Le­yes di­fí­ci­les de apli­car en el país

La sus­pen­sión del pa­go ex­tra del gas re­ve­la los lí­mi­tes po­lí­ti­cos pa­ra apli­car re­glas pre­vi­si­bles en si­mul­tá­neo con el ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co

La Nacion - - Economía - Nés­tor O. Sci­bo­na nes­tors­ci­bo­na@gmail.com

la sus­pen­sión del pa­go ex­tra del gas re­ve­la los lí­mi­tes po­lí­ti­cos pa­ra apli­car re­glas pre­vi­si­bles jun­to con el ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co, di­ce Nés­tor Sci­bo­na.

Las bue­nas in­ten­cio­nes ofi­cia­les de con­ver­tir a la Ar­gen­ti­na en un país se­rio sue­len in­mo­lar­se en el al­tar de la reali­dad. con ins­ti­tu­cio­nes tan mal­tre­chas co­mo la ma­cro­eco­no­mía y el re­ca­len­ta­mien­to de las in­ter­nas po­lí­ti­cas a me­di­da en que se acer­can las elec­cio­nes, el ca­mino pa­ra es­ta­ble­cer re­glas pre­vi­si­bles se ha­ce mu­cho más lar­go y tor­tuo­so. Má­xi­me en pleno ajus­te for­za­do de los dé­fi­cits en las cuen­tas fis­ca­les y ex­ter­nas pa­ra ac­ce­der al fi­nan­cia­mien­to del FMI, tras la fuer­te es­ca­la­da del 100% en el dó­lar y una in­fla­ción que apun­ta al 45% anual pa­ra 2018.

co­mo ya ha­bía ocu­rri­do en 2016 y a co­mien­zos de es­te año, las ta­ri­fas de ener­gía vol­vie­ron a con­ver­tir­se en el ta­lón de Aqui­les pa­ra el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri. la di­fe­ren­cia es que es­ta vez la de­va­lua­ción du­pli­có a la de fin de 2015 y agra­vó las dis­tor­sio­nes en el sec­tor, con cos­tos do­la­ri­za­dos y pre­cios fac­tu­ra­dos en pe­sos, ade­más de in­ver­tir la cur­va des­cen­den­te del gas­to pú­bli­co en sub­si­dios.

con la mar­cha atrás en la de­ci­sión de pro­rra­tear en 24 cuo­tas ex­tra el tras­la­do de la suba del dó­lar a los pre­cios del gas na­tu­ral, la ca­sa ro­sa­da evi­tó que el con­gre­so de­ro­ga­ra la con­tro­ver­ti­da re­so­lu­ción 20 de la Se­cre­ta­ría de Ener­gía que iba a apli­car­se a par­tir de enero. Y, por lo tan­to, que se re­edi­ta­ra la si­tua­ción de ha­ce seis me­ses, cuan­do Ma­cri de­bió ve­tar la in­só­li­ta ley del PJ que anu­la­ba to­dos los au­men­tos ta­ri­fa­rios de en­ton­ces de­sen­ten­dién­do­se de su cos­to fis­cal.

Sin em­bar­go, la ur­gen­te rec­ti­fi­ca­ción ofi­cial no evi­ta el cos­to po­lí­ti­co de otro ca­so de ma­la pra­xis en es­te te­rreno ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble y en el mo­men­to me­nos opor­tuno: en­tre el va­lle de la re­ce­sión, el pi­co más al­to de in­fla­ción men­sual y de ma­yor de­te­rio­ro del sa­la­rio real. Por un la­do, con­va­li­da las crí­ti­cas de la opo­si­ción y del pro­pio ofi­cia­lis­mo a la me­di­da, de la que unos y otros se en­te­ra­ron tras su pu­bli­ca­ción en el Bo­le­tín Ofi­cial. Por otro, des­plie­ga un nue­vo aba­ni­co de in­te­rro­gan­tes en vís­pe­ras de la cru­cial ne­go­cia­ción del pre­su­pues­to 2019 con dé­fi­cit ce­ro.

Al ha­ber dis­pues­to que el Te­so­ro Na­cio­nal se ha­rá car­go de la di­fe­ren­cia cam­bia­ria en los pre­cios del gas, abre la puer­ta a fu­tu­ros pe­di­dos de sub­si­dios o au­men­tos de deu­da in­com­pa­ti­bles con el pro­gra­ma acor­da­do con el FMI. Esa com­pen­sa­ción con bo­nos de deu­da (y un año de gra­cia) por unos $20.000 mi­llo­nes, re­sul­ta po­co re­le­van­te den­tro de las ci­fras que mue­ve el sec­tor ener­gé­ti­co; pe­ro sí lo es en tér­mi­nos del ajus­te fis­cal com­pro­me­ti­do con el or­ga­nis­mo. Ade­más, que en el ín­te­rin el Es­ta­do ele­ve el sub­si­dio im­pli­ca que el cos­to re­cae­rá so­bre to­da la po­bla­ción, in­clu­so en­tre quie­nes no tie­nen ac­ce­so a las re­des de gas na­tu­ral.

