Pren­sa y po­der. Los lí­de­res fuer­tes re­de­fi­nen sus lí­mi­tes

La era de di­ri­gen­tes au­to­ri­ta­rios ali­men­ta la ten­sión con los me­dios

La Nacion - - Notas De Tapa - Lui­sa Co­rra­di­ni

PA­RÍS.– Los po­pu­lis­mos y la li­ber­tad de ex­pre­sión no pue­den –por de­fi­ni­ción– ha­cer bue­nas mi­gas. la me­jor de­mos­tra­ción de esa in­com­pa­ti­bi­li­dad fue apor­ta­da es­ta se­ma­na por el in­ci­den­te que pro­ta­go­ni­zó el pre­si­den­te Do­nald Trump con el pe­rio­dis­ta Jim Acos­ta. En re­pre­sa­lia por la in­sis­ten­cia del pe­rio­dis­ta de CNN, le re­ti­ró su acre­di­ta­ción y, de he­cho, le ce­rró el ac­ce­so a la Ca­sa Blan­ca. En Fran­cia o Gran Bre­ta­ña, no hu­bie­ra te­ni­do con­se­cuen­cias; en Tur­quía, Acos­ta ha­bría ido a la cárcel; en Chi­na, hu­bie­ra si­do des­ti­na­do a un cam­po de re­edu­ca­ción, y en Ara­bia Sau­di­ta, qui­zá des­cuar­ti­za­do.

La re­la­ción de des­pre­cio re­cí­pro­co que exis­te en­tre los lí­de­res au­to­ri­ta­rios y los me­dios in­de­pen­dien­tes fue siem­pre dra­má­ti­ca. Pe­ro su ma­ni­fes­ta­ción va­ría en fun­ción de ca­da ré­gi­men po­lí­ti­co y hoy cre­ce al rit­mo del avan­ce del po­pu­lis­mo en el mun­do, a tal pun­to de re­de­fi­nir los lí­mi­tes de unos y otros.

En Es­ta­dos Uni­dos, la ten­sión es tan gran­de que cier­tos di­rec­to­res de me­dios re­co­mien­dan a sus pe­rio­dis­tas la mis­ma san­gre fría que en los paí­ses to­ta­li­ta­rios. El je­fe de la agen­cia Reuters, Ste­ve Ad­ler, por ejem­plo, se vio for­za­do a en­viar re­cien­te­men­te una inusual car­ta a to­da la re­dac­ción.

En ella ci­tó el ejem­plo del tra­ba­jo efec­tua­do en Tur­quía, Irak, Ye­men, Chi­na, Zim­ba­bue y Ru­sia, don­de en­fren­tan “una com­bi­na­ción de cen­su­ra, pro­ce­sos, re­cha­zo de vi­sas y ame­na­zas fí­si­cas”, es­cri­bió.

Cre­yen­do evo­car los peo­res ca­sos de aco­so a la pren­sa, Ad­ler pa­re­ció ig­no­rar que eso es, exac­ta­men­te, lo que su­ce­de en la ma­yo­ría de los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios o di­ri­gi­dos por esos nue­vos po­pu­lis­tas que, ca­da vez con más fre­cuen­cia, ob­tie­nen el fa­vor de los elec­to­res.

“La pren­sa es el enemi­go del pue­blo nor­te­ame­ri­cano”, lan­zó el año pa­sa­do Trump en pú­bli­co, po­cos días des­pués de asu­mir la pre­si­den­cia. Re­pe­ti­da va­rias ve­ces con én­fa­sis en me­dio de aplau­sos y ví­to­res, la es­tre­me­ce­do­ra fra­se pa­re­ce di­rec­ta­men­te sa­li­da de un film de pro­pa­gan­da na­zi.

Cons­ter­na­dos por esos pro­pó­si­tos, una vein­te­na de due­ños de me­dios y pe­rio­dis­tas (en­tre ellos Reuters, la ca­de­na CNN, el dia­rio The

New York Ti­mes, y la re­vis­ta The New Yor­ker) se reunie­ron en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia po­co des­pués pa­ra com­par­tir sus te­mo­res y com­pren­der có­mo ha­cer evo­lu­cio­nar la pro­fe­sión.

“Las dic­ta­du­ras co­mien­zan siem­pre por el os­tra­cis­mo de la pren­sa”, ad­vir­tió en aquel mo­men­to Da­vid Rem­mick, di­rec­tor de la re­dac­ción de The New Yor­ker.

El ac­tual pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no es, con se­gu­ri­dad, el pri­me­ro que im­po­ne me­di­das de re­tor­sión a los me­dios que lo cri­ti­can. Pe­ro es el pri­me­ro que les prohí­be el ac­ce­so a las con­fe­ren­cias de pren­sa, co­mo ya su­ce­dió con pe­rio­dis­tas de The New York Ti­mes, del si­tio Po­li­ti­co y de CNN. Es tam­bién el pri­me­ro que ata­ca con nom­bre y ape­lli­do a los pe­rio­dis­tas en las re­des so­cia­les.

