La in­có­mo­da grie­ta ideo­ló­gi­ca que cre­ce en­tre Ma­cri y sus alia­dos

La dispu­ta in­ter­na por las ta­ri­fas del gas y el desafío de Ca­rrió ex­pre­san un de­ba­te irre­suel­to de Cam­bie­mos; el Pre­si­den­te se sien­te más com­pren­di­do en el ex­te­rior que en su pro­pia coa­li­ción

La Nacion - - Política - Mar­tín Ro­drí­guez Ye­bra LA NA­CION Ar­chi­vo

En el vér­ti­go de la cri­sis hay días en que Mau­ri­cio Ma­cri se sien­te so­lo. Le fas­ti­dia que en­tre sus alia­dos se re­nie­gue de prin­ci­pios que él con­si­de­ra esen­cia­les de la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca que pre­ten­de im­pul­sar.

El af­fai­re del pa­go re­tro­ac­ti­vo en las ta­ri­fas del gas lle­vó a un ex­tre­mo esa ex­tra­ñe­za. En el mun­do ideal de Ma­cri, el se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, se hu­bie­ra ga­na­do el pre­mio al fun­cio­na­rio del mes, a pe­sar de que la re­so­lu­ción que ava­ló la suba ex­tra desató un tem­blor po­lí­ti­co, exa­cer­bó el mal­hu­mor so­cial y ter­mi­nó ful­mi­na­da pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res.

“Es de los que en­tien­de que hay que ha­cer lo que co­rres­pon­de, sin de­ma­go­gia”, lo de­fen­die­ron cer­ca del Pre­si­den­te. Es cier­to que Ma­cri de­cía lo mis­mo del an­te­ce­sor de Igua­cel, Juan Jo­sé Aran­gu­ren, y aca­bó por echar­lo cuan­do la

se impuso. Pe­ro, al me­nos por aho­ra, se en­car­gó de ra­ti­fi­car­le en per­so­na la con­fian­za al hom­bre de las ta­ri­fas.

No fue un des­pis­te que Ma­cri apa­re­cie­ra en pú­bli­co pa­ra de­cir eso de que “la ener­gía cues­ta y hay que pa­gar­la” un ra­to an­tes de que el Go­bierno re­vie­ra el au­men­to y re­sol­vie­ra que el Es­ta­do se­rá el que pa­gue los es­tra­gos que hi­zo la de­va­lua­ción en el pre­cio del gas. Era un men­sa­je a la so­cie­dad y tam­bién a sus so­cios po­lí­ti­cos.

“Los ra­di­ca­les me­tie­ron más pre­sión que Cris­ti­na”, se­ña­ló un mi­nis­tro in­vo­lu­cra­do en la dis­cu­sión. Go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res de la UCR en­ca­be­za­ron la ofen­si­va pú­bli­ca pa­ra qui­tar­les la car­ga real­po­li­tik ex­tra a los usua­rios. Eli­sa Ca­rrió, en­fras­ca­da en otras gue­rras, evi­tó pro­nun­ciar­se, pe­ro de­jó tras­cen­der su des­con­ten­to.

A puer­tas ce­rra­das, se dis­cu­tió la in­con­ve­nien­cia de una me­di­da tan im­po­pu­lar en un mo­men­to de­li­ca­do (en el que se de­fi­ne el pre­su­pues­to del ajus­te) y re­na­cie­ron vie­jas ren­ci­llas –Emi­lio Mon­zó vs. Mar­cos Pe­ña, por ejem­plo– por la no­ta­ble des­coor­di­na­ción po­lí­ti­ca que vol­vió a evi­den­ciar­se.

Pe­ro Ma­cri vi­ve el epi­so­dio co­mo la ma­ni­fes­ta­ción de una grie­ta cre­cien­te con sus alia­dos. No dis­tin­gue un com­pro­mi­so real de la UCR y de la Coa­li­ción Cí­vi­ca con la cru­za­da pa­ra lle­var a ce­ro el dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio o pa­ra qui­tar­le al Es­ta­do la car­ga de los sub­si­dios que amon­to­nó el kirch­ne­ris­mo.

