Pi­die­ron in­da­gar a un fis­cal y exes­pía y al abo­ga­do de Báez

Los acu­san de pre­pa­rar tes­ti­gos fal­sos pa­ra apar­tar de una cau­sa a Ca­sa­ne­llo

La Nacion - - Política - Her­nán Cap­pie­llo

El fis­cal Car­los Stor­ne­lli pi­dió in­da­gar co­mo sos­pe­cho­sos al fis­cal Eduar­do Mi­ra­ga­ya, que tra­ba­jó pa­ra la SI­DE, y al abo­ga­do San­tia­go Vio­la, que fue de­fen­sor de Lá­za­ro Báez, acu­sa­dos de ins­truir fal­sos tes­ti­gos pa­ra sa­car al juez Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo de la cau­sa de la ru­ta del di­ne­ro K, por la cual el em­pre­sa­rio es­tá pre­so, acu­sa­do de blan­quear fon­dos de la co­rrup­ción.

Stor­ne­lli pi­dió al juez Luis Ro­drí­guez que or­de­ne las in­da­ga­to­rias, en con­so­nan­cia con el pe­di­do del pro­pio juez Ca­sa­ne­llo, que­re­llan­te en es­ta cau­sa co­mo víc­ti­ma.

Se in­ves­ti­ga un com­plot pa­ra apar­tar al juez bus­can­do tes­ti­gos frau­du­len­tos que di­je­ran que lo ha­bían vis­to en la quin­ta de Oli­vos cuan­do Cris­ti­na Kirch­ner era pre­si­den­ta. El plan ca­si da re­sul­ta­do. De he­cho, la Cá­ma­ra Fe­de­ral or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción y con­clu­yó que no ha­bía evi­den­cias de es­ta si­tua­ción.

Los acu­sa­dos son Mi­ra­ga­ya, un fis­cal que con el go­bierno de Cam­bie­mos pasó a re­vis­tar en las fi­las de la AFI, jun­to a Gus­ta­vo Arri­bas y Sil­via Maj­da­la­ni, y el abo­ga­do Vio­la, al que le ad­ju­di­có un rol co­mo pre­sun­to ins­ti­ga­dor en la mo­vi­da con la que in­ten­ta­ron des­pla­zar­lo.

Los dos tes­ti­gos fal­sos son Ga­briel Co­riz­zo y Car­los Scoz­zino, que afron­tan aho­ra un jui­cio an­te el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral Nº 3 por fal­so tes­ti­mo­nio. Tan­to Ca­sa­ne­llo co­mo Cris­ti­na Kirch­ner ne­ga­ron siem­pre si­quie­ra co­no­cer­se.

Co­riz­zo es un mi­li­tan­te kirch­ne­ris­ta que fue empleado de la An­ses y Scoz­zino era cho­fer de la Pre­si­den­cia. Am­bos de­cla­ra­ron, ba­jo ju­ra­men­to, que vie­ron a Ca­sa­ne­llo en una sa­la de es­pe­ra de la quin­ta de Oli­vos en sep­tiem­bre de 2015. Sin em­bar­go, am­bos min­tie­ron, se­gún co­rro­bo­ra­ron el juez Ro­drí­guez y el fis­cal Stor­ne­lli. Am­bos ve­ri­fi­ca­ron que nin­guno de los tres –ni Co­riz­zo, ni Scoz­zino y tam­po­co Ca­sa­ne­llo– es­tu­vo ese día en la re­si­den­cia de Oli­vos.

Un pe­ri­ta­je po­li­cial de­tec­tó 248 lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en­tre Mi­ra­ga­ya y Vio­la, con un pi­co en los días cla­ves; mien­tras que uno de ellos, Co­riz­zo, ad­mi­tió an­te Stor­ne­lli que an­tes de de­cla­rar se ha­bía reuni­do con Vio­la y con un “fis­cal” cu­ya des­crip­ción fí­si­ca se acer­ca a la de Mi­ra­ga­ya. Co­riz­zo y Scoz­zino pi­die­ron una pro­ba­tion pa­ra evi­tar una con­de­na que po­dría lle­gar has­ta diez años de pri­sión y no buscaron de­fen­der­se en el jui­cio oral.

Pa­ra Stor­ne­lli, Mi­ra­ga­ya ha­bría pre­pa­ra­do a los tes­ti­gos en una ofi­ci­na que se en­cuen­tra en el edi­fi­cio so­bre la con­fi­te­ría Exe­dra, en Cór­do­ba y 9 de Ju­lio, don­de se en­con­tra­ron el abo­ga­do Vio­la y los dos de­cla­ran­tes.

En el ex­pe­dien­te de­cla­ró, ade­más, el pe­rio­dis­ta Car­los Pag­ni, de la na­cion, quien in­for­mó so­bre el epi­so­dio y di­jo que, se­gún sus fuen­tes, Co­riz­zo fue con­tac­ta­do por Vio­la y Mi­ra­ga­ya es­ta­ba pre­sen­te en esa reunión en Exe­dra. Di­jo que es­te lo tes­teó en su re­la­to co­mo tes­ti­go, con de­ta­lles co­mo el pi­so del área de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de Oli­vos, que am­bos co­no­cían, por lo que en­ten­dió que su re­la­to era con­sis­ten­te.

De­cla­ró, ade­más, que Mi­ra­ga­ya ten­dría víncu­los con Lean­dro y Mar­tín Báez, a tra­vés de Mi­guel Ires, lo que fa­ci­li­tó el en­cuen­tro en la ofi­ci­na si­tua­da en el edi­fi­cio en­ci­ma de Exe­dra. Di­jo el pe­rio­dis­ta que creía que el mon­ta­je pa­ra se­pa­rar a Ca­sa­ne­llo del ca­so ha­bía si­do por un pre­cio y que Mi­ra­ga­ya y Clau­dia Bal­bín, ma­dre de Vio­la y so­cia, eran ami­gos.

El fis­cal Stor­ne­lli re­co­gió las con­clu­sio­nes del en­tre­cru­za­mien­to de lla­ma­das que de­ter­mi­na­ron que en­tre el 1º de ma­yo de 2016 y el 31 de mar­zo de 2017 hu­bo 238 lla­ma­das en­tre Bal­bín y Mi­ra­ga­ya.

Con es­tos ele­men­tos, pi­dió la in­da­ga­to­ria a Vio­la y Mi­ra­ga­ya, y aho­ra la de­ci­sión es­tá en ma­nos del juez Luis Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.