SER MU­JER EN EL CI­NE

Ocho lec­cio­nes de lo fe­me­nino, se­gún la mi­ra­da de Holly­wood

La Nacion - - Notas De Tapa - Ma­noh­la Dar­gis (Tra­duc­ción de Jai­me Arram­bi­de)

Uno de los be­sos más des­lum­bran­tes de la his­to­ria del ci­ne pue­de ver­se en El hom­bre quie­to, un clá­si­co de John Ford (pue­de ver­se en Qu­bit. TV). Mau­reen O’ha­ra es una campesina ir­lan­de­sa que se enamo­ra del per­so­na­je de John Way­ne, que re­gre­sa a su ciudad na­tal lue­go de pa­sar va­rios años en los Es­ta­dos Uni­dos. La pri­me­ra vez que se ven, ella es­tá des­cal­za, cui­dan­do sus ove­jas, e in­ter­cam­bian unas mi­ra­das pro­vo­ca­do­ras. Pe­ro una no­che él des­cu­bre que esa mu­jer obs­ti­na­da en­tró fur­ti­va­men­te en su ca­sa. Ella co­rre ha­cia la puer­ta. Él lo­gra aga­rrar­la. For­ce­jean, y mien­tras él le man­tie­ne el bra­zo de­re­cho de­trás de la es­pal­da, ella ya no ofre­ce re­sis­ten­cia. Él se in­cli­na para be­sar­la mien­tras la abraza. Es ex­qui­si­to. Al­gu­nos po­drían des­cri­bir­lo co­mo abu­so.

Cre­cí vien­do pe­lí­cu­las y apren­dí mu­cho de la pan­ta­lla, in­clui­das co­sas so­bre los hom­bres y las mu­je­res que más tar­de tu­ve que des­apren­der o apren­der a ig­no­rar en la vi­da real. Apren­dí que las mu­je­res ne­ce­si­ta­ban ser pro­te­gi­das, con­tro­la­das y de­ja­das en ca­sa. Apren­dí que los hom­bres li­de­ran y que las mu­je­res acom­pa­ñan. Así que mien­tras me de­lei­ta­ba con Fred As­tai­re, su me­jor par­te­nai­re de bai­le, Gin­ger Ro­gers, ape­nas me gus­ta­ba. Me fas­ci­na­ba su son­ri­sa pí­ca­ra y me des­lum­bra­ba la cur­va de su cin­tu­ra cuan­do se in­cli­na­ba al abra­zar­lo, pe­ro la veía co­mo a una mu­jer en bra­zos de un gran hom­bre, un men­sa­je que no apren­dí so­la­men­te en las pe­lí­cu­las.

En el pri­mer li­bro so­bre ci­ne que tu­ve, The Fred As­tai­re & Gin­ger Ro­gers Book, Ar­le­ne Cro­ce es­cri­bió lo si­guien­te so­bre un nú­me­ro de As­tai­re-ro­gers: “La ma­ne­ra en que ella ob­ser­va sin ha­blar a es­te hom­bre ma­ra­vi­llo­so con el que ha bai­la­do lo enal­te­ce a él, a ella, y a to­do lo que he­mos vis­to”. Cro­ce me pro­me­tía que “So­lo en los mu­si­ca­les de As­tai­re se pue­de so­ñar así”. La me­tá­fo­ra del sue­ño es se­duc­to­ra, sal­vo cuan­do se re­cuer­da lo que el ci­ne les ofre­ce so­ñar a las mu­je­res.

Lue­go de Har­vey Weins­tein y el mo­vi­mien­to #Metoo, he pen­sa­do mu­cho so­bre lo que las pe­lí­cu­las me pe­dían que so­ña­ra, in­clui­da la ima­gen del be­so for­za­do y to­do lo que sig- ni­fi­ca so­bre las mu­je­res y el ci­ne.

