la cá­ma­ra con­fir­ma­rá los pro­ce­sa­mien­tos en la cau­sa de los cua­der­nos

jus­ti­cia. Ra­ti­fi­ca­rá las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes que adop­tó el juez Bo­na­dio, pe­ro re­vi­sa­rá las ca­li­fi­ca­cio­nes de los de­li­tos de al­gu­nos em­pre­sa­rios

La Nacion - - Notas De Tapa - Her­nán Cap­pie­llo

La Cá­ma­ra Fe­de­ral se apres­ta a res­pal­dar la in­ves­ti­ga­ción del juez Clau­dio Bo­na­dio que con­clu­yó que la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner fue la je­fa de una ban­da de­di­ca­da a la re­cau­da­ción ile­gal de di­ne­ro de ma­nos de em­pre­sa­rios que pa­ga­ban so­bor­nos a cam­bio de se­guir be­ne­fi­cia­dos con con­tra­tos con el Es­ta­do. An­tes de fin de año, el tri­bu­nal con­fir­ma­rá los pro­ce­sa­mien­tos dic­ta­dos por el juez y de­ja­rá el ca­so de los cua­der­nos de la co­rrup­ción lis­to pa­ra su ele­va­ción a jui­cio oral y pú­bli­co, me­di­da que Bo­na­dio po­dría adop­tar en ma­yo pró­xi­mo.

No obs­tan­te es­te apo­yo ge­ne­ral a la in­ves­ti­ga­ción, los jue­ces de la Sa­la I de la Cá­ma­ra Fe­de­ral ha­rán una “sin­to­nía fina” so­bre el ca­so. Por un la­do, mo­de­ra­rán al­gu­nas de­ci­sio­nes del juez, cam­bia­rán las ca­li­fi­ca­cio­nes de al­gu­nos de­li­tos y dis­pon­drán al­gu­nas li­ber­ta­des. Por el otro, da­rán so­lu­ción a los pro­ble­mas ju­rí­di­cos cen­tra­les que plan­tea el ca­so de los cua­der­nos, co­mo la le­ga­li­dad de las de­cla­ra­cio­nes de los arre­pen­ti­dos, que tie­nen a la vis­ta la lla­ve de la cel­da an­tes de ha­blar; la fal­ta de re­gis­tros de esos re­la­tos, y las de­nun­cias de la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner de que se reali­zó un fo­rum shop­ping pa­ra ele­gir al juez Bo­na­dio pa­ra in­ves­ti­gar­la.

Los jue­ces de la Sa­la I de la Cá­ma­ra Fe­de­ral Leo­pol­do Bru­glia –tras­la­da­do des­de un tri­bu­nal oral a esa Cá­ma­ra– y Pa­blo Ber­tuz­zi –re­cién lle­ga­do des­de otro tri­bu­nal oral a ese cuer­po– ter­mi­na­ron es­ta se­ma­na de es­cu­char los ale­ga­tos de los acu­sa­dos y se apres­tan a re­vi­sar to­do lo que reali­zó has­ta aho­ra Bo­na­dio.

Eso sí, no pue­den cues­tio­nar el mo­do en el que ne­go­cia­ron el juez y los fis­ca­les las de­cla­ra­cio­nes de los arre­pen­ti­dos, por más que a al­gu­nos de los in­ves­ti­ga­do­res les pa­re­ce que cier­tos imputados, co­mo el fi­nan­cis­ta Er­nes­to Cla­rens, ob­tu­vie­ron el preciado be­ne­fi­cio de la li­ber­tad a cam­bio de da­tos que pa­re­cen es­ca­sos, al la­do de los se­cre­tos que guar­dan.

En ge­ne­ral, la Cá­ma­ra com­par­te la idea de que exis­te una aso­cia­ción ilí­ci­ta co­man­da­da por Cris­ti­na Kirch­ner y or­ga­ni­za­da por el ex­mi­nis­tro Julio De Vi­do y su mano de­re­cha, Ro­ber­to Ba­rat­ta. La in­te­gran los fun­cio­na­rios pro­ce­sa­dos que ofi­cia­ron de men­sa­je­ros en los di­ver­sos via­jes de re­co­lec­ción de coimas que reali­zó el cho­fer de Ba­rat­ta, Os­car Centeno, que fue­ron re­gis­tra­dos en los cua­der­nos de la co­rrup­ción re­ve­la­dos por la na­cion. El fa­llo im­pli­ca­rá ade­más un res­pal­do a la en­ti­dad pro­ba­to­ria de los cua­der­nos, que la de­fen­sa de Cris­ti­na Kirch­ner lla­ma “fo­to­co­pias” pa­ra des­ca­li­fi­car­los.

