La llu­via pro­lon­ga la es­pe­ra

La Nacion - - Notas De Tapa - Cris­tian Grosso

La pri­me­ra fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res se ha­ce desear: el par­ti­do en­tre Bo­ca y Ri­ver, en la Bom­bo­ne­ra, re­pro­gra­ma­do pa­ra hoy, a las 16, a cau­sa de la tormenta que azo­ta a Bue­nos Ai­res, po­dría ser pos­ter­ga­do pa­ra el pró­xi­mo sá­ba­do 17 si el tiem­po no me­jo­ra; la Con­me­bol es­pe­ra­rá has­ta pa­sa­do el me­dio­día pa­ra to­mar una de­ter­mi­na­ción. La pos­ter­ga­ción se anun­ció lue­go de que el juez del par­ti­do, el chi­leno Ro­ber­to To­bar (fo­to), re­co­rrió, cer­ca de las 15, el cam­po de jue­go, anega­do lue­go de la caí­da de 110 mi­lí­me­tros has­ta el mo­men­to de la sus­pen­sión.

Aun­que la Con­me­bol pro­gra­mó el par­ti­do de ida por la Li­ber­ta­do­res pa­ra es­ta tar­de, Bo­ca y Ri­ver ya pro­yec­tan el pri­mer due­lo pa­ra el 17 de no­viem­bre por­que el pro­nós­ti­co me­teo­ro­ló­gi­co an­ti­ci­pa que se­gui­rán las llu­vias; pa­ra evi­tar di­la­cio­nes, la CSF de­fi­ni­rá la si­tua­ción no más allá de las 13; la Su­per­li­ga, víc­ti­ma de tan­tas idas y vuel­tas

El des­tino se to­mó tan en se­rio que se iba a pa­ra­li­zar el mun­do que la su­per­fi­nal nun­ca em­pe­zó. La Co­pa Li­ber­ta­do­res de los en­re­dos, las des­pro­li­ji­da­des y las sos­pe­chas no ten­drá un desen­la­ce or­di­na­rio. Por­que Bo­ca y Ri­ver ya le im­pri­mie­ron su se­llo de ex­cep­cio­na­li­dad, pe­ro tam­bién por­que las con­tra­mar­chas se trans­for­ma­ron en ese in­qui­lino in­de­sea­ble. ¿El cli­ma de­ja­rá que se jue­gue hoy el par­ti­do de to­dos los tiem­pos? Las fe­chas se vol­vie­ron un tor­men­to. Ori­gi­nal­men­te las fi­na­les se iban a dispu­tar el 7 y el 28 de no­viem­bre; lue­go, el 10 y el 24. Cuan­do el tem­po­ral de ayer de­ri­vó en la sus­pen­sión, se co­lo­rea­ron ca­si to­do los días del mes. Fi­nal­men­te, ¿fi­nal­men­te?, el su­per­clá­si­co se­rá hoy, a las 16, aun­que los pro­nós­ti­cos me­teo­ro­ló­gi­cos in­di­can que se­gui­rá llo­vien­do y los clu­bes ano­che se fue­ron a dor­mir in­tu­yen­do que el epi­so­dio I del due­lo más vol­cá­ni­co de la his­to­ria re­cién to­ma­rá cuer­po el pró­xi­mo sá­ba­do 17.

Se mo­vie­ron las fe­chas, se cam­bia­ron los ho­ra­rios, se ci­tó al G20, los pre­si­den­tes Da­niel An­ge­li­ci y Ro­dol­fo D’Ono­frio in­vo­ca­ron a la co­mu­ni­dad ju­día, la Su­per­li­ga re­cha­zó las re­pro­gra­ma­cio­nes, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri in­tro­du­jo el de­ba­te por el pú­bli­co vi­si­tan­tes, los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad se des­di­je­ron en ho­ras, la Con­me­bol hi­zo anun­cios con asteriscos, se ra­ti­fi­có la sus­pen­sión so­bre Mar­ce­lo Ga­llar­do, los di­ri­gen­tes cru­za­ron al­gu­nas chi­ca­nas… Y llo­vió, llo­vió mu­cho. Más de lo ha­bi­tual. Más de 100 mi­lí­me­tros. El jue­go en sí mis­mo siem­pre es­tu­vo fue­ra de agen­da. Co­mo ayer, cuan­do otra vez las reunio­nes go­ber­na­ron a gol­pes de pu­ño en el es­cri­to­rio.

La jor­na­da del di­lu­vio ha­bi­li­tó to­das las es­pe­cu­la­cio­nes po­si­bles. Y nue­vos em­bro­llos. La Con­me­bol ro­cam­bo­les­ca, la de las sus­pen­sio­nes y ha­bi­li­ta­cio­nes fan­tas­mas, su­mó otro pa­so de co­me­dia: cuan­do a las 15.28, en su cuen­ta ofi­cial, tui­teó la re­pro­gra­ma­ción, in­di­có que el en­cuen­tro se ju­ga­ría el 25 de no­viem­bre. Lo úni­co que fal­ta­ba pa­ra cer­ti­fi­car el tor­neo de la sin­ra­zón: la ida des­pués que la re­van­cha. Mi­nu­tos más tar­de, eli­mi­na­ron la pu­bli­ca­ción.

