Las fa­mi­lias trans­mi­ten vi­sio­nes dis­tin­tas so­bre el avan­ce de la cau­sa ju­di­cial

Mien­tras dos abo­ga­dos es­tán con­for­mes con la in­ves­ti­ga­ción, otro di­ce que fal­tan me­di­das

La Nacion - - Política - Ma­rie­la Arias

CA­LE­TA OLI­VIA.– De las 44 fa­mi­lias de los tri­pu­lan­tes que via­ja­ban en el ARA San Juan, 30 se han con­for­ma­do co­mo que­re­llan­tes en la cau­sa, mu­chos de ellos han ha­bla­do con la jue­za Mar­ta Yá­ñez, aun­que la ma­yo­ría se man­tie­ne in­for­ma­da a tra­vés de los tres abo­ga­dos que los re­pre­sen­tan. En diá­lo­go con la na

cion, coin­ci­den en la com­ple­ji­dad de la cau­sa, pe­ro mien­tras dos de ellos des­ta­can el avan­ce de la ins­truc­ción, un ter­ce­ro con­si­de­ra que la cau­sa es­tá es­tan­ca­da.

Los ca­si 2000 km que se­pa­ran a Ca­le­ta Oli­via de Bue­nos Ai­res com­pli­ca el se­gui­mien­to ju­di­cial, lo que obli­ga a los abo­ga­dos a man­te­ner via­jes re­gu­la­res has­ta aquí. En abril pa­sa­do, an­te fil­tra­cio­nes de documentación a la pren­sa, la jue­za dis­pu­so la re­ser­va de la cau­sa: no se pue­de in­gre­sar con mó­vi­les a las audiencias, ni te­ner co­pias de la cau­sa. Pa­ra sa­ber qué pa­sa, hay que pre­sen­ciar las audiencias o bien co­piar de pu­ño y le­tra ca­da de­ta­lle.

Pa­ra la abo­ga­da Lo­re­na Arias, re­pre­sen­tan­te de 14 fa­mi­lias, la ins­truc­ción de la cau­sa es­tá muy avan­za­da. “Se es­tá tra­ba­jan­do muy bien y se­ria­men­te. Hu­bo un tiem­po ló­gi­co de es­tu­dio que ne­ce­si­ta­mos”, afir­mó la abo­ga­da quien se ale­gra de que el te­ma ha­ya re­caí­do en un juz­ga­do ale­ja­do de los tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py. No descarta nin­gu­na hi­pó­te­sis. “Ne­ce­si­ta­mos en­con­trar­lo pa­ra sa­ber que pa­só. No ten­go du­das de que el submarino no sa­lió en óp­ti­mas con­di­cio­nes, nos acos­tum­bra­mos en la Ar­gen­ti­na a atar to­do con alam­bre, no pa­sa na­da, has­ta que pa­sa”, di­jo.

En la mis­ma lí­nea, pa­ra el abo­ga­do Fernando Bur­lan­do, re­pre­sen­tan­te de 12 fa­mi­lias que­re­llan­tes, la ins­truc­ción es se­ria y ya de­be­ría fal­tar po­co pa­ra las impu­tacio­nes. “Ten­go la con­vic­ción de que fue­ron ho­mi­ci­dios do­lo­sos. Es­tá pre­sen­te el do­lo even­tual. Da­das las cir­cuns­tan­cias y las ca­rac­te­rís­ti­cas con las que se lan­zó el ARA San Juan, na­die po­día des­co­no­cer el re­sul­ta­do, por el de­te­rio­ro, el mal fun­cio­na­mien­to y la fal­ta de ope­ra­ti­vi­dad de una na­ve que de­bía ser per­fec­to”, de­ta­lló Bur­lan­do. Y ase­gu­ró que las car­tas de na­ve­ga­ción de la Ar­ma­da “no son fi­de­dig­nas”.

En re­fe­ren­cia a los tri­pu­lan­tes, afir­mó que “no me­re­cen ter­mi­nar así su vi­da, el via­je fue un de­rro­te­ro a la muer­te. Te­ne­mos prue­bas de que di­cen que en julio de 2017, el submarino ya ha­bía te­ni­do un per­can­ce muy im­por­tan­te. Un sub­ma­ri­nis­ta pi­dió el re­ti­ro fun­da­do en el te­mor de per­der su vi­da”, de­ta­lló.

Sin em­bar­go, pa­ra el ter­cer abo­ga­do que­re­llan­te, Luis Ta­glia­pie­tra, y pa­dre del te­nien­te de cor­be­ta Ale­jan­dro Ta­glia­pie­tra tri­pu­lan­te del San Juan, la cau­sa se es­tan­có.

A bor­do de la na­ve de la em­pre­sa Ocean In­fi­nity que rea­li­za la bús­que­da, en ca­rác­ter de vee­dor de los fa­mi­lia­res, el abo­ga­do res­pon­dió por mail a que en la cau­sa la na­cion ju­di­cial fal­ta efi­cien­cia.

“No se han nom­bra­do pe­ri­tos ni he­cho pe­ri­cias im­por­tan­tes. La jue­za no ha te­ni­do en con­si­de­ra­ción nu­me­ro­sas me­di­das de prue­ba so­li­ci­ta­das por mí y otras se to­ma­ron muy tar­días. Por ejem­plo, los alla­na­mien­tos, con más de dos me­ses de re­tra­so”, ad­vir­tió.

“No se sa­be si­quie­ra –pro­si­guió– si la ma­gis­tra­da ha­rá impu­tacio­nes por al­gún de­li­tos. Ten­go en cla­ro que no se ob­ser­va nin­gu­na in­ten­ción de lla­mar a in­da­ga­to­rias. Si veo a la jue­za muy preo­cu­pa­da por la opi­nión pú­bli­ca y la opi­nión de al­gu­nos fa­mi­lia­res y abo­ga­dos me­diá­ti­cos, lo cual es muy gra­ve”.

El abo­ga­do Ta­glia­pie­tra afir­mó que su pro­me­sa es no pa­rar has­ta lo­grar jus­ti­cia. “Que­re­mos en­con­trar­los y lle­gar a la ver­dad, con­tra to­do y con­tra to­dos. No voy a per­mi­tir que na­die nos em­ba­rre la can­cha en la cau­sa”, di­jo, en alu­sión a su co­le­ga Bur­lan­do, a quien acu­só de “pre­ten­der ha­cer lobby pa­ra des­li­gar a al­gu­nos res­pon­sa­bles. Voy a dar la vi­da pa­ra lle­gar a la ver­dad y en­con­trar­los”, ase­gu­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.