Pro­ce­san a eche­ga­ray y a Bri­to por fa­ci­li­tar la ope­ra­ción de cic­co­ne ii

Para el juez Li­jo, ayu­da­ron a Bou­dou en la apro­pia­ción de la em­pre­sa; el ex­ti­tu­lar de la AFIP, al dar pla­nes de pa­gos, y el ban­que­ro, para le­van­tar la quie­bra

La Nacion - - Notas De Tapa - Her­nán Cap­pie­llo y Hu­go Al­co­na­da Mon

La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial por la fa­lli­da ad­qui­si­ción de la im­pren­ta Cic­co­ne su­mó ayer un ca­pí­tu­lo re­le­van­te: el juez Ariel Li­jo pro­ce­só al ex­ti­tu­lar de la AFIP Ri­car­do Eche­ga­ray y al ban­que­ro Jor­ge Bri­to por fa­ci­li­tar la ope­ra­to­ria.

Es la de­ci­sión más im­por­tan­te has­ta aho­ra de la se­gun­da fa­se de la in­ves­ti­ga­ción que ya ter­mi­nó con el ex­vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou y su so­cio Jo­sé Ma­ría Núñez Car­mo­na en pri­sión.

Li­jo pro­ce­só ade­más a la ex­ti­tu­lar de la Ca­sa de Mo­ne­da Kat­ya Dau­ra, a dos ín­ti­mos co­la­bo­ra­do­res de Bri­to –Fran­cis­co Sgue­ra y Má­xi­mo La­nus­se– y a dos ami­gos del ex­vi­ce­pre­si­den­te, Jor­ge En­ri­que Ca­pi­ro­ne y Ser­gio Gustavo Mar­tí­nez. Con­clu­yó que to­dos ellos co­la­bo­ra­ron con las ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca que li­de­ró Bou­dou. El juez no se pro­nun­ció, en cam­bio, so­bre la si­tua­ción del go­ber­na­dor de For­mo­sa, Gil­do Ins­frán.

En un fa­llo de 530 pá­gi­nas, Li­jo con­si­de­ró vá­li­da la con­fe­sión del abo­ga­do de­ve­ni­do “arre­pen­ti­do”, Ale­jan­dro Van­den­broe­le, quien ha­ce ca­si tre­ce me­ses re­la­tó la tra­ma de la ope­ra­ción.

Seis años y diez me­ses des­pués del es­ta­lli­do del es­cán­da­lo, el ca­so Cic­co­ne gol­peó otra vez. El juez fe­de­ral Ariel Li­jo pro­ce­só ayer al ban­que­ro Jor­ge Bri­to y al ex­ti­tu­lar de la AFIP, Ri­car­do Eche­ga­ray, tras con­si­de­rar­los par­tí­ci­pes en las ma­nio­bras de­lic­ti­vas que le per­mi­tie­ron al en­ton­ces ministro de Eco­no­mía, Ama­do Bou­dou, que­dar­se con la im­pren­ta Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca.

Li­jo pro­ce­só ade­más a la ex­ti­tu­lar de la Ca­sa de Mo­ne­da Kat­ya Dau­ra, a dos ín­ti­mos co­la­bo­ra­do­res de Bri­to –Fran­cis­co Sgue­ra y Má­xi­mo La­nus­se–, y a dos ami­gos de Bou­dou –Jor­ge En­ri­que Ca­pi­ro­ne y Ser­gio Gustavo Mar­tí­nez–. Con­clu­yó que to­dos ellos co­la­bo­ra­ron con las ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca que li­de­ró Bou­dou. No se pro­nun­ció, en cam­bio, so­bre la si­tua­ción del go­ber­na­dor de For­mo­sa, Gil­do Ins­frán.

Por el con­tra­rio, Li­jo dis­pu­so el so­bre­sei­mien­to de tres miem­bros de la fa­mi­lia Cic­co­ne –Sil­via y Bet­ti­na Cic­co­ne y Pa­blo Ama­to–, co­mo así tam­bién de di­ver­sos ex­fun­cio­na­rios de la AFIP, co­mo Ru­bén Ángel To­ni­ne­lli, Pa­blo Agui­le­ra, Gui­ller­mo Ca­be­zas Fer­nán­dez, y Ce­les­te Ballesteros, En un fa­llo de 530 pá­gi­nas, Li­jo con­si­de­ró vá­li­da la con­fe­sión del abo­ga­do de­ve­ni­do “arre­pen­ti­do”, Ale­jan­dro Van­de­broe­le, quien ha­ce ca­si tre­ce me­ses re­la­tó cuál fue el rol de­ci­si­vo que asu­mió Bri­to para el des­em­bar­co de la ig­no­ta so­cie­dad The Old Fund en la im­pren­ta a car­go de im­pri­mir millones de bi­lle­tes de 100 pe­sos en la Ar­gen­ti­na.

Van­den­broe­le fue más le­jos. Tam­bién de­ta­lló que tan­to Bri­to co­mo su abo­ga­do Fran­cis­co Sgue­ra se en­car­ga­ron de pa­gar­le por su si­len­cio du­ran­te me­ses, cuan­do ya ha­bía es­ta­lla­do el es­cán­da­lo, lo que pu­do in­ter­pre­tar­se co­mo obs­truc­ción de Jus­ti­cia y de­ri­var en la pri­sión pre­ven­ti­va del ban­que­ro, co­mo ha­bía pe­di­do el fis­cal del ca­so, Jor­ge Di Le­llo.

