Cris­ti­na Kirch­ner jue­ga al mis­te­rio, pe­ro ya ac­túa co­mo can­di­da­ta

Se re­fu­gia en el si­len­cio mien­tras se lan­za a re­con­quis­tar el pe­ro­nis­mo y a re­cu­pe­rar vie­jos alia­dos; el Go­bierno se pre­pa­ra pa­ra otra cam­pa­ña en la “grie­ta”

La Nacion - - Política - Martín Rodríguez Ye­bra

Quie­nes la fre­cuen­tan di­cen que ha­ce tiem­po no la veían tan dis­ten­di­da. Có­mo­da en el jue­go del mis­te­rio, Cris­ti­na Kirch­ner se sien­te en un re­na­cer. Trans­mi­te ór­de­nes, re­par­te in­dul­gen­cias en­tre di­ri­gen­tes que osa­ron aban­do­nar­la, dis­fru­ta de la con­fu­sión que ino­cu­la a sus ri­va­les.

“Es­tá en mo­do je­fa”, sin­te­ti­za un di­ri­gen­te que la vi­si­tó días atrás en el bún­ker del Ins­ti­tu­to Pa­tria. A na­die le con­fir­ma si se­rá can­di­da­ta a pre­si­den­ta el año que vie­ne. In­clu­so en­vía emi­sa­rios a po­ner en du­da si com­pe­ti­rá. Pe­ro mue­ve las pie­zas co­mo al­guien que irre­me­dia­ble­men­te se pre­pa­ra pa­ra la ba­ta­lla ma­yor.

Ca­da día que pa­sa sin des­mo­ro­nar­se en las en­cues­tas, a pe­sar de la pi­la de acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción en su con­tra, es otra va­lla en el ca­mino del pe­ro­nis­mo ha­cia la rein­ven­ción. Que­dó en evi­den­cia el jue­ves en la reunión del PJ –esa si­gla que ella tan­to des­pre­ció– en la se­de de Mat­heu 130.

Sen­ta­dos a una me­sa en U, po­sa­ban vie­jos enemi­gos a los que ella re­abrió la puer­ta. Gen­te que in­ten­tó en vano cons­truir nue­vos li­de­raz­gos y se re­sig­na a que tal vez no que­de op­ción que vol­ver a en­tre­gar­se a la úni­ca di­ri­gen­te opo­si­to­ra que re­tie­ne un cau­dal ape­te­ci­ble de in­ten­ción de vo­to.

Ahí es­ta­ba de re­gre­so Hu­go Mo­yano, que la con­si­de­ra la op­ción más fia­ble pa­ra sus in­tere­ses po­lí­ti­cos (y ju­di­cia­les). Y Fe­li­pe So­lá, que sue­ña con que ella fi­nal­men­te dé un pa­so al cos­ta­do y lo un­ja co­mo fa­vo­ri­to. O Da­niel Scio­li, que lle­va me­ses sin ha­blar con Cris­ti­na, pe­ro re­sis­te en las in­me­dia­cio­nes a la es­pe­ra de otra opor­tu­ni­dad. In­clu­so Héctor Daer, uno de los “gor­dos” que con­du­ce la CGT, qui­so es­tar.

de Pe­dro, de la Cám­po­ra, re­pre­sen­tó al cris­ti­nis­mo puro y po­ten­ció en al­gu­nos la sen­sa­ción de “ca­sa to­ma­da”. El vie­jo par­ti­do del Ge­ne­ral pe­gán­do­se la eti­que­ta de la mar­ca blan­ca Uni­dad Ciu­da­da­na.

El do­mi­nio tá­ci­to del PJ le da un ar­ma pa­ra in­cor­diar a los pe­ro­nis­tas que se pro­po­nen, en un mar de di­fi­cul­ta­des, cons­truir una al­ter­na­ti­va de po­der. El di­le­ma de to­do opo­si­tor aho­ra es a quién unir­se pa­ra la com­pe­ten­cia de 2019. Cris­ti­na les ofre­ce un ba­se só­li­da de en­tre 20 y 30 pun­tos que nin­gu­na en­cues­ta le nie­ga.

El ger­men de una ter­ce­ra vía que pre­sen­ta­ron Ser­gio Mas­sa, Juan Schia­ret­ti, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Miguel Pi­chet­to apu­ró el con­tra­ata­que kirch­ne­ris­ta.

