In­ter­lo­cu­to­res de Bou­dou

La Nacion - - Notas De Tapa - Hu­go Al­co­na­da Mon

Ve­te­ra­nos de mil batallas y so­bre­vi­vien­tes de otras tan­tas tor­men­tas, el ban­que­ro Jor­ge Bri­to y el ex­ti­tu­lar de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (AFIP) Ri­car­do Eche­ga­ray ter­mi­na­ron en pro­ble­mas por un “las­tre” en co­mún: el ex­vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou. El juez Ariel Li­jo los pro­ce­só por­que con­si­de­ró que exis­ten evi­den­cias para sos­pe­char que de­lin­quie­ron de la mano de Ai­mé.

Am­bos se ha­brían in­vo­lu­cra­do en ne­go­cia­dos pri­va­dos del ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía y ex­vi­ce­pre­si­den­te, aun­que ellos no son los úni­cos. Tam­bién el go­ber­na­dor for­mo­se­ño, Gil­do Ins­frán, afron­ta un fu­tu­ro pro­ce­sal com­pli­ca­do.

¿Cuá­les ne­go­cia­dos? El in­ten­to de Bou­dou y sus ami­gos de que­dar­se con la má­qui­na pri­va­da de ha­cer bi­lle­tes, la im­pren­ta Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca, a tra­vés de una ig­no­ta so­cie­dad lla­ma­da The Old Fund. Y la rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da pú­bli­ca que el go­bierno de For­mo­sa arras­tra­ba con el Es­ta­do nacional, co­mi­sión me­dian­te a co­brar, tam­bién a tra­vés de The Old Fund.

Re­fe­ren­te in­elu­di­ble del Ban­co Ma­cro, la se­gun­da en­ti­dad ban­ca­ria pri­va­da más im­por­tan­te del país y la de ma­yor cre­ci­mien­to du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, Bri­to se ga­nó el mo­te del “ban­que­ro de Menem”, cu­yas cam­pa­ñas fi­nan­ció, re­pe­ti­das ve­ces, para lue­go con­ver­tir­se en el “ban­que­ro de Kirch­ner”, co­mo lo in­mor­ta­li­za­ron los di­plo­má­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos en los ca­bles ex­pues­tos por los Wi­ki­leaks.

Du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, Bri­to su­mó un ne­go­cio tras otro mien­tras ce­rra­ba fi­las con Ser­gio Mas­sa, Die­go Bos­sio y el pro­pio Bou­dou, en­tre otros. Pe­ro fue su re­la­ción con Ai­mé la que for­zó, ya en 2017, que de­bie­ra pe­dir li­cen­cia co­mo man­da­más del Ma­cro.

¿Por qué? Por­que el otro­ra tes­ta­fe­rro o “ges­tor de ne­go­cios” de Bou­dou, Ale­jan­dro Van­den­broe­le, rom­pió fi­las, se pre­sen­tó en tri­bu­na­les, se aco­gió al ré­gi­men del arre­pen­ti­do y de­ta­lló có­mo Bri­to le pa­gó una men­sua­li­dad a cam­bio de su si­len­cio, tras el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo por el “ca­so Cic­co­ne”.

Por eso, los pro­ble­mas se acu­mu­lan para Bri­to en la Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos, don­de las au­to­ri­da­des de la Co­mi­sión de Va­lo­res (SEC, en inglés) y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia lo si­guen de cer­ca, al igual que dis­tin­tos es­tu­dios ju­rí­di­cos –co­mo Ro­sen Law Firm, Brons­tein, Ge­wirtz & Gross­man y Kehoe Law Firm, PC– que in­ves­ti­gan por su cuen­ta y con­vo­can a ac­cio­nis­tas para ini­ciar­le una class ac­tion mul­ti­mi­llo­na­ria.

Pe­ro la Ar­gen­ti­na y EE. UU. ni si­quie­ra ago­tan las tor­men­tas le­ga­les que se cier­nen so­bre Bri­to. Tam­bién se en­cuen­tra ba­jo la lu­pa de in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les en Uru­guay, don­de re­cla­man la ex­tra­di­ción de Van­den­broe­le por pre­sun­to la­va­do en una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal que pue­de lle­gar más le­jos y más al­to.

El pa­no­ra­ma ju­di­cial para Eche­ga­ray tam­bién re­sul­ta com­pli­ca­do. En par­ti­cu­lar du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, a me­di­da que dis­tin­tos jue­ces y fis­ca­les co­men­za­ron a aco­rra­lar­lo por su ac­tua­ción an­te la deu­da tri­bu­ta­ria de Cris­tó­bal Ló­pez o por su pre­sun­ta pro­tec­ción a Lázaro Báez en Bahía Blan­ca. Le­jos, muy le­jos, de sus sue­ños de per­du­rar al fren­te de la AFIP sin im­por­tar que ga­na­ra Da­niel Scio­li o Mauricio Ma­cri en 2015.

