Aun sin que­rer, los me­dios re­tro­ali­men­tan el fe­nó­meno Trump

El he­cho de que se en­fo­quen más en lo que di­ce y no en sus me­di­das es fun­cio­nal al mag­na­te

La Nacion - - El Mundo - Ra­fael Mat­hus Ruiz

WAS­HING­TON.– La pren­sa de Es­ta­dos Uni­dos fue blanco, es­ta se­ma­na, de una crí­ti­ca du­ra y pun­zan­te so­bre su co­ber­tu­ra de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump. Pe­ro no pro­vino, co­mo sue­le su­ce­der, del mag­na­te, afec­to a cas­ti­gar a los me­dios y los cro­nis­tas que lo cri­ti­can, sino del pe­rio­dis­ta más fa­mo­so de Was­hing­ton, Bob Wood­ward, un ícono glo­bal que cu­brió a nue­ve pre­si­den­tes des­de Ri­chard Ni­xon: los me­dios, di­jo, se han vuel­to “va­gos”.

“Es­ta­mos mor­dien­do el an­zue­lo”, arran­có Wood­ward, en una char­la en la me­sa re­don­da del pro­gra­ma del co­me­dian­te Bill Maher por HBO.

“Trump sim­ple­men­te ti­ra so­bre la me­sa y di­ce, ya sa­ben, ‘us­te­des son el enemi­go de la gen­te’. Y lue­go nos po­ne­mos to­dos ner­vio­sos y emo­cio­nal­men­te des­qui­cia­dos al res­pec­to. La for­ma de tra­ba­jar jun­tos es cuan­do The New York Ti­mes, o la BBC, tie­nen una gran his­to­ria pa­ra que The Was­hing­ton Post la si­ga, in­ves­ti­gue, ob­ten­ga de­ta­lles y de­fien­da la ver­dad. Eso sig­ni­fi­ca mu­cho tra­ba­jo”, con­ti­nuó el pe­rio­dis­ta. “Sea­mos sin­ce­ros: nos vol­vi­mos va­gos, y te­ne­mos que de­jar de ser va­gos”, ce­rró.

La crí­ti­ca de Wood­ward al tra­ba­jo de la pren­sa en Es­ta­dos Uni­dos lle­gó en el epí­lo­go de una se­ma­na ten­sa, en la cual Trump es­ca­ló a un ni­vel iné­di­to su pe­lea con los pe­rio­dis­tas que cu­bren su go­bierno al qui­tar­le la cre­den­cial a Jim Acos­ta, el co­rres­pon­sal je­fe de CNN en la Ca­sa Blan­ca, lue­go de un du­ro cru­ce en una con­fe­ren­cia de pren­sa.

El des­tie­rro de Acos­ta pro­vo­có una ola de re­pu­dio de me­dios, pe­rio­dis­tas, aso­cia­cio­nes de pren­sa y or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les que de­fien­den la li­ber­tad de ex­pre­sión, quie­nes, al uní­sono, le exi­gie­ron a Trump que die­ra mar­cha atrás.

Pe­ro tam­bién arrai­gó una re­fle­xión so­bre la co­ber­tu­ra del pre­si­den­te más me­diá­ti­co que ja­más ha­ya vis­to Es­ta­dos Uni­dos: el fo­co en lo que Trump di­ce –in­clui­das sus pe­leas ca­si dia­rias con la pren­sa crí­ti­ca– más que en lo que ha­ce, o en lo que pa­sa en el país, es fun­cio­nal al pre­si­den­te. No son pocas las vo­ces que ad­vier­ten so­bre el ries­go de una “ob­se­sión” con Trump, al­go que ya se es­cu­chó en la cam­pa­ña de 2016.

