No des­car­tan ha­ber pa­sa­do cer­ca del ARA San Juan sin ver­lo

Ex­per­tos coin­ci­den en que di­fí­cil­men­te es­té fue­ra del área de bús­que­da; las con­di­cio­nes del lu­gar son muy des­fa­vo­ra­bles

La Nacion - - Política - Mariano de Ve­dia

Dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas na­va­les y ex­per­tos en sub­ma­ri­nos coin­ci­den. To­das las se­ña­les que se re­co­gie­ron en los ins­tan­tes pre­vios a su des­apa­ri­ción ubican al ARA San Juan en las zo­nas mar­ca­das por las áreas don­de se lo bus­ca. Si no se lo en­cuen­tra, afir­man, es por las ca­rac­te­rís­ti­cas del lu­gar, las con­di­cio­nes del le­cho ma­rino y la pro­pia es­truc­tu­ra del submarino, que es un ar­ma de gue­rra di­se­ña­da pa­ra no ser de­tec­ta­da.

“No pue­de es­tar mu­cho más le­jos”, ex­pre­só a el ca­pi­tán de na­vío la na­cion re­ti­ra­do Jorge R. Ber­ga­llo, cu­yo hi­jo Jorge Ig­na­cio es uno de los 44 tri­pu­lan­tes del ARA San Juan. Ber­ga­llo pa­dre es uno de los tres ex­per­tos sub­ma­ri­nis­tas que in­te­gra la co­mi­sión de ex­per­tos que ana­li­zan las cau­sas de la tra­ge­dia y acla­ró que el do­cu­men­to fi­nal to­da­vía no fue en­tre­ga­do al Go­bierno.

En tan­to, fuentes cer­ca­nas al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa re­ve­la­ron a la

que “es pro­ba­ble que las uni­da­des na­cion de bús­que­da ha­yan pa­sa­do cer­ca y no lo ha­yan vis­to”.

¿Eso es po­si­ble? “Pue­de ser. El fon­do de mar es muy os­cu­ro, son zo­nas ro­co­sas, muy es­car­pa­das. Los ex­per­tos no creen que es­tén en un lu­gar muy dis­tin­to a las zo­nas en que se lo bus­ca”, se­ña­ló la mis­ma fuen­te.

Así y to­do, se­gún ex­pli­có el ca­pi­tán Ber­ga­llo al dar su im­pre­sión per­so­nal, los equi­pos de al­ta tec­no­lo­gía que via­jan a bor­do del Sea­bed Cons­truc­tor –AUV y ROV– es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra en­con­trar pie­zas me­tá­li­cas de dos me­tros de diá­me­tro.

Las se­ña­les que ubican al submarino en las áreas de bús­que­da que ex­plo­ró la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na Ocean In­fi­nity, que el vier­nes pró­xi­mo con­clui­rá sin éxi­to las ope­ra­cio­nes, son los re­gis­tros que se fue­ron acu­mu­lan­do des­de la úl­ti­ma lo­ca­li­za­ción co­no­ci­da del submarino, el in­for­me de la CTBTO que de­tec­tó la ex­plo­sión y la úl­ti­ma po­si­ción de la co­mu­ni­ca­ción sa­te­li­tal, apor­ta­da por la em­pre­sa Iri­dium.

A esos da­tos se su­ma el pro­pio in­for­me que el co­man­dan­te del ARA San Juan, Pe­dro Fer­nán­dez, trans­mi­tió en la ma­ña­na del 15 de no­viem­bre de 2017, cuan­do en me­dio de un tem­po­ral re­pa­ró el in­gre­so de agua de mar por el sis­te­ma de ven­ti­la­ción al tan­que de ba­te­rías, lo que pro­vo­có un prin­ci­pio de in­cen­dio y lo lle­vó a des­cen­der “al plano 40 de in­mer­sión pa­ra eva­luar da­ños”.

