La re­cu­pe­ra­ción del li­de­raz­go pre­si­den­cial.

Es de es­pe­rar que el buen pa­pel del je­fe del Es­ta­do ar­gen­tino en la Cum­bre del G-20 se tras­la­de tam­bién a los dis­tin­tos as­pec­tos de la ges­tión do­més­ti­ca

La Nacion - - Página Dos -

Es de es­pe­rar que el buen pa­pel del je­fe del Es­ta­do ar­gen­tino en el G-20 se tras­la­de a los as­pec­tos de la ges­tión do­més­ti­ca.

El desem­pe­ño de Mauricio Ma­cri en la re­cien­te reunión del G-20 me­re­ció elo­gios de los man­da­ta­rios que par­ti­ci­pa­ron y de ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les. El po­der de ini­cia­ti­va de nues­tro pre­si­den­te y su ca­pa­ci­dad para co­mu­ni­car­se con lí­de­res mun­dia­les, per­mi­tió que la Ar­gen­ti­na desem­pe­ña­ra un rol cu­ya re­le­van­cia ex­ce­dió lo que po­día es­pe­rar­se por nues­tra di­men­sión re­la­ti­va y nues­tras ac­tua­les de­bi­li­da­des. Es­tos ca­rac­te­res per­so­na­les de­be­rían tam­bién que­dar en evi­den­cia en la ges­tión do­més­ti­ca de nues­tro je­fe del Es­ta­do. Los fuer­tes des­equi­li­brios he­re­da­dos exi­gen un li­de­raz­go ca­paz de con­ven­cer y apli­car ac­cio­nes de du­re­za in­me­dia­ta, pe­ro im­pres­cin­di­bles para sa­lir só­li­da y de­fi­ni­ti­va­men­te.

A par­tir de la co­rri­da cam­bia­ria del mes de abril, el es­ti­lo de go­bierno del pre­si­den­te Ma­cri ha si­do el de ir de­trás de los acon­te­ci­mien­tos. Su ac­ti­tud pa­só a ser cla­ra­men­te de­fen­si­va y sus de­ci­sio­nes res­pon­den a los he­chos, cuan­do lo ideal es an­ti­ci­par­se a es­tos.

No im­pi­dió eso que al­gu­nas de las reacciones pre­si­den­cia­les de­mos­tra­ron bue­nos re­fle­jos en mo­men­tos en que el abis­mo se abrió fren­te a sus pies. De­be des­ta­car­se, en tal sen­ti­do, la con­vo­ca­to­ria al FMI para evi­tar caer en ce­sa­ción de pa­gos cuan­do el Go­bierno per­dió el ac­ce­so al cré­di­to ex­terno. Es­to ocu­rrió cuan­do la co­ti­za­ción del dó­lar pa­sa­ba de 20 a 27 pe­sos en el mes de ju­nio sin que fue­ran efec­ti­vas las fuer­tes me­di­das para con­te­ner­lo. Nue­va­men­te du­ran­te agos­to la co­ti­za­ción subió y lle­gó a 42, es­ta­bi­li­zán­do­se lue­go en­tre 35 y 38 pe­sos. Lo cier­to es que por mo­men­tos el go­bierno y el Ban­co Cen­tral pa­re­cie­ron per­der el con­trol de la si­tua­ción y la con­fian­za ca­yó abrup­ta­men­te. Re­cién cuan­do la de­va­lua­ción acu­mu­ló el 90%, pu­do lo­grar­se un cal­ma cam­bia­ria, pe­ro a costa de una du­rí­si­ma po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con una muy al­ta ta­sa de in­te­rés que pro­du­jo el ac­tual es­ta­do re­ce­si­vo.

