¿Qué de­re­chos tie­nen los peo­res cri­mi­na­les?

La Nacion - - Política - Jo­sé Mi­guel Vi­van­co y Juan Pap­pier Jo­sé Mi­guel Vi­van­co es di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch. Juan Pap­pier es abo­ga­do de la Di­vi­sión de las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch

Se afian­za en la re­gión el de­ba­te so­bre el ac­ce­so a be­ne­fi­cios pro­ce­sa­les de los pre­sos por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad

Ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia nues­tras au­to­ri­da­des se ven en­fren­ta­das a preguntas di­fí­ci­les so­bre la Jus­ti­cia y los de­re­chos de los con­de­na­dos por los peo­res de­li­tos: ¿Los res­pon­sa­bles por las más gra­ves vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos de­be­rían ac­ce­der a la li­ber­tad con­di­cio­nal tal co­mo el res­to de los re­clu­sos? ¿De­be­rían per­ma­ne­cer en pri­sión, in­clu­so, si pa­de­cen gra­ves en­fer­me­da­des?

El de­ba­te se ha da­do re­cien­te­men­te con mu­cha fuer­za en Pe­rú. A fi­nes del año pa­sa­do, el en­ton­ces pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki con­ce­dió un “in­dul­to hu­ma­ni­ta­rio” al ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, quien cum­plía una pe­na de 25 años de cár­cel por eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les, se­cues­tros y des­apa­ri­cio­nes for­za­das. Kucyzns­ki sos­tu­vo que la li­be­ra­ción se con­ce­día pa­ra pro­te­ger la sa­lud de Fu­ji­mo­ri. Lo cier­to es que se tra­tó de una transac­ción po­lí­ti­ca pa­ra evi­tar la des­ti­tu­ción de Kucyzns­ki.

Ho­ras des­pués del in­dul­to, el abo­ga­do de Abi­mael Guz­mán, lí­der de Sen­de­ro Lu­mi­no­so –or­ga­ni­za­ción que du­ran­te dé­ca­das ate­rro­ri­zó a los pe­rua­nos–, pi­dió que tam­bién li­be­ra­ran a su clien­te. Y ha­ce po­cos días, un ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma re­vo­có el in­dul­to a Fu­ji­mo­ri por con­si­de­rar que vio­la­ba los de­re­chos de las víc­ti­mas.

El de­ba­te tam­bién se da, aun­que de for­ma so­te­rra­da, ha­ce al­gu­nos años en la Ar­gen­ti­na y Chi­le, don­de en­ve­je­cen en pri­sión mi­li­ta­res con­de­na­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos du­ran­te las bru­ta­les dic­ta­du­ras de la dé­ca­da de 1970.

En la Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les in­di­can que 117 per­so­nas ma­yo­res de 70 años es­tán pre­sas –la ma­yo­ría en pri­sión pre­ven­ti­va– por cau­sas pe­na­les vin­cu­la­das con atro­ci­da­des de la dic­ta­du­ra. El Có­di­go Pe­nal ar­gen­tino fa­cul­ta a los jue­ces a con- ce­der la de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria a que quie­nes su­peren esa edad.

En Chi­le, el de­ba­te se re­abrió a fi­nes de ju­lio cuan­do la Cor­te Su­pre­ma otor­gó la li­ber­tad con­di­cio­nal a cin­co agen­tes de se­gu­ri­dad con­de­na­dos por gra­ves abu­sos co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet. La Cor­te con­si­de­ró que los de­te­ni­dos ca­li­fi­ca­ban pa­ra la li­ber­tad con­di­cio­nal se­gún la le­gis­la­ción vi­gen­te, que in­clu­ye ha­ber cum­pli­do, al me­nos, la mi­tad de la con­de­na. Pa­ra mu­chos, esa de­ci­sión bur­la­ba los de­re­chos de las víc­ti­mas. Un gru­po de par­la­men­ta­rios in­ten­tó des­ti­tuir a los tres jue­ces de la Cor­te que fa­lla­ron a fa­vor de la li­ber­tad con­di­cio­nal.