Las pe­lí­cu­las en­se­ñan al es­pec­ta­dor to­do ti­po de co­sas: as­pi­ra­cio­nes, fan­ta­sías (ya lle­ga­rán to­dos esos prín­ci­pes azu­les), có­mo fu­mar, có­mo ves­tir­nos, có­mo hay que ha­cer una en­tra­da dra­má­ti­ca (siem­pre co­mo Bet­te Da­vis). Nos en­se­ñan a quién amar y có­mo ha­cer­lo, así co­mo la ne­ce­si­dad de sa­cri­fi­car amo­res y ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les. Tam­bién nos en­se­ñan que dar­se una du­cha, cui­dar ni­ños, en­con­trar­se en un es­ta­cio­na­mien­to sub­te­rrá­neo o sim­ple­men­te ser mu­jer pue­de cos­tar­te la vi­da.

De­be acla­ra­se que no hay una re­la­ción cau­sal en­tre el com­por­ta­mien­to del es­pec­ta­dor y la pan­ta­lla. No tie­ne por qué ser así. Las pe­lí­cu­las en­tran en nues­tros cuer­pos y nos ha­cen gri­tar y llo­rar, mien­tras que sus his­to­rias y sus imá­ge­nes, sus ideas y sus ideo­lo­gías de­jan su hue­lla en no­so­tros.

Lec­ción 1: Las mu­je­res es­tán para ser be­sa­das

La re­la­ción en­tre las mu­je­res y el ci­ne siem­pre ha si­do par­ti­cu­lar­men­te ten­sa, y no so­lo por­que sue­le im­pli­car lo que se ha da­do en lla­mar “la mi­ra­da mas­cu­li­na”. Las mu­je­res fue­ron par­te de Holly­wood des­de sus al­bo­res, ya fue­ra co­mo rea­li­za­do­ras, in­tér­pre­tes o es­pec­ta­do­ras. Pe­ro para la épo­ca en que apa­re­cie­ron las pri­me­ras pe­lí­cu­las so­no­ras (a fi­nes de los años 20), las mu­je­res ha­bían si­do ex­pul­sa­das de la di­rec­ción. Holly­wood si­guió pro­du­cien­do fan­ta­sías a ro­le­te, pe­ro las mu­je­res enér­gi­cas que ha­bían si­do las he­roí­nas de sus his­to­rias fue­ron rem­pla­za­das per­so­na­jes fe­me­ni­nos “do­mes­ti­ca­dos”. Du­ran­te gran par­te de la épo­ca clá­si­ca del ci­ne nor­te­ame­ri­cano, la as­pi­ra­ción fe­me­ni­na en las pe­lí­cu­las era el ro­man­ce, y las his­to­rias se­lla­ban sus fi­na­les fe­li­ces con un be­so.

Hay mu­chos ti­pos de be­sos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos: es­tá el se­duc­tor, el cas­to, el dra­má­ti­co, el ju­gue­tón, el eró­ti­co, el pa­ter­nal o ma­ter­nal. Al­gu­nos son mu­tuos, otros con­sen­ti­dos, y otros le­jos de eso. El be­so for­za­do de El hom­bre quie­to fue muy po­pu­lar en Holly­wood has­ta ha­ce po­co tiem­po. La ma­yo­ría de los be­sos for­za­dos mues­tran una re­la­ción eró­ti­ca en­tre un hom­bre y una mu­jer que se bus­can (di­ver­ti­da, cau­te­lo­sa o des­pec­ti­va­men­te) an­tes de pa­sar a un “abra­zo ín­ti­mo”. Y aun­que a ve­ces un be­so es so­lo un be­so –pre­lu­dio para un fun­di­do a ne­gro– otras ve­ces evo­ca la vio­len­cia y la vio­la­ción se­xua­li­za­da que los cen­so­res del Có­di­go Hays con­tro­la­ron des­de los años 30 has­ta bien en­tra­dos los 60.

