En bus­ca de vo­tos, Bol­so­na­ro y Had­dad ma­qui­llan sus dis­cur­sos

El ul­tra­de­re­chis­ta, fa­vo­ri­to pa­ra el ba­llot­ta­ge, se dis­tan­ció de los he­chos de vio­len­cia; el can­di­da­to del PT re­co­no­ció erro­res por la co­rrup­ción

La Nacion - - El Mundo - Al­ber­to Ar­men­dá­riz

RÍO DE JA­NEI­RO.– En un in­ten­to de ga­nar el apo­yo de vo­tan­tes de cen­tro que les ga­ran­ti­ce una vic­to­ria en el ba­llot­ta­ge del 28 de oc­tu­bre, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les Jair Bol­so­na­ro, del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL), y Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), co­men­za­ron a re­vi­sar al­gu­nas de sus pos­tu­ras más po­lé­mi­cas, que sir­ven de mu­ni­ción pa­ra ata­ques a su ri­val.

Acu­sa­do por Had­dad de con­sen­tir las agre­sio­nes que en los úl­ti­mos días pro­ta­go­ni­za­ron sim­pa­ti­zan­tes su­yos con­tra vo­tan­tes de iz­quier­da –prin­ci­pal­men­te mu­je­res, ne­gros y gays–, Bol­so­na­ro lla­mó a sus se­gui­do­res a la cal­ma y a evi­tar cual­quier con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca. An­tes, se ha­bía la­va­do las ma­nos fren­te a la ola de vio­len­cia y ha­bía acla­ra­do que no te­nía con­trol so­bre esos ata­can­tes.

“La­men­to las agre­sio­nes. Qui­sie­ra que pa­ra­ran. Si tu­vie­se el po­der de que so­lo me bas­ta­se ha­blar pa­ra evi­tar to­do eso, ejer­ce­ría ese po­der. Ape­lo a to­dos en Bra­sil a de­jar las pa­sio­nes de la­do. No es­ta­mos dispu­tan­do un Fla-Flu”, di­jo, en re­fe­ren­cia al clá­si­co en­fren­ta­mien­to fut­bo­lís­ti­co en­tre Fla­men­go y Flu­mi­nen­se.

Des­de las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do, en las que el ul­tra­de­re­chis­ta sa­lió pri­me­ro con el 46% de los vo­tos fren­te al 29% de Had­dad, se mul­ti­pli­ca­ron los in­for­mes de he­chos de vio­len­cia mo­ti­va­dos por el po­la­ri­za­do am­bien­te po­lí­ti­co, prin­ci­pal­men­te de pre­sun­tos par­ti­da­rios de Bol­so­na­ro –ves­tían re­me­ras y go­rros con su ima­gen o gri­ta­ban su nom­bre– con­tra per­so­nas que vo­ta­ron por Had­dad o ex­pre­sa­ron su res­pal­do al PT o sus alia­dos mo­vi­mien­tos so­cia­les. El más gra­ve de es­tos ata­ques ocu­rrió en Sal­va­dor de Bahía, el mis­mo do­min­go por la no­che, cuan­do un mes­tre de ca­poei­ra fue ase­si­na­do a pu­ña­la­das por un hom­bre que se de­cla­ró sim­pa­ti­zan­te de Bol­so­na­ro.

El cli­ma se en­ra­re­ció tan­to que has­ta la Ofi­ci­na del Al­to co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos y la co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción y lla­ma­ron a los lí­de­res po­lí­ti­cos a con­de­nar es­tos epi­so­dios.

Ayer, lue­go de gra­bar anun­cios pa­ra el es­pa­cio gra­tui­to de pro­pa­gan­da elec­to­ral en ra­dio y te­le­vi­sión, Bol­so­na­ro –cé­le­bre por sus co­men­ta­rios ma­chis­tas, ho­mó­fo­nos y ra­cis­tas– sub­ra­yó que él pre­ten­de unir a to­dos los bra­si­le­ños y que es el PT el que, con su dis­cur­so de lu­cha de cla­ses, frac­tu­ró al país.

“La úl­ti­ma di­vi­sión por par­te de Had­dad ha si­do con una crí­ti­ca a los evan­gé­li­cos que me apo­yan. Pe­ro no­so­tros que­re­mos unir a to­dos. No nos in­tere­sa la re­li­gión, el co­lor de piel, la op­ción se­xual. Va­mos a unir al pue­blo bra­si­le­ño de una so­la ma­ne­ra, un so­lo co­ra­zón ver­de y ama­ri­llo”, se­ña­ló en alu­sión a los co­lo­res de la ban­de­ra bra­si­le­ña.

