Ba­ro­lo. El pa­la­cio que se so­ñó pa­ra al­ber­gar los res­tos de Dan­te

Ins­pi­ra­do en la Di­vi­na Co­me­dia, el edi­fi­cio de Ave­ni­da de Ma­yo al 1300 fue pro­yec­ta­do en 1919 por un pro­duc­tor agro­pe­cua­rio pia­mon­tés; se pue­de vi­si­tar de lu­nes a sá­ba­dos, de 9 a 20

La Nacion - - Buenos Aires - Lu­cas Pa­re­ra

Luis Ba­ro­lo era un exi­to­so pro­duc­tor agro­pe­cua­rio pia­mon­tés. Lle­gó a la Ar­gen­ti­na a fi­nes del si­glo XIX y rá­pi­da­men­te se con­so­li­dó co­mo em­pre­sa­rio. Fue pio­ne­ro en traer má­qui­nas pa­ra hi­lar al­go­dón, ins­ta­ló las pri­me­ras hi­lan­de­rías de la­na del país y ex­pan­dió sus ne­go­cios con plan­ta­cio­nes en el Cha­co. Pe­ro una idea en su ca­be­za, muy ale­ja­da del mun­do de los ne­go­cios, lo per­tur­ba­ba. Eu­ro­pa vi­vía mo­men­tos de cri­sis. Las gue­rras be­ne­fi­cia­ban en par­te a paí­ses agrí­co­las co­mo la Ar­gen­ti­na, pe­ro ame­na­za­ban con des­truir el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y cul­tu­ral del Vie­jo Con­ti­nen­te. En par­ti­cu­lar, Ba­ro­lo pen­sa­ba que los res­tos del poe­ta na­cio­nal ita­liano Dan­te Alig­hie­ri, a quien él ad­mi­ra­ba pro­fun­da­men­te, co­rrían pe­li­gro.

En­ton­ces se pro­pu­so al­go au­daz. Jun­to al ar­qui­tec­to mi­la­nés Ma­rio Pa­lan­ti, pro­yec­tó la cons­truc­ción de un edi­fi­cio que sir­vie­ra de mo­ra­da fi­nal pa­ra Dan­te. Es­ta­ría pen­sa­do, des­de la idea ge­ne­ral has­ta el de­ta­lle más mi­núscu­lo, a par­tir de la obra má­xi­ma del poe­ta: la Di­vi­na Co­me­dia.

La cons­truc­ción del Pa­la­cio Ba­ro­lo co­men­zó en 1919. Se inau­gu­ró cua­tro años des­pués, en Ave­ni­da de Ma­yo 1370. Hoy fun­cio­na co­mo edi­fi­cio de ofi­ci­nas: tie­ne 206 lo­ca­les que son ocu­pa­dos por pro­fe­sio­na­les.

Ba­ro­lo no vi­vió pa­ra dis­fru­tar­lo, pe­ro su vi­sión fue lle­va­da a ca­bo a la per­fec­ción. El edi­fi­cio fue, has­ta 1935, el más al­to de Bue­nos Ai­res. De he­cho, mi­de cua­tro ve­ces lo que me­día un edi­fi­cio al­to en la ciu­dad en la dé­ca­da del 20: des­de la plan­ta ba­ja has­ta la pun­ta del fa­ro que co­ro­na el edi­fi­cio hay 100 me­tros, por­que 100 can­tos tie­ne la obra de Dan­te.

To­do el edi­fi­cio tie­ne re­fe­ren­cias a la Di­vi­na Co­me­dia: el Ba­ro­lo es­tá di­vi­di­do en tres par­tes, que co­rres­pon­den a las tres gran­des di­vi­sio­nes del poe­ma: el In­fierno, el Pur­ga­to­rio y el Pa­raí­so. El fa­ro, en tan­to, re­pre­sen­ta al Em­pí­reo, el pun­to más al­to del Cie­lo, la luz di­vi­na, la pre­sen­cia mis­ma de Dios.

El es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co es pe­cu­liar. El edi­fi­cio se pue­de ca­te­go­ri­zar den­tro del mo­vi­mien­to art nou­veau, pe­ro tie­ne de­ta­lles de ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca y neo­rro­mán­ti­ca. Ade­más, fue cons­trui­do con la téc­ni­ca del hor­mi­gón ar­ma­do, un mé­to­do mo­derno. La cú­pu­la es­tá ins­pi­ra­da en el tem­plo Ra­ja­ra­ni Bhu­ba­nesh­var, de la In­dia.

