Dan­te Si­ca. “Es­ta ta­sa de in­te­rés no se sos­tie­ne en el me­diano pla­zo”

El fun­cio­na­rio con­fía en las se­ña­les que re­ci­bió el mer­ca­do; aten­to a la in­fla­ción, pro­nos­ti­ca un me­jor es­ce­na­rio pa­ra no­viem­bre

La Nacion - - Política - Tex­to Fran­cis­co Jue­guen | Fo­to Ro­dri­go Nés­po­lo

Un dó­lar vo­lá­til, ta­sas de in­te­rés por las nu­bes, in­fla­ción per­sis­ten­te y re­ce­sión. Son las coor­de­na­das de la des­or­de­na­da ma­cro­eco­no­mía ar­gen­ti­na. Y ese di­bu­jo, que po­dría ha­ber co­men­za­do a re­con­fi­gu­rar­se tras la de­va­lua­ción y la cal­ma de los úl­ti­mos días, abre una gran in­cóg­ni­ta pa­ra un fun­cio­na­rio cu­yos ob­je­ti­vos son im­pul­sar la pro­duc­ción na­cio­nal y el tra­ba­jo.

Dan­te Si­ca no se ami­la­na. Su vi­sión en­tre­cru­za dos pla­nos. En la co­yun­tu­ra, sin mar­gen fis­cal pa­ra sub­si­dios o im­pul­sar el con­su­mo, pro­cu­ra ofre­cer li­qui­dez pa­ra que la ca­de­na de pa­gos no se rom­pa, en un con­tex­to en el que los che­ques re­cha­za­dos cre­cen, las ta­sas pa­ra des­con­tar­los su­pe­ran las tres ci­fras y el ca­pi­tal de tra­ba­jo se consume. En el lar­go pla­zo, pi­de cons­truir una vi­sión ex­por­ta­do­ra tra­ba­jan­do so­bre la ofer­ta –me­jo­ran­do la es­truc­tu­ra de cos­tos em­pre­sa­ria­les y con com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca– y no in­cen­ti­van­do una de­man­da que ya apa­re­ció con el nue­vo dó­lar.

–¿Ter­mi­nó la co­rri­da cam­bia­ria?

–He­mos en­via­do dos se­ña­les im­por­tan­tes al mer­ca­do. El nue­vo acuer­do con el FMI y el pre­su­pues­to 2019, que se es­tá tra­tan­do y so­mos op­ti­mis­tas con su apro­ba­ción. Des­pe­jan las du­das con res­pec­to a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, fis­cal y cam­bia­ria. Em­pie­zan a ge­ne­rar­se se­ña­les pa­ra pen­sar que es­ta­mos en un pro­ce­so de es­ta­bi­li­za­ción. Es pre­ma­tu­ro de­cir que ter­mi­nó, pe­ro es­ta­mos en­vian­do se­ña­les pa­ra re­du­cir la in­cer­ti­dum­bre.

–Pe­ro esa es­ta­bi­li­za­ción no so­lo de­pen­de de la me­nor vo­la­ti­li­dad del dó­lar, sino tam­bién de la ba­ja de las ta­sas de in­te­rés.

–Cla­ra­men­te, es­ta ta­sa de in­te­rés no es sos­te­ni­ble en el me­diano pla­zo des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo. Es una ta­sa de com­pro­mi­so pa­ra po­der es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía y fre­nar la co­rri­da.

–La gran pre­gun­ta es cuándo van a po­der ba­jar­la: el Ban­co Cen­tral tam­bién es­tá mi­ran­do la ace­le­ra­ción de la in­fla­ción.

–Te­ne­mos que mi­rar la ta­sa de in­fla­ción. Tu­vi­mos un sep­tiem­bre fuer­te, por­que hay un reaco­mo­da­mien­to de pre­cios por la de­va­lua­ción de agos­to. Es­ta­mos mo­ni­to­rean­do to­dos los días el mer­ca­do. Oc­tu­bre va a ser me­nor que sep­tiem­bre, pe­ro to­da­vía con al­ta in­fla­ción. Es­ti­ma­mos que en no­viem­bre y di­ciem­bre va­mos a em­pe­zar a ver una ba­ja de la ta­sa de in­te­rés, de­pen­dien­do de có­mo sea la in­fla­ción de esos me­ses y el sen­de­ro que de­ci­da to­mar el Cen­tral.

–¿Preo­cu­pan la in­fla­ción y el tras­pa­so a pre­cios de la de­va­lua­ción?

–Si se com­pa­ran las de­va­lua­cio­nes an­te­rio­res con lo que ha pa­sa­do es­te año, el gra­do de tras­pa­so fue me­nos del 50%. Qui­zás hu­bo al­gu­nos pro­duc­tos en los que fue ma­yor por pro­ble­mas den­tro de la ca­de­na. Nos preo­cu­pa la in­fla­ción por­que tie­ne un im­pac­to so­bre el in­gre­so. Tra­ta­mos de que ha­ya com­pe­ten­cia pa­ra que ese tras­pa­so sea el me­nor.

–¿Hay más che­ques re­cha­za­dos, rup­tu­ra en la ca­de­na de pa­gos o em­pre­sas que se es­tán co­mien­do su ca­pi­tal de tra­ba­jo?

