Par­kour, la dis­ci­pli­na ur­ba­na que cre­ce y an­he­la ser olímpica

Por las cla­ses de ini­cia­ción que se dic­tan en el Par­que Ur­bano ya pa­sa­ron más de 1000 chi­cos

La Nacion - - Buenos Aires - Mau­ri­cio Giam­bar­to­lo­mei

Los tra­za­do­res mar­can el ca­mino en­tre cu­bos de ma­de­ra, col­cho­ne­tas, co­nos y otros obs­tácu­los. Mues­tran las di­fi­cul­ta­des, ex­pli­can cuá­les son los mo­vi­mien­tos más apro­pia­dos pa­ra su­pe­rar ca­da una. Lue­go lanzan la aren­ga fi­nal pa­ra que el gru­po tra­te de imi­tar­los de la me­jor ma­ne­ra. “La úni­ca preo­cu­pa­ción que ten­go es que si me cai­go mien­tras ha­go par­kour me pe­go con­tra el ce­men­to, no con­tra el agua”, bro­mea Ri­car­do Loo­se, del equi­po de ca­no­ta­je de En­se­na­da que par­ti­ci­pó, jun­to a otros com­pa­ñe­ros, de una de las cla­ses de ini­cia­ción de es­ta ac­ti­vi­dad que se rea­li­za en el Par­que Ur­bano de Puer­to Ma­de­ro.

La ac­ti­vi­dad, crea­da en Fran­cia ha­ce más de 25 años, for­ma par­te de la agen­da re­crea­ti­va de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud 2018, fue­ra de la com­pe­ten­cia ofi­cial, mien­tras in­ten­ta tran­si­tar un ca­mino que la de­po­si­te en los Jue­gos Olím­pi­cos con­ven­cio­na­les, qui­zá de Pa­rís 2024.

Pa­ra prac­ti­car­lo y su­pe­rar los obs­tácu­los urbanos se de­be usar el cuer­po y em­plear to­da la po­ten­cia y ca­pa­ci­dad fí­si­ca. Eso no fue pro­ble­ma pa­ra una ni­ña de tres años que cuan­do in­gre­só al sec­tor (de­no­mi­na­do spot) don­de se dic­ta­ban las cla­ses so­lo re­pe­tía una pa­la­bra: par­kour, par­kour, par­kour. Tam­po­co pa­ra el hom­bre de 44 años que acer­có a su hi­jo y ter­mi­nó a los sal­tos y re­vol­co­nes en­tre el ce­men­to y las col­cho­ne­tas.

“En to­da la se­ma­na re­ci­bi­mos más de 1100 chi­cos de di­fe­ren­tes es­cue­las, y tam­bién asis­ten­tes al Par­que Ur­bano que qui­sie­ron co­no­cer la ac­ti­vi­dad. El es­pa­cio es­tu­vo lleno, to­dos sal­tan­do al mis­mo tiem­po. Ha­bía co­la pa­ra en­trar. No im­por­ta la edad si se tie­ne en cuen­ta las li­mi­ta­cio­nes de ca­da uno; to­dos pue­den apren­der”, suel­ta Juan Cruz Pé­rez, de 20 años, ro­sa­rino y re­si­den­te en la ciu­dad, don­de se ra- di­có pa­ra “po­der vi­vir del par­kour”.

Se­bas­tian Fou­car y Da­vid Be­lle, dos fran­ce­ses de Lis­ses (Fran­cia) fue­ron los pri­me­ros tra­ceurs, o tra­za­do­res, co­mo se de­no­mi­na a quie­nes prac­ti­can par­kour, ac­ti­vi­dad que se hi­zo po­pu­lar a par­tir de los años 90 cuan­do la dis­ci­pli­na lle­gó a va­rias pe­lí­cu­las de ci­ne, co­mo Ya­ma­ka­si, es­cri­ta por Luc Bes­son. En la ciu­dad la se­mi­lla ger­mi­nó ha­ce unos diez años en el Par­que Cha­ca­bu­co –de ese mis­mo ba­rrio– don­de co­men­za­ron a re­unir­se los pri­me­ros en­tu­sias­tas des­pués de ver va­rios vi­deos y tu­to­ria­les en YouTu­be. Lue­go se tras­la­dó a otras ciu­da­des del país.

“Fui­mos au­to­di­dac­tas, pe­ro con el tiem­po nos ca­pa­ci­ta­mos de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, por ejem­plo, con cur­sos de pre­pa­ra­ción fí­si­ca. Aho­ra so­mos co­mo los pro­fes que tra­ta­mos de trans­mi­tir los va­lo­res de es­ta ac­ti­vi­dad que va más allá de lo fí­si­co: la au­to­su­pera­ción y el cui­da­do del otro y de uno mis­mo”, cuen­ta Juan ig­na­cio Fer­nán­dez Lo­leo, o Rab­bit, co­mo le co­no­cen en el cir­cui­to tra­ceurs.