El be­so for­za­do tie­ne ma­ti­ces: de­pen­de en gran par­te de la pe­lí­cu­la y del pun­to de vis­ta . En Ma­nos pe­li­gro­sas, de Sa­muel Fu­ller, Ri­chard Wid­mark gol­pea tan fuer­te a Jean Pe­ters que la no­quea. No sa­be a quién gol­peó, por­que las lu­ces es­tán apa­ga­das. En­se­gui­da, am­bos pro­ta­go­ni­zan una es­ce­na de vio­len­cia eró­ti­ca. En Bla­de Run­ner, el policía in­ter­pre­ta­do por Ha­rri­son Ford per­si­gue a la an­droi­de Sean Young, cie­rra de un por­ta­zo una puer­ta en­tre­abier­ta, la aga­rra y la gol­pea con­tra una ven­ta­na. La obli­ga a be­sar­lo, y ella obe­de­ce. En ¿Quién lla­mó a la ci­güe­ña?, Dia­ne Kea­ton, una pro­fe­sio­nal de los 80, re­zon­ga an­te el ve­te­ri­na­rio Sam She­pard, quien la be­sa y lue­go la em­pu­ja con­tra su au­to.

Con las le­yes e ideas so­bre el con­sen­ti­mien­to con­tem­po­rá­neas, el be­so for­za­do su­gie­re una vi­sión del mundo que es no to­le­ra­ble, o que al me­nos no “pa­sa el fil­tro” sin re­fle­xión de por me­dio. Re­cién con el mo­vi­mien­to #Metoo me di cuen­ta de lo fre­cuen­tes que eran los be­sos for­za­dos en las pe­lí­cu­las y el he­cho de que no so­lía re­fle­xio­nar so­bre ellos. Aho­ra me re­cuer­dan que la vio­len­cia se­xual ha si­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te re­tra­ta­da en pan­ta­lla, una for­ma en que las pe­lí­cu­las re­sig­ni­fi­can las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res. Eso, sin em­bar­go, no me lle­vó a re­cha­zar pe­lí­cu­las y di­rec­to­res. No me in­tere­sa ser “policía del de­seo”, pe­ro sí com­pren­der las pe­lí­cu­las.

Lec­ción 2: Las mu­je­res ne­ce­si­tan al­gún cas­ti­go fí­si­co

En las pe­lí­cu­las, la do­mi­na­ción mas­cu­li­na in­clu­ye en oca­sio­nes cas­ti­gos fí­si­cos, pre­sen­ta­dos de ma­ne­ra jo­co­sa. John Way­ne le da un chir­lo a Eli­za­beth Allen en Aven­tu­re­ro del Pa­cí­fi­co, y a Mau­reen O’ha­ra en Hom­bre

de ver­dad. Cier­ta vez, uno de sus guio­nis­tas di­jo: “To­do lo que hay que te­ner en una pe­lí­cu­la de John Way­ne es una da­ma pre­ten­cio­sa con te­tas gran­des a la que el Du­que pue­da dar­le una nal­ga­da”. En He­chi­zo ha­waiano, Elvis sal­va a una po­ten­cial sui­ci­da, a la que lue­go le da unas vi­go­ro­sas nal­ga­das. Des­pués co­men fe­li­ces: ella es­tá sen­ta­da so­bre al­moha­do­nes. En 50 som­bras de Grey, la do­mi­na­ción se­xual es tra­ta­da co­mo una mer­can­cía, y ese ca­la­bo­zo de bon­da­ge es ape­nas un ele­men­to más de un es­ti­lo de vi­da “as­pi­ra­cio­nal” para he­te­ro­se­xua­les abu­rri­dos. De­jan­do de la­do las pe­cu­lia­ri­da­des, las pe­lí­cu­las son am­bi­va­len­tes an­te el po­der.