El se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, que­dó des­co­lo­ca­do y en el ojo de la tor­men­ta. No só­lo co­mo so­li­ta­rio fir­man­te de la re­so­lu­ción 20, sino por sus “ho­rro­res” en ma­te­ria de co­mu­ni­ca­ción. Que, en de­fi­ni­ti­va, re­ve­la­ron in­creí­bles erro­res de cálcu­lo po­lí­ti­co pa­ra un fun­cio­na­rio que pre­su­me ser la con­tra­ca­ra del ri­gu­ro­so per­fil téc­ni­co de su an­te­ce­sor en el car­go, Juan Jo­sé Aran­gu­ren.

Una me­di­da de esos al­can­ces, que afec­ta­ba a ca­si 7 mi­llo­nes de usua­rios de gas, de­bió ha­ber si­do ex­pli­ca­da con lu­jo de de­ta­lles an­tes y no des­pués de ha­ber si­do dic­ta­da. Más aún por­que se ba­sa­ba en el ar­tícu­lo de una ley san­cio­na­da en 1992 y ol­vi­da­da por no po­cos es­pe­cia­lis­tas. cuan­do cris­ti­na Kirch­ner tui­teó el vier­nes 5 que pro­mo­ve­ría en el con­gre­so la de­ro­ga­ción de la re­so­lu­ción pu­bli­ca­da ese mis­mo día, el go­bierno ya ha­bía per­di­do el pri­mer set por 0-6 en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. Pa­ra em­peo­rar el cua­dro, el fun­cio­na­rio re­pli­có por ra­dio que las que­jas por Twit­ter pro­ve­nían de mi­li­tan­tes kirch­ne­ris­tas. A es­ta al­tu­ra ya de­be­ría en­ten­der que las fac­tu­ras de gas y elec­tri­ci­dad -in­clu­so por su for­ma­to y en­vío pos­tal-, son aso­cia­das con im­pues­tos por bue­na par­te de la so­cie­dad. Y que prác­ti­ca­men­te na­die sa­bía que aque­lla ley (24.076) es­ta­ble­cía que si el pre­cio de com­pra del gas por par­te de las dis­tri­bui­do­ras (que re­pre­sen­ta el 50% de la fac­tu­ra) di­fe­ría en más o en me­nos de 20%, la di­fe­ren­cia de­bía tras­la­dar­se al pe­río­do si­guien­te de fac­tu­ra­ción aun cuan­do el an­te­rior hu­bie­ra si­do abo­na­do.

En su tam­bién so­li­ta­ria con­fe­ren­cia de pren­sa del úl­ti­mo lu­nes, Igua­cel de­fen­dió que la bre­cha del pe­río­do abril-sep­tiem­bre de es­te año iba a ser pro­rra­tea­da en 24 cuo­tas adi­cio­na­les en vez de 6, pa­ra ate­nuar su im­pac­to so­bre los con­su­mi­do­res re­si­den­cia­les. Pe­ro sub­es­ti­mó que la deu­da dia­ria acu­mu­la­da por las dis­tri­bui­do­ras con las com­pa­ñías pro­duc­to­ras de gas (que fac­tu­ran con pla­zo de pa­go a 60 días) iba a ser so­me­ti­da a una do­ble ac­tua­li­za­ción: al 31 de di­ciem­bre de 2018 por la ta­sa ac­ti­va del Ban­co Na­ción; y a par­tir del 1º de enero ca­da cuo­ta men­sual de amor­ti­za­ción por la ta­sa pa­si­va de pla­zo fi­jo del BNA, que ac­tual­men­te ron­da el 45% anual. Al me­nos en es­te ca­so, hu­bie­ra si­do más ló­gi­co un ajus­te por el coe­fi­cien­te de va­ria­ción sa­la­rial o bien in­cor­po­rar un com­po­nen­te de sub­si­dio en la ta­sa.

