Es­tá en jue­go en qué sis­te­ma vi­vi­re­mos

La Nacion - - Notas De Tapa - Jorge Fer­nán­dez Díaz

un ve­cino cual­quie­ra de una pe­que­ña ciu­dad ar­gen­ti­na, un na­ve­ga­dor ru­ti­na­rio de in­ter­net, di­ga­mos un usua­rio nor­mal de Fa­ce­book y de Goo­gle ya no ten­drá nin­gún se­cre­to que guar­dar. Ni si­quie­ra po­drá es­con­der­se de sí mis­mo. Pro­gra­mas in­for­má­ti­cos de­tec­ta­rán sus emo­cio­nes so­bre la ba­se del mo­vi­mien­to de sus ojos y múscu­los fa­cia­les; sa­brán qué es­ce­nas de YouTu­be o de Net­flix lo hi­cie­ron reír, en­tris­te­cer­se o abu­rrir­se co­mo una os­tra. Co­nec­ta­rán el al­go­rit­mo a sen­so­res bio­mé­tri­cos, y co­no­ce­rán de qué mo­do ca­da fotograma ha in­flui­do en su rit­mo car­día­co, su ten­sión san­guí­nea y su ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Los pro­di­gios de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lo­gra­rán des­en­tra­ñar sus con­su­mos di­ver­sos y sus ac­ti­tu­des se­cre­tas y vi­ta­les: sa­brán qué de­man­da el ve­cino, pe­ro so­bre to­do qué quie­re en ver­dad; cuá­les son sus sen­ti­mien­tos y sus odios, sus ideo­lo­gías la­ten­tes, sus lu­ju­rias y sus fas­ci­na­cio­nes más re­cón­di­tas.

La Ar­gen­ti­na es­tá en el Pleis­to­ceno, enamo­ra­da del pa­sa­do y del om­bli­guis­mo, do­mi­na­da por cor­po­ra­cio­nes oxi­da­das y pre­jui­cios re­gre­sis­tas

Vie­ne de ta­pa

De­tec­ta­rán, por ejem­plo, que su cen­tro de re­com­pen­sa no pue­de re­sis­tir­se a una za­pa­ti­lla de di­se­ño, y es­pe­cí­fi­ca­men­te a una que ten­ga las for­mas y las tex­tu­ras que cal­zan en su de­seo pro­fun­do e inex­pli­ca­ble, y en­ton­ces le en­via­rán un ca­tá­lo­go es­pe­cí­fi­co ar­ma­do por una tien­da de la Quin­ta Ave­ni­da. Y el ve­cino, aco­rra­la­do por una ten­ta­ción pre­pa­ra­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra él, in­gre­sa­rá la tar­je­ta de cré­di­to y com­pra­rá el ar­tícu­lo. A cam­bio le man­da­rán úni­ca­men­te un có­di­go de ba­rras, y el ve­cino acu­di­rá a un cen­tro de im­pre­so­ras 3D, a la vuelta de la es­qui­na, y le fa­bri­ca­rán el par en unos mi­nu­tos, mien­tras al­muer­za y lee su ta­blet. Con el avan­ce de es­ta tec­no­lo­gía, es po­si­ble que la im­pre­so­ra se ins­ta­le in­clu­so den­tro de su pro­pia ca­sa, si es que el ve­cino tie­ne un em­pleo prós­pe­ro en ese fu­tu­ro in­cier­to. Por­que la au­to­ma­ti­za­ción des­tro­za­rá la pro­duc­ción en se­rie, y los em­plea­dos de las fá­bri­cas de las prin­ci­pa­les mer­can­cías per­de­rán sus pues­tos; tam­bién los mi­llo­nes de per­so­nas que se em­plean en ser­vi­cios te­le­fó­ni­cos de aten­ción al clien­te: ro­bots so­fis­ti­ca­dos ges­tio­na­rán las que­jas. Mu­chos de quie­nes pro­du­cían los bie­nes, los tras­la­da­ban, los dis­tri­buían y los ven­dían in si­tu ten­drán que de­di­car­se a otros me­nes­te­res, y na­die sa­be muy bien to­da­vía cuá­les ha­brá a dis­po­si­ción en un mun­do com­ple­ta­men­te nue­vo. El tra­ba­jo ma­nual cederá su lu­gar al in­te­lec­tual y crea­ti­vo, y aun­que es­ta vi­sión pa­re­ce un cuen­to de Brad­bury ya for­ma par­te de los de­ba­tes más se­rios en las na­cio­nes desa­rro­lla­das. La alu­ci­nan­te des­crip­ción y sus se­cue­las so­cia­les pue­den leer­se en “21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo XXI”, el in­quie­tan­te ensayo del his­to­ria­dor is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri. Que ha­ce unas se­ma­nas con­ver­só con Mau­ri­cio Ma­cri. Com­bi­nar ese pla­ne­ta in­mi­nen­te y ul­tra­mo­derno con nues­tra edu­ca­ción an­qui­lo­sa­da, las 62 Or­ga­ni­za­cio­nes, los sin­di­ca­tos de la Car­ta del La­vo­ro y los obis­pos que can­tan “Pa­tria sí, co­lo­nia no”, nos da una idea aca­ba­da de dón­de nos en­con­tra­mos: aca­ba­dos. Va­ra­dos en los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, per­dien­do to­dos los tre­nes y a pun­to de per­der el úl­ti­mo.

