Con­flic­tos

La Nacion - - Opinión - Jor­ge Urien Be­rri

Ter­mi­nó una se­ma­na de con­flic­tos in­ter­nos, uno en el seno de la Cor­te y dos en la coa­li­ción go­ber­nan­te. Co­mo si la Cor­te no tu­vie­ra una par­va de ex­pe­dien­tes que re­sol­ver, se en­fren­ta­ron el ex­pre­si­den­te Ri­car­do Lo­ren­zet­ti y su su­ce­sor, Car­los Ro­sen­krantz, con el pre­tex­to del Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial (CIJ), un si­tio pro­cli­ve a las gran­des fo­tos de al­gu­nos miem­bros en su dis­cu­rrir pro­to­co­lar y aca­dé­mi­co. El CIJ fue el emer­gen­te de un con­flic­to más hon­do, uno más en nues­tra Jus­ti­cia.

En Cam­bie­mos, el ra­di­ca­lis­mo y Li­li­ta Ca­rrió vol­vie­ron a con­fir­mar que su ver­da­de­ra vo­ca­ción es la opo­si­ción más que las alian­zas. Tan­tos años deam­bu­lan­do en el de­sier­to afi­la­ron el olfato de los ra­di­ca­les y de Ca­rrió pa­ra los de­sas­tres in­mi­nen­tes, olfato que di­fí­cil­men­te pue­da desa­rro­llar el ma­cris­mo por­que lo su­yo es el ca­mino de cor­ni­sa con obs­tácu­los au­to­im­pues­tos.

Cuan­do se su­po que los usua­rios com­pen­sa­rían a las em­pre­sas pro­duc­to­ras de gas por la de­va­lua­ción, el ra­di­ca­lis­mo se opu­so a los gri­tos y el Go­bierno re­cu­ló alar­dean­do una vez más de su crea­ti­vi­dad pa­ra ge­ne­rar cim­bro­na­zos evi­ta­bles.

En cam­bio, lo de Ca­rrió es más pro­fun­do. Vie­ne de an­tes y po­dría al­can­zar ri­be­tes de dra­ma grie­go. Des­de que vio en Ma­cri al úni­co re­cur­so pa­ra evi­tar la perpetuación del kirch­ne­ris­mo, Ca­rrió ar­mó Cam­bie­mos ha­cien­do a un la­do sus an­ti­guos cues­tio­na­mien­tos al ex­pre­si­den­te de Bo­ca. El fin pa­re­cía jus­ti­fi­car los me­dios, co­mo siem­pre lo ha­ce. El fin es un he­chi­ce­ro con­vin­cen­te, hip­nó­ti­co, cuan­do hay dos ban­dos en­fren­ta­dos por el odio.

Aho­ra co­mo an­tes, Li­li­ta tra­ta de evi­tar que cier­tos re­nun­cios en la lu­cha del Go­bierno con­tra la co­rrup­ción –su­ma­dos a la in­ter­ven­ción de ges­to­res en la Jus­ti­cia– man­chen su lar­ga tra­yec­to­ria, y re­cu­rrió a las ame­na­zas: “O eli­ge [en­tre An­ge­li­ci o ella] o cae [Ma­cri]”. Des­pués, el clá­si­co re­plie­gue tác­ti­co: “Lo que di­je es­ta ma­ña­na [pe­dir la re­nun­cia de Ga­ra­vano] fue una bro­ma”.

Más allá de sus idas y ve­ni­das dia­léc­ti­cas, ella sa­be que es de­ma­sia­do tar­de pa­ra aban­do­nar la na­ve que bo­tó. “No rom­po Cam­bie­mos por­que yo lo creé”. No pue­de. La suer­te de Cam­bie­mos es la su­ya. Des­car­ta­da una me­jo­ra eco­nó­mi­ca co­mo le­ga­do, al Go­bierno so­lo le que­da pro­cu­rar el le­ga­do de la trans­pa­ren­cia. Y a Ca­rrió le to­ca in­ten­tar que lo com­pren­da. Ahí se jue­ga su fu­tu­ro, pe­ro tam­bién, y mu­cho más, su pa­sa­do.

“Es­toy bien con Ma­cri, sal­vo ob­via­men­te la di­fe­ren­cia en ma­te­ria de im­pu­ni­dad”.

(De la dipu­tada Eli­sa Ca­rrió)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.