El pre­su­pues­to ame­na­za la uni­dad del blo­que del PJ

So­lo una do­ce­na de le­gis­la­do­res acom­pa­ña­ría a Pi­chet­to en la apro­ba­ción

La Nacion - - Política - Gus­ta­vo Yba­rra

La ad­mi­nis­tra­ción de Mau­ri­cio Ma­cri ya tie­ne ase­gu­ra­dos al me­nos unos 40 vo­tos pa­ra sancionar es­te miér­co­les en el Se­na­do el con­tro­ver­ti­do pre­su­pues­to 2019 y el pa­que­te le­gis­la­ti­vo con el que in­ten­ta­rá com­pen­sar a las pro­vin­cias por el ajus­te fis­cal.

Sin em­bar­go, to­das las mi­ra­das es­ta­rán pues­tas en Miguel Pi­chet­to (Río Ne­gro) y su ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner la uni­dad de un Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta so­me­ti­do a la ca­da vez más fe­roz in­ter­na pe­ro­nis­ta.

Con el kirch­ne­ris­mo fo­go­nean­do en las som­bras una re­be­lión in­ter­na pa­ra pro­pi­nar­le un fuerte gol­pe po­lí­ti­co a uno de sus prin­ci­pa­les de­trac­to­res den­tro del PJ, el rio­ne­grino ten­drá es­ta se­ma­na el que tal vez se­rá el desafío más du­ro des­de que lle­gó a la je­fa­tu­ra de la ban­ca­da pe­ro­nis­ta, ha­ce ca­si 16 años atrás.

La va­ra pa­ra me­dir es­te round se­rá la can­ti­dad de se­na­do­res que apo­yen a Pi­chet­to y su pré­di­ca de co­la­bo­rar con el Go­bierno, a cam­bio de con­se­guir con­ce­sio­nes pa­ra las pro­vin­cias go­ber­na­das por el pe­ro­nis­mo, aún a pe­sar de re­co­no­cer que la si­tua­ción de “emer­gen­cia” que vi­ve el país es en gran me­di­da res­pon­sa­bi­li­dad de la ma­la pra­xis eco­nó­mi­ca de la ges­tión ma­cris­ta.

Los nú­me­ros por el mo­men­to no son muy fa­vo­ra­bles pa­ra Pi­chet­to. Hoy por hoy, unos 12 se­na­do­res del in­ter­blo­que Ar­gen­ti­na Fe­de­ral (Jus­ti­cia­lis­tas más pe­ro­nis­tas de La Pam­pa y Chu­but) vo­ta­rían el pre­su­pues­to. Es ape­nas la mi­tad de los 24 miem­bros del con­glo­me­ra­do pe­ro­nis­ta que con­du­ce el rio­ne­grino.

El Po­der Eje­cu­ti­vo to­mó no­ta de es­ta si­tua­ción y es­ta se­ma­na vol­vió a ac­ti­var las ne­go­cia­cio­nes con los man­da­ta­rios pro­vin­cia­les pe­ro­nis­tas pa­ra tra­tar de re­du­cir al mí­ni­mo po­si­ble el des­con­ten­to pe­ro­nis­ta.

Al fren­te de esas con­ver­sa­cio­nes, co­mo lo hi­cie­ra cuan­do el pre­su­pues­to se vo­tó en Dipu­tados, es­tu­vo el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, quien en la úl­ti­ma se­ma­na man­tu­vo reunio­nes con va­rios go­ber­na­do­res, co­mo Ro­sa­na Ber­to­ne (Tie­rra del Fue­go) y Domingo Pep­po (Cha­co), pa­ra sa­tis­fa­cer sus re­cla­mos de fon­dos y obras pú­bli­cas y de su­pues­tas pro­me­sas in­cum­pli­das por par­te del Po­der Eje­cu­ti­vo.