–No ve­mos rup­tu­ra de la ca­de­na. Sí un es­ti­ra­mien­to y un ma­yor es­trés. Au­men­ta­ron la can­ti­dad de che­ques re­cha­za­dos, pe­ro no de­faul­tea­dos. Hay che­ques que re­bo­tan y son cam­bia­dos. Es­ta­mos mo­ni­to­rean­do to­do muy de cer­ca. En los úl­ti­mos 15 días ya ve­mos más flui­dez. Hay ca­de­nas que ven­den dó­la­res y can­ce­lan pa­gos.

–¿En es­ta si­tua­ción, las em­pre­sas pue­den pen­sar en ex­por­tar?

–Sí, la ex­por­ta­ción no so­lo es un te­ma de fu­tu­ro. Ya es­tá pa­san­do. Hay em­pre­sas que es­ta­ban muy vol­ca­das al con­su­mo in­terno que ven una re­cu­pe­ra­ción de pe­di­dos ex­ter­nos. Un ejem­plo es el cal­za­do. Ire­mos el 26 de oc­tu­bre a Chi­le con una mi­sión de 30 em­pre­sas y tu­vi­mos que ce­rrar­la, a pe­sar de que ha­bía más pe­di­dos pa­ra su­mar­se. Hay una nue­va de­man­da ex­ter­na que com­pen­sa la de­man­da de la caída in­ter­na.

–¿Cuál se­rá el ro­jo co­mer­cial de es­te año?

–A co­mien­zos de año es­ti­má­ba­mos un ro­jo ma­yor al de 2017. Pe­ro en no­viem­bre y di­ciem­bre ten­dre­mos su­pe­rá­vit. En el año va a ser ne­ga­ti­vo, pe­ro me­nor del año pa­sa­do. En 2018, el ro­jo ter­mi­na­ría en­tre US$4000 mi­llo­nes y US$5000 mi­llo­nes.

–¿Por qué Ma­ri­sa Bir­cher se­rá la se­cre­ta­ria de Co­mer­cio Ex­te­rior?

–Es una pro­fe­sio­nal muy com­pe­ten­te, con am­plia ex­pe­rien­cia en te­mas de ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les. Con su de­sig­na­ción se uni­fi­can las se­cre­ta­rías [de Co­mer­cio y Agroin­dus­tria] y ten­dre­mos una mi­ra­da más com­ple­ta en el te­ma pro­duc­ti­vo pa­ra las ne­go­cia­cio­nes.

–¿Bol­so­na­ro o Had­dad?

–El pue­blo bra­si­le­ño de­ci­di­rá.

–¿Preo­cu­pa lo que pue­da pa­sar con el Mer­co­sur?

–Con la ne­go­cia­ción de UE-Mer­co­sur, po­ne­mos vo­lun­tad y es­fuer­zo pa­ra apro­ve­char es­ta ven­ta­na de opor­tu­ni­dad has­ta el G-20, pa­ra po­der lle­gar a un acuer­do po­lí­ti­co. Es­ta­mos muy cer­ca de po­der ce­rrar­lo. Con res­pec­to a lo que pue­de pa­sar en Bra­sil con su mi­ra­da en el Mer­co­sur, hay que es­pe­rar a quién ga­na la elec­ción, cuá­les son los fun­cio­na­rios de­sig­na­dos y los li­nea­mien­tos de po­lí­ti­cas. Mu­chas ve­ces lo que se di­ce en la cam­pa­ña o al­gu­nas ex­pre­sio­nes in­di­vi­dua­les di­fie­ren una vez que se asu­me el go­bierno.

–¿La mar­cha atrás con el au­men­to del gas o las in­ter­nas en Cam­bie­mos im­pac­tan en los in­ver­so­res?

–Es­te es un go­bierno abier­to al diá­lo­go y muy permea­ble a re­co­no­cer cuándo no hay már­ge­nes de ac­tua­ción en al­gu­nos te­mas. Si hay un error se co­rri­ge. Esa aper­tu­ra al diá­lo­go, el re­co­no­ci­mien­to de los erro­res y las co­rrec­cio­nes de los mis­mos son una se­ñal im­por­tan­te pa­ra los in­ver­so­res. No es un go­bierno ce­rra­do o que man­tie­ne po­lí­ti­cas que pue­den es­tar equi­vo­ca­das. La se­ñal pa­ra el in­ver­sor es que el rum­bo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­tá ga­ran­ti­za­do por la con­duc­ción del Po­der Eje­cu­ti­vo y que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se man­tie­ne in­clu­so en me­dio de una cri­sis.

–Pe­ro sí hu­bo cam­bios en las re­glas de jue­go.

–Es un te­ma con­tra­cul­tu­ral con res­pec­to a lo que ve­nía­mos desa­rro­llan­do. Tu­vi­mos que po­ner de for­ma tem­po­ral las re­ten­cio­nes pa­ra po­der ha­cer un es­fuer­zo ma­yor y lle­gar al equi­li­brio fis­cal. Pe­ro en cri­sis an­te­rio­res el cam­bio de rum­bo, los par­ches, fue­ron te­rri­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.