LA DIO­SA DEL AMOR, EN EL BE­LLAS AR­TES

Guan­tes blan­cos y mu­cha ex­pec­ta­ti­va en el mon­ta­je de la es­cul­tu­ra ro­ma­na; se ex­hi­bi­rá por tres me­ses en el hall del mu­seo, que tu­vo que ser re­mo­de­la­do pa­ra re­ci­bir­la

La Nacion - - Notas De Tapa - Ma­ría Pau­la Za­cha­rías

Una cua­dri­lla de ex­per­tos, mon­ta­jis­tas, trans­por­tis­tas de obras de ar­te, de­le­ga­dos ofi­cia­les y pren­sa pre­sen­ció ayer el des­em­ba­la­je y la pues­ta en ex­hi­bi­ción de Afro­di­ta de Ca­pua en un es­pe­cial­men­te acon­di­cio­na­do hall de in­gre­so del Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes. Una jor­na­da ten­sa y de guan­te blan­co pa­ra de­jar ins­ta­la­da una es­cul­tu­ra mi­le­na­ria, que se­rá de lo me­jor que de­ja­rá el G-20 a la ciu­dad. Se que­da­rá aquí por ca­si tres me­ses.

La fi­cha téc­ni­ca in­di­ca que Afro­di­ta es la dio­sa del amor y la be­lle­za, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ve­nus de Ca­pua, y que es­ta ver­sión ro­ma­na de­ri­va de un ori­gi­nal grie­go rea­li­za­do en bron­ce a fi­na­les del si­glo IV a. C. Fue crea­da du­ran­te el im­pe­rio de Adriano (del 117 al 138 d. C.) y fue ha­lla­da en 1750 en el An­fi­tea­tro Cam­pano de Ca­pua –el se­gun­do en im­por­tan­cia des­pués del Co­li­seo–, don­de for­ma­ba par­te de la de­co­ra­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. En 1820 se res­tau­ra­ron los bra­zos, par­te del dra­pea­do y la na­riz de la es­cul­tu­ra.

Es­ta obra maes­tra del ar­te clá­si­co pe­sa 750 ki­los y mi­de 2,2 me­tros de al­tu­ra. Via­jó en avión des­de el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ná­po­les y pa­ra ex­hi­bir­la se re­mo­de­ló el in­gre­so al mu­seo: se sa­ca­ron pan­ta­llas, se des­mon­tó la tien­da y las pa­re­des fue­ron pin­ta­das de gris, lo mis­mo que la ta­ri­ma don­de se eri­ge. El lu­gar es es­tra­té­gi­co, ya que se pue­de ro­dear la pie­za pa­ra ver­la de to­dos sus per­fi­les, y su­bien­do las es­ca­le­ras se tie­nen otras pers­pec­ti­vas. Afro­di­ta po­sa en con­trap­pos­to, des­can­san­do so­bre su pier­na de­re­cha, con el pie iz­quier­do apo­ya­do so­bre un cas­co, en una tor­sión ele­gan­te. El pe­lo re­co­gi­do, una ca­ra per­fec­ta y ova­la­da, los la­bios bien di­bu­ja­dos. Los bra­zos en el ai­re, se pien­sa, sos­tie­nen el es­cu­do de su aman­te, Ares, dios de la gue­rra en la mi­to­lo­gía grie­ga, en el que es­ta­ría ad­mi­ran­do su re­fle­jo (es­ta dei­dad del ero­tis­mo y la se­duc­ción es­ta­ba en reali­dad ca­sa­da con el po­co agra­cia­do He­fes­tos). Otra hi­pó­te­sis po­ne en sus ma­nos una lira.

Acer­car­se se­rá un pla­cer y un pri­vi­le­gio. Des­de el pri­mer plano se ob­ser­van los “mo­re­to­nes” del már­mol don­de fue es­cul­pi­da, las ra­ja­du­ras en sus bra­zos, los plie­gues in­fi­ni­tos del pa­ño que la cu­bre de la cin­tu­ra ha­cia aba­jo, lo de­li­ca­do de sus de­dos, que ape­nas apun­ta­la­dos re­sis­tie­ron el pa­so de los si­glos.

