La lu­cha con­tra la co­rrup­ción apar­tó a ca­si 12.000 agen­tes

“Hoy las de­nun­cias anó­ni­mas se in­ves­ti­gan, no que­dan ca­jo­nea­das”, ase­gu­ró Ri­ton­do

La Nacion - - Seguridad -

Con ca­si 12.000 po­li­cías apar­ta­dos de sus fun­cio­nes y más de 25 su­ma­rios ini­cia­dos des­de el co­mien­zo de la ges­tión de la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, las sos­pe­chas de co­rrup­ción en­tre los uni­for­ma­dos re­pre­sen­tan una de las preo­cu­pa­cio­nes del mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se, Cris­tian Ri­ton­do. “No­so­tros re­ci­bi­mos una fuer­za sin in­ver­sión, sin tec­no­lo­gía, sin res­pal­do po­lí­ti­co en cuan­to a las lu­chas que ha­bía que dar. Sa­bía­mos que ha­bía que sa­car a los co­rrup­tos pa­ra po­der lu­char con­tra los sec­to­res ma­fio­sos, con­tra el de­li­to com­ple­jo y el nar­co­trá­fi­co. Cuan­do a po­cos me­ses de ini­cia­da nues­tra ges­tión fre­na­mos los so­bres con coimas de la De­par­ta­men­tal La Pla­ta mu­chos co­rrup­tos se fue­ron so­los de la fuer­za. En­tre ellos ha­bía al­gu­nos que apa­re­cen aho­ra sos­pe­cha­dos en la ban­da del ex­juez Cé­sar Me­la­zo”, di­jo.

“Hay un da­to sin­to­má­ti­co: cuan­do en­con­tra­mos los so­bres en la De­par­ta­men­tal, el per­so­nal de Asun­tos In­ter­nos es­tu­vo 12 ho­ras con el di­ne­ro se­cues­tra­do, es­pe­ran­do la lle­ga­da de los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les. Tam­po­co nos da­ban los alla­na­mien­tos que pe­día­mos ha­cer. Días des­pués, cuan­do des­cu­bri­mos las ma­nio­bras ile­ga­les con el ser­vi­cio de po­li­cía adi­cio­nal en la co­mi­sa­ría 1ª de La Pla­ta tam­bién nos cos­tó que la Jus­ti­cia acom­pa­ña­ra”, agre­gó Ri­ton­do.

–¿Pu­die­ron avanzar so­bre otros bol­so­nes de co­rrup­ción den­tro de la fuer­za?

–Es evi­den­te que si du­ran­te tan­to tiem­po fun­cio­na­ron fo­cos ma­fio­sos co­mo los de La Sa­la­da o las ex­tor­sio­nes de sin­di­ca­lis­tas co­mo el Pa­ta Me­di­na, o los des­ar­ma­de­ros, los nar­cos o el jue­go clan­des­tino, o in­clu­so los ba­rra­bra­vas, que es­tán vin­cu­la­dos en mu­chos de­li­tos, es por­que la po­li­cía, la Jus­ti­cia y la po­lí­ti­ca es­ta­ban mi­ran­do pa­ra otro la­do o eran cóm­pli­ces. El pro­cu­ra­dor ge­ne­ral bo­nae­ren­se, Ju­lio Con­te Grand, es­tá ha­cien­do un gran tra­ba­jo con los fis­ca­les y sus equi­pos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra re­ve­lar qué hay de­trás de to­do es­to. Por aho­ra lo más gra­ve lo en­con­tra­mos en La Pla­ta: es­pe­ra­mos que sea un sec­tor de La Pla­ta y no en to­da la pro­vin­cia. En La Pla­ta, hoy, los que es­ta­ban vin­cu­la­dos a es­tas ban­das es­tán afue­ra de la fuer­za, exo­ne­ra­dos o pre­sos.

–¿Qué me­di­das es­tán to­man­do pa­ra erra­di­car los “ne­go­cios tur­bios”?

