el plan de Bo­ca: más equi­li­brio pa­ra la mar­ca, ve­lo­ci­dad y ata­ques di­rec­tos

el cam­bio A me­di­da que fue avan­zan­do en la com­pe­ten­cia, el in­gre­so de Nández le su­mó un so­cio al tán­dem Ba­rrio­sPa­blo Pérez; y los wi­nes Pa­vón y Vi­lla no so­lo fue­ron in­ci­si­vos arri­ba, sino que ayu­da­ron en el re­tro­ce­so a los la­te­ra­les

La Nacion - - Deportes - Ch­ris­tian Le­ble­bid­jian

Bo­ca lle­ga me­jor a es­te cru­ce con Ri­ver que cuan­do lo hi­zo por la Su­per­li­ga, cuan­do per­dió 2-0 en la Bom­bo­ne­ra (una vez más Mar­ce­lo Ga­llar­do ter­mi­nó im­po­nién­do­se en el due­lo tác­ti­co) y los in­te­rro­gan­tes que ge­ne­ró el equi­po mi­llo­na­rio fue­ron su­pe­rio­res a las soluciones que in­ten­tó apor­tar el xe­nei­ze. No so­lo en la to­ma de de­ci­sio­nes, sino tam­bién en la ve­lo­ci­dad pa­ra su pos­te­rior eje­cu­ción.

La so­li­dez que su­po su­mar­le Guillermo Ba­rros Sche­lot­to a Bo­ca no so­lo tu­vo que ver con el in­gre­so de Nández al me­dio cam­po, trans­for­man­do el es­que­ma tác­ti­co del 4-3-3 al 4-1-4-1, sino que to­do el equi­po fue me­nos ver­ti­gi­no­so pa­ra ata­car y más pa­cien­te pa­ra de­fen­der. Ya no re­sol­vió los par­ti­dos pen­san­do en el “gol­pe por gol­pe”, sino que fue más pen­san­te, ca­si co­mo ana­li­zan­do que, si por el po­der de fue­go que tie­ne des­de la je­rar­quía de sus de­lan­te­ros ca­da ata­que es pe­li­gro de gol, qui­zás tra­tan­do de re­for­zar la fa­ce­ta de­fen­si­va iba a en­con­trar un equi­li­brio que le iba a per­mi­tir avan­zar más aplo­ma­do, aun­que eso no im­pli­que lle­var su pro­ta­go­nis­mo al ex­tre­mo de la cau­te­la.

¿Cuá­les fue­ron los cam­bios que le die­ron un con­tex­to más for­ta­le­ci­do? A Bo­ca le dio más se­gu­ri­dad la lle­ga­da de An­dra­da y un Ros­si que, tras al­gu­nos so­bre­sal­tos, ga­nó al­go de con­fian­za con ata­ja­das im­por­tan­tes. De­fen­si­va­men­te Iz­quier­doz lle­gó pa­ra ser ti­tu­lar y ser un po­ten­cial cau­di­llo tam­bién; Ba­rrios re­sol­vien­do siem­pre fir­me y sim­ple, de­di­cán­do­se a re­cu­pe­rar la pe­lo­ta y en­tre­gar­la al com­pa­ñe­ro más cer­cano (es el ju­ga­dor xe­nei­ze con más in­ter­cep­cio­nes en la Li­ber­ta­do­res, con 34) y so­bre to­do el in­gre­so de Nández, que so­bre­sa­le por­que es ca­paz de tra­bar con la ca­be­za y por­que ge­ne­ra un con­ta­gio po­si­ti­vo en el res­to: no so­lo re­cu­pe­ra (se­gún da­tos de Opta, es el ju­ga­dor de Bo­ca con más qui­tes en el cer­ta­men, 27), sino tam­bién pue­de des­do­blar­se y lle­gar a pi­sar el área ri­val.

