C. Ro­sen­krantz. “El te­ma de Ga­nan­cias no es la con­sa­gra­ción de un pri­vi­le­gio”

El pre­si­den­te de la Cor­te ha­bla del be­ne­fi­cio im­po­si­ti­vo que tie­nen los ma­gis­tra­dos

La Nacion - - Notas De Tapa - Tex­to Carlos Pag­ni

Ri­car­do lo­ren­zet­ti fue re­em­pla­za­do por Carlos Ro­sen­krantz co­mo pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

El cam­bio ins­pi­ró un sin­fín de in­te­rro­gan­tes so­bre el tri­bu­nal. ¿lo­ren­zet­ti, Horacio Ro­sat­ti y Juan Carlos Maqueda for­man una ma­yo­ría pe­ro­nis­ta con­tra Mau­ri­cio Ma­cri? ¿Hay que re­em­pla­zar al ad­mi­nis­tra­dor de la Cor­te y mo­di­fi­car el sis­te­ma de es­cu­chas ju­di­cia­les, co­mo pi­de la dipu­tada na­cio­nal Elisa Ca­rrió?

¿A qué se de­be la ma­la ima­gen de la Jus­ti­cia? ¿Se es­tá exa­ge­ran- do con las pri­sio­nes pre­ven­ti­vas en ca­sos de co­rrup­ción? ¿Y en los ca­sos de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad? Si Ma­cri vol­vie­ra a in­vi­tar­lo, ¿Ro­sen­krantz vol­ve­ría a al­mor­zar a la Ca­sa Ro­sa­da?

Mien­tras atar­de­cía so­bre la Pla­za La­va­lle, el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma se de­fi­nió an­te la na­cion en to­dos es­tos te­mas y se re­fi­rió a la exen­ción de Ga­nan­cias de la que go­zan los jue­ces: “la so­cie­dad ar­gen­ti­na se con­ven­ció de que los jue­ces bus­can pro­te­ger un pri­vi­le­gio. El im­pues­to a las ga­nan­cias no es la con­sa­gra­ción de un pri­vi­le­gio”.

Vie­ne de ta­pa – Lo han ele­gi­do pre­si­den­te de la Cor­te. ¿Có­mo in­ter­pre­ta el con­tex­to en el que le to­ca ac­tuar?

– Mi no­mi­na­ción y la de Ro­sat­ti fue­ron im­por­tan­tes por­que éra­mos dos miem­bros de cin­co. De mo­do que las ex­pec­ta­ti­vas de re­no­va­ción son al­tas, no es lo mis­mo uno de nue­ve que dos de cin­co. El país en al­gún sen­ti­do per­dió fe en el de­re­cho y en el Po­der Ju­di­cial. En las en­cues­tas la repu­tación del Po­der Ju­di­cial, cuan­do se la com­pa­ra con la de otros paí­ses, es ba­ja. Y la de la Cor­te tam­bién. Pe­ro cuan­do se pre­gun­ta a los que li­ti­gan en el sis­te­ma, la repu­tación sube no­ta­ble­men­te. La ba­ja repu­tación en par­te es pro­duc­to de de­fi­cien­cias, de pro­ble­mas co­mu­ni­ca­cio­na­les. Una de las co­sas que el Po­der Ju­di­cial tie­ne que ha­cer es co­mu­ni­car me­jor, hay mu­chas co­sas que po­drían ha­ber si­do ex­pli­ca­das me­jor.

– ¿Por ejem­plo? –

El te­ma del im­pues­to a las ga­nan­cias. No quie­ro pre­juz­gar, so­lo es­ta­ble­cer el mar­co de la dis­cu­sión. La so­cie­dad ar­gen­ti­na se con­ven­ció de que los jue­ces bus­can pro­te­ger un pri­vi­le­gio. No es la con­sa­gra­ción de un pri­vi­le­gio, sino có­mo se ha­ce pa­ra que los jue­ces pa­guen ga­nan­cias sin que su suel­do de bol­si­llo se vea re­du­ci­do. La pre­gun­ta es cuál es el juez que us­ted quie­re; cuál es el sa­la­rio re­fe­ren­te pa­ra de­ter­mi­nar cuán­to tie­ne que ga­nar; cuál es el mer­ca­do de re­fe­ren­cia que tie­nen esos jue­ces, que es el mer­ca­do de la abo­ga­cía.

