De­va­lua­ción y sa­la­rios: un con­flic­to his­tó­ri­co

El víncu­lo en­tre el ti­po de cam­bio y el suel­do real es in­ver­so; có­mo po­dría rom­per­se esa di­ná­mi­ca

La Nacion - - Economía - Sil­via Stang

El víncu­lo en­tre el ti­po de cam­bio y el suel­do real es in­ver­so; có­mo po­dría rom­per­se esa di­ná­mi­ca

Un pai­sa­je de la na­tu­ra­le­za pue­de re­fle­jar­se bas­tan­te fiel­men­te en un la­go. las for­mas y los co­lo­res de mon­ta­ñas, ár­bo­les y has­ta flo­res, si es pri­ma­ve­ra, pue­den ob­ser­var­se de ma­ne­ra in­ver­ti­da en el agua. Sin la sen­sa­ción de re­lax que pue­de pro­vo­car esa ima­gen, el efec­to es­pe­jo es el que se ob­ser­va cuan­do se es­tá fren­te a los grá­fi­cos de evo­lu­ción his­tó­ri­ca de las cur­vas –uno ubi­ca­do arri­ba y otro de­ba­jo de una lí­nea– del ti­po de cam­bio real y de la par­ti­ci­pa­ción que tie­nen los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res de la ar­gen­ti­na en el pro­duc­to bru­to de la eco­no­mía. por­que cuan­do una de esas va­ria­bles cre­ce, la otra cae. Y vi­ce­ver­sa. lo mis­mo se ob­ser­va en la in­ter­ac­ción en­tre las cur­vas del ti­po de cam­bio real y del sa­la­rio real pro­me­dio (el in­gre­so me­di­do en fun­ción de su po­der de com­pra) .

con ca­da de­va­lua­ción fuer­te que hu­bo en las úl­ti­mas dé­ca­das en el país, la par­ti­ci­pa­ción de los asa­la­ria­dos en el pBi ca­yó, se­gún con­clu­ye el in­for­me del eco­no­mis­ta Mar­tín ra­pet­ti ti­tu­la­do Un con­flic­to es­truc­tu­ral y tres mo­de­los de desa­rro­llo, pu­bli­ca­do por el si­tio al­qui­mias Eco­nó­mi­cas. por el con­tra­rio, el in­gre­so sa­la­rial to­tal ten­dió a me­jo­rar su pro­ta­go­nis­mo en los pe­río­dos en los que el ti­po de cam­bio real es­tu­vo ba­jo. nin­guno de los dos mo­men­tos fue sos­te­ni­ble en el tiem­po, un he­cho que re­ve­la al­go por de­más co­no­ci­do: la ele­va­da vo­la­ti­li­dad his­tó­ri­ca de las va­ria­bles eco­nó­mi­cas.

a igual con­clu­sión (la del es­pe­jo) se lle­ga cuan­do se mi­ran las cur­vas del ti­po de cam­bio real y el sa­la­rio real pro­me­dio, se­gún mues­tra el eco­no­mis­ta Da­niel Hey­mann, pro­fe­sor en la UBa y en la Ude­sa, quien ofre­ce los re­sul­ta­dos de una com­pa­ra­ción he­cha sin ir de­ma­sia­do le­jos: en paí­ses co­mo Bra­sil, chi­le o co­lom­bia, la va­ria­ción del ti­po de cam­bio en los úl­ti­mos años no de­ri­va en ese víncu­lo in­ver­so con los sa­la­rios.

¿a qué se re­fie­ren los eco­no­mis­tas cuan­do ha­blan de ti­po de cam­bio real? “Se com­pa­ra el va­lor en dó­la­res de una ca­nas­ta de bie­nes y ser­vi­cios en Es­ta­dos Uni­dos con­tra el va­lor en dó­la­res de una ca­nas­ta si­mi­lar en la ar­gen­ti­na”, ex­pli­ca ra­pet­ti, quien hoy se desem­pe­ña co­mo di­rec­tor de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co en el cip­pec. Y ha­blar de un ti­po de cam­bio real al­to sig­ni­fi­ca que la ca­nas­ta de afue­ra es ca­ra en re­la­ción con la lo­cal. Y ahí, el país ga­na com­pe­ti­ti­vi­dad. “Si un dó­lar sir­ve pa­ra com­prar más acá que allá, el ti­po de cam­bio real es al­to”, de­fi­ne con otras pa­la­bras Hey­mann.