Par­que Le­za­ma, Pla­za Boe­do, las fa­cul­ta­des de De­re­cho e in­ge­nie­ría son al­gu­nos de los si­tios por­te­ños don­de se ha­cen las RT, o Reunio­nes de Tra­za­do­res, que pue­den con­gre­gar has­ta 500 per­so­nas. Ade­más, to­dos los miér­co­les un gru­po de 20 per­so­nas o más sue­le re­unir­se en dis­tin­tos pun­tos de par­ti­da pa­ra atra­ve­sar la ciu­dad y sus obs­tácu­los y, de esa for­ma, en­tre­nar.

Las cla­ses de ini­cia­ción en el Par­que Ur­bano es­tán a car­go de los tra­za­do­res, ama­teurs y pro­fe­sio­na­les, que com­par­ten las no­cio­nes bá­si­cas pa­ra in­tro­du­cir­se a la dis­ci­pli­na. Lo ha­cen, por ejem­plo, con el gru­po de En­se­na­da, que pri­me­ro se reúne en una ron­da pa­ra ca­len­tar los múscu­los des­pla­zán­do­se en cu­cli­llas al­re­de­dor del círcu­lo. Lue­go, en pa­re­jas y con el acom­pa­ña­mien­to de un pro­fe­sor, avan­zan en el re­co­rri­do.

“Co­no­cía­mos el par­kour, pe­ro no sa­bía­mos que po­día­mos en­con­trar­lo acá. Fue una sor­pre­sa; me pa­re­ció muy in­tere­san­te y dan ga­nas de se­guir prac­ti­cán­do­lo”, di­ce Pa­tri­cio ig­no­mi­re­lio. A su la­do la pe­que­ña Lu­cía Das­kus asien­te, y agre­ga: “Pre­fie­ro el ca­no­ta­je, pe­ro me di­vir­tió mu­cho lo que hi­ci­mos acá”.

Se cal­cu­la que en to­da la Ar­gen­ti­na hay en­tre 6000 y 7000 per­so­nas que prac­ti­can par­kour, pe­ro son muy po­cas las que pue­den ob­te­ner un ré­di­to eco­nó­mi­co o, co­mo sue­ñan mu­chos, vi­vir del par­kour. “Es­toy to­do el día a los sal­tos, em­pe­cé a pa­gar­me el al­qui­ler así, con cla­ses en un gim­na­sio, con ex­hi­bi­cio­nes o ta­lle­res por­que ca­da vez hay más in­tere­sa­dos en es­to”, di­ce is­mael Garay, oriun­do de Bahía Blan­ca. “La gen­te se da cuen­ta de que el par­kour no tie­ne fron­te­ras, que com­bi­na en­tre­na­mien­tos de dis­tin­tos de­por­tes y se adap­tan a sus po­si­bi­li­da­des”, agre­ga.

Ser fuer­te pa­ra ser útil, es el le­ma de la dis­ci­pli­na que se abre ca­mino en la ciu­dad con tra­za­do­res que in­ten­tan pro­mo­ver la cul­tu­ra y los fun­da­men­tos téc­ni­cos y de­por­ti­vos. Sin una agru­pa­ción que lo con­ten­ga, la Fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal de Gim­na­sia co­bi­jó al par­kour y lo re­co­no­ció co­mo la sép­ti­ma ra­ma de la gim­na­sia. Así las fe­de­ra­cio­nes de ca­da país fue­ron ha­bi­li­ta­das pa­ra in­cluir­lo en las agen­das de­por­ti­vas del año. “Es un gran desafío el que te­ne­mos por de­lan­te”, ad­mi­te Mi­cae­la Bouno, quien com­pi­te a ni­vel pro­fe­sio­nal fue­ra del país. “El año pró­xi­mo es­ta­ría­mos en con­di­cio­nes de or­ga­ni­zar un cam­peo­na­to ar­gen­tino y otro sud­ame­ri­cano pa­ra co­men­zar a dar­le ba­se a las com­pe­ten­cias cla­si­fi­ca­to­rias pa­ra los Jue­gos”, ade­lan­ta.

To­da­vía que­da un lar­go ca­mino pa­ra que el par­kour sea con­si­de­ra­do un de­por­te olím­pi­co. Mien­tras tan­to, se­gui­rá prac­ti­cán­do­se en los par­ques y pla­zas de to­do el país. Qui­zás con al­guno de los que pa­sa­ron por el Par­que Ur­bano.

San­tia­go fi­li­puz­zi

Pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción en el Par­que Ur­bano, de Puer­to Ma­de­ro, hu­bo col­cho­ne­tas en vez de obs­tácu­los de ce­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.