Se­gui­rá en pri­sión uno de los ma­yo­res ase­si­nos

So­lo la se­rie de ho­mi­ci­dios de Ro­ble­do Puch su­pera las cua­tro muer­tes ad­ju­di­ca­das a Cé­sar Ghi­rar­di

La Nacion - - Seguridad - Gus­ta­vo Ca­ra­ba­jal

So­lo Car­los Eduar­do Ro­ble­do Puch co­me­tió más ase­si­na­tos que él. Se tra­ta de Cé­sar Hum­ber­to Ghi­rar­di D’An­ge­lo. Un tri­bu­nal de San Isi­dro con­fir­mó en los úl­ti­mos días la con­de­na a pri­sión per­pe­tua por cua­tro ho­mi­ci­dios co­me­ti­dos en­tre 1996 y 2008, la ma­yo­ría du­ran­te asaltos; igual que el “Án­gel de la muer­te”, con­de­na­do a re­clu­sión per­pe­tua más ac­ce­so­ria por tiem­po in­de­ter­mi­na­do por ser el au­tor de 11 ase­si­na­tos en­tre 1971 y 1972.

Si bien Ghi­rar­di fue con­de­na­do por cua­tro ase­si­na­tos, la Jus­ti­cia sos­pe­cha que ha­bría co­me­ti­do otros cua­tro ho­mi­ci­dios, aun­que no se pu­do pro­bar su res­pon­sa­bi­li­dad en esos he­chos.

En el fa­llo dic­ta­do por un Tri­bu­nal Oral de San Isi­dro se re­cha­zó el pe­di­do de ex­car­ce­la­ción so­li­ci­ta­do por la de­fen­sa del múl­ti­ple ho­mi­ci­da, quien pe­di­do su li­ber­tad por el su­pues­to ago­ta­mien­to de la pe­na.

Se­gún cons­ta en la re­so­lu­ción ju­di­cial, los jue­ces de­ne­ga­ron el plan­teo de la de­fen­sa y, ade­más, uni­fi­ca­ron to­das las con­de­nas por los cua­tro ho­mi­ci­dios, en los que se pu­do pro­bar la au­to­ría de Ghi­rar­di.

La sen­ten­cia ex­pu­so la vi­da desa­rro­lla­da a san­gre y fue­go por es­te de­lin­cuen­te que, en tres de los ase­si­na­tos tu­vo un mó­vil eco­nó­mi­co pa- ra ma­tar y en el cuar­to, ase­si­nó por ven­gan­za a un pre­so, com­pa­ñe­ro de pa­be­llón en el pe­nal de Flo­ren­cio Va­re­la.

El úl­ti­mo de los ho­mi­ci­dios de Ghi­rar­di ocu­rrió a prin­ci­pios de ju­nio de 2008, seis días des­pués de aban­do­nar la men­cio­na­da cár­cel. Fue du­ran­te un asal­to a dos cus­to­dios de una em­pre­sa de se­gu­ri­dad que lle­va­ban el di­ne­ro pa­ra pa­gar a los vi­gi­la­do­res de ba­rrios cerrados de la zo­na nor­te. Se­gún cons­ta en el la sen­ten­cia dic­ta­da por los jue­ces del Tri­bu­nal Oral n° 7, de San Isi­dro, Ghi­rar­di y su cóm­pli­ce ase­si­na­ron al cus­to­dio Ser­gio Con­ti pa­ra ro­bar $86.000.

“Ghi­rar­di fue el au­tor de los dis­pa­ros que ma­ta­ron a un cus­to­dio e hi­rie­ron a otro. Se tra­tó de una ac­ción atroz, des­pro­por­cio­na­da e irra­cio­nal con el fin de con­su­mar y ase­gu­rar el ro­bo del di­ne­ro”, ex­pre­sa­ron los jue­ces Mó­ni­ca Ti­sa­to, Ma­ría Cohe­lo y Eduar­do La­ve­nia en los fun­da­men­tos de la re­so­lu­ción.

Ghi­rar­di ha­bía sa­li­do de la cár­cel a pe­sar que te­nía con­de­nas por otros tres ho­mi­ci­dios. Un tri­bu­nal oral de Quil­mes le ha­bía im­pues­to una pe­na de 15 años de pri­sión por ha­ber ma­ta­do a Víc­tor So­te­lo Ga­vi­lán du­ran­te una pe­lea en el pe­nal. Mien­tras que la Sa­la I de la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes y Ga­ran­tías de La Ma­tan­za lo ha­bía con­de­na­do a 22 años de cár­cel por los ase­si­na­tos de Fa­bián Brain y Fer­nan­do Diá­cono, co­me­ti­dos, en no­viem­bre de 1996, du­ran­te un asal­to en Ra­mos Me­jía. Por es­te he­cho, un tri­bu­nal de La Ma­tan­za lo con­de­nó el 22 de agos­to de 2002 a 20 años de pri­sión. Aun­que, en 2007, la Sa­la III de la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción Pe­nal bo­nae­ren­se le re­du­jo la sen­ten­cia a 18 años de cár­cel.

En ese mo­men­to, Ghi­rar­di fue be­ne­fi­cia­do por la ley de­no­mi­na­da del dos por uno, que compu­taba co­mo do­ble ca­da día que ha­bía pa­sa­do de­te­ni­do sin que las sen­ten­cias en su con­tra es­tu­vie­ran fir­mes.

En 2008, seis días des­pués de sa­lir de la cár­cel de Flo­ren­cio Va­re­la, Ghi­rar­di vol­vió a ma­tar.

Dos años des­pués, el Tri­bu­nal Oral n° 7, de San Isi­dro, lo con­de­nó por el ase­si­na­to del cus­to­dio y le impuso una pe­na más gra­ve: pri­sión per­pe­tua. La du­re­za de las pe­nas que los di­ver­sos tri­bu­na­les le im­pu­sie­ron a Ghi­rar­di, no re­sul­tó un obs­tácu­lo pa­ra que, en 2016, ape­nas seis años des­pués de la úl­ti­ma sen­ten­cia, un juez de Eje­cu­ción pe­nal, de San Isi­dro le con­ce­die­ra el be­ne­fi­cio de la li­ber­tad con­di­cio­nal. Un año des­pués, Ghi­rar­di fue de­te­ni­do por ro­bo y fue con­de­na­do a cua­tro años de pri­sión. Esa sen­ten­cia que­dó fir­me y fue uni­fi­ca­da con las con­de­nas por los cua­tro ho­mi­ci­dios. Los jue­ces es­ta­ble­cie­ron que Ghi­rar­di no po­dría re­cu­pe­rar la li­ber­tad has­ta den­tro de quin­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.