Por la uni­dad. El fin de un mu­ro que di­vi­día dos ce­men­te­rios

Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra, el ale­mán y el bri­tá­ni­co, en Cha­ca­ri­ta, se se­pa­ra­ron; hoy, a 100 años del ar­mis­ti­cio, abren un por­tón pa­ra ce­le­brar la re­con­ci­lia­ción

La Nacion - - Buenos Aires - Fernando Mas­sa

Ha­ce exac­ta­men­te 100 años, en el bos­que de Com­pièg­ne, al nor­te de Fran­cia, en el va­gón co­me­dor 2419D de la com­pa­ñía Wa­gons-Lits, un gru­po de mi­li­ta­res alia­dos y uno de re­pre­sen­tan­tes del Im­pe­rio Ale­mán fir­ma­ron el ar­mis­ti­cio que le pu­so fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Si bien se ru­bri­có a las cin­co de la ma­dru­ga­da, re­cién en­tró en vi­gor seis ho­ras des­pués: a las 11, del 11 de no­viem­bre de 1918.

Hoy, a esa mis­ma ho­ra, en el ba­rrio por­te­ño de Cha­ca­ri­ta, du­ran­te un ac­to por la con­me­mo­ra­ción de aquel ar­mis­ti­cio, or­ga­ni­za­do por las Em­ba­ja­das de Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, tam­bién se ter­mi­na­rá con una his­tó­ri­ca se­pa­ra­ción: en el mu­ro que di­vi­de a los ce­men­te­rios bri­tá­ni­co y ale­mán se abri­rá un por­tón de re­ja or­na­men­tal –ter­mi­na­do ha­ce ape­nas unas se­ma­nas–, que per­mi­ti­rá el pa­so de un pre­dio a otro.

“El even­to lo de­no­mi­na­mos Ce­re­mo­nia y Cul­to de Re­con­ci­lia­ción –di­ce Pe­dro Bec­ker, vi­ce­pre­si­den­te de la Con­gre­ga­ción Evan­gé­li­ca Ale­ma­na en Bue­nos Ai­res–. Y co­mo sím­bo­lo de es­ta re­con­ci­lia­ción se ha abier­to el mu­ro en­tre los dos ce­men­te­rios pa­ra co­lo­car un por­tón ce­re­mo­nial, que se­rá inau­gu­ra­do por los em­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia y de Gran Bre­ta­ña. Por ahí pa­sa­rán los par­ti­ci­pan­tes de la ce­re­mo­nia, des­de el Ce­men­te­rio Bri­tá­ni­co, don­de co­mien­za el ac­to, al Ce­men­te­rio Ale­mán, don­de cul­mi­na.”

Pa­ra el co­mo­do­ro Ro­bin Smith, agre­ga­do de De­fen­sa de la Em­ba­ja­da Bri­tá­ni­ca en la Ar­gen­ti­na, la aper­tu­ra for­mal de la puer­ta “es un ac­to vi­si­ble de re­con­ci­lia­ción, no so­lo en­tre las co­mu­ni­da­des, sino tam­bién co­mo una se­ñal pa­ra to­das las na­cio­nes que lu­cha­ron gue­rras en el pa­sa­do”.

El mu­ro, un pa­re­dón de unos dos me­tros de al­to y 60 cen­tí­me­tros de es­pe­sor, se le­van­tó en 1921, des­pués de un re­di­se­ño del área. Sin em­bar­go, la pri­me­ra di­vi­sión ocu­rrió unos años an­tes, jus­ta­men­te ape­nas co­men­za­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En el pre­dio, que en­ton­ces com­par­tían am­bas co­mu­ni­da­des, se le­van­tó una cer­ca de alam­bre que lo di­vi­dió en dos mi­ta­des exac­tas: que­da­ron ca­si cin­co hec­tá­reas pa­ra ca­da uno.

¿Có­mo lle­ga­ron a com­par­tir el mis­mo pre­dio? En Bue­nos Ai­res, a prin­ci­pios del si­glo XIX, a los pro­tes­tan­tes no se les per­mi­tía in­hu­mar sus muer­tos en los ce­men­te­rios ca­tó­li­cos. An­te es­ta prohi­bi­ción, se­gún apun­ta el in­ves­ti­ga­dor de cos­tum­bres fu­ne­ra­rias y ex­plo­ra­dor de ce­men­te­rios Her­nán Viz­za­ri, los di­fun­tos eran en­te­rra­dos pre­ca­ria­men­te a ori­llas del río, en los ba­jos del Re­ti­ro.

La si­tua­ción cam­bió ha­cia 1820: lue­go de una pe­ti­ción an­te Ber­nar­dino Ri­va­da­via, en­ton­ces mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la provincia de Bue­nos Ai­res, la co­mu­ni­dad in­gle­sa ob­tu­vo el per­mi­so pa­ra em­pla­zar un ce­men­te­rio a es­pal­das de la Igle­sia del So­co­rro, so­bre la que hoy es la ca­lle Jun­cal, en­tre Es­me­ral­da y Sui­pa­cha. “La ca­pa­ci­dad se col­mó rá­pi­da­men­te: el 3 de di­ciem­bre de 1833 fue el úl­ti­mo en­tie­rro en ese ce­men­te­rio”, de­ta­lla Viz­za­ri.

