Las di­fe­ren­cias en­tre los fis­ca­les y el juez de la cau­sa

Stor­ne­lli y Rí­vo­lo mar­ca­ron di­si­den­cias con Bo­na­dio; al­gu­nas las re­sol­ve­rá la Cá­ma­ra

La Nacion - - Política - Can­de­la Ini

A tres me­ses del es­ta­lli­do de la cau­sa que sa­lió a la luz con la de­ten­ción de una quin­ce­na de em­pre­sa­rios y ex­fun­cio­na­rios por la tra­ma de re­cau­da­ción de di­ne­ro ne­gro, quie­nes lle­va­ron ade­lan­te la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial tie­nen dis­tin­tas mi­ra­das so­bre al­gu­nos he­chos. Los fis­ca­les Carlos Stor­ne­lli y Carlos Rí­vo­lo dis­cre­pan con las ca­li­fi­ca­cio­nes de los de­li­tos que con­si­de­ró el juez Clau­dio Bo­na­dio al dic­tar los pro­ce­sa­mien­tos.

Pi­die­ron ser más se­ve­ros con al­gu­nos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en la cau­sa y tam­bién pro­ce­sar a al­gu­nos per­so­na­jes que fue­ron ex­clui­dos. Tam­bién dis­cre­pan con la de­ci­sión de Bo­na­dio de no com­par­tir las de­cla­ra­cio­nes de quie­nes de­cla­ra­ron co­mo “arre­pen­ti­dos” con otros juz­ga­dos que tie­nen a aque­llos per­so­na­jes in­vo­lu­cra­dos en otras cau­sas. Sus di­fe­ren­cias las de­be­rá re­sol­ver, jun­to con otras cues­tio­nes, la Sa­la I de la Cá­ma­ra Fe­de­ral. Lue­go, Bo­na­dio bus­ca­rá ele­var el pri­mer tra­mo de la cau­sa a jui­cio oral an­tes de ma­yo.

En el ca­so de Cris­ti­na Kirch­ner, a quien Bo­na­dio pro­ce­só co­mo je­fa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta, por dá­di­vas y por cohe­cho pa­si­vo, Stor­ne­lli es­pe­ci­fi­ca que el de­li­to de cohe­cho pa­si­vo fue co­me­ti­do 913 ve­ces por la ex­pre­si­den­ta. “Ello re­sul­ta de la su­ma­to­ria de la to­ta­li­dad de los he­chos en los que to­mó par­te jun­to con Ro­ber­to Ba­rat­ta, quien re­vis­te idén­ti­co rol en la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal”. A di­fe­ren­cia de Bo­na­dio, Stor­ne­lli to­ma ca­da pa­go co­mo un he­cho par­ti­cu­lar.

El ca­so del ex­je­fe de Ga­bi­ne­te Juan Ma­nuel Abal Medina es otro de los pun­tos de di­sen­so. Los fis­ca­les pi­die­ron, por ejem­plo, que Abal Medina y su ex­se­cre­ta­rio, Hu­go Martín La­rra­bu­ru –a quien Centeno se re­fe­ría en sus ano­ta­cio­nes co­mo “Martín de Pre­si­den­cia”–, sean pro­ce­sa­dos co­mo miem­bros de la aso­cia­ción ilí­ci­ta y tam­bién por cohe­cho pa­si­vo.

En el juz­ga­do de Bo­na­dio aún no con­si­de­ran que exis­tan su­fi­cien­tes ele­men­tos pa­ra pro­ce­sar a Abal Medina y a La­rra­bu­ru. Sin em­bar­go, el ex­je­fe de Ga­bi­ne­te ha­bía ad­mi­ti­do en su in­da­ga­to­ria ha­ber si­do con­tac­ta­do por Ro­ber­to Ba­rat­ta pa­ra coor­di­nar la en­tre­ga de fon­dos y re­ci­bir di­ne­ro de los em­pre­sa­rios. Abal Medina di­jo que des­co­no­cía que se tra­ta­ba de di­ne­ro de ori­gen ilí­ci­to. En la apelación de los pro­ce­sa­mien­tos, Stor­ne­lli hi­zo re­fe­ren­cia a esa de­cla­ra­ción de Abal Medina, di­jo que sue­na “in­ve­ro­sí­mil” que no tu­vie­ra co­no­ci­mien­to del ori­gen del di­ne­ro y de­ta­lló en un cua­dro cuán­tos pa­gos ha­bría re­ci­bi­do el ex­je­fe de Ga­bi­ne­te; se re­fi­rió a que fue­ron 28 he­chos.