Lec­ción 3: Las mu­je­res exis­ten para apo­yar a los hom­bres

“Si no ha­blás por ellos, ¿quién lo ha­rá?”, le pre­gun­ta Gu­gu Mbat­ha­raw a Will Smith) en La ver­dad ocul­ta. Él es­tá a pun­to de lle­gar a la gran­de­za, y ella exis­te úni­ca­men­te para ayu­dar­lo a al­can­zar­la en pan­ta­lla. Otros di­rec­to­res in­ten­tan ex­pan­dir el rol de “la es­po­sa”, co­mo Da­mien Cha­ze­lle en El pri­mer hom­bre en la

lu­na. Pe­ro aun­que el di­rec­tor le da mu­cho tiem­po de pan­ta­lla a la es­po­sa de Neil Arms­trong (Clai­re Foy), quien se sube al cohe­te ha­cia el es­pa­cio es su ma­ri­do (Ryan Gos­ling), y Cha­za­lle no lo­gra que esas dos reali­da­des sean equi­pa­ra­bles.

El ci­neas­ta lo in­ten­ta, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la muer­te de un hi­jo que hu­ma­ni­za al as­tro­nau­ta. Pe­ro al de­te­ner­se en el im­pac­to de la pe­na en Neil, Cha­ze­lle de­ja de la­do a Ja­net y su rol en la vi­da de su ma­ri­do. Al fi­nal, la muer­te del ni­ño se con­fun­de con to­das las otras muer­tes de la vi­da de Neil, lo que orien­ta El pri­mer

hom­bre en la lu­na ha­cia un te­rreno co­no­ci­do: otra his­to­ria de sa­cri­fi­cio mas­cu­lino, triun­fo y redención. Co­mo mu­chos rea­li­za­do­res, Cha­ze­lle tras­ta­bi­lla en el ám­bi­to ho­ga­re­ño. No lo­gra mos­trar lo que el via­je he­roi­co sig­ni­fi­ca para las mu­je­res y los ni­ños que se que­dan, una di­vi­so­ria que Ja­mes Gray ex­plo­ra ra­di­cal­men­te en Z: la ciudad per­di­da.

Lec­ción 4: Las mu­je­res pue­den tras­cen­der los es­te­reo­ti­pos

Por su­pues­to, si to­das las pe­lí­cu­las fue­ran ma­las, no nos gus­ta­rían tan­to. Uno de sus mi­la­gros del ci­ne es que a pe­sar de to­do, pre­sen­tan per­so­na­jes fe­me­ni­nos su­bli­mes que a ve­ces su­pe­ran es­te­reo­ti­pos de­gra­dan­tes y abun­dan­tes abu­sos. Es­ta am­bi­va­len­cia ani­ma la emo­ti­va Madre (Ste­lla Da­llas), de 1937, en la que la chi­ca ale­gre in­ter­pre­ta­da por Bar­ba­ra Stanwyck pa­de­ce por ser quien es. Pe­ro Ste­lla es in­dó­mi­ta, co­mo mu­chos per­so­na­jes fe­me­ni­nos me­mo­ra­bles, y su fuer­za de vo­lun­tad la co­nec­ta con he­roí­nas pos­te­rio­res co­mo la te­nien­te Ri­pley (Si­gour­ney Wea­ver) de la sa­ga Alien. La ac­tua­ción de Stanwyck, su ca­ris­ma ra­dian­te y su hu­ma­ni­dad trans­mi­ten una ple­ni­tud de vi­da fe­me­ni­na que mu­chas pe­lí­cu­las in­ten­ta­ron –y to­da­vía in­ten­tan– ne­gar.

