Un pre­si­den­te que tras­pa­só los lí­mi­tes acep­ta­bles

La Nacion - - El Mundo - Tra­duc­ción de Jaime Arram­bi­de

Tras el in­ci­den­te del pre­si­den­te Do­nald Trump con el co­rres­pon­sal je­fe de la ca­de­na CNN en la Ca­sa Blan­ca, Jim Acos­ta, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa, el dia­rio The New York Ti­mes pu­bli­có ayer es­te edi­to­rial.

Las re­la­cio­nes en­tre el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, y la pren­sa siem­pre han si­do pe­lia­gu­das, co­mo de­ben ser­lo. El rol de cues­tio­nar y desafiar al po­der que tie­nen los me­dios de no­ti­cias es tan esen­cial pa­ra la de­mo­cra­cia co­mo el vo­to.

Sin em­bar­go, por en­lo­que­ce­do­res que les ha­yan pa­re­ci­do los pe­rio­dis­tas a los pre­si­den­tes del pa­sa­do, nin­guno se aven­tu­ró tan­to más allá de los lí­mi­tes acep­ta­bles co­mo el pre­si­den­te Trump.

Es cier­to, sus­pen­der­le su acre­di­ta­ción en la Ca­sa Blan­ca al pe­rio­dis­ta Jim Acos­ta, de la ca­de­na CNN, tal vez no ca­li­fi­que en el top ten de los ul­tra­jes que Trump, en especial a po­cos días de una elec­ción de mi­tad de man­da­to en la que la de­ma­go­gia del pre­si­den­te ju­gó un pa­pel tan cen­tral y en coin­ci­den­cia, co­mo ocu­rrió, con la re­nun­cia for­za­da del pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, que se atre­vió a po­ner la ley y la pro­pie­dad por en­ci­ma de la leal­tad co­bar­de.

Trump ha da­do so­bra­das mues­tras de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar las crí­ti­cas y las pre­gun­tas di­fí­ci­les de nin­gu­na otra ma­ne­ra que no sea con­tra­ata­car de in­me­dia­to de ma­ne­ra gro­se­ra y fu­ri­bun­da. Acos­ta des­per­ta­ba la ira de Trump con asi­dui­dad, y lo mis­mo pa­só an­te­ayer con sus pre­gun­tas so­bre la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos y la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia.

La fu­ria es una co­sa, pe­ro al sus­pen­der la acre­di­ta­ción de Acos­ta, Trump es­tá en­vian­do la se­ñal de que en su opi­nión, ha­cer pre­gun­tas fuer­tes –la fun­ción más ele­men­tal de un re­por­te­ro– des­ca­li­fi­ca a los pe­rio­dis­tas pa­ra asis­tir a los par­tes de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca.

A eso se su­ma la cuo­ta de ci­nis­mo de la se­cre­ta­ria de pren­sa de Trump, Sa­rah San­ders, quien a con­ti­nua­ción usó de ex­cu­sa pa­ra ex­pul­sar a Acos­ta la de­mos­tra­ble­men­te fal­sa acu­sa­ción de que el pe­rio­dis­ta le ha­bía “pues­to la mano en­ci­ma a una mu­jer”.

Si a San­ders la ofen­dió tan­to ese con­tac­to fí­si­co, ¿qué tu­vo pa­ra de­cir cuan­do su je­fe elo­gió a su “cum­pa” Greg Gian­for­te, le­gis­la­dor por Mon­ta­na, que fue sen­ten­cia­do a ta­reas co­mu­ni­ta­rias y se­sio­nes de con­trol de la ira por ha­ber­se ti­ra­do en­ci­ma de un pe­rio­dis­ta ha­ce seis me­ses?

Lo más alar­man­te del in­ci­den­te con Acos­ta es que ilus­tra a las cla­ras la ab­so­lu­ta ig­no­ran­cia de Trump so­bre el rol de la pren­sa libre pa­ra la tra­di­ción y la de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­nas, y del rol que de­be cum­plir el pre­si­den­te pa­ra de­fen­der­la. No de­be­rían sen­tir­se mar­ca­dos y blanco de ata­ques por ha­cer su tra­ba­jo. De he­cho, el pro­pio Acos­ta ha si­do muy ex­plí­ci­to en sus crí­ti­cas por la ope­ra­ción de pren­sa que le hi­cie­ron des­de la Ca­sa Blan­ca.

Pe­ro es el pro­pio Trump, con su in­ce­san­te de­mo­ni­za­ción de las “no­ti­cias fal­sas” y su in­cen­dia­ria ca­rac­te­ri­za­ción de los me­dios de no­ti­cias co­mo “enemi­gos del pue­blo”, quien ha he­cho to­do lo que es­tá en su po­der pa­ra so­ca­var, pe­li­gro­sa y sis­te­má­ti­ca­men­te, la li­ber­tad y la in­de­pen­den­cia de la pren­sa.

Que al­guien co­mo el se­na­dor re­pu­bli­cano Lind­say Graham, que de­be­ría en­ten­der del te­ma, se ha­ya su­ma­do pa­ra va­pu­lear a la pren­sa, no ha­ce más que re­sal­tar la efec­ti­vi­dad del ve­neno que ins­ti­la Trump. Se­gu­ra­men­te el pre­si­den­te pre­fe­ri­ría que to­dos y ca­da uno de los pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos en la Ca­sa Blan­ca sean co­mo Sean Han­nity y Jea­ni­ne Pi­rro, dos fi­gu­ras de la ca­de­na Fox News que com­par­tie­ron ale­gre­men­te el es­ce­na­rio con el pre­si­den­te el lu­nes pa­sa­do en Mis­sou­ri, en su úl­ti­mo ac­to de cam­pa­ña.

Ha­ce tiem­po que Han­nity es una fan desem­bo­za­da de Trump, pe­ro has­ta sus co­le­gas y je­fes de Fox se que­da­ron ató­ni­tos con su par­ti­ci­pa­ción en ese ac­to, en el que lle­gó al pun­to de su­mar­se a los ata­ques con­tra los pe­rio­dis­tas de “no­ti­cias fal­sas” que es­ta­ban sen­ta­dos al fon­do del sa­lón, en­tre quie­nes se en­con­tra­ba la co­rres­pon­sal de Fox News en la Ca­sa Blan­ca, Kris­tin Fis­her.

Es po­co pro­ba­ble que Trump mo­de­re su re­tó­ri­ca. Pe­ro quie­nes lo­gran ser es­cu­cha­dos por Trump, in­clui­dos San­ders, el se­na­dor Graham y los eje­cu­ti­vos de Fox News, de­be­rían tra­tar de que en­tien­da el pe­li­gro de con­fun­dir leal­tad ha­cia Trump con leal­tad pa­ra con la Cons­ti­tu­ción y la de­mo­cra­cia.

El pre­si­den­te ha da­do so­bra­das mues­tras de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar las crí­ti­cas

El in­ci­den­te ilus­tra la ab­so­lu­ta ig­no­ran­cia de Trump so­bre el rol de la pren­sa libre pa­ra EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.