Por eso, el em­pla­za­mien­to se hi­zo con guan­tes blan­cos y ex­tre­mo cui­da­do. Du­ran­te to­da una ma­ña­na se hi­zo es­pe­rar es­ta dio­sa en­ce­rra­da en una ca­ja azul. Al­re­de­dor, pu­ro ner­vio­sis­mo, es­pe­ras, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Des­de las 8 has­ta las 13 du­ró el pro­ce­di­mien­to. Pa­só po­cas ho­ras en la Adua­na. La ba­jó del ca­mión que la tra­jo de Ezei­za una

enor­me grúa, que la de­po­si­tó es­ca­le­ras arri­ba. En el des­em­ba­la­je tra­ba­ja­ron más de diez hom­bres, ba­jo la mi­ra­da aten­ta del re­pre­sen­tan­te del mu­seo na­po­li­tano, Gio­van­ni Ci­re­lla, y la je­fa de Mu­seo­lo­gía del Be­llas Ar­tes, Sil­via Echa­ve, y con to­do el per­so­nal ob­ser­van­do des­de las es­ca­le­ras. Pri­me­ro des­tor­ni­lla­ron el pri­mer em­ba­la­je, lue­go apa­re­ció otra ca­ja de ma­de­ra y aden­tro por fin se des­cu­brió la es­cul­tu­ra apun­ta­la­da por tres ta­blas ho­ri­zon­ta­les. Ver en vi­vo es­ta fi­gu­ra de ma­nual es des­lum­bran­te y un po­co per­tur­ba­dor. Pé­trea, im­pá­vi­da, se­re­na… de­ma­sia­do be­lla.

El mo­men­to de má­xi­ma ten­sión lle­gó al tras­pa­sar­la a la ta­ri­ma: se la des­li­zó so­bre ta­blas en­ja­bo­na­das, en un si­len­cio ten­so y re­con­cen­tra­do. “To­da­vía re­cuer­do en el cuer­po la sen­sa­ción de cuan­do ba­ja­ron al Do­rí­fo­ro y tam­ba­leó”, re­cuer­da Echa­ve so­bre la vi­si­ta de otra pie­za his­tó­ri­ca, en 2011, que tu­vo un ate­rri­za­je for­zo­so. Pa­ra es­ta oca­sión, op­ta­ron por un es­pe­cia­lis­ta, Del­mi­ro Mén­dez, y to­do su­ce­dió nor­mal­men­te. Al fi­nal, hu­bo aplau­sos y fo­tos ofi­cia­les. Ma­ña­na se­rá su inau­gu­ra­ción ofi­cial, con pre­sen­cia de au­to­ri­da­des, y el jue­ves po­drá co­no­cer­la el pú­bli­co. En la te­rra­za se ser­vi­rá co­mi­da na­po­li­ta­na.

Ape­nas se­pa­ra­da por un mu­ro, en la sa­la ve­ci­na es­tá El be­so, de Ro­din, otra es­cul­tu­ra “afro­di­sía­ca”. La Ve­nus se que­da­rá aquí has­ta la Se­ma­na de los Enamorados, en fe­bre­ro, y su lle­ga­da se de­be a un in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­tre los Es­ta­dos ita­liano y ar­gen­tino, pro­pi­cia­do por el con­tex­to de la cum­bre del G-20. “Es­ta­mos con­ten­tí­si­mos por­que es muy com­pli­ca­do traer es­te ti­po de obras. To­do lo pa­gó Ita­lia. No­so­tros hi­ci­mos un des­ple­ga­ble y acon­di­cio­na­mos el lu­gar pa­ra dar­le aten­ción ab­so­lu­ta a la pie­za”, se­ña­ló An­drés Du­prat, di­rec­tor del MNBA, ves­ti­do de pies a ca­be­za del mis­mo azul que la ca­ja. Con­tó con el apo­yo de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Na­ción, la Em­ba­ja­da de Ita­lia en la Ar­gen­ti­na, el Ins­ti­tu­to Ita­liano de Cul­tu­ra, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Ná­po­les y la Aso­cia­ción Ami­gos del Be­llas Ar­tes.

“El enig­ma de es­ta es­cul­tu­ra, ci­fra­do por el pu­dor y la se­re­ni­dad clá­si­cos con que se anu­dan lo su­bli­me y la más te­rre­nal de las car­na­li­da­des, le in­fun­de tal po­ten­cia ico­no­grá­fi­ca que re­sul­ta di­fí­cil pen­sar la fi­gu­ra fe­me­ni­na, al me­nos des­de el Re­na­ci­mien­to, sin ella”, ana­li­za Du­prat. To­das las mu­je­res del mun­do son, en úl­ti­ma ins­tan­cia, ver­sio­nes de es­ta Afro­di­ta.

Más de dos me­tros de al­tu­ra em­ba­la­dos en una ca­ja azul de ca­si 8 to­ne­la­das

La cua­dri­lla de diez es­pe­cia­lis­tas que ayer a la ma­ña­na mon­tó la es­cul­tu­ra en el Be­llas Ar­tes

El MNBA re­mo­de­ló su in­gre­so, sa­có pan­ta­llas y des­mon­tó la tien­da pa­ra que in­gre­se la dio­sa gre­co­rro­ma­na

Ig­na­cio sán­chez

De cer­ca, el pú­bli­co po­drá apre­ciar la be­lle­za y los “mo­re­to­nes” del tiem­po en el már­mol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.