Me­nem reavi­vó el de­ba­te por los pla­zos ju­di­cia­les

La Cá­ma­ra de Ca­sa­ción se pro­nun­ció en for­ma opues­ta en las cau­sas de ar­mas y de so­bre­suel­dos

La Nacion - - Política - Paz Ro­drí­guez Niell

Ri­car­do Lo­ren­zet­ti or­ga­ni­zó el J-20, la cum­bre de jue­ces de los paí­ses del G-20, cuan­do no po­día ima­gi­nar que no iba a ser él quien lo en­ca­be­za­ra. Es­ta con­fe­ren­cia de cor­tes su­pre­mas, des­ti­na­da a ser to­do di­plo­ma­cia y cor­dia­li­dad, se­rá re­cor­da­da, al me­nos en la in­ter­na ar­gen­ti­na, por la pe­lea que hi­cie­ron pú­bli­ca ese mis­mo día Lo­ren­zet­ti y su su­ce­sor al fren­te de la pre­si­den­cia de la Cor­te, Car­los Ro­sen­krantz. Sin em­bar­go los dos hom­bres fue­ron dis­cre­tos. Mien­tras in­ter­cam­bia­ban es­cri­tos con acu­sa­cio­nes la­pi­da­rias so­bre el tras­pa­so del po­der en el al­to tri­bu­nal, son­reían jun­tos pa­ra las fo­tos de aper­tu­ra de la cum­bre.

Al mar­gen de la mi­ra­da ge­ne­ral, otros dos jue­ces en ten­sión tam­bién se re­en­con­tra­ban en ese sa­lón. La ca­ma­ris­ta de Ca­sa­ción Li­lia­na Ca­tuc­ci ha­bía coin­ci­di­do en la en­tra­da con su co­le­ga Ma­riano Bo­rinsky y lle­ga­ron jun­tos a las si­llas asig­na­das al má­xi­mo tri­bu­nal pe­nal. Juan Car­los Ge­mig­na­ni, com­pa­ñe­ro de am­bos que ya es­ta­ba allí, re­ci­bió a Bo­rinsky con un apre­tón de ma­nos Con Ca­tuc­ci no se sa­lu­dó. La hos­ti­li­dad fue tan evi­den­te que sor­pren­dió in­clu­so a jue­ces des­pre­ve­ni­dos que vie­ron la es­ce­na.

Cin­co días an­tes, Ca­tuc­ci ha­bía fir­ma­do el fa­llo que ab­sol­vió al ex­pre­si­den­te Car­los Me­nem en la cau­sa ar­mas. Di­jo en su vo­to que, a pe­sar de que Me­nem lle­ga­ba con­de­na­do, se ha­bía ven­ci­do el “pla­zo ra­zo­na­ble” de la Jus­ti­cia pa­ra de­fi­nir su des­tino y que eso su­ce­dió por “la­men­ta­bles fa­llas” so­lo atri­bui­bles a los “ope­ra­do­res ju­di­cia­les”.

Cri­ti­có es­pe­cial­men­te el rol de los ca­ma­ris­tas de Ca­sa­ción que ha­bían con­de­na­do a Me­nem. Ge­mig­na­ni fue uno de ellos y es el úni­co que si­gue en el tri­bu­nal. Ca­tuc­ci di­jo que con­de­na­ron por he­chos nun­ca pro­ba­dos y que el fa­llo, con­tra­dic­to­rio, ha­bía si­do el me­ro “re­sul­ta­do de la vo­lun­tad del juz­ga­dor”.

Me­nem em­pe­za­ba a abrir así una grie­ta que es­ta se­ma­na su­mó nue­vos ac­to­res en la Ca­sa­ción.

El vier­nes pa­sa­do el tri­bu­nal se pro­nun­ció otra vez so­bre el “pla­zo ra­zo­na­ble”. Una vez más, en una cau­sa de Me­nem, pe­ro aho­ra con­fir­mán­do­le la con­de­na por so­bre­suel­dos. Vo­ta­ron por ra­ti­fi­car la pe­na con­tra el ex­pre­si­den­te las jue­zas Án­ge­la Le­des­ma y Ana Ma­ría Fi­gue­roa. Eduar­do Rig­gi, que una se­ma­na an­tes ha­bía for­ma­do la ma­yo­ría con Ca­tuc­ci, es­ta vez que­dó en so­le­dad con su vo­to por la ab­so­lu­ción.

“In­creí­ble”, se son­reía otro juez del tri­bu­nal. Es que Le­des­ma fue siem­pre la pre­cur­so­ra de la apli­ca­ción de la ga­ran­tía del “pla­zo ra­zo­na­ble” en la Ca­sa­ción. Y, en cam­bio, na­die se hu­bie­ra atre­vi­do ja­más a ubi­car co­mo el ala ga­ran­tis­ta de la cá­ma­ra a Rig­gi y a Ca­tuc­ci.