Es que en al­gu­nos des­pa­chos del Go­bierno per­ci­ben que en el par­ti­do apar­te que ju­ga­rá el pe­ro­nis­mo en el de­ba­te del pre­su­pues­to en el re­cin­to del Se­na­do se jue­ga mu­cho más que la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de Pi­chet­to co­mo lí­der de la prin­ci­pal ban­ca­da de opo­si­ción. “En jue­go es­tán dos es­ti­los de opo­si­ción: la ra­cio­nal y dis­pues­ta a sen­tar­se a ne­go­ciar y la ra­di­ca­li­za­da que en­car­na el kirch­ne­ris­mo, que apues- ta al vie­jo y ya co­no­ci­do apo­teg­ma del cuan­to peor, me­jor”, ad­mi­tió un vo­ce­ro con des­pa­cho en la Ca­sa Ro­sa­da.

La ten­sión que vi­ve el PJ en el Se­na­do que­dó al des­nu­do de ma­ne­ra des­car­na­da la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do Pi­chet­to de­bió so­por­tar, con la co­mi­sión de Pre­su­pues­to y Ha­cien­da co­mo es­ce­na­rio y Fri­ge­rio co­mo in­vi­ta­do de lu­jo; la re­be­lión pú­bli­ca de José Ma­yans, vi­ce­pre­si­den­te de su ban­ca­da y hom­bre del go­ber­na­dor de For­mo­sa, Gil­do Ins­frán.

“No ha­bles en nom­bre del blo­que por­que no to­dos es­ta­mos de acuer­do con apo­yar es­te pre­su­pues­to que blan­quea el en­deu­da­mien­to al que nos so­me­te es­te Go­bierno”, se in­dig­nó Ma­yans, fue­ra de mi­cró­fono, in­te­rrum­pien­do a Pi­chet­to mien­tras jus­ti­fi­ca­ba en las ven­ta­jas que ha­bía ob­te­ni­do pa­ra las pro­vin­cias pe­ro­nis­tas su apo­yo al pre­su­pues­to de ajus­te fis­cal que im­pul­sa el Go­bierno.

“Yo soy due­ño de mis pa­la­bras, yo ha­blo por mí”, re­pli­có un Pi­chet­to que, de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a los gri­tos de Ma­yans, fue le­van­tan­do tem­pe­ra­tu­ra. “Lo que pa­sa es que al­gu­nos go­ber­na­do­res se com­pra­ron el tra­je cu­bano de la re­vo­lu­ción”, agre­gó el rio­ne­grino en cla­ra di­rec­ción a Ins­frán, cu­ya mano ve de­trás de los ata­ques pú­bli­cos y ca­da vez más vi­ru­len­tos del se­na­dor por For­mo­sa.

La in­ter­ven­ción de Ma­yans des­co­lo­có a más de un se­na­dor pe­ro­nis­ta. “Pa­re­ció so­bre­ac­tua­do”, co­men­tó a es­te dia­rio un ve­te­rano le­gis­la­dor del cen­tro del país, coin­ci­dien­do con la re­pri­men­da con la que Es­te­ban Bull­rich (Pro-Bue­nos Ai­res) in­ten­tó ca­llar al for­mo­se­ño. “De­je de ac­tuar”, le es­pe­tó el pre­si­den­te de Pre­su­pues­to y Ha­cien­da en el mo­men­to más es­can­da­lo­so de la reunión.

Sin em­bar­go, más allá de las ne­go­cia­cio­nes del Go­bierno y de si los mo­dos de Ma­yans trans­pa­ren­tan un cli­ma de ge­nuino ma­les­tar den­tro del pe­ro­nis­mo, Pi­chet­to ten­drá que ajus­tar su es­tra­te­gia pa­ra su­mar vo­lun­ta­des en los días que que­dan has­ta el miér­co­les.

Por el mo­men­to, con­se­guir el apo­yo de una do­ce­na de se­na­do­res pa­re­ce un re­sul­ta­do bas­tan­te po­bre y po­dría po­ner en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad de una ban­ca­da que se en­cuen­tra so­me­ti­da a tan­ta ten­sión po­lí­ti­ca que ca­da vez pue­de di­si­mu­lar me­nos los cru­ji­dos de frac­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.