Tra­bas adua­ne­ras

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Soy pro­fe­sor de ci­ru­gía ve­te­ri­na­ria de la que­ri­da uni­ver­si­dad pú­bli­ca, con 32 años de an­ti­güe­dad, y ejer­zo la pro­fe­sión en for­ma pri­va­da, en Tan­dil. co­mo la tec­no­lo­gía y las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas avan­zan, siem­pre en­fo­ca­das al bie­nes­tar ani­mal, te­ne­mos que ac­tua­li­zar­nos y uti­li­zar ele­men­tos que an­tes no te­nía­mos dis­po­ni­bles, que ayu­dan a me­jo­rar los re­sul­ta­dos. Por ello, y por con­tac­to de un co­le­ga que com­pra­ba ins­tru­men­tal en una fá­bri­ca de Pa­kis­tán, lue­go de ase­so­rar­me por in­ter­net cuá­les eran las pau­tas a se­guir pa­ra in­gre­sar ele­men­tos del ex­te­rior, reali­cé el pe­di­do. El en­vío lle­gó por co­rreo ar­gen­tino a la adua­na de Mar del Pla­ta. Fui a bus­car­lo y cuan­do abrie­ron el pa­que­te de­lan­te de mí, un empleado le pre­gun­tó a un su­pe­rior si po­día en­tre­gar la mer­ca­de­ría, an­te lo cual, y sin si­quie­ra mi­rar de qué se tra­ta­ba, el hom­bre res­pon­dió: “Que vuel­va a ori­gen por­que es­to es pa­ra co­mer­cia­li­zar y so­lo pue­de re­ti­rar­lo un im­por­ta­dor”. in­sis­tí en de­cir­le que lo com­pra­do, to­do le­gal­men­te, era pa­ra tra­ba­jar (ope­rar) y en­se­ñar a los alum­nos. To­das las ex­pli­ca­cio­nes fue­ron en vano. El fun­cio­na­rio me tra­tó co­mo si fue­ra el ma­yor tra­fi­can­te del país.

Me vol­ví a Tan­dil con las ma­nos va­cías, con an­gus­tia e im­po­ten­cia, víc­ti­ma de un he­cho que afec­ta mi tra­ba­jo, del cual vi­vo dig­na­men­te. Da­niel Hum­ber­to Sap­pia

Dni 13.320.860

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.