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, se can­só de ex­pli­car­les a di­ri­gen­tes de la UCR (el par­ti­do del que pro­vie­ne) las bon­da­des de la po­lí­ti­ca de res­tric­ción mo­ne­ta­ria, sin con­se­guir des­per­tar ilu­sión. Los ra­di­ca­les se alar­man con la re­ce­sión y con el im­pac­to que ten­drá en su elec­to­ra­do, pre­do­mi­nan­te­men­te de cla­se me­dia.

En­tre la an­gus­tia, sal­ta a la luz la con­se­cuen­cia de un de­ba­te au­sen­te. Cam­bie­mos se aglu­ti­nó ha­ce tres años al­re­de­dor de una se­rie de va­lo­res bá­si­cos y re­ne­gó adre­de de la ideo­lo­gía, en­ten­di­da co­mo un ras­go pa­to­ló­gi­co del sis­te­ma kirch­ne­ris­ta. La coa­li­ción lle­gó al po­der sin res­pon­der­se preguntas ele­men­ta­les: qué es exac­ta­men­te la “nor­ma­li­za­ción eco­nó­mi­ca” que ne­ce­si­ta la Ar­gen­ti­na, qué pa­pel le ca­be al Es­ta­do, cuál es el li­mi­te (si es que lo hay) a la trans­pa­ren­cia.

“Cam­bie­mos fun­cio­na con mu­cho éxi­to en lo par­la­men­ta­rio, pe­ro no tie­ne el an­da­mia­je de una coa­li­ción de go­bierno”, re­su­mió el se­naEn Ja­vier igua­cel dor ra­di­cal Luis Nai­de­noff, uno de los que ex­pre­sa­ron, aden­tro y afue­ra, el ma­les­tar por la suba del gas y por ha­ber­se en­te­ra­do de se­me­jan­te no­ti­cia a tra­vés de los dia­rios.

La in­co­mo­di­dad in­ter­na se agran­dó cuan­do Igua­cel, en un vano in­ten­to de de­fen­der la me­di­da, acu­só a los que se opo­nían de ser “mi­li­tan­tes kirch­ne­ris­tas”.

El shock

Has­ta que lle­gó el oto­ño el gra­dua­lis­mo era un dog­ma que uni­fi­ca­ba. To­do es cues­ta arri­ba des­de que se impuso el shock. “Tal vez es lo que de­bi­mos ha­cer des­de un prin­ci­pio”, le es­cu­cha­ron de­cir al Pre­si­den­te.

Los ma­cris­tas se per­ci­ben en una ba­ta­lla cul­tu­ral al man­do de un ejér­ci­to des­ani­ma­do. ¿Se­rá que los ra­di­ca­les y otros alia­dos –in­clu­so de Pro– no es­tán tan le­jos de lo que pien­sa el pe­ro­nis­mo so­bre el gas­to pú­bli­co, el ta­ma­ño del Es­ta­do y la aper­tu­ra al mun­do?

Pa­ra de­fen­der su pos­tu­ra, Ma­cri ape­la a las se­ña­les de las gran­des po­ten­cias. El apo­yo de Es­ta­dos Uni­dos, cris­ta­li­za­do es­ta se­ma­na en un en­fá­ti­co ha­la­go del se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ste­ve Mnu­chin, se dis­fru­ta en el Go­bierno co­mo oxí­geno vi­tal.

A so­las con Trump

El op­ti­mis­mo se ali­men­ta con la con­fir­ma­ción de que Do­nald Trump ven­drá al país en vi­si­ta ofi­cial el 29 de no­viem­bre, un día an­tes de que em­pie­ce la Cum­bre del G-20. Se re­uni­rá con Ma­cri en oli­vos, en el ges­to que ga­ran­ti­za re­per­cu­sión glo­bal al res­pal­do nor­te­ame­ri­cano a las re­for­mas ar­gen­ti­nas. Es otra se­ñal de sin­to­nía en­tre es­tos dos pre­si­den­tes que se co­no­cían de otra vi­da. Ha­blan y cha­tean mu­cho más de lo que co­mu­ni­can sus bu­ro­cra­cias.

