Un asun­to de vi­da o muer­te

La Nacion - - Opinión - Jor­ge Fer­nán­dez Díaz

“E sca­sea, no la con­si­go; el que me la ven­día es­tá aden­tro, y el otro me di­ce que lo es­pe­re por­que no le lle­gó. Hay des­abas­te­ci­mien­to y el pre­cio se va pa­ra arri­ba. Nos sube la luz y nos sube la mer­ca. ¡Es­ta­mos to­dos lo­cos!” Es­ta le­ta­nía se es­cu­cha en al­gu­nos ba­rrios de cla­se me­dia y tam­bién que­da re­gis­tra­da con fre­cuen­cia en pin­cha­du­ras ju­di­cia­les que se or­de­nan pa­ra in­ves­ti­gar la ven­ta y dis­tri­bu­ción de es­tu­pe­fa­cien­tes. El fe­nó­meno tie­ne una ex­pli­ca­ción arit­mé­ti­ca: en dos años, los de­tec­ti­ves de­tu­vie­ron e im­pli­ca­ron a más de trein­ta mil per­so­nas en cau­sas de nar­co­trá­fi­co; de­co­mi­sa­ron die­ci­sie­te to­ne­la­das de cocaína y más de 250.000 ki­los de ma­rihua­na, y abor­ta­ron ne­go­cios por más de mil mi­llo­nes de dó­la­res. En es­te frío y des­pia­da­do ru­bro co­mer­cial, que cre­ció ex­po­nen­cial­men­te en la Ar­gen­ti­na du­ran­te la “dé­ca­da ga­na­da” y que la ac­tual mis­hia­du­ra re­tro­ali­men­ta de ma­ne­ra pe­li­gro­sa, de­ben apli­car­se las re­glas con­tra­rias al mer­ca­do: en lu­gar de fa­ci­li­tar­les las co­sas a los in­ver­so­res y em­pren­de­do­res, hay que tra­bár­se­las y ha­cer­les la vi­da im­po­si­ble. Pa­ra que al me­nos mi­gren de país o de mo­da­li­dad; di­fí­cil que una vez co­rrom­pi­dos se re­ge­ne­ren por com­ple­to. La “tran­sa” in­gre­só con fa­ci­li­dad en es­ta na­ción de ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les, ma­fias po­li­cia­les, di­ri­gen­cias “re­cau­da­do­ras” y po­bris­mos de­cla­ma­dos, y vino pa­ra que­dar­se: a lo má­xi­mo que pue­de as­pi­rar una so­cie­dad in­fes­ta­da es a que no es­ca­le en su mi­li­ta­ri­za­ción y vio­len­cia, y a que las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes no re­em­pla­cen al Es­ta­do y ex­tien­dan te­rri­to­rial­men­te sus do­mi­nios.

La ex­pe­rien­cia de los sa­bue­sos per­mi­te sa­car al­gu­nas con­clu­sio­nes es­pi­no­sas. La ma­yo­ría de la cocaína im­por­ta­da pro­vie­ne ac­tual­men­te de Pe­rú y de Bo­li­via; los pro­duc­to­res fuer­tes de ma­rihua­na si­guen afin­ca­dos en Pa­ra­guay. La In­te­li­gen­cia Cri­mi­nal y los ope­ra­ti­vos de fron­te­ra se vol­vie­ron, por lo tan­to, esen­cia­les, so­bre to­do en Sal­ta y Ju­juy y, res­pec­ti­va­men­te, en Mi­sio­nes, Co­rrien­tes y For­mo­sa. El 90% de los pro­duc­tos in­gre­sa en co­ches o camiones, o a tra­vés de “in­ges­ta­dos” (mu­las que se tra­gan la dro­ga pa­ra pa­sar­la), y el 7% en avio­nes que “bom­bar­dean” pa­que­tes so­bre te­rre­nos o mon­tes so­li­ta­rios. En mu­chas oca­sio­nes, los de­tec­ti­ves in­ter­cep­tan el car­ga­men­to, cam­bian la cocaína por ha­ri­na, y per­mi­ten que el con­voy si­ga ade­lan­te pa­ra des­ar­mar la ca­de­na, que sue­le ter­mi­nar en asen­ta­mien­tos de los dis­tin­tos co­n­ur­ba­nos, ma­ne­ja­dos por gru­pos po­de­ro­sos, aun­que más pa­re­ci­dos a Los Mo­nos que al Cha­po Guz­mán. Eso no evi­ta al­gu­nas sor­pre­sas, co­mo des­cu­brir 1500 ki­los de cocaína ocul­tos en bo­bi­nas de ace­ro, lis­tos pa­ra ser en­via­dos a Es­pa­ña y Ca­na­dá a tra­vés de con­te­ne­do­res: esa fru­la en­tró por Chi­le y la ma­ne­ja­ban los mu­cha­chos del car­tel de Si­na­loa. Tam­bién de­tec­ta­ron que otras ma­nio­bras re­le­van­tes eran di­ri­gi­das por el Co­man­do Ver­mel­ho y por el Pri­mer Co­man­do Ca­pi­tal, te­rri­bles ban­das cu­yos je­rar­cas “gobiernan” es­te trans­por­te des­de los pre­si­dios de Bra­sil.