Des­de lo co­lec­ti­vo, el Me­lli­zo en­con­tró una si­me­tría ma­yor des­de las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra el re­tro­ce­so con el trián­gu­lo Nández-Ba­rrios-Pa­blo Pérez que cuan­do so­lo es­tu­vie­ron dos de ellos; y con Pa­vón y Vi­lla se ase­gu­ra ve­lo­ci­dad pa­ra las tran­si­cio­nes rá­pi­das de de­fen­sa-ata­que, pe­ro tam­bién a la in­ver­sa. Y co­lec­ti­va­men­te las lí­neas apa­re­cen más jun­tas que cuan­do apa­re­cía Car­do­na co­mo ex­tre­mo por la iz­quier­da o Zá­ra­te de fal­so 10, por de­trás de Ábi­la o Be­ne­det­to.

Las con­fir­ma­cio­nes de Pa­vón (por más que ofen­si­va­men­te, des­de que vol­vió del Mun­dial, si­gue muy le­jos del wing que su­po ga­nar­se los ojos eu­ro­peos) y Vi­lla le dan otra con­ten­ción tam­bién a los la­te­ra­les. Por eso Jara y Ola­za subie­ron en par­te su ren­di­mien­to; in­clu­so Buf­fa­ri­ni po­ten­ció sus ac­cio­nes. Pe­ro Mas se que­dó re­le­ga­do, en par­te por­que no lo­gra ser el que fue en San Lo­ren­zo y por­que las ve­ces que le to­có ser ti­tu­lar de­lan­te su­yo tu­vo a Car­do­na. Las men­cio­nes de los la­te­ra­les no son ca­sua­les, ya que en los úl­ti­mos par­ti­dos, Ri­ver lo com­pli­có ata­can­do las es­pal­das de Pe­ruz­zi y Jara, tam­bién pre­sio­nan­do a Mas y ge­ne­rán­do­le “tram­pas tác­ti­cas” a Ba­rrios. ¿En qué sen­ti­do? Los ad­ver­sa­rios de­ja­ban en prin­ci­pio al co­lom­biano co­mo sa­li­da, pe­ro no bien se per­fi­la­ba pa­ra re­ci­bir lo iban a pre­sio­nar pa­ra quitarle la pe­lo­ta y con­tra­ata­car, o pa­ra fre­nar­lo con in­frac­cio­nes. No es ca­sual que Ba­rrios sea el fut­bo­lis­ta xe­nei­ze con más fal­tas re­ci­bi­das en la Co­pa (28). Le co­me­tie­ron más in­frac­cio­nes al Nº 5 que a Pa­vón, Car­do­na o Te­vez. Si Ba­rrios aho­ra re­ci­be la ayu­da de Nández, los la­te­ra­les en­cuen­tran los mis­mos so­cios en Pa­vón y Vi­lla.

Es cier­to que el Me­lli­zo pro­bó con un 4-2-4 con un do­ble N° 9 (Be­ne­det­to + Ábi­la) y con Vi­lla y Pa­vón co­mo wi­nes de­lan­te de un do­ble con­ten­ción con Nández y Ba­rrios, pe­ro dio la im­pre­sión que el DT lo pen­só más co­mo va­ria­ble de ajus­te que co­mo ju­ga­da ini­cial. Ca­si nun­ca le gus­tó a Ba­rros Sche­lot­to ju­gar con dos cen­tro­de­lan­te­ros de­fi­ni­dos, aun­que co­mo plan al­ter­na­ti­vo (y so­bre to­do en contextos ad­ver­sos) lo tu­vo en cuen­ta.

Pa­ra ser bi­cam­peón de la Su­per­li­ga a Bo­ca le al­can­zó con el po­der de gol y la je­rar­quía de sus de­lan­te­ros. La Li­ber­ta­do­res, en cam­bio, se re­suel­ve por otros de­ta­lles. Y exi­ge una con­cen­tra­ción y dis­ci­pli­na tác­ti­ca ma­yo­res. La di­fe­ren­cia con res­pec­to a las úl­ti­mas lec­tu­ras de Ba­rros Sche­lot­to (en fun­ción de las de­ci­sio­nes que fue to­man­do mien­tras iba avan­zan­do en la Co­pa) es que aho­ra sí pa­re­ce dar­le más im­por­tan­cia a ese ti­po de lec­tu­ras.

Fa­bián ma­re­lli

nahi­tan nández (en la ac­ción an­te pon­zio) le dio ma­yor com­ba­te y des­plie­gue al me­dio cam­po de Bo­ca mien­tras el equi­po iba avan­zan­do en la li­ber­ta­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.