En una de las ma­yo­res de­mo­cra­cias del pla­ne­ta, el re­sul­ta­do es dra­má­ti­co: des­de que Trump lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, en ene­ro del año pa­sa­do, los me­dios no ce­san de re­ci­bir ame­na­zas de muer­te.

En Bra­sil, el pre­si­den­te elec­to, el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, man­tie­ne con los me­dios de opo­si­ción las mis­mas re­la­cio­nes exe­cra­bles que Trump, a quien tan­to ad­mi­ra.

La Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Pe­rio­dis­mo de In­ves­ti­ga­ción cen­só 142 ac­tos de vio­len­cia con­tra sus miem­bros. El dia­rio Fol­ha de S. Pau­lo, ori­gen de las re­ve­la­cio­nes so­bre fi­nan­cia­mien­to de una cam­pa­ña de de­ni­gra­ción con­tra el can­di­da­to de iz­quier­da, Fernando Had­dad (del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res), re­ci­bió in­ti­mi­da­cio­nes. Y la or­ga­ni­za­ción Re­por­te­ros Sin Fron­te­ras (RSF) ha­bla de “se­rias ame­na­zas a la li­ber­tad de pren­sa”.

Op­cio­nes

A ima­gen y se­me­jan­za de lo que siem­pre su­ce­dió en la épo­ca so­vié­ti­ca y que no cam­bió con la lle­ga­da al po­der de Vla­di­mir Pu­tin en Ru­sia, la pren­sa eu­ro­pea de los paí­ses del es­te (Hun­gría, Es­lo­va­quia, Bul­ga­ria o Po­lo­nia) sa­be que, go­ber­na­dos por un ré­gi­men po­pu­lis­ta, so­lo les que­dan tres op­cio­nes: que sean ven­di­dos, con­fis­ca­dos o sim­ple­men­te ce­rra­dos. Con­tra­ria­men­te a lo que su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos, allí no hay po­si­bi­li­dad de ejer­cer la opo­si­ción.

El 11 de abril pa­sa­do des­apa­re­ció en Hun­gría el dia­rio Mag­yar Nem­zet. Tó­tem de la pren­sa hún­ga­ra, fun­da­do en 1938, his­tó­ri­ca­men­te con­ser­va­dor, el dia­rio era pro­pie­dad de un oli­gar­ca, ex­fa­vo­ri­to del pri­mer mi­nis­tro Vik­tor Or­ban con­ver­ti­do en crí­ti­co del po­der.

En su úl­ti­ma por­ta­da, Mag yar Nem­zet re­su­mió la si­tua­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en ese país, miem­bro sin em­bar­go de la Unión Eu­ro­pea (UE). “Di­le­ma de la pren­sa hún­ga­ra: apo­yar a Or­ban o des­apa­re­cer”, ti­tu­ló. El ca­si cen­te­na­rio dia­rio fue, en efec­to, el úl­ti­mo ca­dá­ver de una se­rie de me­dios ce­rra­dos o trans­for­ma­dos en ór­gano de pro­pa­gan­da, que re­pi­ten pa­la­bra por pa­la­bra los ar­gu­men­tos del po­der so­bre la in­mi­gra­ción o la ne­ce­si­dad de lu­char con­tra los in­tere­ses de Bru­se­las o del mi­llo­na­rio hún­ga­ro­nor­te­ame­ri­cano Geor­ge So­ros, pro­pul­sa­do al ran­go de enemi­go pú­bli­co de la na­ción.

“El cuar­to po­der aban­do­nó su pa­pel de co­rrec­tor. Los es­tán­da­res pro­fe­sio­na­les de los me­dios se des­mo­ro­na­ron y, en con­se­cuen­cia, tam­bién la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en la in­for­ma­ción que re­ci­ben. El plu­ra­lis­mo es­tá aho­ga­do por la pro­pa­gan­da y las ideas in­de­pen­dien­tes san­cio­na­das”, de­nun­ció es­ta se­ma­na el pre­si­den­te búl­ga­ro, Rou­men Ra­dev.

Con la de­nun­cia, el lí­der de ex­trac­ción so­cia­lis­ta apun­ta­ba di­rec­ta­men­te al pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor-po­pu­lis­ta Boï­ko Bo­ris­sov, al fren­te del go­bierno del país des­de ha­ce diez años.