la his­to­ria del es­pe­jo en­tre el ti­po de cam­bio real y los sa­la­rios, agre­ga el eco­no­mis­ta y do­cen­te, res­pon­de a ele­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos (co­mo el pase de la de­va­lua­ción a pre­cios, el lla­ma­do pass th­rough), pe­ro tam­bién a fac­to­res es­truc­tu­ra­les, co­mo el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad, y a otros cul­tu­ra­les. Ese mo­vi­mien­to en­tre las dos va­ria­bles tan re­pe­ti­do en la his­to­ria, ¿es al­go que se pue­de cam­biar? Sí, pe­ro des­pués de una tran­si­ción de años, di­ce Hey­mann.

los an­tes men­cio­na­dos paí­ses de la re­gión, en los cua­les la va­ria­ción de los in­gre­sos reales mos­tró una cur­va as­cen­den­te co­mo ten­den­cia de me­diano pla­zo, se ca­rac­te­ri­zan, por ejem­plo, por no te­ner al­ta in­fla­ción (al­go que com­par­ten con la gran ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do). En la ar­gen­ti­na, ana­li­za el eco­no­mis­ta, “hoy la aten­ción se con­cen­tra en lo in­me­dia­to, y cuan­do se di­lu­ya la emer­gen­cia que­da­rá mu­cho tra­ba­jo por ha­cer” si se quie­re ge­ne­rar una nue­va di­ná­mi­ca que sea sos­te­ni­ble.

Ob­je­ti­vos en ten­sión

lo que ocu­rre en es­ta emer­gen­cia po­ne so­bre la me­sa las car­tas de un de­ba­te de fon­do. Des­de la cues­tión de los nú­me­ros, en una so­cie­dad po­dría de­fi­nir­se que exis­ten dos me­tas desea­bles: la del equi­li­brio eco­nó­mi­co o fis­cal, que im­pli­ca que es­tén los re­cur­sos pa­ra que el Es­ta­do ha­ga fren­te a los com­pro­mi­sos asu­mi­dos, y la del equi­li­brio so­cial, que se tra­du­ce en lo­grar que exis­tan in­gre­sos en to­dos los ho­ga­res y que es­tos sean su­fi­cien­tes pa­ra ac­ce­der a los bie­nes ma­te­ria­les y ser­vi­cios a los que se as­pi­ra.

Un te­ma cen­tral en la his­to­ria de la eco­no­mía ar­gen­ti­na es­tá en la ten­sión en­tre esos ob­je­ti­vos. Y los di­fe­ren­tes ca­pí­tu­los de ese con­flic­to in­clu­ye­ron he­chos de stop and go en la ac­ti­vi­dad y de cri­sis de deu­da. ra­pet­ti lo gra­fi­ca así: pa­ra lo­grar el pleno em­pleo los go­bier­nos pue­den es­ti­mu­lar el gas­to pú­bli­co y pri­va­do, pe­ro un gas­to ex­ce­si­vo de­ri­va en una fuer­te de­man­da de im­por­ta­cio­nes por ma­yor con­su­mo y, por tan­to, en la ne­ce­si­dad de más di­vi­sas. “Si el fi­nan­cia­mien­to no es­tá dis­po­ni­ble, tar­de o tem­prano se pro­du­ce un sal­to en el ti­po de cam­bio, que re­cor­ta­rá el gas­to do­més­ti­co”, se­ña­la el eco­no­mis­ta. la suba del dó­lar re­du­ce el va­lor de los sa­la­rios pa­ra com­prar bie­nes y eso, a su vez, se tra­du­ce en me­nor con­su­mo in­terno y en me­nor dé­fi­cit ex­terno. Y en una caída del em­pleo. así, el cir­cui­to pue­de vol­ver a em­pe­zar. En un tra­ba­jo ti­tu­la­do Cau­sas y efec­tos de las de­va­lua­cio­nes en Ar­gen­ti­na, el eco­no­mis­ta pa­blo Wah­ren, in­ves­ti­ga­dor del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción pa­ra los Tra­ba­ja­do­res (ci­tra/co­ni­cet) y del Ocepp, iden­ti­fi­ca seis even­tos de­va­lua­to­rios prin­ci­pa­les: 1958, 1962, 1975, 1981, 1989 y 2002. an­tes de los tres pri­me­ros, con­clu­ye, el dé­fi­cit co­mer­cial fue la prin­ci­pal fuen­te de des­equi­li­brio que lle­vó a la ne­ce­si­dad de di­vi­sas. Wah­ren des­cri­be que ha­bía una fa­se de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co e in­dus­trial, con ex­pan­sión de las im­por­ta­cio­nes y re­trac­ción de las ex­por­ta­cio­nes. “En el pe­río­do ha­bía un freno cuan­do em­pe­za­ban a es­ca­sear las di­vi­sas”, ex­pli­ca. Y en­ton­ces, la res­pues­ta era una de­va­lua­ción pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio ex­terno. Y la va­ria­ción del dó­lar se iba a pre­cios, ba­jan­do los sa­la­rios reales.

