Em­pre­sas que na­cen y mue­ren

El pro­me­dio de vi­da de los ne­go­cios ca­yó en for­ma dra­má­ti­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das y la ten­den­cia se­gui­rá en el fu­tu­ro; el fe­nó­meno tie­ne efec­tos en la mor­fo­lo­gía de la eco­no­mía

La Nacion - - Economía - Se­bas­tián Cam­pa­na­rio se­ba­cam­pa­na­rio@gmail.com

el pro­me­dio de vi­da de los ne­go­cios ca­yó dra­má­ti­ca­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das y se es­ti­ma que esa ten­den­cia con­ti­nua­rá

Pa­ra­do­jas­de­la­nue­vaé­po­ca: mien­tras los avan­ces en la me­di­ci­na lle­van a es­pe­cu­lar con una vi­da hu­ma­na de cien­tos de años, el pro­me­dio de du­ra­ción de las em­pre­sas co­mo ta­les se acor­ta de ma­ne­ra dra­má­ti­ca. Se­gún un re­le­va­mien­to di­fun­di­do es­te año por la con­sul­to­ra in­no­sight, la du­ra­ción me­dia de una com­pa­ñía den­tro del ín­di­ce Stan­dard & Poor’s 500 –fir­mas con una va­lua­ción de mer­ca­do por en­ci­ma de los US$6000 mi­llo­nes– pa­só de 33 años en la dé­ca­da del 60 a 24 años en la ac­tua­li­dad. Y la con­sul­to­ra pre­vé que es­te pro­me­dio de vi­da cor­po­ra­ti­vo se re­du­ci­rá a la mi­tad (12 años) de aquí a una dé­ca­da, en 2028.

¿Pro­yec­ción alo­ca­da? No tan­to, si se to­ma en cuen­ta una ca­te­go­ría de em­pre­sas pro­pues­ta por el pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Tem­ple, Tom lin, quien re­cien­te­men­te pro­nos­ti­có que en un fu­tu­ro cer­cano la for­ma­ción de em­pre­sas (y su des­apa­ri­ción) se­rá aún mu­cho más rá­pi­da que aho­ra. lin ha­bla de “com­pa­ñías lu­ciér­na­ga”, que co­mo los bi­chos de luz du­ra­rán en­cen­di­das muy po­co tiem­po, pa­ra pro­yec­tos con­cre­tos. Es­te fe­nó­meno, ex­pli­ca, se­rá au­to­ma­ti­za­do y apa­lan­ca­do en nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el block­chain, la ar­qui­tec­tu­ra de soft­wa­re de­trás de la ma­yor par­te de las crip­to­mo­ne­das que sir­ve pa­ra “pro­du­cir con­fian­za” de ma­ne­ra des­cen­tra­li­za­da.

lin com­pa­ra al­gu­nos pro­ce­sos que hoy ex­pe­ri­men­ta­mos en la vi­da co­ti­dia­na y que es­tán a años luz –ade­lan­ta­dos– del de crea­ción de fir­mas, que se vie­ne ha­cien­do de la mis­ma ma­ne­ra des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, y ya re­sul­ta an­ti­cua­do pa­ra la ve­lo­ci­dad de la nue­va eco­no­mía. Por ejem­plo, cuan­do uno es­cu­cha una can­ción que dis­fru­ta, los al­go­rit­mos de Spo­tify o de otra pla­ta­for­ma pue­den su­ge­rir, ba­sa­dos en los gus­tos y en el his­to­rial per­so­nal, un nue­vo te­ma mu­si­cal con al­tí­si­mas chan­ces de que nos pa­rez­ca bueno. Es­ta se­cuen­cia que te­ne­mos in­cor­po­ra­da co­mo al­go sim­ple y que nos cues­ta unos ins­tan­tes de tiem­po y dar “oK” en la pan­ta­lla del ce­lu­lar, con­lle­va un “de­trás de es­ce­na” de has­ta cen­te­na­res de ope­ra­cio­nes vir­tua­les en­tre dis­tin­tas em­pre­sas, pa­gos de de­re­chos, con­tra­tos, et­cé­te­ra.

