En bus­ca del mer­ca­do ex­terno

Lue­go de 2006, cuan­do hu­bo ré­cord de ex­por­ta­cio­nes, se per­die­ron des­ti­nos por la ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad; ex­pec­ta­ti­vas por el ti­po de cam­bio y aler­ta por las re­ten­cio­nes

La Nacion - - Economía - Martín Boerr

lue­go de 2015, cuan­do hu­bo ré­cord de ex­por­ta­cio­nes, se per­die­ron des­ti­nos por fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad; aler­ta por las re­ten­cio­nes

El sol se po­ne en un atar­de­cer es­pec­ta­cu­lar en Go­ber­na­dor Vi­ra­so­ro (Co­rrien­tes) y el em­pre­sa­rio Stuart Na­va­jas ve ale­jar­se por la ru­ta na­cio­nal 14 –rum­bo al Puer­to de Bue­nos Ai­res– a cin­co ca­mio­nes car­ga­dos con ma­de­ra de pino ce­pi­lla­da. En unos días, esos con­te­ne­do­res –que lle­ga­ron va­cíos des­de la Ca­pi­tal y pa­sa­ron los trá­mi­tes adua­ne­ros en la lo­ca­li­dad de San­to To­mé– se­rán car­ga­dos a los bar­cos pa­ra ir a Chi­na, Viet­nam, Fi­li­pi­nas, Ca­na­dá o EE.UU.

“Nues­tra ma­de­ra se ven­de en ca­de­nas co­mo Ho­me De­pot o Wal Mart, los nor­te­ame­ri­ca­nos la usan pa­ra ha­cer re­pa­ra­cio­nes en sus ca­sas o cer­car el jar­dín”, ex­pli­ca Na­va­jas, di­rec­tor y ac­cio­nis­ta de Fo­res­tal Las Ma­rías, uno de los ase­rra­de­ros más im­por­tan­tes del país, sin con­ta­bi­li­zar a los gi­gan­tes del ne­go­cio co­mo la chi­le­na Arau­co, Ta­pe­bi­cuá (Ce­lu­lo­sa Ar­gen­ti­na) o Ma­si­sa (ad­qui­ri­da por el gru­po aus­tría­co Eg­ger).

En la Ar­gen­ti­na, las ex­por­ta­cio­nes de ma­de­ra son una bue­na pa­rá­bo­la de lo que le pa­só a la eco­no­mía del país. Al­can­zó su me­jor ren­di­mien­to en los pri­me­ros años tras la sa­li­da de la con­ver­ti­bi­li­dad, y lue­go de­ca­yó has­ta lle­gar a su mí­ni­ma ex­pre­sión en los úl­ti­mos años. La in­fla­ción, el re­tra­so cam­bia­rio y los al­tos cos­tos la­bo­ra­les y lo­gís­ti­cos hi­cie­ron per­der mer­ca­dos con­tra com­pe­ti­do­res co­mo Chi­le, Uru­guay o Bra­sil.

Las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos de ma­de­ra lle­ga­ron en 2006 a los US$160 mi­llo­nes, con al­re­de­dor de 50 em­pre­sas que par­ti­ci­pa­ron del ne­go­cio. Lue­go los nú­me­ros ca­ye­ron has­ta los US$50 mi­llo­nes de 2015, se­gún el In­dec. Ocho em­pre­sas si­guie­ron abas­te­cien­do a clien­tes, ca­si siem­pre a pér­di­da o sin ga­nan­cias.

Aho­ra “el po­ten­cial del sec­tor es de US$250 mi­llo­nes de ven­tas ex­ter­nas”, ex­pli­có Carlos Ber­nin­ger, un bro­ker de El­do­ra­do, pleno co­ra­zón de la in­dus­tria ma­de­re­ra mi­sio­ne­ra. Ese po­ten­cial apa­re­ció ape­nas el dó­lar su­peró los $30.

“El in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes de ma­de­ra se ve con ma­yor cla­ri­dad si se ana­li­za en fun­ción del im­pac­to de la de­va­lua­ción a par­tir de julio; las ex­por­ta­cio­nes se­rían de 83.814 to­ne­la­das en 2018 (dato anua­li­za­do) con­tra 53.709 to­ne­la­das en 2015, es de­cir, un 56% más”, di­jo el con­sul­tor Gus­ta­vo Ce­trán­go­lo. “Aun así, es­ta­mos de­ba­jo del pi­co de 2005, de 216.696 to­ne­la­das, que de­be­ría ser la me­ta”, se­ña­ló el ex­per­to.

La Ar­gen­ti­na ven­de ma­yo­ri­ta­ria­men­te ma­de­ra de pino y al­go de eu­ca­lip­tus. No ex­por­ta ma­de­ra na­ti­va, más ca­ra y prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de con­se­guir, ex­pli­can en el sec­tor.