al­gu­nos ras­gos so­cia­les de la épo­ca de aque­llos ci­clos es­tán re­fle­ja­dos en la ti­ra pro­ta­go­ni­za­da por Ma­fal­da, la ni­ña in­te­li­gen­te y sen­si­ble crea­da por Quino, que se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te en­tre 1964 y 1973. En una de las vi­ñe­tas, el la­men­to del per­so­na­je por­que jus­to “vie­ne a to­car­nos un mun­do lleno de paí­ses ex­tran­je­ros”, es una reac­ción a las no­ti­cias que, por esos días, da­ban cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­por­tar. la eta­pa de in­dus­tria­li­za­ción se gra­fi­ca en la lle­ga­da al ho­gar de ar­te­fac­tos y en el ori­gen de la his­to­rie­ta, que ha­bía si­do pen­sa­da pa­ra pro­mo­cio­nar pro­duc­tos de la fá­bri­ca Siam Di Te­lla (un pro­yec­to de pu­bli­ci­dad no con­cre­ta­do).

avan­zan­do en el tiem­po, y se­gún Wah­ren, las de­va­lua­cio­nes que hu­bo en­tre 1976 y 2002 se die­ron en una eta­pa de desin­dus­tria­li­za­ción, en la cual el en­deu­da­mien­to y las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal ex­tran­je­ro ha­bían to­ma­do pro­ta­go­nis­mo en la di­ná­mi­ca de en­tra­da y sa­li­da de di­vi­sas.

“ca­da uno de los even­tos de­va­lua­to­rios en la ar­gen­ti­na de las úl­ti­mas dé­ca­das es­tu­vo pre­ce­di­do por des­ba­lan­ces en el sec­tor ex­terno, y en nin­gún ca­so la de­va­lua­ción ofre­ció so­lu­cio­nes si se mi­ra el me­diano pla­zo. Hu­bo una for­tí­si­ma tras­la­ción del in­gre­so y se fa­vo­re­ció a cier­tos sec­to­res. la his­to­ria de­ja muy cla­ro que los efec­tos de una de­va­lua­ción son re­ce­si­vos en tér­mi­nos de ac­ti­vi­dad y re­gre­si­vos en tér­mi­nos de dis­tri­bu­ción del in­gre­so”, di­ce a el la na­cion eco­no­mis­ta. Esos efec­tos se die­ron, ex­pli­ca, por­que la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va del país es muy de­pen­dien­te de las im­por­ta­cio­nes y por­que hay un pro­ta­go­nis­mo de los “bie­nes sa­la­rio” (ali­men­tos) en las ex­por­ta­cio­nes, lo cual im­pac­ta sen­si­ble­men­te en los pre­cios de los pro­duc­tos que más par­ti­ci­pan en la ca­nas­ta de con­su­mo de la po­bla­ción de me­nos re­cur­sos.

a eso se su­ma la exis­ten­cia de un al­to gra­do de do­la­ri­za­ción de con­tra­tos. Wah­ren agre­ga que, en el ac­tual con­tex­to, la con­se­cuen­cia re­ce­si­va se agra­va por la muy ele­va­da ta­sa de in­te­rés (aun­que se la su­po­ne tran­si­to­ria) y el ajus­te del gas­to pú­bli­co.

El fifty fifty

las eta­pas in­ver­sas a las de caí­das del in­gre­so real fue­ron aque­llas en que, con un ti­po de cam­bio real ba­jo, hu­bo me­jo­ras en la par­ti­ci­pa­ción que tie­nen los sa­la­rios en el pro­duc­to bru­to. la fra­se qui­zá más re­cor­da­da por al­gu­nos so­bre es­te te­ma es la pro­nun­cia­da por Juan Do­min­go pe­rón so­bre el fifty fifty, co­mo su ob­je-

¿Có­mo sa­lir del es­pe­jo?

ti­vo en cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción del ca­pi­tal y del tra­ba­jo en lo pro­du­ci­do por el país. aque­lla “me­ta” es­tu­vo cum­pli­da a me­dia­dos de los 50 y en 1974. Esas si­tua­cio­nes no du­ra­ron, pe­ro sí hu­bo, se­ña­la ra­pet­ti, otros pe­río­dos de ti­po de cam­bio ba­jo y me­jo­ra dis­tri­bu­ti­va, que no dis­tin­guie­ron co­lo­res po­lí­ti­cos: “Eso se ob­ser­vó ba­jo los dos go­bier­nos de pe­rón, el ra­di­ca­lis­mo de illia, el pro­ce­so mi­li­tar, la con­ver­ti­bi­li­dad de Me­nem y los go­bier­nos kirch­ne­ris­tas”, di­ce. En es­te úl­ti­mo ca­so, el efec­to es­tu­vo apun­ta­la­do por me­di­das pa­ra na­da sos­te­ni­bles, co­mo el ce­po cam­bia­rio y las prohi­bi­cio­nes al en­vío de uti­li­da­des al ex­te­rior. El de­ba­te que tras­cien­de las emer­gen­cias pa­sa por ver có­mo rom­per con el es­que­ma re­cu­rren­te de las re­la­cio­nes in­ver­sas en­tre ti­po de cam­bio y sa­la­rios y con el im­pac­to de eso en el me­diano pla­zo, más allá de la ne­ce­si­dad de ba­jar la in­fla­ción.

