Ine­qui­da­des con pre­sión tri­bu­ta­ria ré­cord

Re­gí­me­nes ju­bi­la­to­rios es­pe­cia­les, aran­ce­les desac­tua­li­za­dos, con­ce­sio­nes ol­vi­da­das son al­gu­nos de los gas­tos que con­tri­bu­yen al dé­fi­cit y que el Go­bierno bus­ca eli­mi­nar

La Nacion - - Notas De Tapa - José Del Rio

la le­tra chica del gas­to pú­bli­co es­tá en la mi­ra. No so­lo por la am­bi­ción del dé­fi­cit ce­ro, sino tam­bién por in­fi­ni­dad de ine­qui­da­des que tie­nen iden­ti­fi­ca­das el dúo Ni­co­lás Du­jov­ne, mi­nis­tro de Ha­cien­da, y Andrés Iba­rra, vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te y tam­bién res­pon­sa­ble de Mo­der­ni­za­ción. los ru­bros son de lo más di­ver­sos y per­mi­ten en­ten­der la con­tra­ca­ra de la pre­sión tri­bu­ta­ria ré­cord. Van des­de ci­fras mi­llo­na­rias des­ti­na­das a un as­ti­lle­ro que no pro­du­ce en la provincia de Bue­nos Ai­res has­ta cues­tio­nes cua­li­ta­ti­vas que aún hoy se mi­den en aus­tra­les. la lis­ta es tan ex­ten­sa co­mo di­sí­mil.

la es­ti­ma­ción na­cio­nal es que el Es­ta­do de­ja de per­ci­bir $346.000 mi­llo­nes anua­les en con­cep­to de im­pues­tos que por una u otra ra­zón no se co­bran. Des­de ya que hay exen­cio­nes im­po­si­ti­vas im­pres­cin­di­bles pa­ra fo­men­tar la in­ver­sión o pa­ra ha­cer más com­pe­ti­ti­vas re­gio­nes o sec­to­res con con­di­cio­nes ad­ver­sas.

Vie­ne de ta­pa Sin em­bar­go, el re­co­rri­do mues­tra que eso no siem­pre ocu­rre. Por ca­so, el Po­der Ju­di­cial, en el que to­do el per­so­nal in­gre­sa­do an­tes de 2017 no pa­ga Ga­nan­cias. Es­to re­pre­sen­ta $9500 mi­llo­nes anua­les de im­pues­tos que el Es­ta­do no per­ci­be.

Tam­bién fi­gu­ran las mu­tua­les, coope­ra­ti­vas y aso­cia­cio­nes ci­vi­les sin fi­nes de lu­cro que no pa­gan im­pues­tos y des­de ya que de acuer­do con la mi­sión pue­den pre­ci­sar de los apor­tes del Es­ta­do cuan­do se tra­ta de cues­tio­nes li­ga­das al bien co­mún o a la in­ves­ti­ga­ción. Se es­ti­ma que se de­jan de per­ci­bir $15.000 mi­llo­nes por es­ta exen­ción, pe­ro cuan­do se mi­ra la le­tra chica se in­clu­ye en­tre sus be­ne­fi­cia­rios a gran­des com­pa­ñías de se­gu­ros y en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

La si­tua­ción de la Igle­sia Ca­tó­li­ca tam­bién for­ma­ba par­te del eje tri­bu­ta­rio en aná­li­sis por el Go­bierno, pe­ro el vier­nes se anun­ció que acep­ta­rá el re­em­pla­zo gra­dual de los apor­tes del Es­ta­do por al­ter­na­ti­vas ba­sa­das en la so­li­da­ri­dad de las co­mu­ni­da­des y de los fie­les, lo que im­pli­ca­rá la re­nun­cia a la asig­na­ción de $130 mi­llo­nes que re­ci­be anual­men­te. La de­ci­sión fue co­mu­ni­ca­da en el cie­rre de la asam­blea ple­na­ria del Epis­co­pa­do, que con­du­ce el obis­po de San Isi­dro, Os­car Ojea, en la ca­sa de re­ti­ros El Ce­nácu­lo, de Pi­lar.

El de­ba­te por la ley de pro­mo­ción eco­nó­mi­ca de Tie­rra del Fue­go, que in­clu­ye la li­be­ra­ción del IVA, la exen­ción del im­pues­to a las ga­nan­cias y la exen­ción de de­re­chos de im­por­ta­ción, re­pre­sen­ta un mon­to de $31.000 mi­llo­nes en jue­go y es­tá la­ten­te. Pe­ro exis­te una fuerte dis­cu­sión po­lí­ti­ca de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes pa­ra ver cuál es el mo­men­to co­rrec­to pa­ra la dis­cu­sión.

Otro de los nú­me­ros que se si­gue de cer­ca es el de los dis­tin­tos re­gí­me­nes ju­bi­la­to­rios de pri­vi­le­gio y es­pe­cia­les, que, aun­que so­lo al­can­zan al 2,9% de las per­so­nas, con­cen­tran el 9% del gas­to pre­vi­sio­nal con ha­be­res me­dios que su­pe­ran los $100.000.