Pro­ba­ble­men­te el hi­per­ac­ti­vo fun­cio­na­rio le ha­ya asig­na­do más im­por­tan­cia a que un mes atrás sus­pen­dió el sen­de­ro as­cen­den­te de pre­cios en dó­la­res pa­ra el gas que ha­bía he­re­da­do de Aran­gu­ren y lo re­du­jo en 25% (de US$5,20 a 3,9 por mi­llón de BTU, la uni­dad de me­di­da) pa­ra el ajus­te de ta­ri­fas de oc­tu­bre; que a su vez li­mi­tó al 30% pa­ra el trans­por­te y dis­tri­bu­ción, pe­se al ma­yor au­men­to del ín­di­ce de pre­cios ma­yo­ris­tas. No obs­tan­te, omi­tió que en el se­mes­tre pre­vio el dó­lar ha­bía tre­pa­do na­da me­nos que 88% (de $20 a $37,89) y que con el pa­go re­tro­ac­ti­vo esa ven­ta­ja que­da­ba di­lui­da. Mo­ra­le­ja: con al­ta vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria re­sul­ta mu­cho más di­fí­cil ma­ne­jar los pre­cios en dó­la­res del gas na­tu­ral, pe­se a que en pro­me­dio son más ba­jos que los de im­por­ta­ción. Otro tan­to ocu­rre con las naf­tas y el ga­soil que, ade­más, su­fren aho­ra el al­za in­ter­na­cio­nal del pe­tró­leo Brent. Pa­ra los con­su­mi­do­res con pe­sos de­va­lua­dos en 50% en tér­mi­nos de dó­lar, el pro­ble­ma es ob­via­men­te mu­cho más agu­do.

Es­te error no for­za­do fue, in­di­rec­ta­men­te, con­se­cuen­cia de otro si­mi­lar. Ha­ce ape­nas 10 me­ses, Ma­cri ha­bía de­ro­ga­do la ley de Emer­gen­cia Pú­bli­ca (más co­no­ci­da co­mo emer­gen­cia eco­nó­mi­ca), que es­tu­vo en vi­gen­cia 16 años y dio pie al fe­no­me­nal atra­so ta­ri­fa­rio de la era K. El pro­pó­si­to fue res­ta­ble­cer la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en los con­tra­tos de con­ce­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos pri­va­ti­za­dos por ley en los’90 y re­es­ta­ti­za­dos de he­cho (ba­jo ges­tión pri­va­da) en la dé­ca­da si­guien­te. Pe­ro al­go no sa­lió bien, co­mo di­rían las no­tas del pe­rio­dis­ta car­los Man­zo­ni en lN Di­gi­tal.

las le­yes que que­da­ron sus­pen­di­das por la lEP es­ta­ban con­ce­bi­das pa­ra el con­tex­to de es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria que apor­ta­ba la con­ver­ti­bi­li­dad del 1 a 1 y su co­rre­la­to de ba­ja in­fla­ción, has­ta el es­truen­do­so es­ta­lli­do de fin de 2001 con de­fault de deu­da in­clui­do. De ahí que po­cos re­cor­da­ran la cláu­su­la que ha­bi­li­ta­ba los re­ajus­tes de pre­cios del gas por di­fe­ren­cias de cam­bio en las ta­ri­fas de las dis­tri­bui­do­ras y que -se­gún el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da- se­rá mo­di­fi­ca­da, pro­ba­ble­men­te a tra­vés de un ar­tícu­lo pa­ra ser in­cor­po­ra­do en el pre­su­pues­to 2019.

En el mis­mo pro­yec­to tam­bién es­tá in­clui­da la deu­da por US$1700 mi­llo­nes con las pe­tro­le­ras por el Plan Gas (que pu­so en mar­cha cFK y Ma­cri man­tu­vo has­ta fin de 2017), a la que se su­ma­rá una par­te de los ca­si US$300 mi­llo­nes que aho­ra de­jan de re­ci­bir los pro­duc­to­res y re­cu­pe­ra­rían en 30 cuo­tas a par­tir de oc­tu­bre de 2019. Pa­ra Fer­nan­do Na­va­jas, eco­no­mis­ta je­fe de Fiel, se­ría más pro­duc­ti­vo trans­for­mar­la en un ins­tru­men­to a 5 ó 10 años de pla­zo que las com­pa­ñías po­drían de­du­cir de la car­ga im­po­si­ti­va en nue­vos pro­yec­tos de in­ver­sión en hi­dro­car­bu­ros.

Al fin y al ca­bo, la ob­se­sión que com­par­ten Ma­cri e Igua­cel es du­pli­car en cin­co años la pro­duc­ción no con­ven­cio­nal de gas y pe­tró­leo en Va­ca Muer­ta pa­ra con­ver­tir­la en un po­lo ex­por­ta­dor ca­paz de ge­ne­rar US$ 15.000 mi­llo­nes anua­les. Pa­ra eso ha­ce fal­ta ca­si du­pli­car las ac­tua­les in­ver­sio­nes (a US$ 8000 mi­llo­nes), sin con­tar la in­dis­pen­sa­ble am­plia­ción de in­fra­es­tuc­tu­ra. Y que la ma­cro­eco­no­mía en al­gún mo­men­to co­mien­ce a es­ta­bi­li­zar­se y ju­gar a fa­vor.

Co­mo en 2016, las ta­ri­fas vol­vie­ron a con­ver­tir­se en el ta­lón de Aqui­les pa­ra el go­bierno de Ma­cri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.