En­tre los ti­ros y el nar­co­trá­fi­co

Có­mo es cre­cer en los asen­ta­mien­tos más vio­len­tos de la ciudad de Ro­sa­rio

La Nacion - - Notas De Tapa - Mi­cae­la Ur­di­nez

Los chi­cos apren­den los có­di­gos de las ban­das, tie­nen un ac­ce­so tem­prano a las ar­mas y mu­chas ve­ces son em­plea­dos para rea­li­zar ta­reas de “vi­gi­lan­cia” y di­li­gen­cias; los que lo­gran es­ca­par a es­te des­tino vi­ven con mie­do, nun­ca an­dan so­los por las ca­lles y apues­tan a la edu­ca­ción para po­der cons­truir un fu­tu­ro me­jor

RO­SA­RIO.– Na­cen con un ar­ma ba­jo el bra­zo. Se acos­tum­bran a es­cu­char ti­ros, a apren­der los có­di­gos y a que “sa­lir a tra­ba­jar” es ir a ro­bar­les a otros. A los 8 años em­pie­zan a “cui­dar” los bún­ke­res, a ser los ojos in­fan­ti­les que avi­san si vie­ne la policía.

Si les sa­len bien los pri­me­ros en­car­gos, suben en el es­ca­la­fón y son los ele­gi­dos para ha­cer man­da­dos. Con esos pri­me­ros bi­lle­tes, ayu­dan en su ca­sa y pue­den com­prar­se al­go pro­pio, que no les ven­ga he­re­da­do de sus her­ma­nos o pri­mos.

Es­ta es la realidad de mu­chos de los chi­cos que vi­ven en las villas y los asen­ta­mien­tos pre­ca­rios de Ro­sa­rio y Gran Ro­sa­rio. Na­cie­ron ahí, con po­cas opor­tu­ni­da­des y les to­có cre­cer de gol­pe. Y aun­que con­su­man dro­gas o ten­gan un “fie­rro” en la mano, si­guen sien­do ni­ños.

Leo­nel sau­ce­do na­ció en vi­lla Gál­vez ya los 13 años em­pe­zó con su ca­rre­ra de­lic­ti­va. A los 16, ca­yó pre­so por pri­me­ra vez .“tu­ve un pa­sa­do feo. Es­tu­ve per­di­do muy mal en la dro­ga, caí de­te­ni­do tres ve­ces y me han ma­ta­do a un com­pa­ñe­ro”, di­ce es­te jo­ven de 21 años que de­jó atrás esa vi­da y hoy lu­cha por lle­gar a ser bo­xea­dor pro­fe­sio­nal.

Si bien en es­ta zo­na exis­ten bol­so­nes de po­bre­za, ese no es su pro­ble­ma prin­ci­pal. Se­gún el Ín­di­ce de Vul­ne­ra­bi­li­dad So­cial ela­bo­ra­do por el Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial de la UCA para el pro­yec­to Ham­bre de Fu­tu­ro, la re­gión pam­pea­na es­tá cuar­ta en el ran­king de po­bre­za in­fan­til, de­trás del NEA, el NOA y Cu­yo, res­pec­ti­va­men­te.

En cuan­to a las pro­vin­cias den­tro de la re­gión pam­pea­na, En­tre Ríos y San­ta Fe son las que cuen­tan con ma­yor nú­me­ro de ni­ños en ries­go.

Has­ta allá via­jó la na­cion para co­no­cer có­mo son las in­fan­cias en la ciudad de Ro­sa­rio y sus al­re­de­do­res. En esos rin­co­nes, los chi­cos tie­nen que en­fren­tar­se a la vio­len­cia, a las po­si­bles inun­da­cio­nes y a la ex­po­si­ción a los agro­tó­xi­cos.

“En la vi­lla hay que co­mer. Hay al­gu­nos que ne­ce­si­tan el di­ne­ro y la de­lin­cuen­cia es el ca­mino más fá­cil”, ex­pli­ca Ma­ria­na Inés Se­gu­ra­do, fun­da­do­ra de Nú­cleos In­clu­si­vos de Desa­rro­llo Óp­ti­mo Sus­ten­ta­ble (Ni­dos).

Pa­blo Suá­rez, di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Co­mu­ni­ta­ria del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de San­ta Fe, ex­pli­ca que si bien hay es­truc­tu­ras de­lic­ti­vas que se han des­mem­bra­do pro­duc­to de la Jus­ti­cia, se ge­ne­ran nue­vos li­de­raz­gos por­que el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes no ha dis­mi­nui­do. “Es­ta­mos con un re­bro­te del in­di­ca­dor de vio­len­cia, que es el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios. No nos sor­pren­de, pe­ro des­de la ges­tión pú­bli­ca as­pi­ra­mos a que el nú­me­ro cai­ga no­ta­ble­men­te”, ex­pli­ca el fun­cio­na­rio.

