La ima­gen de un pre­si­den­te

La Nacion - - Página Dos - Pa­blo Sir­vén —LA NA­CION— psir­ven@la­na­cion.com.ar Twit­ter: @psir­ven

La es­ce­na su­ce­de al bor­de de la pla­ya del to­da­vía no con­ta­mi­na­do Río de la Pla­ta, a la al­tu­ra de Vicente Ló­pez. Co­rren los años 40, la tem­pe­ra­tu­ra aprieta y se abre des­de aden­tro una puer­ta del au­to ofi­cial pa­ra que se cue­le una bri­sa fres­ca que ali­vie a los ilus­tres pa­sa­je­ros que con­ver­san re­ser­va­da­men­te sin ba­jar del vehícu­lo. A sal­vo de las mi­ra­das es­cru­ta­do­ras de la Ca­sa Ro­sa­da, el pre­si­den­te Ra­món Cas­ti­llo ha de­ci­di­do te­ner ese in­só­li­to off al pa­so con un pe­rio­dis­ta de un me­dio des­ta­ca­do. El man­da­ta­rio quie­re ex­pli­car­le por qué la Ar­gen­ti­na no le de­cla­ra la gue­rra a la Ale­ma­nia na­zi. Jus­ti­fi­ca que es por­que se lo han pe­di­do al­gu­nos de los pro­pios paí­ses alia­dos pa­ra que no se in­te­rrum­pan los abas­te­ci­mien­tos de vi­ta­les pro­duc­tos por par­te de em­bar­ca­cio­nes neu­tra­les.

Fernando J. Ruiz re­fie­re es­ta sig­ni­fi­ca­ti­va

anéc­do­ta en su li­bro re­cién pu­bli­ca­do Ca­za­do­res de no­ti­cias / Dos­cien­tos años en la vi­da

co­ti­dia­na de los pe­rio­dis­tas 1818-2018. Cuen­ta allí tam­bién que el di­rec­tor su­pre­mo Juan Martín de Puey­rre­dón se fas­ti­dia­ba por­que no se le con­ce­die­ra equi­vo­car­se al­gu­na vez en “sus gra­ves y com­pli­ca­das fun­cio­nes” y có­mo su­ge­ría a los re­pre­sen­tan­tes de la pren­sa de su épo­ca pre­fe­rir “el idio­ma frío de la ra­zón a las exa­ge­ra­cio­nes del estilo sa­tí­ri­co”.

Ruiz sub­ra­ya que los pre­si­den­tes Bar­to­lo­mé Mi­tre y Domingo Faus­tino Sar­mien­to “hi­cie­ron su ca­rre­ra en los diarios” y que quien los su­ce­dió, Ni­co­lás Ave­lla­ne­da, fue “otro dia­ris­ta”.

La plu­ma pe­rio­dís­ti­ca de esas úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XIX ya des­pun­ta­ba tan fe­roz que has­ta “en al­gún mo­men­to –cuen­ta Ruiz– se pen­só tras­la­dar la ca­pi­tal del país a Ro­sa­rio pa­ra li­be­rar a las au­to­ri­da­des de la pre­sión de los diarios de Bue­nos Ai­res”.

Más de un si­glo des­pués la es­truc­tu­ra me­diá­ti­ca es mu­cho más com­ple­ja y ex­ten­di­da. Se cons­ti­tu­ye en el sis­te­ma ner­vio­so de la so­cie­dad, en el que el pre­do­mi­nio inin­te­rrum­pi­do y vo­ci­fe­ran­te de las re­des so­cia­les im­pri­me ver­ti­gi­no­so rit­mo a las po­lé­mi­cas le­van­tis­cas que en­tre­mez­clan te­mas gra­ves y frí­vo­los con ab­so­lu­ta desapren­sión.

Has­ta épo­cas re­la­ti­va­men­te re­cien­tes, la in­ves­ti­du­ra pre­si­den­cial es­ta­ba mu­cho me­nos ex­pues­ta a la fe­ro­ci­dad me­diá­ti­ca. Raúl Al­fon­sín fue el úl­ti­mo pre­si­den­te con­tem­po­rá­neo que su­po po­ner cier­ta dis­tan­cia con el sis­te­ma de me­dios, en­ton­ces mu­cho más sen­ci­llo, con ma­yo­ría de ca­na­les es­ta­ta­les, ca­ble muy in­ci­pien­te, re­des so­cia­les inexis­ten­tes y aun así no pu­do evi­tar cier­tos chis­po­rro­teos. Mu­cho con­tri­bu­ye­ron los pre­si­den­tes Carlos Me­nem y Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner pa­ra que el res­pe­to pro­to­co­lar se fue­ra des­va­ne­cien­do con los años.