Ha­ce unos años, re­leí De la re­ve­ren­cia a la vio­la­ción, el li­bro de 1974 de Molly Has­kell, que si­gue sien­do re­le­van­te co­mo guía para en­ten­der por qué las mu­je­res pue­den amar las pe­lí­cu­las sin re­nun­ciar a las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro o al res­pe­to a sí mis­mas. Has­kell ob­ser­vó que aun­que la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, do­mi­na­da por hom­bres, tra­ta­ba de man­te­ner a las mu­je­res en su lu­gar, las guio­nis­tas y mon­ta­jis­tas se­guían dán­do­le for­ma al ci­ne, co­mo lo ha­cían las es­tre­llas en pan­ta­lla. Esas “dio­sas del amor, ma­dres, már­ti­res” en­car­na­ban los es­te­reo­ti­pos que a ve­ces lo­gra­ban tras­cen­der. Yo ha­bía apren­di­do es­ta lec­ción vien­do las pe­lí­cu­las que ama­ba apa­sio­na­da­men­te, que des­pués odié y lue­go tu­ve que apren­der a amar otra vez.

Lec­ción 5: Las mu­je­res pue­den ser he­roí­nas

Cuan­do era una ni­ña, el ci­ne era un amor in­con­di­cio­nal. Veía to­do, a ve­ces sola (en la dé­ca­da del 70, los pa­dres to­da­vía no con­tro­la­ban lo que veía­mos en el ci­ne.) En ese en­ton­ces, co­mo aho­ra, mu­cho de lo que veía eran pe­lí­cu­las so­bre hom­bres. Pe­ro veía tam­bién a las mu­je­res, di­ver­ti­das y tris­tes, dé­bi­les y fuer­tes, las que so­bre­vi­vían has­ta el fi­nal y las que no. Ado­ra­ba a ac­tri­ces co­mo Ci­cely Ty­son, una de las pre­fe­ri­das de mi ni­ñez, y a She­lley Win­ters en

La aven­tu­ra del Po­sei­dón, per­so­na­jes ra­di­cal­men­te dis­tin­tos que eran fuer­tes de mo­dos re­co­no­ci­bles. Eran reales: per­so­nas, no de­co­ra­do.

El fe­mi­nis­mo com­pli­có mi amor por las pe­lí­cu­las y ter­mi­nó eri­que­cién­do­lo. Pri­me­ro tu­ve que lu­char con­tra las or­to­do­xias, in­clui­das las re­la­cio­na­das con el pla­cer vi­sual y so­bre las mu­je­res que so­lo exis­tían en las pe­lí­cu­las para ser vis­tas por los hom­bres. To­da una vi­da de ver pe­lí­cu­las –y mu­je­res– me mos­tró otra co­sa. Lo mis­mo su­ce­dió al des­cu­brir di­rec­to­ras mu­je­res co­mo Clai­re De­nis, Ju­lie Dash y Kathryn Bi­ge­low, que ofre­cían nue­vas for­mas de ser mu­je­res en pan­ta­lla. El pla­cer que brin­da su tra­ba­jo no ema­na sim­ple­men­te de que se tra­ta de his­to­rias pro­ta­go­ni­za­das por mu­je­res, sino de que las mu­je­res pue­den ser hé­roes ar­que­tí­pi­cos, un rol que aun hoy si­gue sien­do re­pre­sen­ta­do en ma­yor me­di­da por hom­bres.

Esa fue una lec­ción que tam­bién apren­dí de mis pe­lí­cu­las pre­fe­ri­das, co­mo Thel­ma & Loui­se, aun­que es cier­to que para ellas las co­sas no ter­mi­na­ron bien. Pre­fie­ro con­cen­trar­me en to­do lo que su­ce­de an­tes de su via­je ha­cia el más allá, en to­do el fre­ne­sí y la di­ver­sión. Bet­te Da­vis se la­men­ta­ba por los fi­na­les de al­gu­nas de sus pe­lí­cu­las. “Los que es­ta­ban a car­go de los es­tu­dios cam­bia­ban los desen­la­ces de las pe­lí­cu­las cuan­do ya es­ta­ban ter­mi­na­das con la mis­ma fre­cuen­cia con la que cam­bia­ban los tí­tu­los, en per­jui­cio de nues­tro tra­ba­jo”. Te­nía ra­zón, pe­ro po­cos fi­na­les de Holly­wood pue­den bo­rrar los an­te­rio­res 85 mi­nu­tos em­bria­ga­do­res y li­be­ra­do­res de es­tre­llas co­mo Da­vis y Mae West. Thel­ma y Loui­se son due­ñas de sus pe­lí­cu­las.

