Via­jan des­de to­do el mundo y se ha­cen ami­gos

His­to­rias cu­rio­sas de hin­chas de am­bos clu­bes que lle­ga­ron a Ma­drid

La Nacion - - Notas De Tapa - Sil­via Pi­sa­ni

Darío Villanueva, hin­cha de Bo­ca, y Pa­blo Ma­yor, de Ri­ver, cru­za­ron jun­tos la puer­ta de arri­bos de la ter­mi­nal 2 del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, en Ma­drid. No se co­no­cían has­ta que... “Nos hi­ci­mos ami­gos en Ezei­za. Lle­va­mos via­jan­do 48 ho­ras jun­tos”, acla­ra Ma­yor, que tie­ne alo­ja­mien­to ase­gu­ra­do en la ca­sa de un ami­go. “Ya le pe­dí si pue­do lle­var a es­te bo­quen­se”, com­ple­ta en­tre ri­sas.

La gran fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, ma­ña­na, en el San­tia­go Ber­na­béu, ge­ne­ró mu­chas his­to­rias pa­re­ci­das de hin­chas mi­llo­na­rios y xe­nei­zes que com­par­tie­ron vue­los des­de dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta y de­mos­tra­ron que la con­vi­ven­cia no es una uto­pía.

Aun­que no to­dos los que lle­gan a Ma­drid son ar­gen­ti­nos. Matt Pot­ter, de 40 años, es bri­tá­ni­co y fa­ná­ti­co del Li­ver­pool. Se enamo­ró de Lau­ra, una ar­gen­ti­na, y for­ma­ron una fa­mi­lia. Lau­ra es hin­cha de Ri­ver y le trans­mi­tió esa pa­sión que aho­ra los trae a Es­pa­ña para ver un par­ti­do úni­co. Y es­tá el ca­so de Axel An­ge­li­ni, que ha­ce dos me­ses se fue de la Ar­gen­ti­na la­men­tan­do per­der­se la de­fi­ni­ción de la Co­pa. El des­tino qui­so que pue­da ver­la en vi­vo y para eso lle­gó des­de An­do­rra.

MA­DRID.– “Ami­gos, lo que se di­ce ami­gos, no po­de­mos ser. Pe­ro la ver­dad es que lo pa­sa­mos bien jun­tos y nos ayu­da­mos el uno al otro”. Darío Villanueva, fla­co, con pin­ta de ro­que­ro, 32 años, y Jor­ge Ma­yor, de 41, bas­tan­te más cir­cuns­pec­to, cru­za­ron la puer­ta de arri­bos en la Ter­mi­nal 2 del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. La que sue­le ope­rar vue­los lle­ga­dos de ciu­da­des eu­ro­peas. De que eran ar­gen­ti­nos no ha­bía du­da. Lo lla­ma­ti­vo es que bus­ca­ran tras­la­do jun­tos cuan­do era evi­den­te que eran ri­va­les: uno te­nía el es­cu­do de Bo­ca en una mo­chi­la y al otro se le veía la ca­mi­se­ta de Ri­ver aso­man­do ba­jo la campera. “Nos hi­ci­mos ami­gos en Ezei­za. Lle­va­mos 48 ho­ras via­jan­do jun­tos”, con­tó Ma­yor. “Yo ten­go alo­ja­mien­to en lo de un ami­go y le pe­dí si pue­do lle­var a es­te bo­quen­se”, aña­dió.

Los hin­chas, que lle­ga­ban des­de dis­tin­tas es­ca­las, vie­nen con­ven­ci­dos de que en Ma­drid “no ha­brá lío”. En­tre sus ob­je­ti­vos fi­gu­ra “pa­sear un po­co, co­mer un par de ta­pas, to­mar una cer­ve­za, ver la Pla­za Ma­yor”.

“A es­tos, el do­min­go no quie­ro ni ver­los. Pe­ro an­tes, nos va­mos a ir jun­tos de cañas”, di­jo Pa­blo Villamayor, fan de Ri­ver que lle­gó con su no­via y dos nue­vos ami­gos: Clau­dia y Jo­sé, que lle­ga­ron para em­pu­jar a Bo­ca, en vue­lo di­rec­to de Ae­ro­lí­neas. Acor­da­ron to­mar ta­xi jun­tos y com­par­tir el gas­to de los 30 eu­ros. Para to­dos es la pri­me­ra vez en Ma­drid y más que por ri­va­li­dad de­por­ti­va era po­si­ble que el pa­seo jun­tos el sá­ba­do se frus­tra­ra por di­ver­si­dad de in­tere­ses, no por fa­na­tis­mo. Las chi­cas se in­cli­na­ban por el ir al Mu­seo Rei­na So­fìa. Ellos, “ni so­ñan­do”.

His­to­rias si­mi­la­res se re­pe­tían en los al­re­de­do­res del San­tia­go Ber­na­béu, don­de los hin­chas de Ri­ver pa­re­cían ga­nar­les a los de Bo­ca con un enor­me car­tel. “Ha­ce 48 ho­ras es­ta­mos via­jan­do des­de Ba­ri­lo­che”, di­jo Carlos Es­té­vez, jun­to a su hi­jo, En­ri­que, lle­ga­dos vía Pa­rís. “Es­toy se­gu­ro de que no ha­brá vio­len­cia. Lo que pa­só en Ri­ver fue una des­gra­cia”, con­fió.

Té­lam

Hin­chas de Ri­ver y Bo­ca que com­par­ten vue­los a Ma­drid en me­dio de un cli­ma de cor­dia­li­dad; una cons­tan­te de es­tos días, para la fi­nal de ma­ña­na en el Ber­na­béu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.