Se­gún RSF, Bul­ga­ria re­gis­tra el peor re­sul­ta­do en cuan­to a li­ber­tad de pren­sa de la UE. “La co­rrup­ción y la co­lu­sión en­tre me­dios, po­lí­ti­cos y oli­gar­cas son mo­ne­da co­rrien­te”, in­di­ca la or­ga­ni­za­ción en su úl­ti­mo in­for­me.

Víc­ti­mas

En Po­lo­nia na­da pa­re­ce de­te­ner al go­bierno ul­tra­de­re­chis­ta de De­re­cho y Jus­ti­cia, de­ter­mi­na­do a “re­fun­dar el país” sin te­ner en cuen­ta a la opo­si­ción. Y la li­ber­tad de pren­sa es una de las prin­ci­pa­les víc­ti­mas. Los me­dios pú­bli­cos fue­ron ofi­cial­men­te re­bau­ti­za­dos “me­dios na­cio­na­les” y trans­for­ma­dos en má­qui­nas de pro­pa­gan­da pro­gu­ber­na­men­tal.

Los di­ri­gen­tes po­la­cos no to­le­ran ni la opo­si­ción ni la neu­tra­li­dad y li­cen­cian a to­do aquel que se nie­ga a acep­tar el dik­tat.

En ese pa­no­ra­ma de­sola­dor, la lle­ga­da de un go­bierno po­pu­lis­ta a Ita­lia no pa­re­ce ha­ber te­ni­do con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas pa­ra la li­ber­tad de pren­sa. Es ver­dad, su prin­ci­pal fi­gu­ra, el mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, ame­na­zó al es­cri­tor y pe­rio­dis­ta opo­si­tor Ro­ber­to Sa­viano de re­ti­rar­le la es­col­ta que lo pro­te­ge de un ataque ma­fio­so. Pe­ro los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes con­ti­núan con su tra­ba­jo sin de­ma­sia­dos obs­tácu­los.

La ex­pli­ca­ción de esas di­fe­ren­cias pro­ba­ble­men­te re­si­da en la ma­yor o me­nor so­li­dez de­mo­crá­ti­ca de los paí­ses que de­ci­den dar­se un go­bierno po­pu­lis­ta.

En Es­ta­dos Uni­dos, la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca ha te­ni­do al­gu­nos efec­tos po­si­ti­vos so­bre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El pri­me­ro fue el au­ge del pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción

“En cier­ta for­ma, Trump nos obli­gó a bus­car la in­for­ma­ción fue­ra de los círcu­los ha­bi­tua­les del po­der”, es­ti­mó Brian Stel­ter, de CNN.

Los gran­des diarios nor­te­ame­ri­ca­nos, co­mo The New York Ti­mes o el The Was­hing­ton Post, au­men­ta­ron sus equi­pos de in­ves­ti­ga­ción y se ha­cen una com­pe­ten­cia fe­roz pa­ra ver quién pu­bli­ca el ma­yor scoop (ex­clu­si­va).

“Es­te fe­nó­meno no se ha­bía re­pe­ti­do des­de el es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te”, re­co­no­ce Da­vid Rem­nick, de The

New Yor­ker. “Es el ti­po de épo­ca que to­do pe­rio­dis­ta sue­ña con vi­vir. Un mo­men­to his­tó­ri­co. A la vez pa­ra el país y pa­ra la pro­fe­sión”, agre­ga.

Es ver­dad, en las de­mo­cra­cias, el cuar­to po­der nun­ca pa­re­ce tan po­de­ro­so co­mo en la ad­ver­si­dad. Y si al­guien du­da­ra, so­lo bas­ta ver las ci­fras de di­fu­sión des­de la elec­ción de Trump.

The New York Ti­mes au­men­tó su can­ti­dad de abo­na­dos en más de 250.000 en un so­lo tri­mes­tre, con un pi­co par­ti­cu­lar in­me­dia­ta­men­te des­pués de la elec­ción. Es de­cir, más que du­ran­te 2013 y 2014 jun­tos. Por su par­te, los lec­to­res de The Was­hing­ton Post cre­cie­ron en 75% en los pri­me­ros me­ses de pre­sen­cia de Trump en la Ca­sa Blan­ca.

El pro­ble­ma es que, de­trás de esas bue­nas ci­fras, se ocul­ta una reali­dad mu­cho me­nos fe­liz: más allá de las éli­tes que leen los gran­des diarios de re­fe­ren­cia, la des­con­fian­za ha­cia la pren­sa nun­ca fue tan gran­de. Se­gún el ins­ti­tu­to Ga­llup, en Es­ta­dos Uni­dos so­lo 40% de los nor­te­ame­ri­ca­nos con­fía en los me­dios pa­ra re­ci­bir in­for­ma­cio­nes en for­ma “ex­haus­ti­va, exac­ta e im­par­cial”. Es el ni­vel más ba­jo de los úl­ti­mos 15 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.