Se­gu­ra­men­te la ima­gen que tie­ne el país de esos juz­ga­dos in­flu­ye en la ima­gen que tie­ne el país de la Jus­ti­cia. Es in­jus­to impu­tar­le to­da la res­pon­sa­bi­li­dad por la co­rrup­ción que de­pen­de, cen­tral­men­te, de las le­yes que te­ne­mos. Pue­de ha­ber ca­sos en los que las res­pon­sa­bi­li­da­des se pue­den in­di­vi­dua­li­zar. Es ver­dad que la im­pu­ni­dad des­le­gi­ti­ma el sis­te­ma pe­nal. Pe­ro pa­ra ad­ju­di­car res­pon­sa­bi­li­da­des de­be­mos es­pe­rar sen­ten­cias de­fi­ni­ti­vas. No de­be­rían exis­tir ni la im­pu­ni­dad ni la con­de­na me­diá­ti­ca. Ade­más, los jue­ces no eli­gen ni re­mue­ven a los jue­ces.

– ¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce de la cau­sa de los cua­der­nos pa­ra la lu­cha con­tra la co­rrup­ción?

Con in­de­pen­den­cia de cual­quier par­ti­cu­la­ri­dad, esa cau­sa pue­de re­pre­sen­tar un an­tes y un des­pués.

– ¿Es­tá de acuer­do con la fi­gu­ra del arre­pen­ti­do?

Sí, por­que sin esa fi­gu­ra se vuel­ve de­ma­sia­do difícil rom­per la so­li­da­ri­dad que es­tá en la ba­se de cual­quier or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

– ¿Qué pien­sa del uso que se es­tá ha­cien­do de la pri­sión pre­ven­ti­va en cau­sas de co­rrup­ción?

Le voy a de­cir un cri­te­rio so­bre el que he fi­ja­do po­si­ción. En el vo­to que ra­ti­fi­có la pri­sión pre­ven­ti­va de Mi­la­gro Sa­la sos­tu­ve que la pri­sión pre­ven­ti­va de­be ba­sar­se en un ra­zo­na­ble pro­nós­ti­co acer­ca de la pro­ba­bi­li­dad de que el acu­sa­do pue­da obs­ta­cu­li­zar el pro­ce­so o fu­gar­se. Pa­ra pro­rro­gar pri­sio­nes pre­ven­ti­vas se ne­ce­si­tan re­fe­ren­cias es­pe­cí­fi­cas a las cons­tan­cias de la cau­sa. La pri­sión pre­ven­ti­va nun­ca pue­de ser la ma­ne­ra en­cu­bier­ta en que el Es­ta­do cas­ti­gue a quien es­tá su­je­to a pro­ce­so.

– ¿Eso in­clu­ye a los imputados por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad? –

La ley no es­ta­ble­ce dis­tin­cio­nes. Y de­be ser apli­ca­da con prin­ci­pios neu­tra­les sin im­por­tar la iden­ti­dad de las par­tes.

– Va­ya­mos a su rol co­mo pre­si­den­te de la Cor­te. ¿Tie­ne al­gu­na prio­ri­dad en ese tra­ba­jo?

Yo quie­ro que la Cor­te sea el lu­gar en el que to­do el país da por sen­ta­do que los con­flic­tos se re­suel­ven de acuer­do con el de­re­cho. Es un ideal am­bi­cio­so por­que el país de­jó de creer en sus ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro creo que es un ideal rea­li­za­ble, por­que hay fun­cio­na­rios ejem­pla­res y por­que los mi­nis­tros del tri­bu­nal com­par­ten es­te ideal. En cuan­to al tra­ba­jo, el pre­si­den­te de la Cor­te tie­ne fun­cio­nes re­pre­sen­ta­cio­na­les, ad­mi­nis­tra­ti­vas y ma­ne­ja el flu­jo de ca­sos.

– ¿Us­ted se sien­te obli­ga­do a ge­ne­rar con­sen­sos?

No. El úni­co con­sen­so que se ne­ce­si­ta es el de ser­vir al de­re­cho. Las di­si­den­cias, cuan­do es­tán bien plan­tea­das, nos ayu­dan a des­cu­brir el ca­mino co­rrec­to. En­tre no­so­tros hay tra­yec­to­rias dis­tin­tas. Los jue­ces Maqueda y Ro­sat­ti tie­nen una lar­ga ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Cuan­do yo ase­so­ra­ba a Al­fon­sín en la Cons­ti­tu­yen­te, ellos ya eran fi­gu­ras es­te­la­res en el cam­po cons­ti­tu­cio­nal. Lo­ren­zet­ti tie­ne una ex­pe­rien­cia más pa­re­ci­da a la mía. Li­ga­da al ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. La doc­to­ra High­ton siem­pre fue jue­za. Son dis­tin­tas his­to­rias de vi­da y eso pue­de dar lu­gar a sen­si­bi­li­da­des di­ver­sas.