En la plan­ta ba­ja, que re­pre­sen­ta al In­fierno, hay co­lum­nas con de­co­ra­cio­nes en bron­ce de dra­go­nes, ser­pien­tes y cón­do­res. El te­cho es­tá com­pues­to por nue­ve ar­cos, que se co­rres­pon­den con los nue­ve círcu­los del In­fierno. En el pi­so hay arre­glos flo­ra­les de me­tal, que so­lían es­tar ilu­mi­na­dos des­de aden­tro con lu­ces ro­jas.

En el cen­tro de la plan­ta ba­ja se en­cuen­tra la es­cul­tu­ra ti­tu­la­da La ele­va­ción, que sim­bo­li­za el via­je de Dan­te del In­fierno al Pa­raí­so. Era el lu­gar en don­de Ba­ro­lo pen­só que se ins­ta­la­ría el nue­vo mau­so­leo de Dan­te. La es­cul­tu­ra es una ré­pli­ca. La ori­gi­nal, tres ve­ces más gran­de, nun­ca lle­gó al pa­la­cio. Fue ro­ba­da en el puer­to de Mar del Pla­ta.

El már­mol del pi­so, de co­lo­res ver­de, blan­co y ro­jo, co­mo la ban­de­ra ita­lia­na, al igual que el res­to de las de­co­ra­cio­nes, son ori­gi­na­les de 1923. El edi­fi­cio, al ser de­cla­ra­do mo­nu­men­to his­tó­ri­co na­cio­nal en 1997, no pue­de ser mo­di­fi­ca­do.

Cuan­do se lle­ga al pi­so 4, par­te de la sec­ción des­ti­na­da al Pur­ga­to­rio, la de­co­ra­ción cam­bia drás­ti­ca­men­te. Ya no se pue­den ver ani­ma­les. Pe­ro sí hay otras bes­tias. En al­gu­nas co­lum­nas hay arre­glos que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cen flo­ra­les. Pe­ro al acer­car­se y mi­rar­los de fren­te, las flo­res to­man la for­ma de una bo­ca, de un cuerno, de unos ojos. Las es­cul­tu­ras fue­ron crea­das pa­ra fun­cio­nar co­mo un gran test de Rors­chach. Ca­da vi­si­tan­te pue­de ver a su de­mo­nio per­so­nal. Ya en el pi­so 14, el úl­ti­mo del Pur­ga­to­rio, hay más luz na­tu­ral. Y la de­co­ra­ción es mi­ni­ma­lis­ta. Pa­ra lle­gar al Pa­raí­so, sin em­bar­go, fal­tan seis pi­sos, que hay que ha­cer por es­ca­le­ra. A ca­da pa­so la es­ca­le­ra se an­gos­ta. Da la sen­sa­ción de su­bir por una pe­que­ña cue­va.

En el Pa­raí­so hay un her­mo­so mi­ra­dor. Los que no su­fren vér­ti­go pue­den sa­lir a los pe­que­ños bal­co­nes y apre­ciar la ciu­dad a ca­si 100 me­tros de al­tu­ra. Des­pués, se pue­den su­bir los úl­ti­mos dos pi­sos y lle­gar al fa­ro. Es­tu­vo apa­ga­do du­ran­te 70 años, has­ta que fue re­pa­ra­do en 2010. Hoy se en­cien­de a las 22, por 20 mi­nu­tos. Cuan­do se apa­ga, que­dan so­lo las lu­ces de los edi­fi­cios de Bue­nos Ai­res.

Pa­ra agen­dar

El Pa­la­cio Ba­ro­lo se pue­de vi­si­tar de lu­nes a sá­ba­dos, de 9 a 20. Pa­ra tours guia­dos, hay que lla­mar al 5239-0600. Los en­car­ga­dos son los her­ma­nos Thä­ri­gen, bis­nie­tos de Car­los Jo­rio, uno de los pri­me­ros in­qui­li­nos del edi­fi­cio.

Fo­tos de san­tia­go fi­li­puz­zi y die­go spi­va­cow/afv

La vis­ta del Con­gre­so de la Na­ción y la pla­za des­de la ci­ma del Pa­la­cio Ba­ro­lo

Abun­dan las fi­gu­ras de ani­ma­les en bron­ce

La fa­cha­da del úl­ti­mo tra­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.