Los re­la­tos de los veteranos que es­tán en la pri­me­ra lí­nea de fue­go for­man una an­to­lo­gía no­ve­les­ca, pe­ro sin fic­ción. La ciu­dad fron­te­ri­za don­de el in­ten­den­te, su vi­ce, su fa­mi­lia, sus ami­gos, el co­mi­sa­rio y miem­bros lo­ca­les de la Fe­de­ral, Pre­fec­tu­ra y Gen­dar­me­ría ha­bían mon­ta­do una or­ga es­tra­té­gi­ca. La ban­da en Mi­sio­nes que pro­veía lo­gís­ti­ca –au­tos y lan­chas rá­pi­das– pa­ra cual­quier tra­fi­can­te. La ga­vi­lla de Mar del Pla­ta que la­va­ba ac­ti­vos: les se­cues­tra­ron 205 au­tos, 27 camiones, 6 mo­tos y 3 cua­tri­ci­clos. El Ope­ra­ti­vo Hal­cón 9, du­ran­te el que in­cau­ta­ron 1800 ki­los de cocaína que lan­za­ban des­de avio­ne­tas. Los alla­na­mien­tos en Nor­del­ta: cocaína lí­qui­da de ori­gen me­xi­cano y efi­ca­ces mé­to­dos pa­ra blan­quear la pla­ta su­cia. In­tri­gas ru­sas, cien ba­rra­bra­vas en pri­sión, “pa­tro­nes” cap­tu­ra­dos por amor, es­cu­chas, trai­cio­nes; geo­gra­fías de la mi­se­ria re­cu­pe­ra­das por las fuer­zas fe­de­ra­les y “fa­mi­lias” que se van mu­dan­do a otras ba­rria­das pa­ra em­pe­zar de nue­vo. Hoy un ki­lo de cocaína cues­ta aquí ocho mil dó­la­res. A se­te­cien­tos pe­sos ca­da do­sis, un clan pue­de lle­gar a re­cau­dar un mi­llón por día: en con­se­cuen­cia, cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res lo­gran des­ar­ti­cu­lar –des­de la fron­te­ra has­ta la vi­lla– to­dos los es­la­bo­nes de la dro­ga, es­tán pro­pi­nan­do un golpe eco­nó­mi­co bru­tal, pues­to que afec­tan a cien mil pues­tos de ven­ta y se­can mo­men­tá­nea­men­te la pla­za. An­tes se se­guía un mé­to­do dis­tin­to: an­te el pri­mer in­di­cio fuer­te, se con­cen­tra­ban en una de­ter­mi­na­da or­ga­ni­za­ción y arres­ta­ban a sus lí­de­res y sol­da­dos; así la pan­di­lla que les ha­cía com­pe­ten­cia en la zo­na se que­da­ba au­to­má­ti­ca­men­te con el mo­no­po­lio. Hoy pro­cu­ran abrir in­da­ga­cio­nes pa­ra­le­las, pe­ro com­bi­na­das y caer­les a los dos ri­va­les al mis­mo tiem­po; tam­bién avan­zan so­bre las mu­je­res de los je­fes: se ha de­mos­tra­do que par­ti­ci­pan del yei­te y que in­clu­so re­em­pla­zan a sus ma­ri­dos cuan­do es­tos van pre­sos.