– Aca­ba de de­cir que ase­so­ró a Al­fon­sín. ¿No tie­ne us­ted tam­bién un pa­sa­do po­lí­ti­co?

Sí, pe­ro no hi­ce una ca­rre­ra. Fui al­fon­si­nis­ta. Mi­li­té en Re­no­va­ción y Cam­bio. Más con­fia­do en la re­no­va­ción que en el cam­bio. La re­no­va­ción in­clu­ye la re­fe­ren­cia al pa­sa­do, que no pue­de es­tar au­sen­te de la cons­truc­ción del fu­tu­ro.

– Le re­cuer­do que go­bier­na una coa­li­ción que se lla­ma Cam­bie­mos …

(Ri­sas) Bueno, yo es­ta­ba pen­san­do más en la Cor­te que en el Eje­cu­ti­vo. Pe­ro creo que la idea va­le pa­ra to­dos los cam­pos…

– ¿Us­ted se sien­te lla­ma­do a li­de­rar una ma­yo­ría?

Pa­ra na­da. Eso se­ría fal­tar­les el res­pe­to a los de­más mi­nis­tros del Tri­bu­nal. Se­ría in­fan­ti­li­zar­los. Por su­pues­to que cuan­do uno es­tá con­ven­ci­do de la co­rrec­ción de lo que pro­po­ne in­ten­ta per­sua­dir a los de­más. Pe­ro per­sua­dir a otros es una atri­bu­ción que tie­nen to­dos los mi­nis­tros y que, de he­cho, la ejer­ce­mos con asi­dui­dad. In­ter­pre­tar el fun­cio­na­mien­to de la Cor­te con el cri­te­rio de vic­to­rias o de­rro­tas de ma­yo­rías y mi­no­rías, co­mo si fue­ra el Con­gre­so, es un gra­ve error. El de la Cor­te es un ejer­ci­cio de ra­zón, no de po­der. – Su par­ti­ci­pa­ción, con la jue­za High­ton, en el almuerzo con el Pre­si­den­te se le­yó co­mo una se­ñal de de­bi­li­dad y has­ta de ofi­cia­lis­mo. Si se re­pi­tie­ra la se­cuen­cia, ¿us­ted vol­ve­ría a con­cu­rrir?

Por su­pues­to, sí. Nos pa­re­ció a to­dos que de­bía acep­tar­se la in­vi­ta­ción del Pre­si­den­te. En el acuer­do se de­ci­dió que la re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal le ca­be a las au­to­ri­da­des. Con la doc­to­ra High­ton sa­be­mos que un almuerzo no com­pro­me­te ni nues­tra im­par­cia­li­dad ni la in­de­pen­den­cia del tri­bu­nal. Fue un almuerzo fru­gal. De­ma­sia­do fru­gal. Con­ver­sa­mos so­bre las ne­ce­si­da­des pre­su­pues­ta­rias del tri­bu­nal, la ne­ce­si­dad de au­men­tar los sa­la­rios y el es­ta­do de los tri­bu­na­les. Hay que acla­rar que en la Cor­te no hay ma­yo­ría de nin­gún ti­po. O hay tan­tas co­mo ca­sos de­ci­di­mos.

– ¿Sa­be que en el ofi­cia­lis­mo hay quie­nes es­pe­ran que us­ted sea más sen­si­ble que el res­to a las ne­ce­si­da­des del Eje­cu­ti­vo?

Yo es­toy se­gu­ro de mi in­de­pen­den­cia. No voy a en­tre­gar­la pe­ro tam­po­co la so­bre­ac­tua­ré, que tam­bién es una ma­ne­ra de de­jar de ser in­de­pen­dien­te. A quie­nes no me creen, es­toy se­gu­ro de que el pa­so del tiem­po les de­mos­tra­rá su error.