La in­cer­ti­dum­bre anidó en la tar­de del sá­ba­do. Y no se des­pe­jó ni con el pa­so de las ho­ras. Si en al­gún mo­men­to los clu­bes y la Con­me­bol se ha­bían ci­ta­do pa­ra to­mar una de­ter­mi­na­ción hoy a las 11, la cum­bre ho­ras des­pués se di­sol­vió. Se­rá la CSF quien re­suel­va en ba­se al es­ta­do del tiem­po y se fi­jó un ho­ra­rio lí­mi­te: las 13. Pa­ra evi­tar que, co­mo ayer, mi­les de per­so­nas se mo­vi­li­cen a la Bom­bo­ne­ra sin cer­te­zas. “Bo­ca jue­ga cuan­do Con­me­bol lo dis­pon­ga. Lo que que­re­mos es que pri­me el sen­ti­do co­mún y no que­re­mos que la gen­te vuel­va a su­frir lo que su­frió hoy”, an­ti­ci­pó An­ge­li­ci. Al­re­de­dor de 5000 hin­chas lle­ga­ron a in­gre­sar en el co­lo­so de la Ri­be­ra. ¿Y si hoy vuel­ve a sus­pen­der­se? Co­mo las pre­vi­sio­nes de mal tiem­po se ex­tien­den has­ta el mar­tes, la fi­nal pa­sa­ría pa­ra el sá­ba­do 17. Esa fe­cha en­tu­sias­ma más a Ri­ver –que po­dría re­cu­pe­rar a Scoc­co y has­ta a Pon­zio– que a Bo­ca. Si del 7 al 28 iba a abrirse una bre­cha de tres se­ma­nas de de­ba­tes en­tre la ida y el des­qui­te, aho­ra to­do el mor­bo y la ten­sión se com­pri­mi­rían en una se­ma­na.

Con la sus­pen­sión, los tras­tor­nos co­men­za­ron a en­ca­de­nar­se. Des­de los cien­tos de hin­chas que lle­ga­ron des­de el In­te­rior del país –y del ex­tran­je­ro, tam­bién– y se lan­za­ron con­tra­re­loj a bus­car dón­de pa­sar la noche, has­ta el do­lor de ca­be­za que he­re­dó la Su­per­li­ga. El des­con­cier­to atra­pó a la or­ga­ni­za­ción del tor­neo lo­cal. Fi­nal­men­te, los dos par­ti­dos pre­vis­tos pa­ra hoy, en la Ca­pi­tal fe­de­ral, se tras­la­da­ron al lu­nes: Hu­ra­cán vs. Go­doy Cruz, a las 19, y Vé­lez vs. San Lo­ren­zo, a las 21.30. Sí, es­ta tar­de ha­brá ac­ti­vi­dad en la provincia de Bue­nos Ai­res: a las 13.15, In­de­pen­dien­te-Bel­grano; a las 15.30, Gimnasia-Ra­cing, y a las 17.45, Ban­fi­eld-La­nús, en el clá­si­co del Sur.

Ayer se atro­pe­lla­ron lo ac­to­res de re­par­to en una dis­cu­sión ya ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. La lo­na que cu­bre el cam­po de jue­go fue otro eje del de­ba­te. ¿Por qué no to­mó Bo­ca la pre­cau­ción de co­lo­car­la? Des­de el club con­ta­ron que se eva­luó po­ner­la el vier­nes, pe­ro lo des­car­ta­ron por la prue­ba del VAR que se hi­zo en la Bom­bo­ne­ra. Y una vez que co­men­zó a llo­ver, los en­car­ga­dos del cui­da­do del cés­ped in­di­ca­ron que ya no con­ve­nía des­ple­gar­la pre­ci­sa­men­te pa­ra fa­ci­li­tar el dre­na­je.

A las 17 la can­cha es­ta­ba en con­di­cio­nes, pe­ro cuan­do se sus­pen­dió na­die po­día ase­gu­rar que otro agua­ce­ro no la trans­for­ma­ría en una pi­le­ta. El sis­te­ma de dre­na­je fun­cio­nó bien, pe­ro, ¿cuán­to más re­sis­ti­ría? Al­re­de­dor de las 19, cuan­do hu­bie­se con­clui­do el en­cuen­tro, el cam­po te­nía es­pe­jos de agua. Ade­más, mu­chos sec­to­res de la Bom­bo­ne­ra es­ta­ban inun­da­dos, co­mo tam­bién va­rias ca­lles ad­ya­cen­tes del ba­rrio. El pro­nós­ti­co me­teo­ro­ló­gi­co pre­vé un domingo llu­vio­so. Qui­zá el par­ti­do de to­dos los tiem­pos se tras­for­me en el su­per­clá­si­co de la vís­pe­ra in­ter­mi­na­ble.

Da­niel Ja­yo

San­tia­go fi­li­puz­zi

La ter­na ar­bi­tral, en­ca­be­za­da por Ro­ber­to To­bar, com­pro­bó ayer que el cam­po de la Bom­bo­ne­ra no es­ta­ba ap­to pa­ra la fi­nal

Mau­ro al­fie­ri

un río ha­cia la bom­bo­ne­ra: la ten­sa pro­ce­sión ba­jo la llu­via acom­pa­ñó a los hin­chas de bo­ca que se atre­vie­ron a ir al es­ta­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.