En cam­bio, el pro­ce­so de crea­ción de em­pre­sas si­gue sien­do una ins­tan­cia aje­na al avan­ce de nue­vas tec­no­lo­gías: una per­so­na (o un gru­po de in­di­vi­duos) de­ci­de abrir una fir­ma, lle­na de­ce­nas de for­mu­la­rios (de for­ma ma­nual o vir­tual), es­pe­ra que al­gu­na au­to­ri­dad lo aprue­be, et­cé­te­ra. lo mis­mo pa­ra des­ar­mar una so­cie­dad. En el me­dio hay cos­tos al­tos en tiem­po, abo­ga­dos, es­cri­ba­nos, per­mi­sos, et­cé­te­ra. Un re­cien­te pa­per pu­bli­ca­do por el NBER cuen­ta có­mo ama­zon –una de las em­pre­sas más in­ten­si­vas en el uso de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial del mun­do–, a pe­sar de ser un ícono de la nue­va eco­no­mía, en tér­mi­nos ad­mi­nis­tra­ti­vos es un con­glo­me­ra­do co­mo cual­quier otra me­ga­cor­po­ra­ción, con un en­tra­ma­do de so­cie­da­des en dis­tin­tos pa­raí­sos fis­ca­les, di­rec­to­rios, et­cé­te­ra.

“al igual que un ar­chi­vo de un te­ma mu­si­cal, las em­pre­sas hoy son en­ti­da­des vir­tua­les. Por lo tan­to, es cu­rio­so có­mo has­ta aho­ra vie­nen sien­do po­co afec­ta­das por la re­vo­lu­ción de los da­tos en lo que ha­ce a su for­ma­ción y di­so­lu­ción”, re­mar­ca el pro­fe­sor de Tem­ple. Pe­ro es­to no ocu­rri­rá por mu­cho tiem­po. Hay fuer­zas po­de­ro­sas –en par­ti­cu­lar, ia y block­chain– que ha­rán que el ac­tual sta­tu

quo se vuel­va an­ti­eco­nó­mi­co y que mu­chas em­pre­sas em­pie­cen a sur­gir a par­tir de de­ci­sio­nes de al­go­rit­mos, ca­si sin cos­tos de transac­ción ni fric­cio­nes, a me­di­da de de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos que se de­man­den.

¿Y si el sol ya se apagó?

la ma­si­fi­ca­ción de em­pre­sas lu­ciér­na­ga ten­drá pro­fun­das im­pli­can­cias pa­ra la lí­nea de tiem­po y la mor­fo­lo­gía (en el sen­ti­do bio­ló­gi­co, de la eco­no­mía co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo) del pro­ce­so de dis­rup­ción.

a pe­sar de que la eco­no­mía de la in­no­va­ción­ya­lle­vaun­re­co­rri­do­de­más de 80 años des­de los tra­ba­jos pio­ne­ros so­bre ci­clo y des­truc­ción crea­ti­va del eco­no­mis­ta aus­tro-es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Schum­pe­ter, las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les –y su par­ti­cu­lar com­bi­na­ción– es­tán mo­di­fi­can­do al­gu­nas de sus con­clu­sio­nes teó­ri­cas.

Pa­ra el eco­no­mis­ta Fernando Pei­rano, se­gui­dor de la agen­da de in­no­va­ción, una de las teó­ri­cas que me­jor es­tá ana­li­zan­do es­te pro­ce­so de cam­bio de mor­fo­lo­gía es la eco­no­mis­ta ve­ne­zo­la­na car­lo­ta Pérez, una ex­per­ta en tec­no­lo­gía y desa­rro­llo eco­nó­mi­co de 79 años. “Ella des­cri­be que los pro­ce­sos de dis­rup­ción pa­san por di­fe­ren­tes fa­ses, don­de se com­bi­nan tec­no­lo­gía y fi­nan­zas. a la fa­se ini­cial la de­no­mi­na ‘fre­ne­sí’ y des­cri­be un op­ti­mis­mo des­me­di­do y un pos­te­rior de­sen­can­to (y caí­da de los pre­cios cuan­do se pin­cha la bur­bu­ja).

Sin em­bar­go, no con­vie­ne evi­tar es­te pro­ce­so de ilu­sión y frus­tra­ción. lo ne­ce­si­ta­mos co­mo sis­te­ma pa­ra te­ner, pri­me­ro, múl­ti­ples apues­tas y lue­go, pa­ra lim­piar las me­nos atrac­ti­vas o in­con­ve­nien­tes. ahí sí, el pro­ce­so se en­ca­mi­na a la ma­du­rez, don­de lo nue­vo re­nue­va a lo vie­jo lo­gran­do una nue­va sín­te­sis”, re­su­me Pei­rano.