– Ha ha­bi­do acu­sa­cio­nes muy se­ve­ras de Elisa Ca­rrió con­tra el juez Lo­ren­zet­ti. Al­gu­nas se re­fi­rie­ron a la con­duc­ta del con­ta­dor Mar­chi, el en­car­ga­do de la ad­mi­nis­tra­ción de la Cor­te. ¿Us­ted cree que son su­fi­cien­tes co­mo pa­ra el re­em­pla­zo de Mar­chi?

– La cues­tión no es el con­ta­dor Mar­chi sino cuál es el di­se­ño de la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ha­cer­la más efi­caz, trans­pa­ren­te y efi­cien­te. Hay que ha­cer al­gu­nas re­for­mas es­truc­tu­ra­les. To­dos los mi­nis­tros an­sia­mos una Cor­te más efi­caz, trans­pa­ren­te y efi­cien­te, por lo que las re­for­mas más tar­de o mas tem­prano se lo­gra­rán.

– Otro asun­to muy po­lé­mi­co ha si­do el de la uti­li­za­ción in­co­rrec­ta de las es­cu­chas ju­di­cia­les, que de­pen­den de la Cor­te. ¿Us­ted pro­po­ne al­gún cam­bio allí?

Es un pro­ble­ma que te­ne­mos que tra­tar con se­rie­dad. El gran desafío es si uno pue­de pro­to­ca­li­zar las ta­reas pa­ra ga­ran­ti­zar que se ha­ce so­lo lo que un juez or­de­na, y eso de­pen­de del pro­to­co­lo de ac­ción y de la gen­te que es­tá al fren­te. Yo me pro­pon­go es­pe­rar la au­di­to­ría que tie­ne el Con­gre­so y des­pués con­vo­car a quie­nes es­tán tra­ba­jan­do en el área pa­ra ela­bo­rar po­lí­ti­cas que ga­ran­ti­cen el con­trol.

– ¿Qué le gus­ta­ría re­no­var en lo in­me­dia­to del fun­cio­na­mien­to del tri­bu­nal?

La Cor­te de­be re­vi­sar las re­glas de cir­cu­la­ción de ex­pe­dien­tes pa­ra ha­cer más ágil el tra­ba­jo. Ya lo he­mos dis­cu­ti­do en va­rias opor­tu­ni­da­des a lo lar­go de los úl­ti­mos años. En los pró­xi­mos días lo pon­dré nue­va­men­te en la agen­da del tri­bu­nal. In­ten­ta­re­mos tam­bién anun­ciar con an­ti­ci­pa­ción las cau­sas im­por­tan­tes que se­rán sen­ten­cia­das a lo lar­go del año. De ese mo­do la la­bor de la Cor­te se ha­rá más pre­de­ci­ble y per­mi­ti­re­mos que más gen­te in­tere­sa­da ex­pre­se su in­ten­ción de par­ti­ci­par pre­sen­tan­do es­cri­tos co­mo ami­gos del tri­bu­nal. Por otro la­do, de ese mo­do se ter­mi­na­rán las es­pe­cu­la­cio­nes acer­ca de las ra­zo­nes que ex­pli­can los tiem­pos del tri­bu­nal. Ha­bría que me­jo­rar tam­bién la edu­ca­ción le­gal. Hoy, bue­na par­te de los re­cur­sos que la Cor­te ana­li­za son re­cha­za­dos por el in­cum­pli­mien­to de con­di­cio­nes for­ma­les. Ex­ce­so de pá­gi­nas, fal­ta de documentación ad­jun­ta, et­cé­te­ra. Mu­chos se que­dan sin ser es­cu­cha­dos por­que sus abo­ga­dos son in­ca­pa­ces de pres­tar aten­ción a las re­gla­men­ta­cio­nes. Es­to no pue­de se­guir así.

carlos ro­sen­krantz pre­si­den­te de la cor­te “En las en­cues­tas, la repu­tación del Po­der Ju­di­cial, cuan­do se la com­pa­ra con la de otros paí­ses, es ba­ja” “Sin la fi­gu­ra del arre­pen­ti­do se vuel­ve difícil rom­per la so­li­da­ri­dad de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal” “La pri­sión pre­ven­ti­va nun­ca pue­de ser la ma­ne­ra en­cu­bier­ta en que el Es­ta­do cas­ti­gue a quien es­tá su­je­to a pro­ce­so” “Con la doc­to­ra High­ton sa­be­mos que un almuerzo [con el Pre­si­den­te] no com­pro­me­te ni nues­tra im­par­cia­li­dad, ni la in­de­pen­den­cia del tri­bu­nal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.