Ma­chis­mo. Con cur­sos pa­ra hom­bres, bus­can des­te­rrar es­te­reo­ti­pos

En tiem­pos de #NiU­naMe­nos, cre­cen los es­pa­cios pa­ra re­fle­xio­nar so­bre los man­da­tos de la mas­cu­li­ni­dad; pro­mo­ver la igual­dad de gé­ne­ro, la me­ta

La Nacion - - Sociedad - Evan­ge­li­na Hi­mi­tian

La con­sig­na es sen­ci­lla: sen­tar­se de a dos en el pi­so y mi­rar­se a los ojos sin de­cir na­da por cin­co mi­nu­tos. Hay una teo­ría que pos­tu­la que eso es to­do lo que ne­ce­si­tan dos per­so­nas pa­ra iden­ti­fi­car­se con al­guien y com­par­tir sus sen­ti­mien­tos. Pe­ro esa mi­ra­da sos­te­ni­da in­co­mo­da. Por­que quie­nes se mi­ran a los ojos son va­ro­nes. Y eso quie­bra una de las re­glas in­vi­si­bles de la mas­cu­li­ni­dad: ellos no lo ha­cen, tam­po­co se to­can ni in­va­den su es­pa­cio vi­tal. Los 40 par­ti­ci­pan­tes de es­ta con­vo­ca­to­ria de la Asam­blea Abier­ta de Hom­bres en Re­fle­xión in­ten­tan aca­tar la con­sig­na sin cues­tio­nar. “Si quie­ren, pue­den dar­se las ma­nos”, des­li­za el coor­di­na­dor. Rom­per el hie­lo es lo más du­ro. Hay que ele­gir una pa­re­ja, aban­do­nar los pre­jui­cios, sen­tar­se y en­tre­gar­se a la in­co­mo­di­dad de la de­cons­truc­ción.

Es­te es uno de los es­pa­cios en los que se re­edu­ca al hom­bre ar­gen­tino. En tiem­pos de mo­vi­mien­tos por la de­fen­sa de los de­re­chos fe­me­ni­nos, co­mo #NiU­na Me­nos,y de #MeToo, ca­da vez son más los ám­bi­tos que pro­po­nen cues­tio­nar puer­tas aden­tro los man­da­tos de la mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca. Hay una asam­blea per­ma­nen­te de hom­bres que se opo­nen al pa­triar­ca­do, un con­gre­so de va­ro­nes fe­mi­nis­tas, un club uni­ver­si­ta­rio que pro­po­ne la pe­da­go­gía de la de­cons­truc­ción, es de­cir, el pro­ce­so por el que las per­so­nas re­vi­san los con­cep­tos y los es­te­reo­ti­pos so­cia­les his­tó­ri­cos y tra­tan de rear­mar­los con una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

Cuan­do el coor­di­na­dor de la Asam­blea anun­cia que co­men­za­ron los cin­co mi­nu­tos pa­ra el ejer­ci­cio de mi­rar­se a los ojos, hay ri­sas ner­vio­sas y al­gu­na que otra se­ña que ma­qui­lla la ver­güen­za. Pe­ro a me­di­da que pa­sa el pri­mer mi­nu­to, la res­pi­ra­ción se ha­ce más pro­fun­da, la in­co­mo­di­dad em­pie­za a ce­der, y las mi­ra­das ini­cian un diá­lo­go. Hay ojos hú­me­dos. Al mi­nu­to cua­tro, las men­tes ya se sin­cro­ni­za­ron y al cin­co, lle­ga la com­pli­ci­dad y unas ga­nas in­con­te­ni­bles de abra­zar­se.

Es­tas asam­bleas na­cie­ron des­pués de la pri­me­ra mo­vi­li­za­ción ba­jo la con­sig­na #NiU­naMe­nos, en 2015. “¿Cuál era el pa­pel que nos to­ca­ba en las mar­chas? Así sur­gió es­te es­pa­cio pa­ra de­ba­tir so­bre to­da esa con­fu­sión del ser va­rón”, di­ce Mar­ce­lo Mo­ret­ti, uno de los or­ga­ni­za­do­res. ¿Qué es ser hom­bre? Esa es la pri­me­ra pre­gun­ta que de­ben res­pon­der los asis­ten­tes. “Al­go tan sen­ci­llo y tan difícil de ex­pli­car sin re­cu­rrir a la cons­truc­ción so­cial del va­rón blanco he­te­ro­se­xual. ¿Y si no se ca­sa con una mu­jer, o si no tie­ne hi­jos, o si no tra­ba­ja, o no tie­ne una ca­sa… qué que­da del va­rón?”, pre­gun­ta Mo­ret­ti. Lo más in­tere­san­te del ta­ller, se­gún los par­ti­ci­pan­tes, no son las res­pues­tas, sino las pre­gun­tas “La cla­ve pa­ra de­cons­truir­se es la in­co­mo­di­dad. Si te sen­tís de­ma­sia­do có­mo­do, preo­cu­pa­te”, ad­vier­te.