Al mar­gen de las con­si­de­ra­cio­nes fác­ti­cas y ju­rí­di­cas de ca­da ca­so, la dis­cu­sión po­ne de ma­ni­fies­to va­lo­res uni­ver­sa­les que son fun­da­men­ta­les pa­ra la pro­tec­ción y vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos en cual­quier so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca.

Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de víc­ti­mas exi­gen el cum­pli­mien­to pleno de la pe­na y se opo­nen a la li­be­ra­ción de vio­la­do­res de de­re­chos hu­ma­nos. Lo cier­to es que, con arre­glo al de­re­cho in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do dos de los tra­ta­dos más im­por­tan­tes en la ma­te­ria, los Es­ta­dos tie­nen la obli­ga­ción ju­rí­di­ca de ga­ran­ti­zar que las pe­nas por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos sean pro­por­cio­na­les a la gra­ve­dad de los abu­sos.

Por otra par­te, al­gu­nos sos­tie­nen que ne­gar la li­be­ra­ción a un vio­la­dor de de­re­chos hu­ma­nos –cuan­do a un cri­mi­nal co­mún se le con­ce­de– vio­la la igual­dad an­te la ley. En efec­to, to­dos los re­clu­sos, in­clui­dos los res­pon­sa­bles por las más gra­ves atro­ci­da­des, me­re­cen un tra­to jus­to y digno du­ran­te su de­ten­ción, in­clu­yen­do la po­si­bi­li­dad de ser li­be­ra­dos cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo ame­ri­tan y, en par­ti­cu­lar, si pa­de­cen en­fer­me­da­des gra­ves.

Pa­ra abor­dar es­tos di­fí­ci­les ca­sos es pre­ci­so en­con­trar un equi­li­brio en­tre los va­lo­res ju­rí­di­cos en pug­na. Los jue­ces y le­gis­la­do­res de­ben ga­ran­ti­zar una Jus­ti­cia ge­nui­na por los más gra­ves abu­sos. Pe­ro, por otra par­te, una en­fer­me­dad gra­ve pue­de trans­for­mar la pri­sión en un au­tén­ti­co cal­va­rio, in­digno y cruel pa­ra cual­quier per­so­na.

Los con­de­na­dos por crí­me­nes atro­ces de­ben be­ne­fi­ciar­se de las nor­mas so­bre li­ber­tad con­di­cio­nal que se apli­quen a los de­más pre­sos, siem­pre que la Jus­ti­cia que se im­par­ta sea, en úl­ti­ma ins­tan­cia, pro­por­cio­nal a la gra­ve­dad de los de­li­tos. Ade­más, co­mo lo re­co­no­ció la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos al exa­mi­nar el in­dul­to a Fu­ji­mo­ri, los con­de­na­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad que su­fran en­fer­me­da­des gra­ves pue­den ac­ce­der a be­ne­fi­cios que sean es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger su sa­lud, siem­pre y cuan­do es­tén su­je­tos a un con­trol ju­di­cial.

Asi­mis­mo, los le­gis­la­do­res y jue­ces pue­den to­mar en cuen­ta la de­ci­sión de un pre­so de con­fe­sar un de­li­to, coope­rar con la Jus­ti­cia o pe­dir per­dón al mo­men­to de re­gu­lar la li­ber­tad con­di­cio­nal o de­ci­dir so­bre ella. Sin em­bar­go, ello no pue­de ser una exi­gen­cia adi­cio­nal cuan­do la sa­lud del de­te­ni­do es­té en ries­go. De lo con­tra­rio, po­dría­mos es­tar an­te un tra­to cruel e in­hu­mano.

Hay que se­guir ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra que las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ob­ten­gan la Jus­ti­cia ge­nui­na que me­re­cen. Pe­ro la Jus­ti­cia po­co tie­ne que ver con la exi­gen­cia de que los cri­mi­na­les de­ban mo­rir en pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.