Cu­ca­ra­chi­ta mía

“Si bien re­sul­ta ofen­si­vo, no cons­ti­tu­ye con­duc­ta dis­cri­min­to­ria”. (Del Ina­di, so­bre Mo­yano, que le ha­bía di­cho “cu­ca­ra­cha” a Oca­ña.)

La Nacion - - Opinión - Gra­cie­la Gua­da­lu­pe

El Ina­di no de­jó lu­gar pa­ra la du­da. Lla­mar “cu­ca­ra­cha” a una per­so­na pue­de ser ofen­si­vo y agra­vian­te, pe­ro no cons­ti­tu­ye una dis­cri­mi­na­ción. Fue Hu­go Mo­yano quien le ha­bía di­cho “cu­ca­ra­cha” a Gra­cie­la Oca­ña.

La cues­tión da pa­ra pen­sar. A Oca­ña le di­cen “la hor­mi­gui­ta”, por su com­pul­sión al tra­ba­jo me­tó­di­co y cons­tan­te. De­cir­lo en di­mi­nu­ti­vo re­sul­ta ca­ri­ño­so. En cam­bio, “cu­ca­ra­cha” pin­ta feo.

No de­be­ría asom­brar­nos que mu­chos de los mo­tes vin­cu­la­dos con ani­ma­les sean de­di­ca­dos a mu­je­res. Ahí va la zo­rra; pa­re co­mo una co­ne­ja; esa pe­rra no me­re­ce la ban­ca; es­tá gor­da co­mo una cer­da/una ba­lle­na/ una fo­ca; es un ba­gre; mi­rá la ye­gua, o es más p... que las ga­lli­nas.

Par­ta­mos de la ba­se de que los in­sul­tos son una cons­truc­ción so­cial y cul­tu­ral. Y, co­mo ta­les, ter­mi­nan cons­ti­tu­yén­do­se en el ADN de una de­ter­mi­na­da po­bla­ción.

Has­ta cuan­do se quie­re in­sul­tar a un hom­bre se di­ce “hi­jo de pe­rra”.La mu­jer pue­de es­tar más lo­ca que una ca­bra; ser fla­ca co­mo ba­ca­lao, cruel co­mo una hie­na, ton­ta co­mo una mar­mo­ta y, mu­chas ve­ces, se la da de mos­qui­ta muer­ta. Ha­bla tan­to co­mo un loro, es más apro­ve­cha­do­ra que la lan­gos­ta, ve­ne­no­sa co­mo una ví­bo­ra o len­ta co­mo una tor­tu­ga. Y, si tie­ne­mu­cho­sa­ños,esun­di­no­sau­rio.

So­bre los hom­bres tam­bién re­caen va­rias de es­tas lin­de­ces pe­ro, pa­ra­fra­sean­do a Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa, son tér­mi­nos que pe­gan más por el én­fa­sis con que se los pro­nun­cia, por la “con­tex­tu­ra fí­si­ca” de las pa­la­bras que por las pa­la­bras en sí mis­mas. De­cía Fon­ta­na­rro­sa en el Con­gre­so de la Len­gua, en Ro­sa­rio, en 2004: “El se­cre­to de la pa­la­bra

pe­lo­tu­do es­tá en la le­tra ‘t’. No es lo mis­mo de­cir que al­guien es ton­to, a de­cir que es un pe­lo­tu­do” (exa­ge­ran­do la pro­nun­cia­ción de la “t”).

Re­to­man­do a Fon­ta­na­rro­sa, no da igual lla­mar cu­ca­ra­cha a una mu­jer que avi­sar a la pa­tro­na de com­prar ce­bo por­que se lle­nó la te­rra­za de cu­ca­ra­chas.

“Es­pe­cis­mo” lla­ma el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la a la “dis­cri­mi­na­ción de los ani­ma­les por con­si­de­rar­los es­pe­cies in­fe­rio­res” . De ahí que los use­mos pa­ra in­ten­tar de­gra­dar a otro hu­mano, no­so­tros, los se­res su­pe­rio­res.

De la úni­ca ma­ne­ra que el tér­mino “cu­ca­ra­cha” no ha­bría si­do dis­cri­mi­na­to­rio es si Mo­yano hu­bie­se lla­ma­do “cu­ca­ra­chi­ta” a Oca­ña. Co­mo el “ma­ma­rra­chi­to mío” que Os­car Cas­co le de­di­ca­ba a Hil­da Ber­nard en el Tea­tro Pal­mo­li­ve del ai­re, allá por los 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.