Es­te es­ce­na­rio re­pro­du­ce otros si­mi­la­res de nues­tra his­to­ria. Se ini­cian con la exis­ten­cia de un fuer­te des­equi­li­brio fis­cal mien­tras la po­lí­ti­ca ofi­cial es re­ti­cen­te a re­du­cir el gas­to. No ha­bien­do un ajus­te or­de­na­do, en al­gún mo­men­to es­te se pro­du­ce es­pon­tá­nea­men­te me­dian­te una fuer­te y no pro­gra­ma­da de­va­lua­ción. Es­ta se tras­la­da más rá­pi­da­men­te a los re­cur­sos tri­bu­ta­rios y a la re­cau­da­ción ob­te­ni­da de los de­re­chos de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción, mien­tras re­per­cu­te más len­ta­men­te y con re­tra­so en los sa­la­rios pú­bli­cos y las ju­bi­la­cio­nes. De es­ta for­ma co­mien­zan a co­rre­gir­se si­mul­tá­nea­men­te los des­equi­li­brios: ex­terno y fis­cal. Pe­ro si no hay una re­duc­ción es­truc­tu­ral y fí­si­ca del gas­to pú­bli­co, tar­de o tem­prano esos re­tra­sos se re­cu­pe­ran y se pier­de el efec­to co­rrec­ti­vo de la de­va­lua­ción. Hay que de­cir que esa re­duc­ción fí­si­ca del gas­to no se ha da­do en los úl­ti­mos tres años. El nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos tu­vo una le­ve re­duc­ción en el Es­ta­do nacional, pe­ro fue más que com­pen­sa­da por un au­men­to en las pro­vin­cias. No es de ex­tra­ñar; así lo ad­mi­te el Pac­to Fe­de­ral sus­crip­to en 2016, que con­vino un cre­ci­mien­to del em­pleo pú­bli­co no ma­yor que la ta­sa de au­men­to pro­vin­cial de la po­bla­ción, ol­vi­dan­do que du­ran­te los 12 años pre­vios el em­pleo pú­bli­co del con­jun­to de las 24 pro­vin­cias ha­bía cre­ci­do un 72%. Ha au­men­ta­do tam­bién la can­ti­dad de pla­nes so­cia­les, gran par­te de ellos otor­ga­dos a per­so­nas que no es­tán en la po­bre­za. Tam­bién hay hoy más per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad re­ci­bien­do sub­si­dios, que ha­ce tres años. Lo in­só­li­to es su pro­por­ción, ma­yor a la que han al­can­za­do paí­ses que su­frie­ron una gue­rra. Tam­po­co se ha avan­za­do en una im­pres­cin­di­ble re­for­ma la­bo­ral que nos per­mi­ta com­pe­tir y de­jar de di­sua­dir in­ver­sio­nes. El al­tí­si­mo ni­vel del gas­to pú­bli­co se re­fle­ja en una pre­sión tri­bu­ta­ria in­so­por­ta­ble, que ali­men­ta el círcu­lo vi­cio­so de la in­su­fi­cien­cia de in­ver­sio­nes, y el re­cla­mo de más Es­ta­do. A la fal­ta de avan­ces co­rrec­ti­vos, el go­bierno de Cam­bie­mos agre­gó una des­afor­tu­na­da in­ser­ción de te­mas que to­can la con­cien­cia mo­ral de la so­cie­dad. El abor­to y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro han pro­vo­ca­do una bre­cha que le ha dis­tan­cia­do una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de sus ad­he­ren­tes, sin lo­grar atraer un pro­gre­sis­mo y una iz­quier­da que nun­ca lo vo­ta­rán.

Se dis­po­ne de una ven­ta­na de tiem­po para en­ca­rar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y de esa for­ma dar­le ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo a la co­rrec­ción. Si no se la apro­ve­cha, se vol­ve­rá al dé­fi­cit fis­cal de par­ti­da, pe­ro con el agra­van­te de una ma­yor deu­da pú­bli­ca y una im­pro­ba­ble dis­po­si­ción del FMI y del mundo para vol­ver a in­cre­men­tar la ayu­da.

Las en­cues­tas mues­tran un de­te­rio­ro de la ima­gen de Mauricio Ma­cri y una pér­di­da de su in­ten­ción

El desem­pe­ño de Mauricio Ma­cri en la re­cien­te reunión del G-20 me­re­ció elo­gios de los man­da­ta­rios que par­ti­ci­pa­ron y de ob­ser­va­do­res ex­tran­je­ros

Si no hay una re­duc­ción es­truc­tu­ral y fí­si­ca del gas­to pú­bli­co, tar­de o tem­prano, se per­de­rá el efec­to co­rrec­ti­vo de la de­va­lua­ción

El al­to ni­vel de gas­to pú­bli­co se re­fle­ja en una pre­sión tri­bu­ta­ria in­so­por­ta­ble, que ali­men­ta el círcu­lo vi­cio­so de la in­su­fi­cien­cia de in­ver­sio­nes

de vo­to. Al­gu­nos nú­me­ros ya le ad­ju­di­can me­jo­res chan­ces elec­to­ra­les a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, a pe­sar de la evi­den­cia de su de­plo­ra­ble e in­men­sa co­rrup­ción. El au­men­to del ries­go país de­mues­tra que la de­bi­li­dad del cua­dro eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co es ad­ver­ti­do por los ana­lis­tas y los in­ver­so­res fi­nan­cie­ros. El buen desem­pe­ño del Pre­si­den­te y de nues­tro go­bierno en el G-20 no se ex­tra­po­la a las fi­nan­zas. La pers­pec­ti­va de un re­torno kirch­ne­ris­ta o si­quie­ra po­pu­lis­ta con­fi­gu­ra una pers­pec­ti­va que es ne­ce­sa­rio evi­tar. El pre­si­den­te Ma­cri es la úni­ca per­so­na que pue­de ha­cer­lo. Se equi­vo­ca­ría si pen­sa­ra que la si­tua­ción co­yun­tu­ral se co­rre­gi­rá por sí sola an­tes de las elec­cio­nes y que, en­ton­ces, se­rá re­ele­gi­do y lue­go, con más po­der, po­drá en­ca­rar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rias. Por el con­tra­rio, él de­be asu­mir ya el li­de­raz­go del que es ca­paz para ex­pli­car y po­ner en mar­cha de in­me­dia­to esas re­for­mas. De esa ma­ne­ra no so­lo lle­va­ría al país fue­ra del ries­go de una cri­sis eco­nó­mi­ca, sino tam­bién con­so­li­da­ría sus pro­pias chan­ces elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.