Tur­quía en­tre­gó el au­dio del ase­si­na­to de Khas­hog­gi

de­nUn­cia. Er­do­gan di­jo que en­vió co­pias a Ara­bia Sau­di­ta, EE.UU. y go­bier­nos eu­ro­peos

La Nacion - - El Mundo -

ANKARA.– El pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, en­vió ayer un au­dio im­pac­tan­te a los go­bier­nos en Was­hing­ton, Lon­dres, Pa­rís, Ber­lín y Riad, que re­sul­ta re­ve­la­dor so­bre el cri­men del pe­rio­dis­ta di­si­den­te Ja­mal Khas­hog­gi, a quien se lo es­cu­cha re­sis­tir mien­tras era es­tran­gu­la­do, se­gún re­la­ta­ron dos fun­cio­na­rios tur­cos ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to.

El au­dio da cuen­ta de unos sie­te mi­nu­tos in­ter­mi­na­bles y agi­ta­dos, du­ran­te los cua­les Khas­hog­gi, des­apa­re­ci­do el mes pa­sa­do, in­ten­ta li­be­rar­se de sus tor­tu­ra­do­res y re­sis­tir a esas ma­nos que se afe­rra­ban con fuer­za a su cue­llo.

Se tra­ta de sie­te mi­nu­tos en los que tra­tó de­ses­pe­ra­da­men­te de opo­ner­se a un des­tino ya se­lla­do, por­que des­de que in­gre­só al con­su­la­do sau­di­ta de Es­tam­bul fue im­po­si­ble es­ca­par.

Esos mo­men­tos fue­ron cap­tu­ra­dos por un au­dio que las au­to­ri­da­des tur­cas ya ha­bían di­cho que te­nían en sus ma­nos y que aho­ra com­par­tie­ron con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, eu­ro­peas e, in­clu­so, las de Ara­bia Sau­di­ta.

“En­tre­ga­mos la gra­ba­ción a Was­hing­ton, Lon­dres, Pa­rís, Ber­lín y a Riad”, afir­mó ayer Er­do­gan, an­tes de par­tir ha­cia Pa­rís pa­ra su­mar­se a las ce­le­bra­cio­nes por el cen­te­na­rio del fin de la Pri­me­ra Gue­rra.

Se­gún la ver­sión de las au­to­ri­da­des tur­cas, el au­dio po­dría re­pre­sen­tar la prue­ba prin­ci­pal del ase­si­na­to de Khas­hog­gi, un cri­men pre­me­di­ta­do y efec­tua­do por un co­man­do de 15 per­so­nas que lle­gó des­de Riad a Es­tam­bul, don­de el pe­rio­dis­ta, co­lum­nis­ta del The Was­hing­ton Post, te­nía que re­ti­rar al­gu­nos do­cu­men­tos pa­ra su ma­tri­mo­nio.

“Es­cu­cha­ron la gra­ba­ción y aho­ra co­no­cen las con­ver­sa­cio­nes. No hay que dar­le tan­tas vuel­tas”, di­jo el pre­si­den­te tur­co.

La gra­ba­ción, que ya es­ta­ba en po­der de la CIA, de­mos­tra­ría que la muer­te de Khas­hog­gi fue len­ta, y que los ase­si­nos tu­vie­ron que lu­char pa­ra po­der so­fo­car­lo. Aún que­da por sa­ber có­mo fue que los tur­cos ac­ce­die­ron al au­dio.

Al­gu­nos me­dios, ci­tan­do fuentes in­for­ma­das, plan­tea­ron la hi­pó­te­sis de que la gra­ba­ción sur­gió del Ap­ple Watch de Khas­hog­gi, aun­que eso no con­ven­ce a los ex­per­tos. Es más fá­cil ima­gi­nar que en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta ha­bría mi­cró­fo­nos ocul­tos, una prác­ti­ca prohi­bi­da por la Con­ven­ción de Vie­na. Pe­ro las au­to­ri­da­des tur­cas ja­más po­drían ad­mi­tir ha­ber es­pia­do una mi­sión di­plo­má­ti­ca ex­tran­je­ra. Aun­que Riad re­co­no­ció la te­sis del ase­si­na­to pre­me­di­ta­do y arres­tó a las 18 per­so­nas in­vo­lu­cra­das, aún es un mis­te­rio quié­nes fue­ron los ins­ti­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.