Los ex­fun­cio­na­rios pro­ce­sa­dos son ade­más José Ló­pez, ba­jo el sis­te­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos e imputados; Os­car Pa­rri­lli, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia y quien en­ca­be­zó la Agen­cia Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia (AFI) en los úl­ti­mos tiem­pos del kirch­ne­ris­mo; Ra­fael Llo­rens; José María Ola­za­gas­ti; Wal­ter Fag­yas; Jorge Ma­yo­ral; Ger­mán Ni­ve­llo; Her­nán Gó­mez; Fa­bián García Ra­món, y Nel­son La­zar­te. Al­gu­nos de ellos ade­más de aso­cia­ción ilí­ci­ta en­fren­tan car­gos por cohe­cho, es de­cir, por ha­ber co­bra­do coimas o por dá­di­vas, ha­ber re­ci­bi­do di­ne­ro, en su con­di­ción de fun­cio­na­rios sin que que­de cla­ro cuál fue la con­tra­pres­ta­ción.

Es­tos ex­tre­mos se­rían con­fir­ma­dos por la Cá­ma­ra Fe­de­ral, pe­ro los ex­fun­cio­na­rios de me­nor je­rar­quía que es­tán pre­sos, y que so­lo ofi­cia­ron de men­sa­je­ros, po­drían re­cu­pe­rar la li­ber­tad, di­je­ron fuentes ju­di­cia­les a la na­cion.

Bo­na­dio en­ten­dió que to­dos los em­pre­sa­rios que pa­ga­ron eran in­te­gran­tes de la aso­cia­ción ilí­ci­ta y por eso los pro­ce­só, jun­to con el ex­juez Nor­ber­to Oyar­bi­de y el ac­tual au­di­tor Javier Fer­nán­dez, en­tre otros.

Aho­ra la Cá­ma­ra Fe­de­ral ha­ría una dis­tin­ción en­tre los em­pre­sa­rios y los se­pa­ra­ría en dos gru­pos pa­ra de­jar­los den­tro y fue­ra de la aso­cia­ción ilí­ci­ta. En uno de ellos es­ta­rían den­tro de la ban­da los que pa­re­cen for­mar par­te del me­ca­nis­mo de re­cau­da­ción, co­mo lo ad­mi­tie­ron Carlos Wag­ner –ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción y or­ga­ni­za­dor de la car­te­li­za­ción– y Er­nes­to Cla­rens, fi­nan­cis­ta cer­cano al go­bierno, que co­bra­ba en su nom­bre, se­gún su con­fe­sión.

No es­tá cla­ro el cri­te­rio que apli­ca­rá fi­nal­men­te el tri­bu­nal pa­ra el cor­te con el otro gru­po, si de­ja­rá fue­ra de la aso­cia­ción ilí­ci­ta a los que hi­cie­ron pa­gos pun­tua­les o tam­bién a los que ha­bi­tual­men­te pa­ga­ban so­bor­nos co­mo par­te de una prác­ti­ca ha­bi­tual y per­ma­nen­te pa­ra ase­gu­rar­se la con­ti­nui­dad de sus con­tra­tos o con­ce­sio­nes.

De to­dos mo­dos se­gui­rán en­fren­tan­do la ca­li­fi­ca­ción de cohe­cho, no dá­di­vas, co­mo tie­nen al­gu­nos has­ta aho­ra, sino so­bor­nos. No pros­pe­ra­rían las estrategias de las de­fen­sas de co­lo­car a sus clien­tes co­mo em­pre­sa­rios obli­ga­dos a pa­gar, coac­cio­na­dos por el kirch­ne­ris­mo pa­ra se­guir ha­cien­do ne­go­cios.

Es­tán en es­te se­gun­do gran gru­po, es­pe­ran­za­dos con que­dar fue­ra de la aso­cia­ción ilí­ci­ta, los em­pre­sa­rios y eje­cu­ti­vos Al­do Rog­gio, Án­ge­lo Cal­ca­te­rra –pri­mo del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri–, Ga­briel Romero, Luis Bet­na­za, Juan Che­diack, Ser­gio Ta­se­lli, Enrique Me­not­ti Pes­car­mo­na, Ge­rar­do Ferreyra, Nés­tor Ote­ro y Juan Carlos Las­cu­rain, Clau­dio Javier Glaz­man (de So­cie­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na de In­ver­sio­nes), Fran­cis­co Va­len­ti y Hu­go An­tra­nik Eur­ne­kian, sobrino de Eduardo Eur­ne­kian, de Cor­po­ra­ción Amé­ri­ca, en­tre otros.