Mu­chos de es­tos re­gí­me­nes no se cu­bren con los apor­tes de sus tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vi­dad. Es­to ha­ce que, en gran par­te de los ca­sos, los tra­ba­ja­do­res con las ju­bi­la­cio­nes más ba­jas cu­bran con sus apor­tes las ju­bi­la­cio­nes de unos po­cos be­ne­fi­cia­rios que re­ci­ben ju­bi­la­cio­nes más al­tas.

En el Po­der Ju­di­cial, por ejem­plo, el pro­me­dio de ju­bi­la­ción su­pera los $100.000, on­ce ve­ces la ju­bi­la­ción me­dia, y en el ser­vi­cio ex­te­rior más de $150.000, más de die­ci­séis ve­ces la me­dia. Pa­ra ju­bi­lar­se por el Po­der Ju­di­cial so­lo ha­cen fal­ta 15 años tra­ba­ja­dos en ese ré­gi­men y es­te es otro de los pun­tos que se si­gue de cer­ca en Ha­cien­da.

Aun­que en me­nor es­ca­la, los adi­cio­na­les por zo­na son otro de los pun­tos en la mi­ra. Se tra­ta de un su­ple­men­to re­mu­ne­ra­ti­vo pa­ra el per­so­nal de Agroin­dus­tria que se ins­tau­ró cuan­do los ac­ce­sos a los cen­tros ur­ba­nos del in­te­rior eran pre­ca­rios. Por ejem­plo, un em­plea­do de Agroin­dus­tria en la ciu­dad de Men­do­za co­bra un su­ple­men­to del 45% com­pa­ra­do con un em­plea­do de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res (no hay di­fe­ren­cia si el em­plea­do es lo­cal o tras­la­da­do). El cos­to de esa me­di­da se es­ti­ma en $150 mi­llo­nes al año pa­ra unas 900 per­so­nas.

Las par­ti­cu­la­ri­da­des del sec­tor pú­bli­co apa­re­cen tam­bién en el mun­do de la cul­tu­ra. Al pun­to de que el sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción de pe­lí­cu­las pa­ra ser ex­hi­bi­das en sa­las de ci­ne se creó en 1984. Los aran­ce­les que te­nían que pa­gar las dis­tri­bui­do­ras de pe­lí­cu­las ex­tran­je­ras que­da­ron con­ge­la­dos en va­lor de aus­tra­les y des­pués trans­for­ma­dos a pe­sos en la con­ver­ti­bi­li­dad. En el ca­so de las pe­lí­cu­las a ser trans­mi­ti­das por las se­ña­les te­le­vi­si­vas, el mon­to se fi­jó

Mu­chos re­gí­me­nes es­pe­cia­les no se cu­bren con los apor­tes de sus tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vi­dad. Esa bre­cha se cu­bre con apor­tes de las ju­bi­la­cio­nes más ba­jas

en 1996 por pre­sen­ta­ción men­sual y tam­po­co su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes.

Los aran­ce­les que­da­ron des­va­lo­ri­za­dos y hoy la re­cau­da­ción por esa vía es irri­so­ria. El In­caa es­tá tra­ba­jan­do pa­ra crear un nue­vo Sis­te­ma de Ca­li­fi­ca­ción de Con­te­ni­dos Au­dio­vi­sua­les (pe­lí­cu­las, se­ries, vi­deo­jue­gos y pla­ta­for­mas de vi­deo on de­mand). En lo que va del año, re­cau­dó so­la­men­te $250.000. Con la pro­yec­ción de ac­tua­li­za­ción, uti­li­zan­do la fór­mu­la a va­lor dó­lar en el mo­men­to de es­ta­ble­ci­mien­to del aran­cel, se pro­yec­ta re­cau­dar cer­ca de $15 mi­llo­nes (600% más). Por ejem­plo: una pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra que pa­ga ac­tual­men­te $362 pe­sos pa­sa­rá a abo­nar al­re­de­dor de $14.000. Las pe­lí­cu­las na­cio­na­les que so­li­ci­ten sub­si­dio pa­ra la ca­te­go­ría de Au­dien­cia Ma­si­va y las pe­lí­cu­las por­no­grá­fi­cas, hoy exen­tas, van a em­pe­zar a pa­gar.

El re­co­rri­do por la le­tra chica del gas­to pú­bli­co lle­ga tam­bién a las co­che­ras de la Bi­blio­te­ca na­cio­nal. En 1998 se ad­ju­di­ca­ron con­ce­sio­nes por 25 años. Una se lla­ma Par­king Lot y pa­ga hoy $16.000 por mes. no se ha­ce car­go del ABL y la Bi­blio­te­ca de­be hoy $75 mi­llo­nes de ese im­pues­to. El tri­bu­nal ta­só ha­ce 5 me­ses que el ca­non de­be­ría ser de $350.000. La otra es Es­ta­cio­na­mien­to Aus­tria y pa­ga $19.000. El tri­bu­nal lo ta­só en $265.000. Son 220 co­che­ras y hay un su­ma­rio ini­cia­do.