En tér­mi­nos grá­fi­cos, eco­no­mis­tas de Gold­man Sachs des­cu­brie­ron al­gu­nas re­gu­la­ri­da­des en re­co­rri­dos dis­rup­ti­vos, co­mo el que atra­ve­só la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca. las pri­me­ras olas del tsu­na­mi no son las que pro­vo­can el pun­to de in­fle­xión pa­ra el re­em­pla­zo por nue­vos for­ma­tos, sino que hay va­rios avan­ces y re­tro­ce­sos en la fa­se ini­cial. El pu­bli­cis­ta carlos Pérez mos­tró, en una re­cien­te pre­sen­ta­ción, un vi­deo de po­cos mi­nu­tos en los que se ve el ac­cio­nar len­to, por ero­sión, de va­rias olas en el tsu­na­mi de Ja­pón de 2011. aun­que uno tien­de a ima­gi­nar­se una úni­ca “ola gi­gan­te” que ba­rre con to­do, la mor­fo­lo­gía de es­tos pro­ce­sos de cam­bio dra­má­ti­co es dis­tin­ta.

Uno de los tec­nó­lo­gos que me­jor es­tu­dia el “cro­no­gra­ma” de la dis­rup­ción en cier­nes es Rod­ney Brooks, quien pro­po­ne un ma­pa de “pró­xi­mos ad­ya­cen­tes” pa­ra de­fi­nir qué cam­bios ocu­rri­rán an­tes en el tiem­po y cuá­les (aun­que ten­gan ma­yor es­pec­ta­cu­la­ri­dad me­diá­ti­ca, co­mo el Hy­per­loop de Elon Musk o los vehícu­los au­to­con­du­ci­dos) tar­da­rán más. la adap­ta­ción y va­li­da­ción so­cial de de­ter­mi­na­dos ti­pos de tec­no­lo­gía tam­bién po­seen su pro­pio rit­mo, que tien­de a ser sub­es­ti­ma­do.

cin­co años atrás, en una en­tre­vis­ta con la na­cion, Pérez for­mu­ló por pri­me­ra vez una me­tá­fo­ra pa­ra ex­pli­car el fe­nó­meno dis­rup­ti­vo: la de los 8 mi­nu­tos y 19 se­gun­dos que tar­dan los ra­yos del Sol en lle­gar a la Tie­rra. En teo­ría, si la es­tre­lla de­ja­ra de gol­pe de emi­tir ener­gía po­dría­mos se­guir vi­vien­do co­mo si na­da por es­te pe­río­do de tiem­po. Pérez acu­dió a es­ta com­pa­ra­ción pa­ra des­cri­bir el mo­men­to por el que pa­sa­ba la pu­bli­ci­dad, que se­guía bá­si­ca­men­te pro­du­cien­do co­mer­cia­les pa­ra la TV, cuan­do no sa­be­mos si la tan­da co­mo tal se­gui­rá exis­tien­do mu­cho tiem­po más. la me­tá­fo­ra pue­de apli­car­se a ca­si cual­quier sec­tor de la eco­no­mía.

Hay quie­nes creen, co­mo el crea­ti­vo Ni­co­lás Pi­men­tel, que en va­rios ru­bros del ne­go­cio de la co­mu­ni­ca­ción “el sol ya se apagó”. Y la cuen­ta re­gre­si­va de los 8 mi­nu­tos 19 se­gun­dos ha­ce ra­to que ter­mi­nó.

En su blog/li­bro What if? (¿Qué pa­sa si?), el fí­si­co Ran­dall Mun­roe re­co­pi­la res­pues­tas lar­gas, cien­tí­fi­cas y se­rias a pre­gun­tas hi­po­té­ti­cas y ab­sur­das. Si el Sol de­ja de emi­tir ra­yos, la vi­da en la Tie­rra ten­de­rá a des­apa­re­cer en un pro­ce­so len­to, que lle­va­ría me­ses. En el me­dio ocu­rri­rán ca­ta­clis­mos na­tu­ra­les y gue­rras por la su­per­vi­ven­cia, co­mo en un film de fu­tu­ro apo­ca­líp­ti­co. cual­quier si­mi­li­tud con la reali­dad de al­gún sec­tor de la eco­no­mía es me­ra coin­ci­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.