Fa­mi­lia­res de los 44 tri­pu­lan­tes ex­pre­sa­ron ayer, en tan­to, su ma­les­tar por la de­ci­sión de Ocean In­fi­nity de sus­pen­der la bús­que­da y ex­pre­sa­ron sus du­das de que se re­to­me en fe­bre­ro. Y afir­ma­ron que se en­cuen­tran “en to­tal es­ta­do de de­ses­pe­ra­ción”.

El cos­to

Si bien la em­pre­sa Ocean In­fi­nity asu­me el ries­go y el cos­to de la ex­pe­di­ción de bús­que­da, ya que so­lo co­bra­rá los US$7,5 mi­llo­nes pac­ta­dos, el ope­ra­ti­vo no es gra­tis pa­ra el Es­ta­do ar­gen­tino.

Fuentes del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa con­fir­ma­ron a la na­cion que cues­ta US$50.000 por día dis­po­ner de un bar­co de la Ar­ma­da pa­ra acom­pa­ñar co­mo bu­que de apo­yo al bar­co no­rue­go Sea­bed Cons­truc­tor. Se al­ter­nan dia­ria­men­te en esa ta­rea la cor­be­ta Es­po­ra y los des­truc­to­res Brown y La Ar­gen­ti­na, lo que en 60 días de na­ve­ga­ción pro­du­cen un cos­to de US$3 mi­llo­nes, lo que im­pli­ca un pre­su­pues­to de $110 mi­llo­nes.

El in­ves­ti­ga­dor Horacio Cal­de­rón, ex­re­pre­sen­tan­te de los As­ti­lle­ros Ma­nuel Do­mecq García, que fa­bri­ca­ba los sub­ma­ri­nos TR-1700, re­cor­dó que “el si­nies­tro ocu­rrió al bor­de del ta­lud con­ti­nen­tal, cu­yas pro­fun­di­da­des va­ria­das en­cie­rran grie­tas aún inex­plo­ra­das. Es pro­ba­ble que los res­tos del submarino se en­cuen­tren en un área don­de se ha­yan efec­tua­do bús­que­das ex­haus­ti­vas, pe­ro in­su­fi­cien­tes”.

En coin­ci­den­cia con otras vo­ces na­va­les, Cal­de­rón ad­vir­tió so­bre la po­si­bi­li­dad de que Ocean In­fi­nity li­mi­te la exposición de los AUV en la ex­plo­ra­ción de grie­tas y fi­su­ras an­gos­tas y si­nuo­sas, por el al­to cos­to que im­pli­ca y el ries­go de da­ñar los equi­pos. En vir­tud de su ex­pe­rien­cia, acon­se­jó ex­pan­dir la bús­que­da ha­cia el es­te, en di­rec­ción con­tra­ria a la cos­ta atlán­ti­ca, más allá de las áreas en las que hoy se lo bus­ca.

Ber­ga­llo ad­vir­tió que “na­die hi­zo una ma­nio­bra de emer­gen­cia, cuan­do to­dos es­ta­ban ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ha­cer­la, co­mo lan­zar los tan­ques de las­tre pa­ra sa­lir a la su­per­fi­cie o dis­pa­rar las bal­sas sal­va­vi­das, o in­clu­so acei­te”. Ello in­di­ca­ría que no tu­vie­ron tiem­po de reac­ción.

Con los da­tos que se tie­nen, Ber­ga­llo es­ti­mó que es pro­ba­ble que se ha­ya pro­du­ci­do una ex­plo­sión en el in­te­rior, que lo lle­vó al fon­do e im­plo­sio­nó”. No se­ría ex­tra­ño, di­jo, que se en­cuen­tre en­te­ro, con ra­ja­du­ras o po­si­bles aber­tu­ras lon­gi­tu­di­na­les.

Ex­pre­só que tie­ne pre­sen­te otros ca­sos, co­mo el S467 Mi­ner­ve, que des­apa­re­ció en 1968, con 53 tri­pu­lan­tes, en las cos­tas de Pro­ven­za, en Fran­cia, cuan­do rea­li­za­ba un pa­tru­lla­je ma­rí­ti­mo acom­pa­ña­do de un avión. “El avión vol­vió a la ba­se de Tou­lon y el submarino nun­ca apa­re­ció” , re­cor­dó el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.