El oca­so de Mer­kel

Trans­fi­rió la di­rec­ción de la con­ser­va­do­ra CDU a An­ne­gret Kramp-ka­rren­bauer.

La Nacion - - Notas De Tapa -

HAM­BUR­GO.– La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel se des­pi­dió ayer co­mo lí­der de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) lue­go de 18 años al fren­te de la po­de­ro­sa agru­pa­ción con­ser­va­do­ra, 13 de ellos co­mo je­fa de go­bierno, du­ran­te los cua­les lle­gó a do­mi­nar la po­lí­ti­ca eu­ro­pea co­mo su prin­ci­pal ges­to­ra en tiem­pos de cri­sis y ge­ne­ra­do­ra de con­sen­sos.

Apo­da­da ca­ri­ño­sa­men­te co­mo “Mut­ti” (Ma­má) por la pren­sa ale­ma­na, Mer­kel de­bió re­nun­ciar al li­de­raz­go de la CDU tras los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos de su par­ti­do en dos elec­cio­nes re­gio­na­les, Ba­vie­ra y Hes­se, que mar­ca­ron el co­mien­zo del fin del rei­na­do de la mu­jer más in­flu­yen­te del mundo.

Los con­ser­va­do­res eli­gie­ron en su re­em­pla­zo a An­ne­gret Kram­pka­rren­bauer, fiel se­gui­do­ra de Mer­kel, de­sig­na­da co­mo nue­va lí­der de la CDU en el con­gre­so par­ti­da­rio que sos­tu­vie­ron ayer en Ham­bur­go, y que sir­vió de es­ce­na­rio para una sen­ti­da despedida de la lí­der saliente de la agru­pa­ción.

La in­ten­ción de Mer­kel es con­ti­nuar co­mo can­ci­ller ale­ma­na has­ta las pró­xi­mas elec­cio­nes. Pe­ro se es­ti­ma que, ya en el co­mien­zo de su oca­so co­mo di­ri­gen­te, di­fí­cil­men­te pue­da ma­te­ria­li­zar esa ilu­sión y que da­rá un pa­so al cos­ta­do.

Kramp-ka­rren­bauer, ac­tual nú­me­ro dos de la CDU, se im­pu­so con el 51,7% de los vo­tos du­ran­te el con­gre­so de Ham­bur­go, fren­te a un ri­val in­terno de Mer­kel, Frie­de­rich Merz, que pre­ten­día dar un gi­ro a la de­re­cha res­pec­to al rum­bo cen­tris­ta de la can­ci­ller.

Pe­ro an­tes de ce­der el re­le­vo, Mer­kel de­fen­dió con fir­me­za su he­ren­cia po­lí­ti­ca, a pe­sar de las crí­ti­cas que re­ci­be tan­to en Ale­ma­nia co­mo fue­ra de sus fron­te­ras, es­pe­cial­men­te so­bre la cues­tión de los mi­gran­tes.

Ale­ma­nia acep­tó abrir las puer­tas del país y re­ci­bir a más de un mi­llón de si­rios e ira­quíes en­tre 2015 y 2016, una de­ci­sión cu­yo efec­to de­vas­ta­dor fue el as­cen­so de la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia (AFD).

“Ha si­do un gran pla­cer para mí, ha si­do un ho­nor”, di­jo Mer­kel mien- tras tra­ta­ba de con­te­ner las lá­gri­mas an­te un au­di­to­rio que le de­di­có una ova­ción de diez mi­nu­tos. “En mo­men­tos co­mo es­tos, de­fen­de­re­mos nues­tros pun­tos de vis­ta li­be­ra­les, nues­tra for­ma de vi­da, tan­to en ca­sa co­mo en el ex­tran­je­ro”, aña­dió.

“La CDU de 2018 no de­be mi­rar ha­cia atrás sino mi­rar ha­cia de­lan­te, con gen­te nue­va pe­ro con los mis­mos va­lo­res”, in­sis­tió so­bre el fu­tu­ro de su par­ti­do. Y ad­vir­tió que “no de­be­ría­mos ol­vi­dar nues­tros va­lo­res cris­tiano-de­mó­cra­tas”, en alu­sión a la ame­na­za de la as­cen­den­te ul­tra­de­re­cha. Ca­rre­ra

Mer­kel lle­gó a la po­lí­ti­ca con la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, en 1989, para con­ver­tir­se un año des­pués en mi­nis­tra de la Mu­jer y de Ju­ven­tud del go­bierno de Hel­mut Kohl (19821998) y en 2000 en pre­si­den­ta de la CDU. Con una men­te ana­lí­ti­ca, fría y con dis­ci­pli­na lu­te­ra­na, es­ta doc­to­ra en fí­si­ca se con­vir­tió en 2005 no so­lo en la pri­me­ra mu­jer en gobernar el país, sino tam­bién en la pri­mer di­ri­gen­te po­lí­ti­ca pro­ce­den­te del es­te de Ale­ma­nia.

Pe­ro su ilu­sión de se­guir al fren­te del país has­ta 2021 de mo­men­to no tie­ne sus­ten­to. Mu­chos no creen que no so­bre­vi­va si­quie­ra a las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo de 2019, si los par­ti­dos tra­di­cio­na­les vuelven a ser san­cio­na­dos en las ur­nas, o co­mo muy tar­de al pró­xi­mo oto­ño, des­pués de las elec­cio­nes en tres re­gio­nes del es­te, bas­tio­nes de la ex­tre­ma de­re­cha. In­clu­so el par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta (SPD), en ple­na cri­sis y en caí­da li­bre en las in­ten­cio­nes de vo­to, po­dría ace­le­rar la mar­cha de la can­ci­ller aban­do­nan­do el go­bierno.

La di­ri­gen­cia de la CDU, em­pe­zan­do por ella mis­ma, en­ten­dió que el par­ti­do ne­ce­si­ta más que nun­ca un nue­vo im­pul­so. An­te la pre­sión por la de­re­cha de AFD y de los Ver­des ale­ma­nes por el cen­tro, la for­ma­ción so­lo ob­ten­dría en es­tos mo­men­tos en­tre el 26% y el 28% de los vo­tos.

A sus 64 años, Mer­kel ha sa­bi­do man­te­ner­se fiel a sí mis­ma y pro­te­ger an­ti­guas cua­li­da­des co­mo sus ner­vios de ace­ro.

Su re­ce­ta para des­co­nec­tar­se de la po­lí­ti­ca nacional y mun­dial en sus mo­men­tos de des­can­so ha si­do sim­ple: de­di­car­se a ta­reas de jar­di­ne­ría, es­pe­cial­men­te a cul­ti­var pa­pas, y a co­ci­nar co­mi­da ca­se­ra, en lo po­si­ble en su ca­sa en Uc­ker­mark, adon­de sue­ña con re­ti­rar­se al­gún día.

Kai pfaffenbach/reu­ters

En Ham­bur­go, Kramp-ka­rren­bauer sa­lu­da tras ser ele­gi­da en lu­gar de Mer­kel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.