¿Y por qué ter­mi­nó Eche­ga­ray en pro­ble­mas por Bou­dou? Por­que du­ran­te las se­ma­nas pre­vias a la irrup­ción de The Old Fund co­mo con­tro­lan­te de Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca se pre­sen­tó en per­so­na en el fue­ro co­mer­cial y so­li­ci­tó la quie­bra de la im­pren­ta. Y se­ma­nas des­pués, ya con Van­den­broe­le al man­do de la com­pa­ñía, pi­dió su reha­bi­li­ta­ción. Al­go tan inusual que el juez del con­cur­so, Ja­vier Co­sen­tino, lo

“cuan­do me­nos lla­ma­ti­vo”. Ese no es el úni­co flan­co abierto para Eche­ga­ray. Por­que su otro­ra je­fe de ase­so­res, Ra­fael Res­nick Bren­ner, asu­mió un rol pre­pon­de­ran­te para be­ne­fi­ciar des­de la AFIP a la ex-cic­co­ne. Y por eso fue con­de­na­do a tres años de pri­sión en sus­pen­so. ¿Se cor­tó so­lo y a es­pal­das de su je­fe? ¿El mis­mo je­fe que lo pre­mió con la ti­tu­la­ri­dad de la Re­gio­nal Sal­ta de la AFIP, don­de a su vez acu­mu­ló de­nun­cias por ex­tor­sión que ter­mi­na­ron con su de­ten­ción y pro­ce­sa­mien­to, días atrás?

Ins­frán, más ade­lan­te

El fu­tu­ro de Ins­frán tam­bién apa­re­ce com­pli­ca­do, aun­que con di­fe­ren­cias de la realidad que hoy vi­ven Bri­to y Eche­ga­ray. Mien­tras Li­jo pro­ce­só a am­bos, ayer, por sus ro­les en el ca­so Cic­co­ne, la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ins­frán se cen­tra en la “pre­cue­la” de ese es­cán­da­lo. Es de­cir, en una ope­ra­ción que pro­ta­go­ni­zó The Old Fund an­tes de irrum­pir en la im­pren­ta cal­co­grá­fi­ca.

¿Qué ocu­rrió? Que el go­bierno de For­mo­sa le ha­bía pa­ga­do una co­mi­sión de $7,8 millones a The Old Fund por una con­sul­to­ría fi­nan­cie­ra inexis­ten­te y $ 2,2 millones de esa co­mi­sión los em­bol­só Mar­tín Cor­tés, un fi­de­lí­si­mo la­de­ro de Ins­frán. Un po­si­ble “re­torno del re­torno”, en pa­la­bras de los in­ves­ti­ga­do­res.

No so­lo eso. Ya co­mo arre­pen­ti­do, Van­den­broe­le no so­lo in­cri­mi­nó a Bri­to. Re­la­tó có­mo Ins­frán –a tra­vés de sus acó­li­tos– tam­bién le pa­gó por

Bri­to se ga­nó el mo­te de “ban­que­ro de Menem” y, lue­go, de Kirch­ner

su si­len­cio, lo que po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo obs­truc­ción de Jus­ti­cia, una de las dos cau­sa­les pre­vis­tas para or­de­nar la pri­sión pre­ven­ti­va.

Por to­do es­to y más, las no­ve­da­des ju­di­cia­les que sa­len de Bue­nos Ai­res son para Ins­frán aque­llas por las que tan­to tra­ba­jó para evi­tar en su pro­vin­cia, que do­mi­na des­de 1995 co­mo go­ber­na­dor, aun­que an­tes fue ocho años vi­ce­go­ber­na­dor. Allí do­mi­na el Po­der Ju­di­cial, al pun­to de que en su feu­do in­ten­ta­ron ar­chi­var es­ta pes­qui­sa, sin in­ves­ti­gar.

Pe­ro ese fue el error. Ni si­quie­ra in­ves­ti­ga­ron lo su­fi­cien­te en For­mo­sa co­mo para dis­po­ner el so­bre­sei­mien­to de Ins­frán y sus lu­gar­te­nien­tes. Co­mo qui­sie­ron ce­rrar el ex­pe­dien­te con pre­mu­ra y con el me­nor rui­do po­si­ble, so­lo pu­die­ron dis­po­ner su archivo. Y eso le per­mi­tió a la Jus­ti­cia Fe­de­ral plan­tear su com­pe­ten­cia so­bre la ba­se de nue­vos in­di­cios y reac­ti­var­lo en Co­mo­do­ro Py, al­go que aho­ra Ins­frán bus­ca blo­quear, con plan­teos de­fen­si­vos de “co­sa juz­ga­da”.

Bri­to, Ins­frán y Eche­ga­ray re­sul­ta­ron, así, los úl­ti­mos que pa­de­cie­ron las se­cue­las de in­ter­ac­tuar con Bou­dou, en una lis­ta que in­clu­ye a exem­plea­do­res, exem­plea­dos, ex­so­cios, exa­bo­ga­dos, exes­cri­ba­nos, exes­po­sa, ex­pa­re­jas, exa­mi­gos y mu­chos más, tan­to en Mar del Pla­ta co­mo en el Par­ti­do de la Costa, Bue­nos Ai­res y va­rios lu­ga­res más a lo lar­go de va­rias dé­ca­das.

Por eso, Bou­dou lle­gó a la cú­pu­la de la An­ses en Bue­nos Ai­res, pri­me­ro, y lue­go al Pa­la­cio de Ha­cien­da y la Ca­sa Ro­sa­da con una fo­ja de ser­vi­cios que ori­lló la ile­ga­li­dad, una y otra vez. Y con esa fo­ja de ser­vi­cios in­ter­ac­tuó con Bri­to, Ins­frán y Eche­ga­ray, quie­nes des­de ha­ce años bus­can des­pe­gar­se del mar­pla­ten­se que los mi­ra des­de su cel­da, con­vic­to por co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.