Con es­te es­ce­na­rio, en cuan­to a lo ju­rí­di­co, ¿cuál es hoy el cri­te­rio del má­xi­mo tri­bu­nal pe­nal pa­ra eva­luar la va­li­dez de las vie­jas cau­sas de co­rrup­ción? No lo hay. o hay de­ma­sia­dos. So­bre to­do por­que otra sa­la de la Ca­sa­ción di­jo, ha­ce me­nos de dos me­ses, que las cau­sas de co­rrup­ción son im­pres­crip­ti­bles. Es­ta pos­tu­ra, sos­te­ni­da por Ge­mig­na­ni y Gus­ta­vo Hor­nos, que no es ma­yo­ri­ta­ria, fue la que re­abrió la cau­sa IBM-DGI.

En me­dio de es­tos dos ex­tre­mos, la ley tie­ne un ins­ti­tu­to que re­gu­la ex­pre­sa­men­te có­mo jue­ga el pa­so del tiem­po en el pro­ce­so pe­nal: la pres­crip­ción. Pre­vé in­clu­so que pa­ra los fun­cio­na­rios el cómpu­to de la pres­crip­ción se sus­pen­da mien­tras si­gan desem­pe­ñan­do un car­go pú­bli­co. Pe­ro la ga­ran­tía del pla­zo ra­zo­na­ble se fun­da en nor­mas in­ter­na­cio­na­les que es­tán por en­ci­ma del Có­di­go Pe­nal. Por otro la­do, quie­nes sos­tie­nen la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los de­li­tos de co­rrup­ción afir­man, tam­bién, que sur­ge de la Cons­ti­tu­ción.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que la Ca­sa­ción es el tri­bu­nal que de­be­ría uni­fi­car ju­ris­pru­den­cia. ¿Y en­ton­ces qué pa­sa? Hay un me­ca­nis­mo pre­vis­to pa­ra con­se­guir esa uni­fi­ca­ción: que se reúnan los 13 ca­ma­ris­tas, ha­gan un ple­na­rio y fi­jen el cri­te­rio a apli­car. Ha­ce años que eso no ocu­rre. El úl­ti­mo que se re­cuer­da en Co­mo­do­ro Py fue “Díaz Bes­so­ne” (so­bre pri­sión pre­ven­ti­va), de 2008.

“Se em­pie­za a ha­blar de la po­si­bi­li­dad de un ple­na­rio. Acá es­tá ju­gan­do el Go­bierno”, di­jo a la na­cion un ma­gis­tra­do que es­pe­cu­la con la po­si­bi­li­dad de que el ple­na­rio se con­vo­que pa­ra re­vo­car la con­de­na de Me­nem en so­bre­suel­dos y pien­sa que el ofi­cia­lis­mo pue­de es­tar in­tere­sa­do en que eso pase.

No es el úni­co que ad­ju­di­ca a in­tere­ses po­lí­ti­cos los vo­tos fa­vo­ra­bles a Me­nem, una lec­tu­ra que in­cen­ti­vó Eli­sa Ca­rrió, que en su ofen­si­va con­tra el mi­nis­tro Ger­mán Ga­ra­vano sos­tu­vo que lo que di­jo so­bre Cris­ti­na Kirch­ner (que “nun­ca es bueno pa­ra un país que un ex­pre­si­den­te es­té de­te­ni­do”) es­ta­ba pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra “la im­pu­ni­dad de Me­nem en la cá­ma­ra de Ca­sa­ción”.

En el tri­bu­nal no ig­no­ran, ade­más, el po­der que es­tá con­so­li­dan­do el ofi­cia­lis­mo en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, don­de a fin de año ten­drá los vo­tos que le per­mi­ti­rán, con po­co es­fuer­zo, con­se­guir las ma­yo­rías ne­ce­sa­rias pa­ra abrir jui­cios po­lí­ti­cos a jue­ces.

To­do es­to su­ce­de cuan­do la Ca­sa­ción se es­tá reaco­mo­dan­do –asu­mie­ron tres ca­ma­ris­tas nue­vos y lle­ga­rá uno más– y las fric­cio­nes son in­clu­so por el es­pa­cio fí­si­co: to­dos de­ben en­trar en el pri­mer pi­so de Co­mo­do­ro Py, don­de no abun­da el lu­gar. Ade­más, se ave­ci­na otro mo­ti­vo de ten­sión: el mes que vie­ne la Cá­ma­ra de­be re­no­var sus au­to­ri­da­des.

Ar­chi­vo

ro­sat­ti, Ma­que­da y ro­sen­krantz, en la cum­bre ju­di­cial in­ter­na­cio­nal j-20

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.