El in­te­rés de Ha­ra­ri por la Ar­gen­ti­na no se re­la­cio­na pre­ci­sa­men­te con el ca­ris­ma de su pre­si­den­te, sino con una cu­rio­si­dad com­par­ti­da por mu­chos otros pen­sa­do­res del he­mis­fe­rio nor­te: ¿có­mo fun­cio­na la difícil ex­pe­rien­cia del pos­po­pu­lis­mo? Las li­bre­rías ex­tran­je­ras se es­tán lle­nan­do de tex­tos acer­ca de los po­pu­lis­tas de de­re­cha e iz­quier­da, pe­ro no exis­te uno so­lo que ex­pli­que có­mo se de­ja atrás ese fe­nó­meno, sin vio­len­cias ni cracs eco­nó­mi­cos ni con­vul­sio­nes. Mu­cho me­nos en so­cie­da­des in­fes­ta­das por el odio, nar­co­ti­za­das por un con­su­mo in­sos­te­ni­ble, con stocks ago­ta­dos y dé­fi­cits fa­bu­lo­sos, con­vi­vien­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te con sec­to­res que apues­tan a la des­ti­tu­ción y que for­ma­ron re­des ma­fio­sas, y con la obli­ga­ción de dar ma­las no­ti­cias du­ran­te años, ma­ne­jar­se con bue­nos mo­da­les, y so­por­tan­do des­de la de­bi­li­dad los em­ba­tes fi­nan­cie­ros que pro­du­cen pre­ci­sa­men­te los neo­po­pu­lis­mos de ma­yor pe­so. El atrac­ti­vo del pos­po­pu­lis­mo es más fuerte que nun­ca tras el triun­fo de Bol­so­na­ro, pues­to que Bra­sil de­ci­dió se­guir la ló­gi­ca de que “un cla­vo sa­ca otro cla­vo”: así no hay for­ma de no cla­var­se.

De to­da es­ta pro­ble­má­ti­ca ha­bla­ron tam­bién con Ma­cri dos in­ves­ti­ga­do­res re­le­van­tes, el psi­có­lo­go y cien­tí­fi­co Ste­ven Pin­ker, y el gran his­to­ria­dor in­glés Ti­mothy Gar­ton Ash. Pin­ker sos­tie­ne la con­tra­cul­tu­ra del “op­ti­mis­mo rea­lis­ta” fren­te al fal­so pres­ti­gio del fa­ta­lis­mo in­te­lec­tual. Y Gar­ton Ash con­fir­ma que mu­chos ojos ob­ser­van con alien­to con­te­ni­do es­te “ex­pe­ri­men­to úni­co”: un cam­bio de ré­gi­men en ple­na de­mo­cra­cia. ¿Lo con­se­gui­rá? Es po­si­ble pen­sar que mu­chos ciu­da­da­nos ar­gen­ti­nos pre­sien­tan lo mis­mo, y que aca­so allí ra­di­que la per­sis­ten­cia en la ad­ver­si­dad, por­que pa­ra vas­tos sec­to­res de la co­mu­ni­dad no es­tán en jue­go la re­ce­sión agu­da ni la in­fla­ción co­rro­si­va del mo­men­to, sino el sis­te­ma en el que quie­ren vi­vir las pró­xi­mas dé­ca­das: una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, mo­der­na y vir­tuo­sa, o un país to­ma­do por un na­cio­na­lis­mo de­ca­den­te, ex­clu­yen­te y co­lé­ri­co. Ha­ra­ri, jun­to a las neu­ro­cien­cias, ase­ve­ra que el vo­to no se tra­ta de lo que pen­sa­mos sino de lo que sen­ti­mos, y que el po­pu­lis­mo siem­pre se im­po­ne en ba­se a la nos­tal­gia por “la gran­de­za per­di­da”. Pe­ro esa ope­ra­ción ya la rea­li­za­ron los Kirch­ner ha­ce muy po­co, con las le­yen­das del 45 y del 73. ¿Cuál po­dría ser la nue­va nos­tal­gia: re­gre­sar a los pa­raí­sos per­di­dos de Ki­ci­llof y Mo­reno? Tan­to el ensayista is­rae­lí co­mo el his­to­ria­dor in­glés plan­tean tá­ci­ta­men­te di­fe­ren­cias es­tra­té­gi­cas con Cam­bie­mos. Pa­ra el pri­me­ro, las na­rra­ti­vas son fun­da­men­ta­les, por­que des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos han lo­gra­do que el hom­bre coope­re y pro­gre­se; el se­gun­do plan­tea que el re­pu­bli­ca­nis­mo no de­be re­ga­lar la pa­la­bra “pa­tria”, y que de­be­ría ge­ne­rar un “pa­trio­tis­mo li­be­ral”. Una ges­ta. Du­rán Bar­ba no pa­re­ce creer en na­rra­ti­vas ni en pa­trio­tis­mos be­nig­nos.

