Re­vue­lo en Uru­guay por un vie­jo dis­cur­so con­tra los “va­gos” de un lí­der sin­di­cal

El his­tó­ri­co di­ri­gen­te Ri­chard Read di­jo en 2013 que “no se pue­de es­tar de acuer­do con que la gen­te no va­ya a la­bu­rar”

La Nacion - - El Mundo - Nel­son Fer­nán­dez ri­chard read di­ri­gen­te gre­mial uru­gua­yo

MON­TE­VI­DEO.– El men­sa­je fue tan in­sual que se vi­ra­li­zó en cuan­to se dio a co­no­cer en las re­des so­cia­les. Pa­sa­ron cin­co años des­de que se es­cu­chó por pri­me­ra vez, en el pal­co de un ac­to sin­di­cal, pe­ro en es­tos días co­men­zó a cir­cu­lar co­mo nue­vo y en­con­tró una au­dien­cia re­cep­ti­va en Uru­guay y otros paí­ses.

Quien ha­bla­ba era el uru­gua­yo Ri­chard Read, di­ri­gen­te de la Fe­de­ra­ción de Obre­ros y Em­plea­dos de la Be­bi­da (FOEB). Se tra­ta de un his­tó­ri­co e in­flu­yen­te gre­mia­lis­ta que ga­nó no­to­rie­dad en­tre la opi­nión pú­bli­ca por un dis­cur­so del Día del Tra­ba­ja­dor de 2013.

¿Qué es lo que di­ce Read en su dis­cur­so? En vez de echar cul­pas ex­clu­si­va­men­te afue­ra por los pro­ble­mas de los tra­ba­ja­do­res, exi­ge que los gre­mia­lis­tas se pon­gan a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias y asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

“Hay que mi­rar pa­ra aden­tro en el sindicalismo”, pi­de. “No po­de­mos pe­dir una so­cie­dad con ni­vel edu­ca­ti­vo y mo­ral, con éti­ca y re­glas de jue­go, si no­so­tros no lo im­ple­men­ta­mos den­tro del sin­di­ca­to”.

En­ton­ces el di­ri­gen­te en­ca­ra lo que con­si­de­ra uno de los gran­des pro­ble­mas del gre­mia­lis­mo: “No po­de­mos es­tar de acuer­do con que la gen­te no va­ya a la­bu­rar, o que va­ya y ha­ga que la­bu­ra. No nos min­ta­mos, es un pro­ble­ma”.

“Pre­fie­ro ser di­ri­gen­te de un gre­mio don­de la gen­te no fal­ta nun­ca, que apren­de el ofi­cio, eso no lo quiero per­der. No quiero va­gos, o el lum­pen, no quiero eso en mi sin­di­ca­to, quiero la­bu­ran­tes”, in­sis­te con tono enér­gi­co y en me­dio de aplau­sos.

Read re­ci­bió ofre­ci­mien­tos de di­ver­sos sec­to­res po­lí­ti­cos pa­ra pos­tu­lar­se a car­gos elec­ti­vos en las elec­cio­nes de 2019. En ese con­tex­to, la di­vul­ga­ción del vi­deo fue he­cha por di­si­den­tes del Fren­te Am­plio (FA), en el go­bierno des­de 2005, que pro­mue­ven la crea­ción de un nue­vo par­ti­do de iz­quier­da.

“El sindicalismo es el que de­be dar el ejem­plo y asu­mir el pro­ble­ma”, di­jo Read an­te­ayer a la na­cion, en una en­tre­vis­ta en la que se ex­ten­dió so­bre los te­mas de fon­do del fe­nó­meno vi­ral. A su jui­cio las de­cla­ra­cio­nes de 2013 si­guen tan vi­gen­tes co­mo en­ton­ces, y son in­clu­so más ne­ce­sa­rias que cuan­do fue­ron pro­nun­cia­das en aque­lla reunión gre­mial.

