Di­rec­tor de ce­men­te­rio y va­rias con­tro­ver­sias

La Nacion - - Política - Gus­ta­vo Ca­ra­ba­jal

An­tes de ser de­sig­na­do juez de Ga­ran­tías, Luis Sil­vio Car­zo­glio se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor del Ce­men­te­rio Mu­ni­ci­pal de Ave­lla­ne­da. En 2007 pu­do asu­mir co­mo ma­gis­tra­do, pe­ro la de­mo­ra en pre­sen­tar el cer­ti­fi­ca­do del Re­gis­tro Na­cio­nal de Rein­ci­den­cias y de la Di­rec­ción de An­te­ce­den­tes Per­so­na­les de la po­li­cía bo­nae­ren­se im­pi­dió que, un año an­tes, ju­ra­ra en un car­go me­nor, co­mo pro­se­cre­ta­rio le­tra­do de una fis­ca­lía.

Es­te ma­gis­tra­do, un re­co­no­ci­do mi­li­tan­te del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta, de­be­rá de­ci­dir si acep­ta o re­cha­za el pe­di­do pre­sen­ta­do por el fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to de Lo­mas de Za­mo­ra, Se­bas­tián Sca­le­ra, pa­ra que de­ten­ga a Pa­blo Mo­yano, vi­ce­pre­si­den­te de In­de­pen­dien­te y uno de los má­xi­mos re­fe­ren­tes del sin­di­ca­to de ca­mio­ne­ros, acu­sa­do en una cau­sa por pre­sun­ta aso­cia­ción ilí­ci­ta.

Ac­tual­men­te, Car­zo­glio tie­ne un pe­di­do de in­da­ga­to­ria pre­sen­ta­do por la fis­ca­lía de De­li­tos Eco­nó­mi­cos e Ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra que de­cla­re co­mo acu­sa­do de dos ca­sos de pre­sun­ta fal­se­dad de do­cu­men­to pú­bli­co ocu­rri­dos en 2014. En ese ex­pe­dien­te, se in­ves­ti­ga la su­pues­ta res­pon­sa­bi­li­dad de Car­zo­glio en la con­fec­ción de ac­tas apó­cri­fas en las que se ha­bría de­ja­do cons­tan­cia de la pre­sen­cia de impu­tados en su juz­ga­do, cuan­do nun­ca es­tu­vie­ron.

El fis­cal tam­bién so­li­ci­tó la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 300 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal bo­nae­ren­se, pa­ra que se for­me el Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos y Fun­cio­na­rios bo­nae­ren­ses, con el ob­je­ti­vo de que se au­to­ri­ce la in­da­ga­to­ria a Car­zo­glio. Es­ta me­di­da cons­ti­tu­ye el pa­so pre­vio al jui­cio po­lí­ti­co.

Ade­más, Car­zo­glio tie­ne otros dos su­ma­rios en la Se­cre­ta­ría de Con­trol Dis­ci­pli­na­rio de la Cor­te pro­vin­cial. Se tra­ta del ex­pe­dien­te CJ-22/10 que se ini­ció a par­tir de una de­nun­cia del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Pe­nal de Lo­mas de Za­mo­ra, Mi­guel Na­vas­cues, an­te la pre­sun­ción de que ha­bría otor­ga­do la li­ber­tad a de­te­ni­dos que no es­ta­ban a su dis­po­si­ción, sino de otros jue­ces.

En tan­to que el su­ma­rio CJ-28/11, se ini­ció a par­tir de una pre­sen­ta­ción de la Aso­cia­ción Ju­di­cial bo­nae­ren­se, el gre­mio que agru­pa a los tra­ba­ja­do­res ju­di­cia­les, por pre­sun­ta vio­len­cia la­bo­ral con­tra el per­so­nal de su juz­ga­do.

A par­tir de su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca den­tro del Jus­ti­cia­lis­mo de Ave­lla­na­da, Car­zo­glio fue di­rec­tor del Ce­men­te­rio Mu­ni­ci­pal de Ave­lla­ne­da, du­ran­te el úl­ti­mo de los cua­tro man­da­tos de Bal­do­me­ro Ál­va­rez de oli­vei­ra co­mo in­ten­den­te. Fue él quien im­pul­só su nom­bra­mien­to co­mo juez de Ga­ran­tías pa­ra el Po­lo Ju­di­cial que de­bía ins­ta­lar­se en Ave­lla­ne­da. En­tre 2006 y 2007, has­ta que co­men­zó a fun­cio­nar ese or­ga­nis­mo, Car­zo­glio fue un juez de­sig­na­do, pe­ro no po­día ejer­cer por­que no exis­tía el des­pa­cho. Du­ran­te ese pe­río­do, Car­zo­glio se pre­sen­tó pa­ra desem­pe­ñar­se co­mo pro­se­cre­ta­rio le­tra­do en una fis­ca­lía de Lo­mas de Za­mo­ra. Por en­ton­ces, Eduar­do Alon­so se desem­pe­ña­ba co­mo fis­cal ge­ne­ral de ese de­par­ta­men­to ju­di­cial. Se­gún un ex­fun­cio­na­rio que se desem­pe­ña­ba en esa épo­ca en los Tri­bu­na­les de Lo­mas de Za­mo­ra, Car­zo­glio no pu­do ju­rar co­mo pro­se­cre­ta­rio le­tra­do por­que no pre­sen­tó los re­qui­si­tos exi­gi­dos. Pu­do tra­ba­jar en una de­pen­den­cia del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, pe­ro sin se­llo ni fir­ma ha­bi­li­ta­da.

otra de las cau­sas pe­na­les fue la de­nun­cia del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­bi­do a que ha­bría de­cla­ra­do la inconstitucionalidad de los sor­teos de las cau­sas. Así se hi­zo car­go de la ma­yo­ría de los am­pa­ros que se pre­sen­ta­ron con­tra la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ave­lla­ne­da. A pe­sar de to­do, Car­zo­glio si­gue sien­do juez.

Luis Car­zo­gLio juez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.