un es­ta­do pro­pen­so a si­nies­tros de­vas­ta­do­res

La Nacion - - El Mundo -

1 EL CLI­MA Y LA VE­GE­TA­CIÓN Ca­li­for­nia, al igual que gran par­te de Oc­ci­den­te, ob­tie­ne la ma­yor par­te de su hu­me­dad en oto­ño e in­vierno. Su ve­ge­ta­ción pa­sa gran par­te del ve­rano se­cán­do­se len­ta­men­te de­bi­do a la fal­ta de llu­vias y tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das, que se in­ten­si­fi­ca­ron con el cam­bio cli­má­ti­co. Los in­cen­dios sue­len ex­pan­dir­se con ra­pi­dez a raíz de esa ve­ge­ta­ción se­ca 2 EL FAC­TOR HU­MANO Aun­que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas mu­chas ve­ces son pro­pen­sas pa­ra desatar un in­cen­dio fo­res­tal, a ve­ces tam­bién hay dis­tin­tos ti­pos de fac­tor hu­mano de­trás. En Ca­li­for­nia, la po­bla­ción se es­tá mo­vien­do ca­da vez más de áreas ur­ba­nas ha­cia zo­nas bos­co­sas y con ve­ge­ta­ción, que sue­len ser los lu­ga­res en los que se ini­cian los gran­des in­cen­dios 3 EL CON­TROL DEL FUE­GO Es con­tra­dic­to­rio, pe­ro el con­trol de los in­cen­dios en las úl­ti­mas dé­ca­das em­peo­ró la si­tua­ción, da­do que, por ello, hay una ma­yor acu­mu­la­ción de ve­ge­ta­ción en mu­chas áreas, se­gún los ex­per­tos. Es por eso que, en los úl­ti­mos años, el Ser­vi­cio Fo­res­tal de EE.UU. tra­tó de rec­ti­fi­car la prác­ti­ca an­te­rior me­dian­te la au­to­ri­za­ción de que­mas con­tro­la­das 4 VIEN­TOS DE SANTA ANA Ca­da oto­ño, fuer­tes rá­fa­gas co­no­ci­das co­mo los vien­tos de Santa Ana lle­van ai­re se­co des­de el área de la Gran Cuen­ca del Oes­te al sur de Ca­li­for­nia. Es­te ti­po de vien­tos se­can la ve­ge­ta­ción y mue­ven las bra­sas, es­par­cien­do in­cen­dios. Es por ese mo­ti­vo que las lla­mas tien­den a ex­ten­der­se tres ve­ces más rá­pi­do y se que­man más cer­ca de las áreas ur­ba­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.