Las ca­li­fi­ca­cio­nes legales son la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los de­fen­so­res, por­que con la aso­cia­ción ilí­ci­ta sus clien­tes es ex­po­nen a un cas­ti­go se­ve­ro que pue­de lle­gar a los 10 años de pri­sión.

Los otros pro­ble­mas ju­rí­di­cos que tie­ne en sus ma­nos la Cá­ma­ra Fe­de­ral pa­ra re­sol­ver son los si­guien­tes: Fo­rum shop­ping: Cris­ti­na Kirch­ner y Os­car Pa­rri­lli se­ña­la­ron que el

fis­cal Carlos Stor­ne­lli, cuan­do re­ci­bió la in­for­ma­ción so­bre el con­te­ni­do de los cua­der­nos de Centeno, de­bió ha­ber sor­tea­do el asun­to en­tre sus co­le­gas y no que­dár­se­lo co­mo par­te de la cau­sa del gas na­tu­ral li­cua­do que in­ves­ti­ga­ba. La ex­pre­si­den­ta di­jo que de es­te mo­do pu­do ele­gir que sea Bo­na­dio el juez del ca­so, con quien ya in­ves­ti­ga­ba el asun­to del gas. Pe­ro los ca­ma­ris­tas ya tie­nen di­cho que el ca­so es co­ne­xo con el de gas li­cua­do, cues­tión que tam­bién pa­re­ció res­pal­dar la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción, al que­dar la cau­sa ra­di­ca­da en la Sa­la I, la mis­ma que en­tien­de en ese ca­so, con lo que el cues­tio­na­mien­to del abo­ga­do Carlos Be­ral­di de la ex­pre­si­den­ta no pros­pe­ra­rá. Arre­pen­ti­dos: las de­fen­sas cues­tio­na­ron ● la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de es­ta fi­gu­ra, pe­ro los ca­ma­ris­tas la con­va­li­da­rán, así co­mo la va­li­dez de los acuer­dos rea­li­za­dos con el fis­cal y lue­go con­va­li­da­dos con Bo­na­dio. Las de­fen­sas ha­blan de de­cla­ra­cio­nes to­ma­das ba­jo pre­sión, pe­ro la Cá­ma­ra no com­par­te es­ta idea. De­cla­ra­cio­nes: la de­fen­sa de la ex­pre­si­den­ta ● cues­tio­nó que no exis­tan re­gis­tros de las de­cla­ra­cio­nes de los arre­pen­ti­dos, pues la ley in­di­ca que esas audiencias de­ben ha­ber si­do re­gis­tra­das por un “me­dio téc­ni­co idó­neo”. Pe­ro la Cá­ma­ra en­ten­de­ría que bas­ta con la de­cla­ra­ción del impu­tado, con su de­fen­sor, va­li­da­da por la pre­sen­cia del se­cre­ta­rio. No obs­tan­te, esa de­cla­ra­ción es pa­si­ble de ser re­pro­du­ci­da.

La aso­cia­ción ilí­ci­ta: Cris­ti­na Kirch­ner ● se que­jó en la cau­sa y en el Se­na­do de que no pue­de es­tar sien­do pro­ce­sa­da al mis­mo tiem­po por ser je­fa de cua­tro aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas: en el ca­so de los cua­der­nos, en el de Via­li­dad, en Ho­te­sur y en Los Sau­ces. Pe­ro pa­ra los ca­ma­ris­tas, co­mo ya lo di­je­ron al en­ten­der en al­guno de es­tos ex­pe­dien­tes y co­mo lo se­ña­ló el juez Ju­lián Er­co­li­ni, se tra­ta de una so­la aso­cia­ción ilí­ci­ta y lo de­más son di­ver­sos de­li­tos co­me­ti­dos por la mis­ma or­ga­ni­za­ción que mu­ta de in­te­gran­tes pe­ro no de go­bierno. Los he­chos son in­mu­ta­bles, lo que per­mi­te cam­biar­se es la ca­li­fi­ca­ción y con es­ta ex­pli­ca­ción los ca­ma­ris­tas re­ba­ti­rían el ar­gu­men­to de la de­fen­sa.

Un pro­ble­ma que la Cá­ma­ra re­sol­ve­rá pri­me­ro es si las de­cla­ra­cio­nes de los arre­pen­ti­dos pue­den usar­se en to­das las cau­sas de co­rrup­ción o so­lo en el ca­so en el que fue­ron pres­ta­das. No hay con­sen­so aún en­tre los jue­ces si se­rán am­plios o res­tric­ti­vos en el mo­do en que se pue­de uti­li­zar es­ta prue­ba, pues una con­fe­sión en una cau­sa pue­de ir en con­tra de las ga­ran­tías del impu­tado en la otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.