción del gru­po jiha­dis­ta; cre­cen los aten­ta­dos con­tra ci­vi­les

La Nacion - - El Mundo - Bas­sem Mroue

BEI­RUT.– Lue­go de ser ca­si ani­qui­la­do en el cam­po de ba­ta­lla, el gru­po jiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) vol­vió a ser lo que era an­tes de sus es­pec­ta­cu­la­res con­quis­tas de 2014: una som­bría red in­sur­gen­te que lan­za aten­ta­dos con­tra ci­vi­les y que ex­plo­ta las de­bi­li­da­des de los Es­ta­dos pa­ra in­ci­tar los con­flic­tos sec­ta­rios, se­gún ana­li­za­ron di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas.

Aho­ra, ape­nas pa­sa una se­ma­na sin que ha­ya un ata­que del gru­po en una al­dea o ciu­dad en Irak y Si­ria, a pe­sar de que re­sis­te el avan­ce de fuer­zas so­bre los úl­ti­mos te­rri­to­rios que con­tro­la en la fron­te­ra en­tre am­bas na­cio­nes.

His­ham al-Has­hi­mi, un ex­per­to en EI que ase­so­ra al go­bierno de Bag­dad, se­ña­ló que en la ac­tua­li­dad la mi­li­cia ope­ra co­mo lo ha­cía en 2010, an­tes de su as­cen­so en Irak, que cul­mi­nó cua­tro años más tar­de con la caída de una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del país, Mo­sul, y con la de Raq­qa, en Si­ria, cuan­do de­cla­ró un ca­li­fa­to is­lá­mi­co en am­bos paí­ses.

Al-Has­hi­mi di­jo que la agru­pa­ción in­sur­gen­te más pe­li­gro­sa del mun­do tra­ta de de­mos­trar que, a pe­sar de la pér­di­da de te­rri­to­rios, “si­gue sien­do ca­paz de lan­zar ata­ques”.

Al mis­mo tiem­po, EI se atri­bu­yó una se­rie de ac­cio­nes en los que real­men­te no par­ti­ci­pó, lo que in­di­ca­ría que tra­ta por to­dos los me­dios de man­te­ner­se re­le­van­te. La ma­yo­ría de las fi­gu­ras que ma­ne­ja­ban su so­fis­ti­ca­da ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca es­tán muer­tas.

Raq­qa ca­yó ha­ce un año y la or­ga­ni­za­ción con­ser­va ape­nas el 2% del te­rri­to­rio que lle­gó a con­tro­lar en Irak y Si­ria. Sin em­bar­go, hay quie­nes creen que, por más que tal vez EI ya no sea ca­paz de apo­de­rar­se de esos te­rri­to­rios, es­té bus­can­do nue­vas con­quis­tas.

Uno de los ata­ques más mor­ta­les ocu­rri­dos des­de el de­rrum­be de su su­pues­to ca­li­fa­to se pro­du­jo en ju­lio, cuan­do de­ce­nas de com­ba­tien­tes en­mas­ca­ra­dos ata­ca­ron la ciu­dad su­re­ña de Swei­da y al­deas ve­ci­nas ha­bi­ta­das por miem­bros de la mi­no­ría dru­sa; ma­ta­ron a más de 200 per­so­nas y se­cues­tra­ron a unas 30, la ma­yo­ría mu­je­res y chi­cos.

La em­bos­ca­da cau­só con­mo­ción en esa co­mu­ni­dad, que se ha­bía man­te­ni­do al mar­gen de la gue­rra ci­vil de sie­te años y ge­ne­ró te­mo­res de que, en su re­ti­ra­da, los com­ba­tien­tes tra­ta­ran de re­agru­par­se en si­tios ais­la­dos.

La se­ma­na pa­sa­da, EI ata­có el pue­blo de Saa­di­yeh, al sur de Mo­sul, en Irak, en don­de ase­si­nó a tres per­so­nas y se­cues­tró a otra. La or­ga­ni­za­ción lan­za cons­tan­tes ata­ques en pue­blos de las pro­vin­cias de Di­ya­la, Sa­lahud­din y Kir­ku, en­tre otras, di­ri­gi­dos a fun­cio­na­rios lo­ca­les y po­li­cías por­que tra­ba­jan pa­ra el Es­ta­do.

Un vo­ce­ro de las Fuer­zas Ar­ma­das ira­quíes, el ge­ne­ral Yah­ya Ra­soul, di­jo la se­ma­na pa­sa­da que las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha­bían co­men­za­do una ope­ra­ción en la pro­vin­cia oc­ci­den­tal de An­bar, fron­te­ri­za con Si­ria, pa­ra erra­di­car las cé­lu­las de EI allí pre­sen­tes.

Has­san Has­san, del Pro­gra­ma so­bre Ex­tre­mis­mos de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Wa­shing­ton, es­cri­bió en un re­cien­te ar­tícu­lo que EI ha­bía lo­gra­do pa­sar de un ca­li­fa­to a una agru­pa­ción in­sur­gen­te sin su­frir fi­su­ras.

El mes pa­sa­do, com­ba­tien­tes de la Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias, apo­ya­das por Es­ta­dos Uni­dos, lan­za­ron la que se su­po­ne que es la ofen­si­va de­fi­ni­ti­va pa­ra re­con­quis­tar Ha­jin, el úl­ti­mo bas­tión de EI en la ri­be­ra orien­tal del río Éu­fra­tes, cer­ca de la fron­te­ra con Irak. tu­vie­ron que avanzar a pa­so len­to, ya que los ex­tre­mis­tas co­lo­ca­ron mi­nas, te­nían fran­co­ti­ra­do­res y lan­za­ban ata­ques sui­ci­das.

Es­ta se­ma­na los com­ba­tien­tes del EI apro­ve­cha­ron tor­men­tas de are­na y la po­ca vi­si­bi­li­dad pa­ra ata­car po­si­cio­nes de las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas en el pue­blo si­rio de Sou­sah y los com­ba­tes de­ja­ron más de dos do­ce­nas de muer­tos de am­bos ban­dos.

no es­tá cla­ro cuán­tos com­ba­tien­tes con­ser­va EI. Un in­for­me de las na­cio­nes Uni­das dis­tri­bui­do en agos­to in­di­có que te­nía 30.000 efec­ti­vos en Si­ria e Irak y que la agru­pa­ción re­pre­sen­ta una ame­na­za.

Ade­más, el es­tu­dio se­ña­ló que, a pe­sar de la de­rro­ta en Irak y la ma­yor par­te de Si­ria, es po­si­ble que EI so­bre­vi­va en am­bos paí­ses y con­ser­ve apo­yo en Af­ga­nis­tán, Li­bia, el sud­es­te de Asia y en Áfri­ca oc­ci­den­tal. “no nos con­fun­da­mos. EI re­for­zó su cen­tro”, ad­vir­tió es­te mes el se­cre­ta­rio de De­fen­sa nor­te­ame­ri­cano, Jim Mat­tis.

En ese mis­mo sen­ti­do, hay quie­nes di­cen que, si bien el ca­li­fa­to de EI fue des­trui­do en po­co tiem­po, no se re­sol­vie­ron los pro­ble­mas que po­si­bi­li­ta­ron el sur­gi­mien­to de la or­ga­ni­za­ción ar­ma­da, so­bre to­do la frus­tra­ción de los sun­ni­tas de am­bas na­cio­nes.

Ap

Raq­qa fue ca­pi­tal del ca­li­fa­to y uno de los cam­pos de ba­ta­lla en la ofen­si­va con­tra Es­ta­do Is­lá­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.