Otro te­ma muy sen­si­ble es el que se es­tá ana­li­zan­do en la Agen­cia na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad. Se tra­ta del or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ad­mi­nis­trar y pa­gar men­sual­men­te a los be­ne­fi­cia­rios de las pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas por in­va­li­dez la­bo­ral. Es­tas pen­sio­nes no son un pro­gra­ma ni un plan so­cial: son un de­re­cho es­ta­ble­ci­do por ley que de­be ser ga­ran­ti­za­do pa­ra quien co­rres­pon­da.

La pen­sión no con­tri­bu­ti­va por in­va­li­dez la­bo­ral se otor­ga a la per­so­na que tie­ne in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral de un 76% o más, to­tal o per­ma­nen­te, cer­ti­fi­ca­da por un mé­di­co, y vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial. En 2006, ha­bía unos 170.000 be­ne­fi­cia­rios y ac­tual­men­te exis­ten más de 1.046.000 per­so­nas que co­bran men­sual­men­te es­te de­re­cho, que tie­ne ca­rác­ter vi­ta­li­cio. De ese uni­ver­so se en­con­tra­ron irre­gu­la­ri­da­des, in­com­pa­ti­bi­li­da­des y has­ta fraudes (que in­vo­lu­cran a mé­di­cos inexis­ten­tes o a per­so­nas fa­lle­ci­das, por ejem­plo), pe­ro se tra­ta de una si­tua­ción que pro­me­ten re­vi­sar ca­so por ca­so, al­go muy com­ple­jo de im­ple­men­tar.

Tam­bién hay cre­cien­tes de­nun­cias por obleas vehi­cu­la­res fal­si­fi­ca­das. El “sím­bo­lo in­ter­na­cio­nal de ac­ce­so” es un do­cu­men­to que iden­ti­fi­ca al vehícu­lo en el que se tras­la­da una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad y que la ha­bi­li­ta a tran­si­tar y es­ta­cio­nar li­bre­men­te en lu­ga­res ex­clu­si­vos pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

En la ciu­dad de Bue­nos Ai­res cir­cu­lan de lu­nes a vier­nes cer­ca de 1,6 mi­llo­nes de au­tos y la ciu­dad dis­po­ne de 364.000 es­pa­cios pa­ra es­ta­cio­nar en la vía pú­bli­ca y de 611.000 lu­ga­res en­tre co­che­ras pri­va­das y co­mer­cia­les. Se es­ti­ma que más de 20.000 au­tos cuen­tan con obleas de dis­ca­pa­ci­dad tru­chas, que cons­ti­tu­yen un ne­go­cio ile­gal pa­ra quie­nes las otor­gan y una irre­gu­la­ri­dad que en los pró­xi­mos días se­rá no­ti­cia por la in­ves­ti­ga­ción en cur­so.

Por úl­ti­mo, apa­re­ce un ca­so tes­ti­go de la provincia de Bue­nos Ai­res: el As­ti­lle­ro Río San­tia­go, que re­pli­ca cues­tio­nes que su­ce­dían en el ám­bi­to na­cio­nal, co­mo Fa­bri­ca­cio­nes Mi­li­ta­res. El as­ti­lle­ro tie­ne más de 3000 em­plea­dos, con un suel­do pro­me­dio ca­si de $45.000. La pro­duc­ción es bá­si­ca­men­te ce­ro: no cons­tru­ye­ron nin­gún bar­co des­de 2008 y los de­le­ga­dos sin­di­ca­les man­tie­nen un plan de lu­cha por la ba­ja en el pre­su­pues­to de ca­ra a 2019. El cos­to de la em­pre­sa es de $3500 mi­llo­nes anua­les y el úl­ti­mo bar­co que em­pe­za­ron fue por en­car­go de Ve­ne­zue­la en 2007. Los sa­la­rios in­cluían tam­bién un pre­mio por pro­duc­ti­vi­dad a pe­sar de no fa­bri­car y ha­ce dos dé­ca­das la mi­tad de sus in­gre­sos pro­ve­nían de los bu­ques que ha­cía. Hoy es me­nos del 1%.

La lis­ta de irre­gu­la­ri­da­des se ex­tien­de aún más. Se cal­cu­la que el Es­ta­do de­ja de per­ci­bir $346.000 mi­llo­nes anua­les por im­pues­tos que por una u otra ra­zón no se co­bran, lo que equi­va­le a cua­tro ve­ces lo que in­su­me la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo. Son par­te de la con­tra­ca­ra de un país con pre­sión tri­bu­ta­ria ré­cord. ni más. ni me­nos.

Ar­chi­vo / afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.