Son ni­ños que a los 12 años ya es­tán em­pu­ñan­do ar­mas para sen­tir­se más hom­bres, para ser par­te del ne­go­cio y adue­ñar­se del te­rri­to­rio. La vio­len­cia es el úni­co len­gua­je que co­no­cen, que apren­die­ron en la ca­lle, por­que ahí es don­de pa­san la ma­yor par­te del tiem­po.

Vi­vir con mie­do

Tam­bién es­tán los otros chi­cos, los que lo­gran es­ca­par­le a ese des­tino, pe­ro igual se crían en un con­tex­to de pan­di­llas, ti­ros y dro­ga. Son los que van a la es­cue­la, los que vi­ven con mie­do y sue­ñan con po­der te­ner un fu­tu­ro me­jor.

Es­te es el ca­so de Lázaro Car­do­so. Tie­ne 8 años y vi­ve en el asen­ta­mien­to Cu­llen, en la zo­na nor­te de Ro­sa­rio. Allí vi­ven 365 fa­mi­lias en es­ta­do de aler­ta per­ma­nen­te. La su­ya vino de Sáenz Pe­ña, Cha­co, es­ca­pán­do­le al ham­bre, y hoy su pa­pá tra­ba­ja en un co­rra­lón. Su ma­má se de­di­ca a cui­dar a sus 7 hi­jos.

“Lázaro es co­mo un pe­que­ño hom­bre, siem­pre es­tá pen­san­do có­mo ga­nar­se un man­go y es muy em­pren­de­dor”, re­su­me Se­gu­ra­do.

A su cor­ta edad, Lázaro ya sa­be que no pue­de an­dar so­lo, que la policía siem­pre es­tá dan­do vuel­tas por las es­qui­nas y que lo que es­cu­cha de fon­do no son pe­tar­dos.

“Mi ma­má no me de­ja sa­lir a la ca­lle a la no­che por­que se aga­rran a los ti­ros”, di­ce Lázaro tra­tan­do de po­ner en pa­la­bras esa co­ti­dia­nei­dad. Para com­ba­tir es­te pre­sen­te, cuan­do sea gran­de Lázaro quie­re ser policía por­que “ellos se lle­van a los hom­bres que se aga­rran a los ti­ros, a los que ro­ban mo­tos y au­tos”.

Él es uno de los 100 chi­cos que par­ti­ci­pan de las ac­ti­vi­da­des de Ni­dos, una or­ga­ni­za­ción que pi­sa fuer­te en el ba­rrio y ayu­da a ca­da una de las per­so­nas a desa­rro­llar­se de ma­ne­ra in­te­gral.

“Tra­ba­ja­mos con las ma­dres para que ca­da una des­cu­bra en lo que es bue­na y se ga­ne así su vi­da. Da­mos co­me­dor a la no­che, me­ren­de­ro a la tar­de, al­fa­be­ti­za­ción para adul­tos y apo­yo es­co­lar. No­so­tros vi­ni­mos a edu­car por­que pen­sa­mos y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la edu­ca­ción trans­for­ma vi­das”, di­ce Se­gu­ra­do.

El asen­ta­mien­to Cu­llen tie­ne 12 hec­tá­reas. La ma­yo­ría de las ca­sas son de cha­pas, los chi­cos tie­nen las ma­nos pi­ca­das y con ron­chas por es­tar en­tre la ba­su­ra y fal­ta la co­mi­da. Gracias al Plan Abre, es un te­rri­to­rio que se es­tá ur­ba­ni­zan­do.

“Vi­ven sin luz, sin agua co­rrien­te y sin pa­vi­men­to. Las ca­lles es­tán me­jo­ran­do, es­tán po­nien­do las co­lum­nas para el alum­bra­do pú­bli­co y los ca­ños para el agua”, re­fuer­za Se­gu­ra­do.

Lázaro es­tá en ter­cer gra­do y le gus­ta ir a la es­cue­la. Jun­to a su her­mano Ezequiel (12) y su pri­mo An­to­nio (13), ar­ma­ron un ca­rri­to para jun­tar ba­su­ra y des­pués ven­der­la para com­prar­se unas go­lo­si­nas. Si pu­die­ra pe­dir tres de­seos, se­rían te­ner una bi­ci, botines y una pe­lo­ta de fút­bol.

Mi­cae­la ur­di­nez

Lázaro Car­do­so tie­ne 8 años y vi­ve en el asen­ta­mien­to Cu­llen, en Ro­sa­rio; es­tá en 3er gra­do y cuan­do sea gran­de quie­re ser policía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.