Mu­dan­zas

El nue­vo si­tio, en ese mo­men­to ale­ja­do de la zo­na más con­cen­tra­da de la ciu­dad, fue el de­no­mi­na­do ce­men­te­rio de Vic­to­ria, don­de hoy es­tá la Pla­za 1° de Ma­yo, en el ba­rrio de Bal­va­ne­ra. “Pa­ra 1892, ya ha­bía cre­ci­do mu­cho la ciu­dad y los ve­ci­nos ob­je­ta­ron que hu­bie­se allí un ce­men­te­rio, y el mu­ni­ci­pio pi­dió que se ce­rra­ra”, cuen­ta el ac­tual di­rec­tor del Ce­men­te­rio Bri­tá­ni­co, An­drew Gib­son.

Así, to­dos los res­tos que no es­ta­ban a más de un me­tro ba­jo tie­rra fue­ron tras­la­da­dos has­ta su úl­ti­mo des­tino: la sec­ción XVI del Ce­men­te­rio de la Cha­ca­ri­ta, que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bue­nos Ai­res otor­ga­ba a la Con­gre­ga­ción de Di­si­den­tes Ex­tran­je­ros. Ese sec­tor del Ce­men­te­rio de los Di­si­den­tes lo com­par­ti­rían las co­mu­ni­da­des bri­tá­ni­ca, ale­ma­na y es­ta­dou­ni­den­se. Ca­da co­mu­ni­dad te­nía su sec­tor, pe­ro el ce­men­te­rio fun­cio­na­ba co­mo una uni­dad, y con una so­la ad­mi­nis­tra­ción.

“Los ame­ri­ca­nos ya se ha­bían re­ti­ra­do y ce­di­do su te­rreno a los bri­tá­ni­cos, cuan­do du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, por el pro­pio con­flic­to, se di­vi­dió el ce­men­te­rio con un cer­co, y em­pe­za­mos a fun­cio­nar co­mo dos so­cie­da­des se­pa­ra­das”, di­ce Gib­son.

A su la­do, Tim Lough, pre­si­den­te de la Ro­yal Bri­tish Le­gion en la Ar­gen­ti­na son­ríe y aco­ta: “Se­gún los ale­ma­nes, fue idea nues­tra pa­ra que los fan­tas­mas no se pe­lea­ran”.

Al re­co­rrer el lí­mi­te en­tre am­bos pre­dios –una me­dia­ne­ra de unos 300 me­tros, mi­tad mu­ro, mi­tad cer­co de alam­bre– pue­de ob­ser­var­se un efec­to de aque­lla di­vi­sión: lá­pi­das con ape­lli­dos an­glo­sa­jo­nes del la­do ale­mán, y lá­pi­das con ape­lli­dos ale­ma­nes del la­do bri­tá­ni­co.

Con­tra la pa­red que da a la Ave­ni­da del Cam­po, en el otro ex­tre­mo, se ex­hi­ben aque­llas lá­pi­das his­tó­ri­cas que se tra­je­ron del Ce­men­te­rio de Vic­to­ria.

Las obras pa­ra de­rri­bar el mu­ro y le­van­tar el por­tón fue­ron fi­nan­cia­das por los dos ce­men­te­rios. Aho­ra bien, ¿có­mo sur­gió la idea? John Hun­ter, que for­ma par­te de la or­ga­ni­za­ción del Ce­men­te­rio Bri­tá­ni­co, cree que el dis­pa­ra­dor fue un ac­to ins­ti­tu­cio­nal con au­to­ri­da­des del go­bierno na­cio­nal que se hi­zo el año pa­sa­do que, al igual que el de hoy, em­pe­za­ba de un la­do y con­ti­nua­ba en el otro. “Hu­bo que sa­lir a El­cano, ca­mi­nar por la ve­re­da, y vol­ver a en­trar. Y ahí nos di­ji­mos: se­ría me­jor te­ner un por­tón. Ade­más hay mu­cha gen­te que tie­ne fa­mi­lia­res y ami­gos de am­bos la­dos”, di­ce Hun­ter.

Lough vuel­ve a re­mar­car la car­ga sim­bó­li­ca del ac­to de hoy: “Hay que pen­sar que tu­vi­mos dos gue­rras muy san­grien­tas. Y es­to de­mues­tra que a pe­sar de eso se­gui­mos sien­do ami­gos y alia­dos. Y eso es un gran men­sa­je: te­ne­mos que de­jar el pa­sa­do y se­guir ade­lan­te”.

Ri­car­do pris­tu­pluk

El di­rec­tor del Ce­men­te­rio Bri­tá­ni­co, An­drew Gib­son, fren­te al por­tón que aho­ra co­mu­ni­ca a am­bos pre­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.