Lec­ción 6: Las mu­je­res pue­den ser pe­li­gro­sas

Es­to no sor­pren­de­rá a na­die que me co­noz­ca (o me lea), pe­ro ten­go de­bi­li­dad por las mu­je­res di­fí­ci­les, que me atraen en la vi­da y en la pan­ta­lla. Ten­go una de­bi­li­dad par­ti­cu­lar por las mu­je­res pe­li­gro­sas y a ve­ces des­qui­cia­das del ci­ne ne­gro, co­mo

Un ama­ne­cer trá­gi­co y Trai­do­ra y

mor­tal. Es­te ti­po de mu­je­res sue­len ser pues­tas en su lu­gar (un ataúd en la tie­rra). Pe­ro el noir ofre­ce una vi­sión del po­der fe­me­nino, aun­que se­xua­li­za­do y pa­to­ló­gi­co. La his­to­ria di­ce una co­sa, aun­que a ve­ces so­lo en un ins­tan­te. Las in­tér­pre­tes y los per­so­na­jes mag­né­ti­cos que in­ter­pre­tan trans­mi­ten el te­mor pri­mor­dial a las mu­je­res (tam­bién el de­seo), pe­ro con vi­sio­nes de la in­do­ci­li­dad y una fuer­za vi­tal que nin­gún cen­sor po­dría su­pri­mir.

Es­to me lle­va nue­va­men­te a El

hom­bre quie­to. Tal vez pa­rez­ca ab­sur­do, pe­ro amo pro­fun­da­men­te a esa pe­lí­cu­la a pe­sar de su se­xis­mo y to­do lo que lue­go en­ten­dí so­bre el com­por­ta­mien­to abu­si­vo de John Ford ha­cia Mau­reen O’ha­ra. Co­mo di­rec­tor, Ford le da una paliza a O’ha­ra, pe­ro ella trans­mi­te una au­to­de­ter­mi­na­ción que ex­ce­de por mu­cho el con­cep­to de so­be­ra­nía fe­me­ni­na de la pe­lí­cu­la. Co­mo ac­triz, ella no pue­de arre­glar­lo to­do, in­clui­da la in­si­nua­ción de que las re­la­cio­nes se­xua­les son una lu­cha por el po­der. Pe­ro la em­pá­ti­ca ca­rac­te­ri­za­ción de O’ha­ra –su vo­lun­tad– es una vi­sión de li­be­ra­ción fe­me­ni­na ate­nua­da, que le con­fie­re rea­lis­mo a la pe­lí­cu­la.

Lec­ción 7: Las mu­je­res pue­den ser cóm­pli­ces

En las pe­lí­cu­las, a ve­ces las mu­je­res son más com­pli­ca­das que sus pro­pias his­to­rias. En Lo que el vien­to

se lle­vó, una pe­lí­cu­la con va­rios be­sos for­za­dos, Scar­lett (Vi­vien Leigh) su­fre, pe­ro su do­lor in­ten­ta pa­re­cer más pro­fun­do –y ayu­dar a os­cu­re­cer– las ago­nías so­por­ta­das por los es­cla­vos del re­la­to, in­clui­da la cria­da Mammy (Hat­tie Mc­da­niel). En mu­chos sen­ti­dos, Scar­lett es la an­tí­te­sis del ti­po de mu­jer su­frien­te que las pe­lí­cu­las aún ado­ran, pe­ro su triun­fo es so­lo po­si­ble a cau­sa del ra­cis­mo: du­ran­te mu­cho tiem­po fue la his­to­ria de la vi­da pri­va­da de las mu­je­res blan­cas de Holly­wood. Otra lec­ción do­lo­ro­sa que me en­se­ña­ron las pe­lí­cu­las es que el sim­ple he­cho de que una mu­jer sea víc­ti­ma no sig­ni­fi­ca que no sea cul­pa­ble.