La po­lí­ti­ca pe­jo­tis­ta, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla, con­sis­tía en en­tre­gar el au­to­go­bierno a la po­li­cía y re­em­bol­sar, a cam­bio, por­cen­ta­jes de sus ga­nan­cias en ne­gro pa­ra fi­nan­ciar el pro­se­li­tis­mo. La prin­ci­pal “in­dus­tria” de la po­li­cía co­rrup­ta son los nar­có­ti­cos, por lo que en los he­chos es­ta me­to­do­lo­gía no ha­cía más que fa­ci­li­tar el nar­co­trá­fi­co. A es­to se agre­ga­ba la fae­na ideo­ló­gi­ca de cier­to kirch­ne­ris­mo de ba­se, que con ins­pi­ra­ción zaf­fa­ro­nia­na se re­sis­tía (y se re­sis­te) a “re­vic­ti­mi­zar” a los cla­nes con la idea de que el ca­pi­ta­lis­mo em­pu­ja a los mar­gi­na­dos ha­cia ese de­li­to. Es­ta idea pro­vo­ca que fren­te a los ope­ra­ti­vos de sa­tu­ra­ción sal­gan a de­nun­ciar la “cri­mi­na­li­za­ción de la vi­lla” y que cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res en­tran a de­te­ner a un ca­po no so­lo re­ci­ban dis­pa­ros, sino tam­bién dia­tri­bas y de­nun­cias por par­te de los abo­li­cio­nis­tas. En al­gu­nos de esos asen­ta­mien­tos pre­ca­rios la ta­sa de ho­mi­ci­dios ca­yó brus­ca­men­te en los úl­ti­mos dos años y mu­chos ve­ci­nos ho­nes­tos que no po­dían dis­fru­tar de una pla­za, dor­mir tran­qui­los o ca­mi­nar por los pa­si­llos sin mie­do al fas­cis­mo de pis­to­la y ex­tor­sión, ce­le­bran que el Es­ta­do re­gre­se con uni­for­ma­dos, pe­ro tam­bién con mé­di­cos, asis­ten­tes so­cia­les y ar­qui­tec­tos que bus­can mo­di­fi­car su há­bi­tat. Al­gu­nos kirch­ne­ris­tas, sin em­bar­go, re­sis­ten es­tos “ava­sa­lla­mien­tos de la de­re­cha”, que ni si­quie­ra res­pe­tan la “glo­rio­sa cul­tu­ra vi­lle­ra”. El pun­to re­sul­ta muy in­tere­san­te, por­que ra­ti­fi­ca la grie­ta que se abre en los sec­to­res más ba­jos de la co­mu­ni­dad, don­de es­te “pro­gre­sis­mo” ha­ce una op­ción por el lum­pen y pul­sea con el pro­le­ta­ria­do, di­cho to­do en los vie­jos tér­mi­nos mar­xis­tas. Ese pre­jui­cio pro­gre y pe­que­ño­bur­gués, del que tam­po­co se sal­vó al­gún seg­men­to del so­cia­lis­mo san­ta­fe­cino, le da pa­ra­dó­ji­ca­men­te la es­pal­da a una de las de­man­das fun­da­men­ta­les de los po­bres, que es la se­gu­ri­dad. Y es to­le­ran­te con quie­nes en­ve­ne­nan prin­ci­pal­men­te a los hi­jos de la pau­pe­ri­za­ción. Una ideo­lo­gía ab­sur­da que no se re­la­cio­na en na­da con los pos­tu­la­dos de la iz­quier­da y que re­sul­ta an­ta­gó­ni­ca in­clu­so de la doc­tri­na jus­ti­cia­lis­ta, pe­ro que ex­pli­ca el ines­pe­ra­do triun­fo en su pa­tria de Jair Bol­so­na­ro, per­so­na­je re­pug­nan­te al que le re­ga­la­ron es­ta ban­de­ra y que hoy es es­tu­dia­do apre­su­ra­da­men­te por el pe­ro­nis­mo al­ter­na­ti­vo. Co­mo sín­to­ma, la fun­cio­na­ria na­cio­nal con me­jor ima­gen en la cla­se me­dia ba­ja ar­gen­ti­na es Pa­tri­cia Bull­rich, fi­gu­ra po­lé­mi­ca pa­ra las cla­ses más al­tas e ilus­tra­das y va­lo­ra­da por los más des­pro­te­gi­dos. Hay un abis­mo en­tre las “al­mas be­llas” y el la­bu­ran­te. Y en es­te cam­po te­má­ti­co se li­bra­rán du­ras ba­ta­llas du­ran­te las pró­xi­mas elec­cio­nes. No es ra­ro. Se tra­ta de un asun­to de vi­da o muer­te.

La po­lí­ti­ca pe­jo­tis­ta, con ex­cep­cio­nes, con­sis­tía en en­tre­gar el au­to­go­bierno a la po­li­cía y re­em­bol­sar, a cam­bio, por­cen­ta­jes de sus ga­nan­cias en ne­gro pa­ra fi­nan­ciar el pro­se­li­tis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.