El pro­duc­to se ven­de en dis­tin­tas for­mas: ma­de­ra en bru­to, ce­pi­lla­da, aber­tu­ras pa­ra ca­sas, par­tes de mue­bles o mue­bles en­te­ros (ba­ra­tos) y mol­du­ras (zó­ca­los, et­cé­te­ra). Se ex­por­ta con cier­to va­lor agre­ga­do, aun­que sin una al­ta so­fis­ti­ca­ción.

“El prin­ci­pal mer­ca­do siem­pre fue EE.UU., pe­ro se con­quis­ta­ron otros mer­ca­dos co­mo Ca­na­dá, Es­pa­ña y Amé­ri­ca Cen­tral”, ex­pli­có Ber­nin­ger, que ase­so­ra a py­mes. “Las ex­por­ta­cio­nes em­pe­za­ron a des­per­tar; no es fá­cil por­que una vez que se pier­den los clien­tes no se re­cu­pe­ran tan fá­cil. Hay mu­cho po­ten­cial, pe­ro hay que te­ner cui­da­do por­que se im­pu­sie­ron re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de ma­de­ra de 3 pe­sos por dó­lar y se ba­ja­ron los re­in­te­gros del 4 o 5% a me­nos del 1%”, ex­pli­có.

Se tra­ta de un sec­tor con­for­ma­do por fir­mas ma­yo­ri­ta­ria­men­te de ca­pi­tal na­cio­nal y py­mes con do­ta­cio­nes de en­tre 100 y 400 em­plea­dos. En 2006 se tra­ba­ja­ba en tri­ple turno.

“No­so­tros nun­ca de­ja­mos de ex­por­tar; in­clu­so lle­ga­mos a ha­cer­lo a pér­di­da pa­ra no per­der a los clien­tes en el ex­te­rior, pe­ro con la suba del dó­lar pa­sa­mos de 20 o 30 con­te­ne­do­res por mes a unos 90 con­te­ne­do­res y nues­tro ob­je­ti­vo es lle­gar a 100”, co­men­tó a Na­va­jas. la na­cion

Los nú­me­ros de Fo­res­tal Las Ma­rías ilus­tran la opor­tu­ni­dad ac­tual. Laha­rra­gue Cho­dor­gue, Pin­dó, Don Guillermo (Gru­ber) o Lip­sia son al­gu­nas de las fir­mas. Se con­cen­tran en lo­ca­li­da­des co­mo la co­rren­ti­na Vi­ra­so­ro, o las mi­sio­ne­ras El­do­ra­do o Puer­to Es­pe­ran­za. La lí­der en ex­por­ta­cio­nes es la co­rren­ti­na Ze­ni .

“Mu­chas in­dus­trias em­pe­za­ron a mi­rar­laex­por­ta­ción­co­moo­por­tu­ni­dad”, sos­tu­vo Guillermo Fa­chi­ne­llo, que tie­ne una em­pre­sa en El So­ber­bio, en el lí­mi­te con Bra­sil, y pre­pa­ra un pri­mer em­bar­que de puer­tas de pino pa­ra Amé­ri­ca Cen­tral.

Hay, sin em­bar­go, mu­chos pe­li­gros y desafíos. Prin­ci­pal­men­te, el fan­tas­ma de que la in­fla­ción se ter­mi­ne co­mien­do la ga­nan­cia de com­pe­ti­ti­vi­dad ob­te­ni­da con el salto en el ti­po de cam­bio. “Los cos­tos es­tán su­bien­do mu­cho; por aho­ra, los nú­me­ros re­sis­ten”, di­ce Stuart Na­va­jas.

Otro pun­to en con­tra es que, al sec­tor, lo que le die­ron por un la­do se lo sa­ca­ron en par­te por el otro, da­da la ur­gen­cia fis­cal. “Nos quitaron los re­in­te­gros a las ex­por­ta­cio­nes y nos im­pu­sie­ron re­ten­cio­nes; así se ha­ce muy difícil”, la­men­tó Pe­dro Ló­pez Vi­na­der, ti­tu­lar de la Api­co­fom, que reúne a los pro­duc­to­res fo­res­ta­les de es­tas dos pro­vin­cias.

El al­to cos­to lo­gís­ti­co de­jó por mu­cho tiem­po al mar­gen de los mer­ca­dos ex­ter­nos a los ase­rra­de­ros. Ex­por­tar ma­de­ra es un ne­go­cio de mu­cho vo­lu­men con ba­jo va­lor re­la­ti­vo, en la Ar­gen­ti­na los ár­bo­les y las in­dus­trias es­tán a una dis­tan­cia de en­tre 900 y 1200 ki­ló­me­tros del puer­to. Mien­tras que un con­te­ne­dor con pro­duc­tos de ma­de­ra tie­ne un va­lor de en­tre US$12.000 y US$14.000, “el cos­to lo­gís­ti­co pa­ra un ex­por­ta­dor de ma­de­ra es de en­tre US$3000 y US$3500; en Chi­le o Uru­guay ese cos­to es de US$1000”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.