En lo dis­cur­si­vo, la ex­pre­si­den­ta se pro­pu­so ins­ta­lar la idea de unir a la opo­si­ción co­mo obli­ga­ción pa­ra fre­nar al ac­tual go­bierno. “la di­vi­sión abre el ries­go de que Ma­cri ga­ne en pri­me­ra vuelta”, di­jo es­ta se­ma­na el dipu­tado Axel Ki­ci­llof. Al igual que otros kirch­ne­ris­tas, co­que­teó con la idea de que qui­zá Cris­ti­na no sea can­di­da­ta pre­si­den­cial. Pe­ro el men­sa­je in­ter­pe­la el an­sia de po­der pe­ro­nis­ta: si van se­pa­ra­dos po­drían fa­ci­li­tar­le a Ma­cri ser re­ele­gi­do con 40 pun­tos (y 10 de di­fe­ren­cia con el se­gun­do), al­go na­da des­ca­be­lla­do se­gún los son­deos ac­tua­les.

El ra­zo­na­mien­to es­con­de el ver­da­de­ro dra­ma de la ex­pre­si­den­ta: el re­cha­zo pé­treo que ge­ne­ra su fi­gu­ra en una am­plia por­ción del elec­to­ra­do. In­clu­so las en­cues­tas que la dan arri­ba –co­mo la de Ares­co que la úl­ti­ma se­ma­na en­cen­dió alar­mas en el Go­bierno– re­tra­tan la di­fi­cul­tad in­men­sa que arras­tra pa­ra ga­nar un even­tual ba­llot­ta­ge con­tra quien fue­ra.

le to­ca ade­más tran­si­tar un año dra­má­ti­co en los tri­bu­na­les, con un pri­mer jui­cio –el de la co­rrup­ción en la obra pú­bli­ca de Santa Cruz– que em­pie­za en fe­bre­ro.

“lo ju­di­cial la ob­se­sio­na, so­bre to­do por los hi­jos. Pe­ro es otro in­cen­ti­vo pa­ra pe­lear. Aho­ra te duer­me con que hay que bus­car li­de­raz­gos dis­tin­tos, nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y to­do eso. Pe­ro ¿al­guien que la co­noz­ca un po­co pue­de pen­sar que va a re­ti­rar­se así no­más?”, di­ce otro di­ri­gen­te na­cio­nal que re­to­mó con­tac­to con ella es­te año.

En su ló­gi­ca, la ava­lan­cha de pro­ce­sa­mien­tos y acu­sa­cio­nes so­lo se pue­de pe­lear en el te­rreno po­lí­ti­co. En eso coin­ci­de con lu­la da Sil­va. El re­sul­ta­do elec­to­ral en Bra­sil le dio otros mo­ti­vos pa­ra se­guir: no es fá­cil tras­la­dar los vo­tos de un lí­der a otro, co­mo pro­bó el fa­lli­do can­di­da­to del PT Fernando Had­dad.

Siem­pre en el mo­do si­gi­lo­so que adop­tó des­pués del clí­max del es­cán­da­lo de los cua­der­nos, es­ta se­ma­na se re­con­ci­lió con el Mo­vi­mien­to Evi­ta, que en la úl­ti­ma cam­pa­ña ha­bía acom­pa­ña­do la can­di­da­tu­ra de Flo­ren­cio Ran­daz­zo.

Po­co a po­co rear­ma el fren­te de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, un mun­do en el que su­fre las di­fi­cul­ta­des pro­pias de quien no tie­ne re­cur­sos pa­ra re­par­tir. le cues­ta, por ejem­plo, do­mar co­mo qui­sie­ra al pa­pis­ta Juan Gra­bois, que no pa­ra de re­cor­dar la es­te­la de pre­sos por co­rrup­ción que con­for­man el le­ga­do de la ex­pre­si­den­ta. El pa­pel de Má­xi­mo

En pa­ra­le­lo, Cris­ti­na ocu­pa el te­rri­to­rio que con­si­de­ra su bas­tión: Bue­nos Ai­res. Su hi­jo Má­xi­mo se con­vir­tió en el in­ter­lo­cu­tor di­rec­to an­te los in­ten­den­tes del co­n­ur­bano. “ne­go­cia co­mo un em­ba­ja­dor. la can­di­da­tu­ra de la ma­dre se da co­mo al­go tá­ci­to”, ex­pli­có uno de los ca­ci­ques pe­ro­nis­tas de la pri­me­ra sec­ción elec­to­ral.