pa­ra ra­pet­ti, la res­pues­ta es­ta­ría en el desa­rro­llo de un mo­de­lo eco­nó­mi­co prin­ci­pal­men­te desa­rro­llis­ta, que bus­que la ex­pan­sión de sec­to­res co­mo la in­dus­tria y los ser­vi­cios tran­sa­bles, sin de­jar de la­do el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les. pe­ro la cla­ve pa­ra que el mo­de­lo fun­cio­ne es­tá, acla­ra, en tra­ba­jar so­bre los fac­to­res que ha­cen a la pro­duc­ti­vi­dad, co­mo los cos­tos de lo­gís­ti­ca y trans­por­te. Y así lo ejem­pli­fi­ca: “Si las fir­mas ar­gen­ti­nas tu­vie­ran la pro­duc­ti­vi­dad de sus pa­res ale­ma­nas, trans­por­ta­ran sus pro­duc­tos por ru­tas co­mo las no­rue­gas y los car­ga­ran en puer­tos con lo­gís­ti­ca ho­lan­de­sa, no ne­ce­si­ta­rían pa­gar sa­la­rios en dó­la­res ‘ba­jos’ pa­ra te­ner una ren­ta­bi­li­dad ade­cua­da. Más aun, ba­jo esas con­di­cio­nes po­drían pa­gar sa­la­rios en dó­la­res si­mi­la­res a los de ale­ma­nia, Sue­cia y Ho­lan­da. co­mo en el cor­to pla­zo, las fir­mas ar­gen­ti­nas tie­nen pro­duc­ti­vi­dad, in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te y lo­gís­ti­ca ar­gen­ti­nas, el ti­po de cam­bio real es de­ci­si­vo pa­ra la ren­ta­bi­li­dad”.

pa­ra Wah­ren, la sa­li­da pa­sa por mo­di­fi­car el per­fil de in­ser­ción co­mer­cial y fi­nan­cie­ra de la ar­gen­ti­na, “y pa­ra ello es fun­da­men­tal ad­mi­nis­trar co­rrec­ta­men­te los dó­la­res”. por eso, agre­ga, se de­be re­du­cir el in­cen­ti­vo a aho­rrar en dó­la­res; prio­ri­zar el uso de di­vi­sas pa­ra im­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios que fa­vo­rez­can la pro­duc­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co, con una se­lec­ción pre­via de los sec­to­res es­tra­té­gi­cos; tra­ba­jar en la po­ten­cia­li­dad de al­gu­nos sec­to­res ex­por­ta­do­res; for­ta­le­cer la in­te­gra­ción re­gio­nal y, en ma­te­ria fi­nan­cie­ra, re­gu­lar el in­gre­so y la sa­li­da de los ca­pi­ta­les es­pe­cu­la­ti­vos, pa­ra evi­tar el ries­go de co­rri­das im­pul­sa­das por ban­cos y fon­dos de in­ver­sión.

Más allá de las me­di­das ten­dien­tes al in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad, el cam­bio de com­por­ta­mien­tos –al­go que in­vo­lu­cra a to­da la so­cie­dad– es un as­pec­to no me­nor. Hey­mann afir­ma que las con­duc­tas arrai­ga­das con res­pec­to a pen­sar en dó­la­res res­pon­den a la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca que, a su vez, in­flu­ye en la ge­ne­ra­ción de ex­pec­ta­ti­vas. Y cam­biar las ló­gi­cas que ha­cen que ha­ya ni­ve­les ele­va­dos de

pass th­rough tras ca­da de­va­lua­ción es al­go po­si­ble, pe­ro que lle­va tiem­po.

Mien­tras tan­to, se­ña­la, una po­lí­ti­ca de lu­cha con­tra la in­fla­ción no de­be­ría ba­sar­se en un ti­po de cam­bio ba­jo. Eso es com­prar más in­fla­ción y, por tan­to, sa­la­rios reales más re­du­ci­dos, pa­ra un pe­río­do fu­tu­ro. Es una par­te de la his­to­ria ya vi­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.