Li­jo pro­ce­só a Bri­to pe­ro, sin em­bar­go, no avan­zó so­bre la libertad in­di­vi­dual del ban­que­ro, quien pi­dió li­cen­cia al fren­te del Ban­co Ma­cro po­co des­pués de que Van­den­broe­le de­ci­die­ra con­ver­tir­se en “impu­tado co­la­bo­ra­dor”.

Para el ma­gis­tra­do, el pe­ri­ta­je con­ta­ble que dis­pu­so en el ex­pe­dien­te no lo­gró de­mos­trar que el fon­deo de di­ne­ro para The Old Fund no pro­ve­nía de Raúl Mo­ne­ta –quien así lo de­cla­ró en el ex­pe­dien­te–, sino de Bri­to. Pe­ro sí con­si­de­ró pro­ba­do que el due­ño del Ma­cro in­ter­vino en el ge­ren­cia­mien­to de la nue­va Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca, de la mano de Má­xi­mo La­nus­se, un ex­ge­ren­te de su ban­co que asu­mió co­mo nú­me­ro dos de la im­pren­ta, y de Sgue­ra, su le­tra­do de ín­ti­ma con­fian­za.

En la mis­ma sen­da, Li­jo tam­bién pre­ser­vó al Ban­co Ma­cro co­mo en­ti­dad. En su re­so­lu­ción es­ti­mó que el in­vo­lu­cra­mien­to de Bri­to pareció ser “más un apor­te de ti­po per­so­nal, por la re­la­ción que man­te­nía con Ama­do Bou­dou”, que de ca­rác­ter ins­ti­tu­cio­nal, se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes tri­bu­na­li­cias.

Por su par­te, Eche­ga­ray, ter­mi­nó pro­ce­sa­do ayer en el “ca­so Cic­co­ne” por­que el juez en­ten­dió que re­sul­tó fun­cio­nal a los de­seos de Bou­dou des­ti­na­dos a le­van­tar el pe­di­do de quie­bra que pe­sa­ba so­bre Cic­co­ne a cam­bio de que­dar­se con el 70 % de las ac­cio­nes de la em­pre­sa.

La par­ti­ci­pa­ción de Eche­ga­ray re­sul­tó de­ci­si­va mien­tras la fa­mi­lia Cic­co­ne pug­na­ba por evi­tar el co­lap­so fi­nal de la im­pren­ta e in­ten­ta­ba di­ver­sas me­di­das de­ses­pe­ra­das para man­te­ner­la a flo­te. En ese mo­men­to, el en­ton­ces ti­tu­lar de la AFIP se pre­sen­tó en el Juz­ga­do don­de se tra­mi­ta­ba el con­cur­so y de ma­ne­ra per­so­nal pi­dió la quie­bra de la com­pa­ñía por su deu­da tri­bu­ta­ria.

Po­cas se­ma­nas des­pués, cuan­do Van­den­broe­le ya ha­bía to­ma­do el con­trol de la ex-cic­co­ne a tra­vés de The Old Fund, Eche­ga­ray vol­vió so­bre sus pa­sos y so­li­ci­tó al Juz­ga­do que re­vir­tie­ra la quie­bra, so­li­ci­tud que el juez que tra­mi­ta­ba el ex­pe­dien­te de­fi­nió co­mo “cuan­to me­nos lla­ma­ti­va”.

Jun­to a Bri­to y Eche­ga­ray, en tan­to, tam­bién ter­mi­na­ron pro­ce­sa­dos en es­ta se­gun­da eta­pa del ca­so Cic­co­ne la en­ton­ces ti­tu­lar de la Ca­sa de Mo­ne­da, Kat­ya Dau­ra, acu­sa­da de de­lin­quir para cum­plir los de­seos de Bou­dou en su des­em­bar­co de­trás de Cic­co­ne, y dos alle­ga­dos al ex­vi­ce­pre­si­den­te de sus tiem­pos en Mar del Pla­ta.

¿Quié­nes son ellos? El pri­me­ro de ellos fue Jor­ge En­ri­que Ca­pi­ro­ne, un abo­ga­do y con­ta­dor mar­pla­ten­se que en los 90 fue je­fe de Bou­dou en la fir­ma re­co­lec­to­ra de re­si­duos Eco­pla­ta, en la que fi­gu­ró co­mo so­cio de Jo­sé Ma­ría Núñez Car­mo­na, el ín­ti­mo ami­go de “Ai­mé” que tam­bién ter­mi­nó con­de­na­do a pri­sión por el ca­so Cic­co­ne. Quin­ce años des­pués, Ca­pi­ro­ne apa­re­ció co­mo el pri­mer eje­cu­ti­vo que des­em­bar­có en la im­pren­ta, jun­to a Van­den­broe­le.

El otro alle­ga­do a Bou­dou que pro­ce­só ayer el juez Li­jo es Ser­gio Gustavo Mar­tí­nez, quien pa­só de con­tro­lar Pa­pa­kea, un lo­cal de co­mi­das rá­pi­das en Mar del Pla­ta al que iban Bou­dou y Núñez Car­mo­na, a vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos, don­de ter­mi­nó de­te­ni­do por fal­si­fi­car tar­je­tas de cré­di­to, se­gún re­ve­ló la na­cion.

Pró­fu­go de la Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Mar­tí­nez re­tor­nó a la Ar­gen­ti­na, don­de se con­tac­tó otra vez con Núñez Car­mo­na y ter­mi­nó co­mo el pri­mer ac­cio­nis­ta mi­no­ri­ta­rio de The Old Fund. No so­lo eso. Tam­bién fi­gu­ró en Bea­ver Cheek, otra de las so­cie­da­des co­mer­cia­les que mon­ta­ron Bou­dou y Núñez Car­mo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.