Ce­le­bra­mos la ley del buen sa­ma­ri­tano

La nor­ma co­no­ci­da tam­bién co­mo ley do­nal cons­ti­tu­ye una va­lio­sa con­tri­bu­ción pa­ra pa­liar el ham­bre al pro­mo­ver la do­na­ción de ali­men­tos

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Ape­sar del ho­ri­zon­te de po­bre­za ce­ro que se fi­ja­ra el vo­lun­ta­rio­so pre­si­den­te Ma­cri al ini­cio de su ges­tión, la reali­dad plan­tea hoy la ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas que con­tem­plen la emer­gen­cia ali­men­ta­ria con el fin de ga­ran­ti­zar las cre­cien­tes de­man­das nu­tri­cio­na­les de la po­bla­ción. Los co­me­do­res de la ciu­dad de Bue­nos ai­res y del co­nur­bano des­bor­dan ya no so­lo de ni­ños sino de fa­mi­lias en­te­ras so­bre las que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca im­pac­ta en tiem­pos de cri­sis. El cre­ci­mien­to del nú­me­ro de per­so­nas que asis­te au­men­ta des­de 2014, se­gún in­for­mes del Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial de la in­fan­cia de la Uca.

Por to­do es­to, aun cuan­do la es­pe­ra fue irra­zo­na­ble­men­te lar­ga y mi­llo­na­rio el des­per­di­cio de ali­men­tos que oca­sio­nó la de­mo­ra en la san­ción de una nor­ma tan ne­ce­sa­ria, hoy ce­le­bra­mos con­tar con la tan an­sia­da co­mo ne­ce­sa­ria ley del buen sa­ma­ri­tano, lla­ma­da tam­bién ley do­nal o se­gun­da co­se­cha. Du­ran­te años, lla­ma­mos la aten­ción so­bre una he­rra­mien­ta de cos­to ce­ro pa­ra el Es­ta­do que a par­tir de aho­ra ser­vi­rá pa­ra pro­mo­ver ma­yo­res do­na­cio­nes de ali­men­tos.

Re­cor­de­mos que mu­chas ve­ces una sim­ple fa­lla de eti­que­ta­do o una ro­tu­ra en el pac­ka­ging im­pi­de la co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos, así co­mo la in­mi­nen­cia del ven­ci­mien­to o, en el ca­so de fru­tas o ver­du­ras, por ejem­plo, que no ten­gan el ta­ma­ño exigido pa­ra ex­por­ta­ción, que en na­da afec­ta su ca­li­dad pa­ra el con­su­mo y que po­drán aho­ra ser dis­tri­bui­dos a tra­vés de los efi­cien­tes Ban­cos de ali­men­tos pa­ra su apro­ve­cha­mien­to de ma­ne­ra más ágil y efec­ti­va.

La nue­va nor­ma crea el Plan na­cio­nal de Re­duc­ción de Pér­di­das y Des­per­di­cio de ali­men­tos (PDa). En cuan­to a su ins­tru­men­ta­ción, pro­mue­ve ac­cio­nes de in­for­ma­ción, ca­pa­ci­ta­ción, me­jo­ra y di­fu­sión que, in­vo­lu­cran­do a los dis­tin­tos ac­to­res, con­tri­bu­yan a in­cre­men­tar la can­ti­dad de ali­men­tos do­na­dos y a re­du­cir el des­per­di­cio. En cam­bio, in­cu­rre en un error al crear un re­gis­tro de em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes, a car­go de la re­cep­ción y dis­tri­bu­ción gra­tui­ta de los ali­men­tos, pues en lu­gar de fa­ci­li­tar las do­na­cio­nes su­ma obs­tácu­los bu­ro­crá­ti­cos a los po­ten­cia­les do­nan­tes.

Res­ta ace­le­rar la re­gla­men­ta­ción de la ley pa­ra que su im­pac­to co­mien­ce a ver­se cuan­to an­tes y con­ti­nuar le­gis­lan­do so­bre in­cen­ti­vos fis­ca­les y ac­cio­nes com­ple­men­ta­rias en la mis­ma di­rec­ción.

Des­de 2003 la Red Ban­co de ali­men­tos po­ten­cia el tra­ba­jo y las si­ner­gias es­tra­té­gi­cas pa­ra el desa­rro­llo de alian­zas que con­tri­bu­yan a re­du­cir el ham­bre y edu­quen en nu­tri­ción. Fren­te a los 16 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da que anual­men­te van a pa­rar a la ba­su­ra, el año pa­sa­do es­ta ex­ten­sa red pu­do dis­tri­buir 9,5 mi­llo­nes de ali­men­tos en­tre 2400 or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias lo­ca­les, al­can­zan­do a cien­tos de mi­les de per­so­nas, ni­ños en un 70 por cien­to. con la fla­man­te ley, ima­gi­ne­mos cuán­tos se­rán los pro­duc­tos que en­con­tra­rán un me­jor des­tino que el es­can­da­lo­so des­per­di­cio en un ba­su­ral.

Equi­vo­ca­da­men­te, mu­chos cues­tio­na­ron que se pre­ten­día dar a los más ex­clui­dos aque­llo que so­bra o que no sir­ve, co­mo si al ha­cer­lo se los ex­pu­sie­ra a al­gún in­digno mal­tra­to más in­fa­me que el de su­frir ham­bre. Es­tá cla­ro que ha­bla­mos de una si­tua­ción de emer­gen­cia a la que nos obli­gan las re­cu­rren­tes cri­sis que nues­tro país atra­vie­sa y que, muy por el con­tra­rio, el efi­cien­te y trans­pa­ren­te fun­cio­na­mien­to de los Ban­cos de ali­men­tos ga­ran­ti­za las con­di­cio­nes de los pro­duc­tos a ser con­su­mi­dos.

Es­can­da­lo­so e in­digno es que tan­tas per­so­nas ne­ce­si­ta­das se vean obli­ga­das a re­vol­ver ta­chos de des­per­di­cios mo­vi­das por el ham­bre mien­tras to­ne­la­das de ali­men­tos en buen es­ta­do van a la ba­su­ra. nos ale­gra que fi­nal­men­te así lo ha­yan en­ten­di­do los le­gis­la­do­res. El ham­bre de tan­tos ar­gen­ti­nos no po­día se­guir es­pe­ran­do por es­ta ley tan ur­gen­te co­mo ne­ce­sa­ria cu­ya san­ción hoy ce­le­bra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.