Ma­cri quie­re mos­trar­se en la vi­drie­ra del G-20 con los de­be­res he­chos: un pre­su­pues­to apro­ba­do y la ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra ba­jo con­trol (aun cuan­do el cos­to sea una re­ce­sión exa­cer­ba­da). Apues­ta a que un res­pal­do uná­ni­me de los lí­de­res mun­dia­les alla­ne el ca­mino ha­cia la re­cu­pe­ra­ción.

Pa­ra en­ton­ces ha­brá pa­sa­do pa­ra bien o pa­ra mal el ven­da­val Ca­rrió. Su úl­ti­ma ofen­si­va cru­zó los lí­mi­tes de la ex­cen­tri­ci­dad que se le to­le­ra a la dipu­tada, in­va­lo­ra­ble en su pa­pel de “se­llo mo­ral” de Cam­bie­mos. “Fue te­me­ra­ria: pu­so en du­da la ho­nes­ti­dad del Pre­si­den­te”, di­jo una fuen­te de má­xi­ma con­fian­za de Ma­cri.

un sec­tor del Go­bierno sos­pe­chan que las que­jas de Ca­rrió trans­mi­ten su in­co­mo­di­dad con el plan eco­nó­mi­co y que es su for­ma de en­tor­nar una puer­ta de sa­li­da. otros creen que es una ra­bie­ta de la que ya vol­ve­rá, pe­ro coin­ci­den en que lle­va­rá tiem­po re­com­po­ner la re­la­ción per­so­nal en­tre la dipu­tada y el Pre­si­den­te.

Ma­cri le impuso la ló­gi­ca del po­der, con una su­ce­sión de ges­tos de au­to­ri­dad. Man­dó a me­dio ga­bi­ne­te a de­cir que él es el ga­ran­te de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. La sa­lu­dó con frial­dad de­li­be­ra­da cuan­do se en­con­tra­ron el jue­ves en un ac­to pú­bli­co, aun­que ella es­ta­ba en­ga­la­na­da pa­ra la re­con­ci­lia­ción, co­mo iro­ni­zó un ma­cris­ta: lle­va­ba un ves­ti­do ama­ri­llo es­tam­pa­do con la ex­pre­sión “kiss me” re­pe­ti­da has­ta el in­fi­ni­to. Y des­pués de que ella exi­gió la sa­li­da de Ger­mán Ga­ra­vano, Ma­cri le ra­ti­fi­có la con­fian­za al mi­nis­tro de Jus­ti­cia de­lan­te de to­do el ga­bi­ne­te y man­dó a tres mi­nis­tros a de­cir a la pren­sa que “na­die con­di­cio­na al Pre­si­den­te”.

“Ca­rrió se equi­vo­ca con Ga­ra­vano. Es­tá del la­do de los bue­nos”, se­ña­la un di­ri­gen­te de la me­sa chi­ca de Cam­bie­mos. Aña­de que a la dipu­tada le fa­lla su nu­tri­da red de in­for­man­tes, que la lle­van a dar pe­leas de las que des­pués se arre­pien­te, co­mo la cru­za­da que lan­zó con­tra el je­fe de la AFIP, Lean­dro Cuc­cio­li.

Ella em­pren­dió un re­tro­ce­so, a su ma­ne­ra. Pi­dió dis­cul­pas por el tono que usó pa­ra exi­gir la sa­li­da de Ga­ra­vano (una “bro­ma” de la que na­die se rio), pe­ro se ra­ti­fi­có en sus acu­sa­cio­nes con­tra él.

Ese ata­que in­ter­pe­la por ele­va­ción al Pre­si­den­te. Ex­po­ne, en reali­dad, otra in­de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca de ori­gen en Cam­bie­mos: có­mo dar la pe­lea con­tra la co­rrup­ción más allá del re­cha­zo al sa­queo sis­te­má­ti­co del go­bierno an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.