Ora­dor

Read sur­gió co­mo di­ri­gen­te sin­di­cal uru­gua­yo du­ran­te la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra y fue uno de los ora­do­res del pri­mer ac­to del Día de los Tra­ba­ja­do­res du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar. El dis­cur­so vi­ra­li­za­do fue pro­nun­cia­do cuan­do se cum­plían 30 años de aquel his­tó­ri­co ac­to. “Fue un dis­cur­so nue­vo en 2013, pe­ro vie­jo pa­ra mí, por­que ha­bía per­ci­bi­do que se ve­nía dan­do un cam­bio en el la­bu­ro, en el or­gu­llo de ser la­bu­ran­te. Se iba dan­do al­go y es­ta­ba pa­san­do al­go en la so­cie­dad, y era que los có­di­gos es­ta­ban en vías de cam­biar. yo en­ten­dí que ha­bía que de­cir­lo pú­bli­ca­men­te y re­ca­pa­ci­tar, pe­ro pa­sa­ron los años y la­men­ta­ble­men­te el au­sen­tis­mo se ha du­pli­ca­do en un año”, se­ña­ló.

“El sindicalismo es el que de­be dar el ejem­plo y asu­mir el pro­ble­ma; fue un dis­cur­so pa­ra se­ña­lar un pro­ble­ma que ya no es de los sin­di­ca­tos sino de to­da la so­cie­dad”, pre­ci­só so­bre el im­pac­to que ge­ne­ra­ron sus pa­la­bras. Pe­ro nun­ca co­mo aho­ra esos co­men­ta­rios en­con­tra­ron un te­rreno abo­na­do pa­ra su ex­pan­sión.

Read es­tá en con­tra de la lla­ma­da “dé­ca­da ga­na­da”, en alu­sión a la Ar­gen­ti­na y tam­bién a Bra­sil, ba­jo los go­bier­nos de Nés­tor y cris­ti­na Kirch­ner, luiz Ina­cio lu­la da Sil­va y Dil­ma Rous­seff. Pe­ro tam­bién se re­fie­re a los su­ce­si­vos go­bier­nos del FA, que si­gue en el po­der.

“En ca­da país ha­brá un aná­li­sis de por qué esa ola pro­gre­sis­ta que inun­dó Amé­ri­ca la­ti­na se es­tá re­ti­ran­do y vuel­ve una ola muy di­fe­ren­te, de de­re­cha o cen­tro­de­re­cha. Si se mi­ra qué de­jó esa ‘ola’, al­gu­nos com­pa­ñe­ros ha­blan de la ‘dé­ca­da ga­na­da’ por­que lo vin­cu­lan al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro yo no com­par­to eso por­que es efí­me­ro ver­lo des­de el da­to del PBI. El pa­so triun­fal de una co­rrien­te ideo­ló­gi­ca pa­sa por el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de un país, cuál es el ni­vel de edu­ca­ción, de so­li­da­ri­dad, de res­pe­to, de to­le­ran­cia, en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y plu­ral. y de eso creo que que­da­mos con un de­be”.

Read es tam­bién se­ve­ro con la fal­ta de crí­ti­ca del ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca ha­cia otros go­bier­nos de la re­gión que se vie­ron arras­tra­dos a la co­rrup­ción y se em­bar­ca­ron en otras prác­ti­cas aje­nas a la de­mo­cra­cia, y a los que se les per­do­na so­lo en nom­bre de la cer­ca­nía ideo­ló­gi­ca.

“El po­bre, el hi­jo del tra­ba­ja­dor que se vio en­tu­sias­ma­do con una pro­pues­ta de iz­quier­da, se de­silu­sio­na –di­jo con pe­sar–. Por­que trans­cu­rre un tiem­po y ve que esos di­ri­gen­tes en los que con­fió, le min­tie­ron y ade­más, mien­tras ellos si­guen igual o peor, los di­ri­gen­tes se en­ri­que­cie­ron con ac­tos de co­rrup­ción. Amé­ri­ca la­ti­na es­tá te­ñi­da de co­rrup­ción”.

y si el si­len­cio an­te la co­rrup­ción le ha­ce rui­do, tam­bién le due­le la in­di­fe­ren­cia an­te los re­gí­me­nes vio­len­tos. “Me sien­to muy frus­tra­do con el si­len­cio de la iz­quier­da uru­gua­ya y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les fren­te a lo que pa­sa en Ve­ne­zue­la y en Ni­ca­ra­gua –se­ña­ló–. No son las re­glas que de­be­ría te­ner una iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.