Lec­ción 8: Las mu­je­res pue­den ex­pre­sar­se

Tar­dé años en com­pren­der có­mo ha­cer más que ig­no­rar, reír­me o des­po­tri­car con­tra el se­xis­mo y el ra­cis­mo y to­das las in­nu­me­ra­bles atro­ci­da­des que apa­re­cían –y apa­re­cen– en las sa­las de ci­ne. Apren­dí a dis­fru­tar a pe­sar de las pa­ra­do­jas y a ve­ces a cau­sa de ellas. Po­dría ig­no­rar la feal­dad de las pe­lí­cu­las, es­pe­rar que pa­sen “las par­tes ma­las” o mi­rar­las se­lec­ti­va­men­te. Acep­to que las pe­lí­cu­las sir­ven para que las per­so­nas lo­gren dar­le sen­ti­do –por con­fu­so que sea– a sus vi­das. Lo im­por­tan­te que apren­dí de ellas es no de­jar que se sal­gan con la su­ya, a dis­fru­tar­las sin cul­pa, al igual que el res­to de las co­sas que me dan pla­cer.

Y las pe­lí­cu­las tam­bién me han en­se­ña­do es­to: ra­ra vez en­tien­den a las mu­je­res. Ya no se dan be­sos for­za­dos ni se re­par­ten nal­ga­das tan li­via­na­men­te, pe­ro la di­ná­mi­ca de po­der si­gue sien­do la mis­ma. En lu­gar de so­li­ta­rios hé­roes mas­cu­li­nos, a ve­ces ve­mos re­pre­sen­ta­cio­nes ca­ri­ca­tu­res­cas del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, con prin­ce­sas as­pi­ra­cio­na­les y gue­rre­ros uni­di­men­sio­na­les que blan­den las mis­mas vie­jas ar­mas y po­ses de an­ta­ño. A ve­ces, esas mu­je­res tie­nen aven­tu­ras. Otras ve­ces, se pa­re­cen a la es­po­sa de las pe­lí­cu­las clá­si­cas, sal­vo que aho­ra se en­fun­dan en lá­tex en vez de cal­zar­se el de­lan­tal. Su es­ta­tus de se­gun­da ha­bla de to­do lo que es­tá mal en las pe­lí­cu­las, pe­ro di­fí­cil­men­te sea la cul­pa de las pe­lí­cu­las.

Da­ko­ta John­son, 50 som­bras de Grey Gin­ger Ro­gers, Seis des­ti­nos Jes­si­ca Chas­tain, La ho­ra más os­cu­ra Su­san Sa­ran­don, Thel­ma & Loui­se Sean Young, Bla­de Run­ner

1

4

5 1 Los ojos de Bet­te Da­vis La ac­triz nor­te­ame­ri­ca­na su­po en­car­nar a una lar­ga ga­le­ría de mu­je­res fuer­tes. 2 La so­bre­vi­vien­te La te­nien­te Ri­pley de Si­gour­ney Wea­ver, en la sa­ga Alien. 3 Bar­ba­ra Stanwyck En Madre, una ac­triz mo­der­na co­mo po­cas. 4 El con­sen­ti­mien­to Sam She­pard y Dia­ne Kea­ton en ¿Quién lla­mó a la ci­güe­ña?, que no pa­sa­ría el fil­tro #Metoo. 5 Víc­ti­mas y vic­ti­ma­rias Vi­vien Leigh y Hat­tie Mc­da­niel en Lo que el vien­to se lle­vó

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.