En ese te­rri­to­rio gol­pea­do, en el que Cris­ti­na man­tie­ne sus me­jo­res ín­di­ces de apo­yo, ca­da vez son me­nos los que se re­afir­man en la in­de­pen­den­cia. Cuan­do se tra­ta de cui­dar el des­pa­cho, el an­sia de re­no­va­ción que­da en un se­gun­do plano: a la ma­yo­ría de los in­ten­den­tes, ir col­ga­dos de una bo­le­ta de Cris­ti­na les pa­re­ce hoy la so­lu­ción más efi­cien­te.

Dis­tin­ta es la pos­tu­ra de los go­ber­na­do­res. Sal­vo Ur­tu­bey (que no pue­de ir por la re­elec­ción y as­pi­ra a ser pre­si­den­te) y Ali­cia Kirch­ner (que es­tá ata­da a su cu­ña­da), to­dos los de­más je­fes pro­vin­cia­les del pe­ro­nis­mo pre­fie­ren ade­lan­tar las elec­cio­nes en sus dis­tri­tos. Des­pe­gar­las de las pre­si­den­cia­les, les per­mi­te po­ner­se a sal­vo de la po­la­ri­za­ción que in­tu­yen en­tre Cris­ti­na y Ma­cri. la con­sig­na es cui­dar lo pro­pio y des­pués ver.

Pe­ro sa­ben que el kirch­ne­ris­mo no se­rá neu­tral. Juan Man­zur ya lo vi­ve en Tu­cu­mán, con su exa­lia­do José Al­pe­ro­vich lan­za­do a arre­ba­tar­le el po­der en una gue­rra a to­do o na­da.

la grie­ta in­ter­na del pe­ro­nis­mo po­ne en aprie­tos a Pi­chet­to en el SeWa­do na­do, gol­pea­do por la ame­na­za de una rup­tu­ra del blo­que que con­du­ce des­de ha­ce años.

El jue­go de Cris­ti­na tam­bién ob­tu­ra cons­truc­cio­nes al­ter­na­ti­vas, co­mo la que pro­mue­ven des­de el pro­gre­sis­mo Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, el so­cia­lis­ta Miguel lifs­chitz y Ri­car­do Al­fon­sín. la pa­ta pe­ro­nis­ta –vi­tal pa­ra que el pro­yec­to des­pe­gue– no ter­mi­na de apa­re­cer.

Mas­sa, Ur­tu­bey, Pi­chet­to, Schia­ret­ti, Man­zur y tam­bién mu­chos de los que se man­tie­nen pre­ven­ti­va­men­te cer­ca de Cris­ti­na es­tán con­ven­ci­dos de esa te­sis tan Du­rán Bar­ba de que “la de­man­da or­de­na la ofer­ta”.

In­sis­ten en que hoy la so­cie­dad no de­man­da vol­ver al pa­sa­do (o sea, al kirch­ne­ris­mo), sino que al­guien eje­cu­te el cam­bio que se de­ci­dió en 2015 con más efi­cien­cia que Ma­cri. Creen en que mar­zo, con el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co más cla­ro, po­drá sur­gir una op­ción via­ble.

Cris­ti­na di­sien­te, cuen­tan quie­nes ha­blan con ella. Cree que la cri­sis gol­pea­rá tan fuerte que ha­brá es­pa­cio pa­ra reivin­di­car sus po­lí­ti­cas. na­die se atre­ve hoy a an­ti­ci­par cuál se­rá el pro­gra­ma que les pre­sen­ta­ría a los ar­gen­ti­nos si se de­ci­de a com­pe­tir. Si una re­for­ma ra­di­cal, co­mo pro­mue­ven Má­xi­mo y la Cám­po­ra. O una re­for­mu­la­ción del pri­mer nes­to­ris­mo, co­mo pro­mue­ve Al­ber­to Fer­nán­dez, a quien vol­vió a es­cu­char co­mo en los años ini­cia­les de su aven­tu­ra en el po­der.

En el Go­bierno, la dispu­ta con Cris­ti­na Kirch­ner se vis­lum­bra co­mo un es­ce­na­rio so­ña­do. El li­bre­to que rin­dió en 2015 y en 2017 po­dría va­ler pa­ra ha­cer cam­pa­ña en la cié­na­ga de la re­ce­sión. Y sin em­bar­go no hay pocas vo­ces que aler­tan so­bre los ries­gos que im­pli­ca lan­zar­se a ese to­do o na­da. El pri­me­ro de ellos hay que dar­lo por des­con­ta­do: re­sig­nar­se a otro año per­di­do pa­ra la in­ver­sión, an­te el te­mor de una res­tau­ra­ción po­pu­lis­ta.

Her­nÁn zenteno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.