El ex­mi­li­tar y dipu­tado reite­ró que no le in­tere­sa en­fron­tar a Had­dad en los de­ba­tes te­le­vi­si­vos. De­jó de par­ti­ci­par en la ma­yo­ría por en­con­trar­se en re­cu­pe­ra­ción des­de el aten­ta­do que su­frió el 6 de sep­tiem­bre, cuan­do fue acu­chi­lla­do du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción ca­lle­je­ra. Sus mé­di­cos le re­co­men­da­ron no acu­dir a los de­ba­tes de la se­ma­na pa­sa­da y de la pró­xi­ma, aun­que po­dría ir a los úl­ti­mos dos: en el ca­nal evan­gé­li­co Re­cord, el 21 de oc­tu­bre; y en la in­flu­yen­te ca­de­na Glo­bo, el 26. Aun­que ya de­jó en cla­ro que tal vez ni si­quie­ra asis­ta a esos por una cues­tión es­tra­té­gi­ca.

“cuan­do sea un de­ba­te en­tre él y yo, sin in­ter­fe­ren­cia ex­ter­na, es­toy lis­to pa­ra com­pa­re­cer”, apun­tó pa­ra re­sal­tar que, en reali­dad , Had­dad es un tí­te­re de Luiz Ina­cio Lu­la da Sil­va, en­car­ce­la­do por co­rrup­ción.

En San Pa­blo, Had­dad des­ta­có que no hay pre­ce­den­te en la his­to­ria de Bra­sil de un can­di­da­to que lle­gue a la pre­si­den­cia sin par­ti­ci­par en los de­ba­tes. Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de Da­ta­fol­ha, Bol­so­na­ro ga­na­ría el ba­llot­ta­ge con el 58% de los vo­tos fren­te al 42% de Had­dad.

“Quien no tie­ne pro­pues­tas pa­ra el país no tie­ne con qué de­ba­tir”, di­jo Had­dad, exal­cal­de de San Pa­blo y ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción de Lu­la.

cons­cien­te de que una de las ban­de­ras de Bol­so­na­ro que más trac­ción tu­vie­ron en el elec­to­ra­do fue su fé­rreo com­ba­te a la co­rrup­ción, Had­dad, por pri­me­ra vez, re­co­no­ció que du­ran­te los go­bier­nos del PT se co­me­tie­ron erro­res en esa área.

“Los di­rec­to­res de las em­pre­sas es­ta­ta­les que­da­ron muy suel­tos. Du­ran­te años en que es­tu­ve en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, te­nía una con­tra­lo­ría muy fuer­te. Lle­va­ré eso pa­ra las es­ta­ta­les”, di­jo. Lue­go agre­gó so­bre el PT: “Si al­gún di­ri­gen­te co­me­tió erro­res, se ga­ran­ti­za el am­plio de­re­cho a la de­fen­sa y se con­clu­ye que se en­ri­que­ció, tie­ne que ir a la cár­cel. Siem­pre con prue­bas”, acla­ró. Pa­ra los pe­tis­tas, la pri­sión de Lu­la se de­bió a una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca pa­ra evi­tar su vuel­ta al po­der.

Jair Bol­so­na­ro

can­di­da­to del psl “La­men­to las agre­sio­nes. Qui­sie­ra que pa­ra­ran. Si tu­vie­se el po­der de que so­lo me bas­ta­se ha­blar pa­ra evi­tar to­do eso, lo ejer­ce­ría. Ape­lo a to­dos en Bra­sil a de­jar las pa­sio­nes de la­do”

Fer­nan­do Had­dad

can­di­da­to del pt “Los di­rec­to­res de las em­pre­sas es­ta­ta­les que­da­ron muy suel­tos. Si al­gún di­ri­gen­te [del PT] co­me­tió erro­res, se ga­ran­ti­za el pleno de­re­cho a la de­fen­sa y se con­clu­ye que se en­ri­que­ció, tie­ne que ir a la cár­cel. Siem­pre con prue­bas”

Aman­da pe­ro­be­lli/reuters

En San Pa­blo, Had­dad tu­vo ayer un en­cuen­tro con gru­pos cul­tu­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.