Fon­do pre­vi­sio­nal, en­tre el FMI y el de­ba­te que vie­ne

El sal­do equi­va­le a la mi­tad del pre­su­pues­to y des­de 2019 se usa­rían re­cur­sos; su exis­ten­cia y su mi­sión, ba­jo la lu­pa

La Nacion - - Economía - Silvia Stang

el sal­do equi­va­le ca­si a la mi­tad del pre­su­pues­to y des­de 2019 se usa­ría par­te de los re­cur­sos

A más de 11 años de su crea­ción por de­cre­to y a po­co tiem­po de cum­plir­se una dé­ca­da des­de que re­ci­bió to­dos los aho­rros que se ha­bían acu­mu­la­do an­tes en el eli­mi­na­do sis­te­ma pre­vi­sio­nal de ca­pi­ta­li­za­ción, el Fon­do de Ga­ran­tía de Sus­ten­ta­bi­li­dad (FGS) de la An­ses mos­tró un sal­do en pe­sos, al 30 de sep­tiem­bre pa­sa­do, que equi­va­le a ca­si la mi­tad del pre­su­pues­to to­tal de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca na­cio­nal pa­ra 2019. Y es­tos son tiem­pos en los que la ma­ne­ra en la que el Es­ta­do con­si­de­ra en sus cuen­tas esos re­cur­sos (va­lua­dos, al tér­mino del ter­cer tri­mes­tre, en al­go más de $1,67 bi­llo­nes), que­dó ba­jo la lu­pa: el te­ma fue in­clui­do en el acuer­do en­tre el Go­bierno y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), que ha­bi­li­ta a con­ta­bi­li­zar fon­dos de es­te ori­gen co­mo in­gre­sos, has­ta un to­pe del 0,4% del PBI, pa­ra re­gis­trar una re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal.

Más allá de có­mo se apli­que con­cre­ta­men­te lo pac­ta­do, va­le la pre­gun­ta res­pec­to del sen­ti­do úl­ti­mo de que el sis­te­ma ten­ga esos re­cur­sos acu­mu­la­dos e in­ver­ti­dos de la for­ma en que es­tán in­ver­ti­dos. ¿Cuál es la fun­ción se­gún la ley y cuál es la fun­ción que po­dría asu­mir un fon­do de re­ser­va en un es­que­ma de re­par­to?

“Con el fon­do exis­te el mi­to del ‘es­tan­que de los pe­ce­ci­tos de co­lo­res’: to­dos ha­blan de él y na­die quie­re que se to­que y, a su vez, es inase­qui­ble sa­ber de qué se tra­ta pa­ra mu­chos de quie­nes opi­nan”, di­ce el de­fen­sor de la Ter­ce­ra Edad de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Eu­ge­nio Se­mino.

Es co­mún la ex­pre­sión “el fon­do de los ju­bi­la­dos”, pe­ro lo cier­to es que los pa­si­vos no re­ci­bie­ron na­da de allí y que los pa­gos del sis­te­ma no se ven afec­ta­dos por có­mo le va al FGS, ni de­pen­den de esa fuen­te de pe­sos que es­tán co­lo­ca­dos, en po­co más de un 60%, en deu­da pú­bli­ca.

Los otros tres prin­ci­pa­les ac­ti­vos son ac­cio­nes (14,2%); acreen­cias por fi­nan­ciar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, (7,2%), y prés­ta­mos a ju­bi­la­dos y be­ne­fi­cia­rios de la AUH, a ta­sas de en­tre 44 y 48% anual (5,1%).

Des­de ha­ce po­co más de tres me­ses y tras la re­nun­cia de Juan Monge Va­re­la, el FGS no tie­ne au­to­ri­da­des de­sig­na­das. En la An­ses se­ña­lan que se es­tán si­guien­do los pa­sos pa­ra un nom­bra­mien­to, y ase­gu­ran, ade­más, que has­ta aho­ra, no fue­ron uti­li­za­dos re­cur­sos del fon­do (fue­ron sí, en to­do ca­so, rein­ver­ti­dos, al­go que pa­só, por ejem­plo, cuan­do se hi­zo en 2017 la ven­ta de ac­cio­nes de Pe­tro­bras que de­ri­vó en una cau­sa ju­di­cial, aho­ra en la eta­pa de in­da­ga­to­rias).

¿Po­dría ocu­rrir eso, que se gas­ten re­cur­sos? Más allá de que en la nor­ma­ti­va ini­cial tal po­si­bi­li­dad se dis­pu­so pa­ra cier­tas si­tua­cio­nes de dé­fi­cit del sis­te­ma, la ley de re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca pre­vió el uso de fon­dos pro­ve­nien­tes de la ren­ta­bi­li­dad, pri­me­ro, y de la ven­ta de ac­ti­vos, des­pués, pa­ra pa­gar com­pro­mi­sos del pro­pio plan. Ello, una vez ago­ta­do el di­ne­ro re­cau­da­do por el blan­queo fis­cal de 2016. Se­gún fuentes ofi­cia­les, en ene­ro ingresarán al FGS unos $100.000 mi­llo­nes que fue­ron re­cau­da­dos por la im­po­si­ción a quie­nes blan­quea­ron y que aún no se uti­li­za­ron. “Va­mos a in­cor­po­rar eso y se usa­rá pa­ra la re­pa­ra­ción”, di­jo a la

una fuen­te ofi­cial. na­cion La pro­yec­ción es que ha­cia fi­nes de 2019 y en 2020 y 2021 sí se usa­rá al­go de lo que es­tá en el sal­do ac­tual del fon­do. La tra­ba po­dría es­tar en al­gu­na no­ve­dad ju­di­cial ad­ver­sa, por una cau­sa que cues­tio­na la ha­bi­li­ta­ción de pa­gos de la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca con re­cur­sos del FGS.