Al Tomp­kins y Kelly McB­ri­de, dos pro­fe­so­res del Ins­ti­tu­to de Pe­rio­dis­mo Poyn­ter, cri­ti­ca­ron la la­bor de Acos­ta en la con­fe­ren­cia de Trump, al in­di­car que “fue me­nos so­bre ha­cer pre­gun­tas y más so­bre ha­cer de­cla­ra­cio­nes”. Acos­ta cho­có con Trump por una de­cla­ra­ción del pre­si­den­te que do­mi­nó par­te de la co­ber­tu­ra de la cam­pa­ña: su mo­te de “in­va­sión” de la ca­ra­va­na de mi­gran­tes de Amé­ri­ca Cen­tral que via­ja a Es­ta­dos Uni­dos. “No es una in­va­sión”, le di­jo.

“Trump usó há­bil­men­te el in­ci­den­te de Acos­ta pa­ra ju­gar a la víc­ti­ma de un tra­ta­mien­to in­jus­to por par­te de la pren­sa. Los pe­rio­dis­tas no de­be­rían dar más com­bus­ti­ble a ta­les acu­sa­cio­nes. Ha­gan pre­gun­tas di­fí­ci­les, evi­ten ha­cer de­cla­ra­cio­nes o dis­cu­tir du­ran­te un even­to de pren­sa e in­for­men las no­ti­cias, no se con­vier­tan en la no­ti­cia”, es­cri­bie­ron.

Mar­ga­ret Su­lli­van, co­lum­nis­ta de me­dios de The Was­hing­ton Post, di­jo en una crí­ti­ca no­ta de opi­nión que la co­ber­tu­ra de los me­dios de la cam­pa­ña es­te año pa­ra las le­gis­la­ti­vas es­tu­vo otra vez “ob­se­sio­na­da con Trump”. En 2016, Su­lli­van ya ha­bía di­cho que la co­ber­tu­ra de esa elec­ción fue un “fra­ca­so épi­co”. Un pro­ble­ma per­sis­te, a su jui­cio: “De­ma­sia­dos pe­rio­dis­tas per­mi­ten que Trump los lle­ve de la na­riz, ra­zón por la cual es­cu­cha­ron mu­chas co­sas so­bre esa ca­ra­va­na de mi­gran­tes en las úl­ti­mas se­ma­nas”, es­cri­bió.

Pa­ra al­gu­nos, la “ob­se­sión” con Trump es inevi­ta­ble: es el pre­si­den­te, y, por lo tan­to, hay que cu­brir lo que di­ga. Pa­ra otros, la aten­ción que le dan, so­bre to­do, las ca­de­nas de te­le­vi­sión, tie­ne un mo­ti­vo adi­cio­nal: es una co­ber­tu­ra re­di­tua­ble por­que ge­ne­ra au­dien­cia. Jeff Zuc­ker, pre­si­den­te de CNN, di­jo en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Va­nity Fair que ca­da vez que de­jan de cu­brir a Trump, “la au­dien­cia se va”. Es­te año se­rá el más re­di­tua­ble en la his­to­ria del ca­nal, se­gún ese ar­tícu­lo.

“Es­te ti­po les es­tá dan­do di­ne­ro”, di­jo el co­me­dian­te John Ste­wart, en una en­tre­vis­ta con Ch­ris­tia­ne Aman­pour, cé­le­bre pe­rio­dis­ta de CNN. Ste­wart di­jo que Trump, ade­más, su­po to­car una fi­bra en los pe­rio­dis­tas al ata­car­los y pe­gar­les en “su pro­pio nar­ci­sis­mo”.

“Los pe­rio­dis­tas lo to­man per­so­nal­men­te. Ellos se sien­te per­so­nal­men­te he­ri­dos y ofen­di­dos por es­to, en­ton­ces les ti­ra el an­zue­lo, y ellos caen. Se lo to­man per­so­nal­men­te, y aho­ra él cam­bió la con­ver­sa­ción, no que sus po­lí­ti­cas sean ton­tas o no fun­cio­nen”, con­ti­nuó Ste­wart. “Se tra­ta to­do de la pe­lea”, ce­rró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.