Las me­ta­mor­fo­sis que des­cri­be Ha­ra­ri re­la­ti­vi­zan, a pro­pó­si­to, mu­chos de los cli­chés del iz­quier­dis­mo, em­bar­ca­do en una mi­li­tan­cia rui­do­sa con­tra la glo­ba­li­za­ción. Que ter­mi­nó be­ne­fi­cian­do a las re­pú­bli­cas po­bres y da­ñan­do a las ri­cas. El más en­jun­dio­so lí­der de esa “pro­tes­ta pro­gre” aca­bó sien­do en­ton­ces Do­nald Trump, en una vuelta de tuer­ca hu­mo­rís­ti­ca que to­da­vía no ha si­do pro­ce­sa­da por los cen­tros de pen­sa­mien­to. A es­to se su­ma la au­to­ma­ti­za­ción, pa­ra la que Marx no tie­ne res­pues­tas: “El plan po­lí­ti­co co­mu­nis­ta exi­gía una re­vo­lu­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra –re­mar­ca el au­tor–. ¿Cuán re­le­van­tes se­rán es­tas en­se­ñan­zas si las ma­sas pier­den su va­lor eco­nó­mi­co y, por lo tan­to, ne­ce­si­tan lu­char con­tra la irre­le­van­cia en lu­gar de ha­cer­lo con­tra la ex­plo­ta­ción? ¿Có­mo se inicia una re­vo­lu­ción de la cla­se obre­ra sin cla­se obre­ra?”

La Ar­gen­ti­na tie­ne, sin em­bar­go, di­le­mas par­ti­cu­la­res. Aquí, mu­chí­si­mos nos ba­ti­mos no úni­ca­men­te en con­tra del ex­tre­mis­mo en­do­gá­mi­co de la “dé­ca­da ga­na­da”, sino con­tra se­ten­ta años de he­ge­mo­nía pe­ro­nis­ta. Sar­mien­to, que po­seía un sen­ti­do pa­trió­ti­co y una na­rra­ción es­truc­tu­ra­da, fue el gran es­cri­tor del si­glo XIX. No so­lo por­que com­pu­so li­bros me­mo­ra­bles, sino por­que es­cri­bió di­rec­ta­men­te so­bre las con­cien­cias e in­flu­yó du­ran­te años en otros po­lí­ti­cos y es­ta­dis­tas. “Sar­mien­to so­ñó un país y no­so­tros le creí­mos”, de­cía Mar­tí­nez Es­tra­da. El gran es­cri­tor que lue­go se le­van­ta con­tra la con­cep­ción ideo­ló­gi­ca de Sar­mien­to es el pro­pio Pe­rón, que es­cri­bió di­rec­ta­men­te so­bre el cuer­po so­cial y creó el len­gua­je, las re­glas y el pen­sa­mien­to do­mi­nan­te del si­glo XX. Re­sul­ta una obli­ga­ción apa­sio­nan­te re­be­lar­se hoy con­tra ese gran es­cri­tor vi­gen­te pe­ro a la vez ve­tus­to, y aco­me­ter por fin un pa­rri­ci­dio sim­bó­li­co y cul­tu­ral, pues­to que en ma­yor o en me­nor me­di­da to­dos –in­clu­so los más fe­ro­ces an­ti­pe­ro­nis­tas– he­mos si­do per­so­na­jes de la no­ve­la de Pe­rón. La ba­ta­lla más in­tere­san­te con­sis­te en cues­tio­nar a ese ge­nial na­rra­dor om­nis­cien­te, con­fron­tar a sus exé­ge­tas y des­cul­pa­bi­li­zar a quie­nes ar­ti­cu­lan sus re­fu­ta­cio­nes: hoy re­sis­tir los dic­ta­dos li­te­ra­rios de Pe­rón no es ser un “go­ri­la del 55”, sino ape­nas un ciu­da­dano del si­glo XXI en bus­ca de un nue­vo ho­ri­zon­te. La lec­tu­ra de Ha­ra­ri de­mues­tra, por con­tras­te, que la Ar­gen­ti­na es­tá en el Pleis­to­ceno, enamo­ra­da del pa­sa­do y del om­bli­guis­mo, do­mi­na­da por cor­po­ra­cio­nes oxi­da­das y pre­jui­cios re­gre­sis­tas. La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca den­tro de una de­mo­cra­cia to­le­ran­te pue­de dar­nos la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, o ter­mi­nar de hun­dir­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.