¿Qué pa­sa­ría si se usa­ra di­ne­ro y ca­ye­ra el sal­do, más allá de la sen­si­bi­li­dad que pue­de te­ner la ven­ta de ac­ti­vos co­mo ac­cio­nes em­pre­sa­rias, por sus efec­tos en el mer­ca­do? En la pre­gun­ta es­tá im­pli­ca­da la cues­tión del “pa­ra qué sir­ve” el fon­do y, en to­do ca­so, cuán­to se ne­ce­si­ta pa­ra su even­tual mi­sión. Una dé­ca­da atrás no existió un de­ba­te so­bre el te­ma.

“Hoy el fon­do no tie­ne sen­ti­do más allá de lo me­ra­men­te sim­bó­li­co”, opi­na el eco­no­mis­ta Eduardo Levy Ye­ya­ti, quien sos­tie­ne que las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do que es­tán en el FGS (que ha­bían com­pra­do las AFJP) “de­be­rían ne­tear­se”, por­que esos tí­tu­los “en­gor­dan ar­ti­fi­cial­men­te el co­cien­te de deu­da pú­bli­ca”.

Pa­ra Se­mino, da­do que la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca del FGS es pa­liar la cri­sis del sis­te­ma, hoy po­dría usar­se pa­ra com­pen­sar la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo que su­fren los ju­bi­la­dos, fren­te a una in­fla­ción que su­pera las al­zas por mo­vi­li­dad. “Con una pér­di­da de al­re­de­dor de 20 pun­tos del po­der de com­pra pro­yec­ta­da pa­ra fin de año”, el de­fen­sor con­si­de­ra que val­dría apli­car re­cur­sos pa­ra “pre­ser­var la cuan­tía de los in­gre­sos”.

os­car Ce­trán­go­lo, eco­no­mis­ta, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor en la UBA y en el Co­ni­cet, di­ce que un fon­do crea­do ba­jo la con­cep­ción de ser an­ti­cí­cli­co po­dría ser­vir, jus­ta­men­te, pa­ra com­pen­sar las pér­di­das de po­der de com­pra de las ju­bi­la­cio­nes en mo­men­tos co­mo el ac­tual. Y el fon­do se re­cu­pe­ra­ría tras re­ver­tir­se la si­tua­ción. Da­do el me­ca­nis­mo ac­tual, se pre­vé que, cuan­do la in­fla­ción tien­da a la ba­ja, los ju­bi­la­dos re­cu­pe­ra­rán po­der ad­qui­si­ti­vo, re­ci­bien­do subas no­mi­na­les que se­rán ma­yo­res al al­za de pre­cios del tri­mes­tre in­me­dia­to an­te­rior a la apli­ca­ción del ajus­te (la mo­vi­li­dad se otor­ga con un re­za­go de seis me­ses res­pec­to del com­por­ta­mien­to de los pre­cios).

El eco­no­mis­ta acla­ra, de to­das for­mas, que un fon­do an­ti­cí­cli­co no ten­dría por qué te­ner la mag­ni­tud del FGS ac­tual. Y coin­ci­de en que no tie­ne sen­ti­do man­te­ner allí deu­da pú­bli­ca, “cuan­do es el pro­pio Es­ta­do el res­pon­sa­ble de los pa­gos del sis­te­ma”. Un es­que­ma de re­par­to “no de­pen­de de có­mo le va­ya al mer­ca­do de ca­pi­ta­les”, ex­pli­ca, sino de fac­to­res co­mo la re­cau­da­ción de los re­cur­sos. Lo enun­cia­do en el acuer­do con el FMI, ex­pli­ca, es que al es­ta­ti­zar­se en 2008 to­dos los re­cur­sos, el sec­tor pú­bli­co no re­gis­tró co­mo in­gre­so lo que ha­bían acu­mu­la­do los afi­lia­dos a las AFJP, con los cua­les sí asu­mió com­pro­mi­sos de pa­go.

“La ga­ran­tía de cum­pli­mien­to de esos com­pro­mi­sos –ana­li­za Ra­fael Rof­man, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de pro­tec­ción so­cial del Ban­co Mun­dial– no de­pen­de de un fon­do que ad­mi­nis­tre la An­ses, sino de la exis­ten­cia de una le­gis­la­ción so­bre el cálcu­lo de las pres­ta­cio­nes y so­bre la mo­vi­li­dad, y de la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de re­cau­dar lo ne­ce­sa­rio”. Por lo pron­to, y pe­se a que el pro­pio Go­bierno se lo au­to­im­pu­so en 2016, no ha­brá de­ba­te por una re­for­ma in­te­gral del ré­gi­men jubilatorio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.