–Mu­chas. Des­de un prin­ci­pio de­ci­di­mos qui­tar­le a la fuer­za el con­trol de cier­tos as­pec­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos tan­to pa­ra que en­fo­quen sus re­cur­sos hu­ma­nos a las ta­reas pro­pia­men­te po­li­cia­les co­mo pa­ra ob­tu­rar lo que his­tó­ri­ca­men­te ha­bían si­do “ca­jas” de re­cau­da­ción ile­gal. Ha­bía un des­ma­ne­jo de ser­vi­cios adi­cio­na­les que se co­bra­ban com­ple­tos, pe­ro se cu­brían con me­nos per­so­nal o con per­so­nal de ser­vi­cio, co­mo en los par­ti­dos de fút­bol. Hoy las ho­ras Po­lad es­tán ban­ca­ri­za­das y las co­bra di­rec­ta­men­te quien las ha­ce, no se las pa­ga el co­mi­sa­rio de su de­pen­den­cia. Lo mis­mo con las Co­res (ho­ras ex­tras), que se re­gu­la­ri­za­ron, con con­trol ho­ra­rio. Es­tá muy ac­ti­vo el Cuer­po de Ins­pec­cio­nes Ope­ra­ti­vas, que en­con­tra­ron re­cien­te­men­te dro­ga es­con­di­da en un cha­le­co an­ti­ba­las de un efec­ti­vo de La Ma­tan­za.

Si a un co­mer­cian­te le quie­ren co­brar un ser­vi­cio “es­pe­cial” de se­gu­ri­dad tie­ne un 0800 pa­ra de­nun­ciar de for­ma anó­ni­ma. Hoy las de­nun­cias anó­ni­mas se in­ves­ti­gan, no que­dan ca­jo­nea­das. Te­ne­mos 93.000 efec­ti­vos. Hi­ci­mos, en me­nos de tres años, 25.000 su­ma­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos por dis­tin­tos ti­pos de irre­gu­la­ri­da­des. Se­pa­ra­mos 12.000 po­li­cías y de ellos 700 es­tán pre­sos por ha­ber co­me­ti­do de­li­tos. Se­gui­mos am­plian­do la obli­ga­to­rie­dad de pre­sen­ta­ción de de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y tam­bién se­gui­mos con los exá­me­nes to­xi­co­ló­gi­cos. So­bre es­to de­bo de­cir que la fuer­za es­tá por de­ba­jo del pro­me­dio de la so­cie­dad en cuan­to a pre­va­len­cia de adic­cio­nes a dro­gas o al­cohol.

–¿El Ope­ra­ti­vo Sol va a afec­tar el plan de sa­tu­ra­ción del co­nur­bano?

–Con au­xi­lio de los in­ten­den­tes, que es­tán com­pro­me­ti­dos y con quie­nes te­ne­mos muy buen diá­lo­go pa­ra tra­ba­jar sin po­li­ti­zar la cues­tión de la se­gu­ri­dad, he­mos lo­gra­do des­ple­gar 12.000 agen­tes pa­ra los ope­ra­ti­vos de pre­ven­ción en el Gran Bue­nos Ai­res. Ese es per­so­nal de la mis­ma zo­na y pa­ra el Ope­ra­ti­vo Sol ya no sa­ca­mos efec­ti­vos del co­nur­bano. In­clu­so hay al­gu­nos pun­tos al­can­za­dos por el ope­ra­ti­vo es­pe­cial de ve­rano, co­mo el pa­seo cos­te­ro nor­te o la zo­na de Quil­mes, don­de ha­brá más per­so­nal que aho­ra.

–¿Hay al­gu­na se­ñal de alar­ma pa­ra fin de año?

–No, por aho­ra no. Tu­vi­mos ha­ce un mes un par de epi­so­dios ex­tra­ños; en un ca­so, una ban­di­ta de sa­quea­do­res de Mar del Pla­ta y, en otro, un he­cho que ha­bía si­do fo­go­nea­do por un exin­ten­den­te del co­nur­bano. No­so­tros di­ji­mos lo que sa­bía­mos y en el ca­so de los po­lí­ti­cos, di­mos nom­bres. Des­pués de eso ya no hu­bo más in­ten­tos de sa­queos. Los mi­nis­tros de Desa­rro­llo So­cial de la Na­ción y de la pro­vin­cia (Ca­ro­li­na Stan­ley y San­tia­go Ló­pez Me­drano), jun­to con la Igle­sia, es­tán ha­cien­do un im­por­tan­te tra­ba­jo de con­ten­ción. La in­for­ma­ción que no­so­tros ma­ne­ja­mos no nos in­di­ca, por el mo­men­to, que se es­té pre­pa­ran­do al­go. Igual­men­te, nos ocu­pa­mos día a día de la cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.