En un mo­men­to del ta­ller, dis­tin­tos gru­pos re­ci­ben con­sig­nas que los con­fron­tan. “Si es­tás en pa­re­ja y sen­tís de­seos de te­ner re­la­cio­nes con otra per­so­na, ¿qué ha­cés?”, es una de ellas. “¿Al­gu­na vez pre­sio­nas­te a otra per­so­na pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les? ¿In­sis­tis­te aun­que te di­jo que no?”, se lee en otro pa­pel. Hu­bo mi­ra­das in­có­mo­das. “Más del 80% de los va­ro­nes di­ce sí. Y mu­chos em­pie­zan a sen­tir­se en du­da so­bre si eso que hi­cie­ron, no una sino mu­chas ve­ces, en reali­dad no es aco­so”, se­ña­la Mo­ret­ti.

Re­pen­sar­se

Es un con­gre­so in­ter­na­cio­nal de hom­bres y tie­ne nom­bre de mu­jer: ELVA, que quie­re de­cir En­cuen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Va­ro­nes An­ti­pa­triar­ca­les. El pró­xi­mo fin de se­ma­na, unos 700 par­ti­ci­pan­tes de to­do el con­ti­nen­te se re­uni­rán en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ave­lla­ne­da pa­ra de­ba­tir cuál es el es­pa­cio de los hom­bres en la lu­cha fe­mi­nis­ta. Es la sép­ti­ma vez que se ha­ce y es­ta vez le to­có al país ser an­fi­trión.

“Un chi­co me es­cri­bió en el Fa­ce­book: ‘Me en­can­ta la con­vo­ca­to­ria, pe­ro si voy mi vie­jo me des­he­re­da’. Otros te di­cen di­rec­ta­men­te que lo que ha­ce­mos es una trai­ción. ¿Un hom­bre fe­mi­nis­ta? Por­que pa­ra es­tar acá te­ne­mos que rom­per y trai­cio­nar esa cul­tu­ra que me de­ja a mí en lu­gar de pri­vi­le­gio. To­da la vi­da, co­mo va­rón hi­ce usu­fruc­to de los be­ne­fi­cios de ser hom­bre. De que­dar­me sen­ta­do mi­ran­do la te­le con mi pa­pá, mien­tras mi ma­má que ha­bía co­ci­na­do, le­van­ta­ba y la­va­ba”, ex­pli­ca Juan Pa­blo Cuc­ci­nie­llo, uno de los or­ga­ni­za­do­res lo­ca­les del en­cuen­tro.

En la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla, un gru­po de es­tu­dian­tes de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y ad­mi­nis­tra­ción fun­da­ron el club aca­dé­mi­co De­cons­tru­yen­do Di Te­lla, en el que se eli­ge la pe­da­go­gía de la de­cons­truc­ción co­mo for­ma de reapren­di­za­je. La pro­pues­ta de Dino Lan­nes y María An­gé­li­ca Díaz Ca­brol tu­vo eco en la uni­ver­si­dad, que les per­mi­tió usar las au­las pa­ra los en­cuen­tros. Allí se de­ba­ten te­má­ti­cas co­mo el gé­ne­ro, las mi­no­rías y la di­ver­si­dad, en­tre otras. “Te­nía­mos ga­nas de ha­blar de es­tos te­mas, de de­cons­truir los con­cep­tos pre­vios. Hay prác­ti­cas cul­tu­ra­les que es­tán muy arrai­ga­das. Al ir in­for­mán­do­te, te das cuen­ta de que to­des te­ne­mos que re­pen­sar­nos”, se­ña­la Lan­nes, que ha­bla en un flui­do len­gua­je in­clu­si­vo co­mo si lo hu­bie­se he­cho to­da la vi­da.

Es­te len­gua­je, de la mano de Ka­ri­na Gal­pe­rín, fue uno de los dis­pa­ra­do­res de un en­cuen­tro al que se su­ma­ron do­cen­tes y alum­nos. Pe­ro tam­bién si­guie­ron de­ba­tes so­bre el gé­ne­ro no bi­na­rio, la di­ver­si­dad se­xual, las di­fe­ren­tes co­rrien­tes del fe­mi­nis­mo, el gé­ne­ro flui­do.

“Pa­ra los hom­bres, mu­chas ve­ces es difícil de­cons­truir­se por­que im­pli­ca una re­nun­cia a un pri­vi­le­gio”, con­clu­ye Díaz Ca­brol.

Mar­ce­lo Gó­Mez

Los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla se reúnen los mar­tes pa­ra de­ba­tir so­bre ma­chis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.