Mau­ri­cio Ma­cri, me­diá­ti­co en sí mis­mo por su pro­pia his­to­ria –una ce­le­bri­dad que las re­vis­tas per­se­guían por sus an­dan­zas em­pre­sa­rias, de­por­ti­vas y amo­ro­sas–, hoy dis­fru­ta y pa­de­ce por igual las con­se­cuen­cias de es­tar tan en­chu­fa­do al mun­do vir­tual.

Com­pá­re­se aquel pre­si­den­te Cas­ti­llo, dis­cre­to, ca­si in­vi­si­ble, que brin­da una con­fi­den­cia so­bre un te­ma cru­cial a un pe­rio­dis­ta sin ex­po­ner­se en la vi­drie­ra pú­bli­ca, con el ac­tual man­da­ta­rio que no usa la ca­de­na na­cio­nal, pe­ro que es­tá dis­po­ni­ble las 24 ho­ras a so­lo un clic de dis­tan­cia.

Vea­mos qué nos de­pa­ra su Ins­ta­gram (887 K) de los úl­ti­mos días: sel­fies en Tren­que Lau­quen y con alum­nos que vi­si­tan la Ca­sa de Go­bierno, se cor­ta el pe­lo en Co­ro­nel Bai­go­rria y pi­co­tea cor­tes de car­ne en la fi­nal del Cam­peo­na­to de Asa­do de Obra en la Cos­ta­ne­ra, jun­to a tra­ba­ja­do­res de la Uo­cra. En su Twit­ter (4,6 mi­llo­nes de se­gui­do­res), el de­seo pre­ma­tu­ro de un país más nor­mal lo lle­vó a la im­pru­den­cia de su­po­ner que la me­ra enun­cia­ción de que vol­vie­se el pú­bli­co vi­si­tan­te a los su­per­clá­si­cos de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res lo ha­ría po­si­ble. Es­to sig­ni­fi­có un in­ne­ce­sa­rio des­gas­te de va­rias ho­ras que tu­vo que des­an­dar, pe­ro ca­si en­se­gui­da lla­mó “cu­lón” a Mar­ce­lo Ga­llar­do. El hin­cha de Bo­ca le ga­na al es­ta­dis­ta.

En Fa­ce­book (ca­si 4,5 mi­llo­nes de se­gui­do­res) lo ve­mos vi­si­tan­do a un ma­tri­mo­nio de mu­je­res que adop­tó a una chica ha­ce seis años y en el anun­cio de que el PAMI com­pra­rá me­di­ca­men­tos sin in­ter­me­dia­rios. En la inau­gu­ra­ción de un ho­tel en Pi­lar fus­ti­gó el dé­fi­cit de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas en coin­ci­den­cia con la huel­ga que de­jó va­ra­dos a 30.000 pa­sa­je­ros, y asom­bró al re­ve­lar que su hi­ja Antonia, de sie­te años, es­ta­ba preo­cu­pa­da por­que to­dos los ar­gen­ti­nos ten­ga­mos que pa­gar el cos­to de esa com­pa­ñía es­ta­tal. Tam­bién en­ca­be­zó la en­tre­ga de sa­bles a ofi­cia­les as­cen­di­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das y des­li­zó una su­ges­ti­va fra­se du­ran­te una en­tre­vis­ta con una ra­dio de Ca­ta­mar­ca: “Es­toy lis­to pa­ra con­ti­nuar si los ar­gen­ti­nos creen que es­te ca­mino de cam­bio va­le la pe­na”.

El in­ce­san­te des­plie­gue vi­sual del que alar­dea el Pre­si­den­te por tan dis­tin­tos pai­sa­jes y ma­te­rias com­bi­na cer­ca­nía cam­pe­cha­na (sel­fies, en­cuen­tros in­for­ma­les), agen­da pro­gre­sis­ta (vi­si­ta a ma­tri­mo­nio de mu­je­res) y po­lí­ti­cas de Es­ta­do (PAMI). Al pro­di­gar­se de­ma­sia­do y sin red, el pe­li­gro de la de­cla­ra­ción in­con­ve­nien­te al abar­car te­mas tan di­sí­mi­les (vi­si­tan­tes en los su­per­clá­si­cos, opi­nión de la hi­ja so­bre Ae­ro­lí­neas) es ca­si inevi­ta­ble.

Dis­tin­guir imá­ge­nes que ilus­tran una ac­ción per­du­ra­ble (que pro­cu­ra una me­jo­ra tan­gi­ble) de una me­ra es­tam­pa nar­ci­sis­ta y pu­bli­ci­ta­ria, sin ma­yor con­te­ni­do, es un ejer­ci­cio que de­be­ría­mos apren­der a de­co­di­fi­car to­dos los ar­gen­ti­nos.

Có­mo cam­bió en el tiem­po y có­mo es hoy, sin ca­de­nas na­cio­na­les, pe­ro en las re­des so­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.