Los fis­ca­les, ade­más, sos­tu­vie­ron que Carlos Wag­ner, Er­nes­to Cla­rens, José Ló­pez y Ge­rar­do Ferreyra, a quie­nes Bo­na­dio pro­ce­só por in­te­grar la aso­cia­ción ilí­ci­ta en ca­li­dad de “miem­bros”, de­be­rían ha­ber si­do pro­ce­sa­dos en ca­li­dad de or­ga­ni­za­do­res, acu­sa­ción que so­lo tie­nen Julio De Vi­do y Ro­ber­to Ba­rat­ta.

Tam­bién re­cla­ma­ron que sean pro­ce­sa­dos los em­pre­sa­rios Jorge Nei­ra, Héctor Javier Sán­chez Ca­ba­lle­ro, Ro­dol­fo Po­ble­te, Héctor Zabaleta, Fran­cis­co Ru­bén Va­len­ti y Os­val­do An­te­nor Acos­ta, a quie­nes Bo­na­dio les dic­tó la fal­ta de mé­ri­to.

Pe­ro ade­más de ha­ber ape­la­do el fa­llo de los pro­ce­sa­mien­tos pa­ra re­fu­tar es­tas ca­li­fi­ca­cio­nes legales, Stor­ne­lli y Rí­vo­lo hi­cie­ron cla­ra su po­si­ción res­pec­to de que el ma­gis­tra­do com­par­ta con otros juz­ga­dos las de­cla­ra­cio­nes de quie­nes de­cla­ra­ron co­mo arre­pen­ti­dos en la cau­sa. El ar­gu­men­to del juez pa­ra no en­tre­gar el ma­te­rial a otros ma­gis­tra­dos fue que las de­cla­ra­cio­nes no pue­den ser usa­das co­mo prue­bas de car­go con­tra el pro­pio impu­tado, por­que de ese mo­do se lo obli­ga­ría a de­cla­rar con­tra sí mis­mo. Pa­ra los fis­ca­les, el ar­gu­men­to de Bo­na­dio “ca­re­ce de de­bi­da ar­gu­men­ta­ción” y sin com­par­tir la in­for­ma­ción se obs­ta­cu­li­zan las de­más in­ves­ti­ga­cio­nes.

La de­ci­sión de Bo­na­dio tam­bién fue ape­la­da por la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción (OA). Los fis­ca­les ex­pre­sa­ron, me­dian­te una pri­me­ra apelación, que Bo­na­dio in­cu­rrió en una “ar­bi­tra­rie­dad ma­ni­fies­ta” al ne­gar es­te pe­di­do a otros juz­ga­dos. Es­ta se­ma­na pre­sen­ta­ron un nue­vo re­cur­so de que­ja an­te la Cá­ma­ra, pa­ra que re­vo­que el cri­te­rio de Bo­na­dio.

Con res­pec­to al “tra­mo cam­po­ris­ta” de la cau­sa, en el que se in­ves­ti­ga a Má­xi­mo Kirch­ner y a di­ri­gen­tes de La Cám­po­ra por el di­ne­ro que su­pues­ta­men­te re­ci­bían del Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción pa­ra fi­nan­ciar a la agru­pa­ción, Bo­na­dio de­ci­dió apar­tar­se. Es­te ca­pí­tu­lo fue sor­tea­do y re­ca­yó en el juz­ga­do de Ser­gio To­rres. Fuentes ju­di­cia­les di­je­ron a la na­cion que la ci­ta­ción a in­da­ga­to­ria de Má­xi­mo, quien fue com­pro­me­ti­do por José Ló­pez, tam­bién fue un pun­to de di­fe­ren­cia en­tre el fis­cal y el ma­gis­tra­do, quien to­mó la de­ci­sión de ci­tar­lo a de­cla­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.